Rebeldes sirios son enviados a África para vigilar minas y empresas

Grupos rebeldes prestan servicios de protección contra el Estado Islámico para intereses turcos en Burkina Faso, Níger y Nigeria

Un combatiente de una facción del Ejército Nacional Sirio apoyado por Turquía vigila un puesto de control en la zona de Tal Battal, cerca de la ciudad de al-Bab, el 26 de septiembre de 2023 (Bakr Alkasem/AFP)

Por Middle East Eye
Traducción al castellano: Instituto IDHUS

Rebeldes sirios han sido contratados para combatir y proporcionar seguridad en minas de oro y fábricas de países africanos, según han informado esta semana varias fuentes rebeldes a Middle East Eye.

Combatientes sirios, afiliados en su mayoría al Ejército Nacional Sirio (ENS), una coalición de grupos armados de la oposición que colabora estrechamente con Turquía en el norte de Siria, dijeron a MEE que cientos de combatientes fueron desplegados en Burkina Faso, Níger y Nigeria.

Allí vigilan empresas, fábricas y minas gestionadas por Turquía, o prestan servicios de protección en países donde el grupo Estado Islámico supone un peligro para la seguridad local.

Un combatiente del SNA que usa el seudónimo Deyri, reclutado para una misión en África, dijo a MEE que los reclutas no operaban solos, sino en grupos.

«El mando no está en manos sirias. A veces nos alistamos para proteger empresas turcas, otras para luchar contra el Estado Islámico y otras para vigilar minas o fábricas», dijo.

Las informaciones sobre el envío de rebeldes sirios a África aparecieron por primera vez en los medios de comunicación occidentales, que afirmaron que habían recibido formación de combate de corta duración antes de su despliegue. El MEE no pudo identificar qué organización entrenó a los reclutas.

Miembros del SNA dijeron a los medios de comunicación que fueron reclutados a través de la facción de la Brigada Sultán Murad, y firmaron contratos que oscilaban entre seis meses y un año por un salario mensual de 1.500 dólares.

Según los informes, la controvertida empresa militar privada turca SADAT estaría detrás del reclutamiento de miembros del SNA para África. Sin embargo, los directivos de la empresa niegan con frecuencia estas acusaciones.

Los partidos de la oposición turca llevan mucho tiempo afirmando que SADAT, dirigida por un ex asesor presidencial turco, funcionaba como una empresa militar privada que se utiliza en operaciones secretas del Estado turco en Oriente Próximo.

SADAT ha negado repetidamente tales acusaciones y ha pedido pruebas. La empresa afirma que colabora de forma transparente con Estados de la región sólo para funciones de asesoramiento y formación.

Deyri, el rebelde, dijo que no podía confirmar las acusaciones sobre la implicación de SADAT. «He oído su nombre antes, pero yo firmé con Sultan Murat», dijo.
Al menos 500 combatientes sirios enviados a África

Fuentes rebeldes afirmaron que el primer grupo desplegado, en febrero, incluía al menos 500 combatientes, muchos de los cuales permanecieron en Níger y otros partieron hacia Nigeria y Burkina Faso. Estos países de África Occidental compraron drones turcos de uso militar el año pasado.

Se cree que el reclutamiento de los rebeldes comenzó en octubre. Otro miembro del SNA actualmente en Níger, que habla bajo el seudónimo de Mahmut, dijo a MEE que se le ha asignado una misión de protección, aunque evitó dar más detalles.

Tanto Mahmut como Deyri dijeron pertenecer a diferentes grupos dentro del SNA, pero firmaron sus contratos con la Brigada Sultán Murad, una división turcomana apoyada por Turquía.

Los rebeldes dieron versiones contradictorias sobre cuántas facciones del SNA estaban implicadas y cuántos combatientes fueron desplegados.
Sin embargo, confirmaron que al menos cinco grupos del SNA han dirigido a sus combatientes y a algunos comandantes a los tres países africanos.

Turquía ya había enviado combatientes sirios a Libia para respaldar a la administración de Trípoli, sumida en un conflicto civil, y los había suministrado a Azerbaiyán cuando luchaba contra las fuerzas armenias en Nagorno Karabaj.

Se cree que el uso por parte de Ankara de drones armados, fuerzas sirias y comandantes turcos fue clave para ayudar a repeler a las fuerzas del comandante oriental Khalifa Haftar de la toma de Trípoli en 2020. Tácticas similares resultaron útiles cuando Azerbaiyán conquistó Nagorno-Karabaj en 2020.

Turquía negó oficialmente que desplegara fuerzas extranjeras en esos escenarios, pero fuentes dijeron a MEE en diciembre de 2019 que Ankara había planeado desplegar combatientes rebeldes sirios en Libia para luchar contra las fuerzas de Haftar.

‘El único sector de trabajo es ser mercenario»

Un alto comandante rebelde sirio dijo a MEE que el reclutamiento por parte de Turquía de miembros del SNA para trabajar en África ha sido un tema de controversia entre los grupos armados de la oposición desde el principio.

«Tenemos una alianza y una hermandad especiales con Turquía. Sin embargo, esta relación ha sido explotada por algunos comandantes codiciosos a lo largo del tiempo», dijo.

«Muchos grupos que mantienen su esencia revolucionaria [contra el gobierno del presidente sirio Bashar al Assad] y su profunda hermandad y alianza con Turquía no han enviado combatientes a Libia, Azerbaiyán ni a ningún otro país. El problema es que todo el SNA está siendo etiquetado como mercenarios debido a las ambiciones de unos pocos comandantes».

Un segundo comandante del SNA dijo que cree que el desempleo y la pobreza causados por la prolongada guerra, que afecta al 90% de la población siria, han empujado a los combatientes a trabajar como mercenarios en el extranjero para ganarse la vida.

El comandante sirvió durante muchos años en el Ejército Sirio Libre, la amplia coalición de grupos opositores creada al comienzo de la guerra en 2011, y luego se trasladó a zonas bajo control turco tras perder batallas contra el Frente al Nusra, antiguo afiliado de Al Qaeda, ahora conocido como Hay’at Tahrir al-Sham.

Dijo que las zonas del norte de Siria controladas por los rebeldes habían visto interrumpido el flujo de ayuda por la presión de Rusia y China, en referencia a las votaciones del Consejo de Seguridad de la ONU que han puesto en peligro los esfuerzos de socorro. El Programa Mundial de Alimentos ha puesto fin a su mandato en el país a partir de 2024.

«Hoy en día, un combatiente del SNA intenta mantener a su familia con un salario de 1.500 liras turcas [47 dólares], de las cuales la mitad se la llevan los comandantes como soborno», dijo el segundo comandante.

«De Afrin a Hasakah, de Damasco a Abu Kamal, el único sector laboral que necesita mano de obra en todo el país es ser mercenario».

Un abogado de las zonas controladas por el opositor Gobierno Provisional Sirio en el norte de Siria dijo que los despliegues rebeldes en el extranjero enfrentan a los revolucionarios con los mercenarios.

«Los comandantes que obtienen poder y dinero de las misiones en el extranjero se han alejado de la revolución y han establecido sus pequeños imperios», dijo a MEE.

«Dejaron de seguir las reglas. Pensaron que sus crímenes pasarían desapercibidos. Y tenían razón. Turquía ignoró los crímenes cometidos», añadió, en referencia a las violaciones de derechos humanos que se han documentado en las zonas del norte de Siria controladas por el SNA.

El abogado también cree que las actividades de los mercenarios tienen un impacto negativo en la causa de la revolución siria.

«Las misiones fuera de Siria debilitan la representación política de la oposición siria, así como su legitimidad ante la opinión pública».

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel