Sudán: el número de desplazados internos podría superar ya los 10 millones

La peor crisis de desplazamiento interno del mundo sigue agravándose, con el riesgo de hambrunas y enfermedades que se suman a los estragos del conflicto, advirtió el viernes la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), señalando que el número de desplazados internos podría superar los 10 millones en el país del noreste de África, según la página web oficial de la ONU.

Campo de desplazados internos de la ONU en la ciudad de Wau. La población total de este campo es de 31.000 personas. (c) Ilvy Njiokiktjien/Cordaid

La Matriz de Seguimiento de Desplazamientos de la OIM, que publica estadísticas semanales, ha registrado esta semana 9,9 millones de desplazados internos en los 18 estados de Sudán. Antes del inicio del reciente conflicto, en abril de 2023, este país del noreste de África registraba 2,8 millones de desplazados.

En más de un año, 7,1 millones de personas se han sumado a las filas de los desplazados internos. Más de la mitad de los desplazados son mujeres, y más de una cuarta parte, niños menores de cinco años.

12 millones de personas obligadas a huir de sus hogares, entre ellas 2 millones de refugiados

«Imaginen una ciudad del tamaño de Londres desplazada. Eso es lo que parece, pero ocurre con la amenaza constante del fuego cruzado, con hambre, enfermedades y una brutal violencia étnica y de género», declaró en un comunicado la Directora General de la OIM, Amy Pope.

En total, unos 12 millones de personas se han visto obligadas a huir de sus hogares en Sudán, y más de 2 millones han cruzado las fronteras hacia los países vecinos, principalmente Chad, Sudán del Sur y Egipto.

Tras años de prolongada crisis, a mediados de abril de 2023 estalló una guerra civil a gran escala cuando estallaron intensos combates entre las Fuerzas Armadas Sudanesas (FAS) y las Fuerzas de Apoyo Rápido (FAR) en la capital, Jartum, que se extendieron rápidamente por todo el vasto país de casi 50 millones de habitantes.

La brutalidad y la intensidad de la guerra son implacables, con informes de graves abusos contra los derechos humanos, como violencia étnica, violaciones y violaciones colectivas utilizadas como herramientas de guerra. Casi el 70% de los desplazados sudaneses tratan ahora de sobrevivir en zonas amenazadas por la hambruna.

Bloqueadas carreteras cruciales de Al Fasher

«El acceso a la ayuda humanitaria es irregular o inexistente. La próxima estación de lluvias complicará la situación y podría provocar desastres relacionados con el clima y la propagación de enfermedades», advirtió la OIM.

Estos movimientos de población se producen en un contexto de deterioro de la situación humanitaria. La semana pasada, el Comité Permanente entre Organismos (IASC, por sus siglas en inglés), máximo órgano de coordinación humanitaria del sistema de las Naciones Unidas, lanzó una dura advertencia de que la situación en Sudán había alcanzado «niveles catastróficos».

En Al Fasher, capital de Darfur del Norte, la intensificación del conflicto ha dejado atrapados a más de 800.000 civiles. Las infraestructuras esenciales, incluida la sanidad, se han colapsado. Los precios de los alimentos, el agua y el combustible se han disparado, haciendo inasequibles estos productos básicos.

«Las carreteras más importantes de Al Fasher están bloqueadas, lo que impide a los civiles llegar a zonas más seguras y limita la cantidad de alimentos y ayuda humanitaria que llega a la ciudad», añadió Othman Belbeisi, Director Regional de la OIM para Oriente Medio y el Norte de África, señalando la urgente necesidad de «un cese inmediato de los combates y la garantía de un acceso humanitario sin trabas».

Se triplica el número de migrantes que realizan viajes peligrosos

Haciéndose eco de estas preocupaciones, el Jefe de Misión de la OIM en Darfur expresó su inquietud por la situación en Al Fasher, que ha entrado en «un nuevo y alarmante capítulo» con el estallido de los combates en la capital de Darfur del Norte. «Los precios de los alimentos, el agua y el combustible se han disparado, haciendo que estos productos básicos sean inasequibles», declaró Mohamed Refaat, Jefe de la Misión de la OIM en Sudán, en una rueda de prensa en Ginebra.

La OIM también señaló que Sudán siempre ha sido un importante país de origen, tránsito y destino de migrantes, en el centro de múltiples rutas migratorias de la región. En 2023, la OIM registró un aumento del triple en el número de sudaneses que realizan peligrosos viajes fuera de su país.

«Están utilizando los peligrosos corredores de migración irregular hacia Libia, Túnez y Europa. Mientras hablamos, hay informes no confirmados de unas 2.000 familias varadas en condiciones difíciles, incluidos migrantes entre las fronteras de Egipto, Libia y Sudán», añadió Refaat.

El colapso del sistema sanitario

Por su parte, la Agencia Mundial de la Salud de la ONU señaló que el sistema sanitario de Sudán se está colapsando. En las zonas de difícil acceso, menos del 30% de los centros sanitarios siguen funcionando.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cerca del 65% de la población sudanesa no tiene acceso a la atención sanitaria. Sólo el 25% de los suministros médicos necesarios están disponibles en el país.

Al menos dos tercios de los estados sufren epidemias simultáneas. «Se han registrado más de 11.000 casos de cólera, así como epidemias de malaria y dengue», declaró en Ginebra Christian Lindmeier, portavoz de la OMS.

La OMS también está especialmente preocupada por las personas que no tienen acceso a la atención médica que necesitan para enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión, las cardiopatías y la insuficiencia renal. La OMS también ha apoyado campañas de vacunación contra el sarampión, el cólera y la poliomielitis, además de prestar apoyo en la lucha contra la desnutrición.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel