Francia en África: Frente a la yihad y Rusia

Al igual que la cuestión nuclear iraní antes que ella, la invasión rusa de Ucrania ha relegado a un segundo plano la amenaza yihadista en el Sahel.

Isabelle Lasserre
Hoover Institution

Al igual que la cuestión nuclear iraní antes que ella, la invasión rusa de Ucrania ha relegado a un segundo plano la amenaza yihadista en el Sahel. Sin embargo, esto no ha disminuido el problema, que no ha hecho sino aumentar y expandirse por todo el continente africano. Desde 2013, las operaciones militares francesas Serval y Barkahane redujeron primero y contuvieron después el impacto de la yihad en la región. Durante los diez años de compromiso francés, la mayoría de los yihadistas internacionales, argelinos y mauritanos, han quedado marginados, aunque la propagación de los grupos terroristas ha continuado, debido a factores endógenos. La retirada de las fuerzas armadas francesas, expulsadas de Mail y de la República Centroafricana (RCA) por el grupo ruso Wagner y los gobiernos locales, ha avivado la llama yihadista en toda la región. En la actualidad, el continente africano se ha convertido en el epicentro de los grupos yihadistas que tienen en la mira a las poblaciones del Sahel como posible fuente de nuevos reclutas para reconstruir sus fuerzas.

El yihadismo de 2022-23 es una versión diferente de lo que era antes. Hace diez años, la yihad era importada al Sahel desde el extranjero. Hoy en día, es de cosecha propia, alimentada por causas locales, especialmente la victimización de la comunidad fulani, la que abastece a los principales contingentes terroristas. La agenda yihadista en la región también se ha vuelto más local y nacional. El Golfo de Guinea ha sido hasta ahora relativamente capaz de resistir al yihadismo. A pesar del creciente número de atentados terroristas, Costa de Marfil, Ghana, Benín y Togo también han conseguido mantener a raya la amenaza yihadista. Los gobiernos de estos países han aplicado estrategias de «contención» respondiendo no sólo con medios militares y de seguridad, sino también con políticas políticas y sociales, incluida la voluntad de tener en cuenta las tensiones étnicas y sociales que tensan a estos países.

En otros lugares las cosas son diferentes. Las malas políticas tuvieron un efecto cascada y en Malí y Burkina Faso la situación es catastrófica. En Mali, la estrategia gubernamental de expulsar a los socios internacionales -Francia, la UE y la ONU- y sustituirlos por aliados alternativos ha provocado la expansión de grupos terroristas en sus territorios. Estos elementos yihadistas han avanzado hacia el sur, y numerosos expertos consideran que Malí se ha convertido en un mosaico en el que el Estado ya no tiene el control mientras sufre una «somalización».

AFP PHOTO/ECPAD – Un soldado de las Fuerzas Malienses (FAMA) habla con un soldado de la misión francesa de Operación Barkhane (izq.) durante una operación conjunta de coordinación táctica, en una foto de archivo

En Burkina Faso, donde el gobierno también ha puesto fin a sus asociaciones europeas de lucha antiterrorista para apoyarse en sus propias fuerzas locales, se ha observado la misma degradación. El Estado Islámico es cada vez más fuerte y atrae a combatientes extranjeros de Oriente Próximo. Las autoridades estatales no controlan más del 40% del territorio. El golpe de Estado de septiembre de 2022 no ha cambiado nada. La mayoría de los expertos piensan que el país podría derrumbarse o volverse como Siria, con la llegada masiva de combatientes extranjeros a las filas del Estado Islámico. La alternativa es entregarse a Wagner, como hicieron Malí y la RCA. Los franceses, que han realizado inversiones considerables allí, temen una internacionalización del conflicto en toda la región. Incluso Senegal, que durante mucho tiempo fue considerado un símbolo de estabilidad como Costa de Marfil, podría verse arrastrado por el efecto dominó. Hoy en día, políticos franceses clave expresan abiertamente este temor. ¿Y si Bamako y Uagadugú caen en manos de los islamistas, como la caída de Kabul en manos de los talibanes en agosto de 2021 tras la marcha de las fuerzas estadounidenses? ¿Y si estos países, con sus fuerzas de seguridad deterioradas, se convierten en la sede del Califato? En resumen, en pocos años, la región ha entrado en ebullición. «Hoy se nos escapan por completo las estrategias de los actores africanos. ¿Conseguiremos evitar la formación de un ‘hub’ del terrorismo en el Sahel?», se pregunta un estrecho asesor de Emmanuel Macron,

Ahora los occidentales hacen balance de sus derrotas. Se trata, sobre todo, de la derrota de sus intervenciones militares, que no han logrado la estabilidad, ni en Irak ni en Afganistán, ni en Libia ni en Mali. Se oye decir en París, Londres y Washington que los objetivos políticos eran poco realistas porque la construcción de la nación sólo pueden hacerla las poblaciones y las élites locales. Occidente reconoce ahora que su enfoque de la región -militar y humanitario- fue demasiado reactivo, sin prever los numerosos problemas étnicos y políticos y sin haber invertido en los países que podían considerarse crisoles potenciales de yihadistas, como Burkina Faso, donde el derrumbe de la autoridad se produjo de repente.

Pero es sobre todo Francia la dueña de este mea culpa; es la antigua potencia colonial que mantiene, o más bien mantenía hasta hace muy poco, relaciones privilegiadas con las antiguas colonias. Diplomáticos, militares y empresarios coinciden y sacan la misma conclusión sobre los años de intervencionismo militar. Las herramientas que Francia utilizó estaban mal adaptadas a la dinámica local. La valoración es unánime: una estrategia exclusivamente militar no era suficiente. Era necesario un seguimiento político. Un estrecho asesor de Macron confirma que «a lo largo de los años, nuestro compromiso en materia de seguridad eclipsó todo lo demás. Se convirtió en un hándicap». Y añade: «Tuvimos que dar un paso al lado como potencia militar. En Mali y a través del Sahel, perseguimos nuestra agenda política y militar, y por lo tanto entramos en conflicto con la soberanía de estos países.» Hoy en día muchos creen que mantener a los soldados franceses en Mali tras la campaña de Serval fue un error. Los franceses también están reconociendo que con demasiada frecuencia cortocircuitaron las instituciones africanas e interfirieron en la vida política nacional emitiendo múltiples mandatos bilaterales que cada vez eran menos bienvenidos. En el continente africano, Francia se ha convertido en el chivo expiatorio más conveniente y el más fácil de señalar». Es una pizarra de la que todavía no hemos podido hacer borrón y cuenta nueva», comentó un alto funcionario francés.

Desde la retirada de sus fuerzas en Mali, los dirigentes políticos y militares franceses han actualizado su estrategia: «Nuestro objetivo es transformar la percepción de Francia para que las poblaciones no piensen que nuestro único papel es lanzar intervenciones militares», según una persona próxima a Macron. La nueva estrategia aboga por acciones «más discretas y menos invasivas», menos relacionadas con la actividad militar y más invertidas en otros ámbitos, como la salud y la protección de los bosques. París también quiere ir más allá de sus estrechas relaciones con sus antiguas colonias y desarrollar asociaciones con los países del África anglófona, Kenia y Tanzania, así como con Angola. Francia busca también la ayuda de socios europeos, con un único objetivo: preparar a los Estados de la región para combinar su fuerza militar y política con el fin de expulsar el peligro yihadista.

Sin embargo, estas ambiciones francesas corren el riesgo de chocar con las de las fuerzas privadas del grupo Wagner, cuyas milicias, actuando de común acuerdo con los gobiernos nacionales, expulsaron a los militares franceses de Malí y de la RCA. A pesar de la guerra en Ucrania, nunca se produjo una reducción significativa de la inversión Wagner en el continente africano. Algunas fuerzas fueron retiradas de la R.A.C. pero la presencia militar en Malí continuó. Ahora se está produciendo una inversión militar similar en Sudán, y Wagner tiene en el punto de mira a otros países, especialmente a los considerados eslabones débiles. La guerra emprendida por Vladimir Putin contra Occidente, Europa y Francia se desarrolla en el continente africano, donde el jefe de Wagner, Yevgeny Prigozhin, no ha descartado trasladarse algún día. África se ha convertido en un escenario para la demostración de la capacidad del Kremlin de hacer daño a Europa.

En lugar de resolver los problemas de los países de la región y debilitar el peligro yihadista, Rusia -al igual que Turquía en otros lugares y China, que sigue una política expansiva en África- instrumentaliza en cambio la imagen de Francia como potencia neocolonial. Es en el continente africano, y no sólo en Asia, Oriente Próximo y América Latina, donde el Kremlin cultiva a sus aliados en la ONU, que luego votan a su favor y que mantienen una neutralidad benigna hacia Moscú desde la invasión de Ucrania. En el transcurso de los últimos años, el Sahel se ha convertido en el corazón de una feroz batalla geoestratégica. Según los franceses, se trata de un conflicto que no puede librarse sin el compromiso estadounidense: porque la lucha contra los grupos yihadistas se ha ampliado a una lucha contra el Kremlin.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel