El pivote del Estado Islámico hacia África

Durante los últimos años, el grupo terrorista yihadista conocido como Estado Islámico (EI) ha estado en declive en su base territorial original de Irak y Siria.

Cole Bunzel
Hoover Institution

Durante los últimos años, el grupo terrorista yihadista conocido como Estado Islámico (EI) ha estado en declive en su base territorial original de Irak y Siria. Aunque sigue presentándose como una empresa de construcción del Estado -de hecho, como el califato restaurado cuyo califa es el gobernante de todos los musulmanes del mundo- no ha logrado establecer el control en ninguna parte de la región desde principios de 2019. Donde el IS sobrevive aquí es como una insurgencia con células que llevan a cabo asesinatos, emboscadas y atentados contra las fuerzas de seguridad y objetivos civiles. En este sentido, el grupo sigue vivo, pero el impulso no está con los insurgentes, como han demostrado informes recientes. Emblemático de este declive es el fracaso del IS este año «en lanzar su ofensiva anual [de Ramadán]» en Irak, una tradición que se remonta a casi dos décadas atrás con Al Qaeda en Irak de Abu Mus’ab al-Zarqawi. En Siria, mientras tanto, la cúpula del IS ha estado bajo el asalto implacable del Mando Central estadounidense (CENTCOM), que parece anunciar casi mensualmente una operación especial dirigida contra un alto dirigente del IS. Siria ha dejado de ser un refugio fiable para los líderes del EI, incluido el «califa», dos de los cuales murieron el año pasado. El seudónimo Abu al-Husayn al-Husayni al-Quarashi, que fue anunciado como nuevo califa en noviembre de 2022, parece más o menos impotente, si es que no ha sido ya asesinado como ha afirmado recientemente Turquía.

Sin embargo, donde el EI ha tenido éxito en los últimos años es en la difusión de su ideología en las zonas más alejadas de África y Asia Central, donde miles de militantes han asumido la causa del califato en gran detrimento de las poblaciones locales. Aunque se puede cuestionar la fidelidad de estos militantes locales al EI como organización centralizada, el grupo hace bien en proyectar la cohesión organizativa en su propaganda. A finales de 2022 y principios de 2023, por ejemplo, cientos de militantes de estas localidades fueron fotografiados prometiendo bay’a, o lealtad, al nuevo califa, a pesar de desconocer por completo su identidad o sus cualificaciones. La idea del califato sigue viva, y especialmente en África, que junto con Afganistán cuenta con las filiales más peligrosas y activas del EI.

Estas filiales reciben el nombre de «provincias», en consonancia con el modelo expansionista original introducido por Abu Bakr al-Baghdadi en 2014. La más pequeña de las denominadas «provincias» es la afiliada de Somalia, que cuenta con unos 200 combatientes y sólo reivindica atentados ocasionalmente, pero que ha demostrado su eficacia como centro financiero. (En enero de este año, las fuerzas especiales estadounidenses llevaron a cabo una operación que acabó con Bilal al-Sudani, un dirigente del IS descrito por el secretario de Defensa, Lloyd Austin, como «responsable de fomentar la creciente presencia del ISIS en África y de financiar las operaciones del grupo en todo el mundo, incluido Afganistán»). Al norte, en Egipto, se encuentra la red de militantes conocida como la «Provincia del Sinaí«, que sigue siendo una insurgencia activa con cientos de combatientes que tienen como objetivo a las fuerzas de seguridad egipcias. Como describe Aaron Zelin en sus proximidades, las filiales del EI en otros lugares del norte de África han cesado sus operaciones por el momento.

Es más al sur, en la región del Sahel y en la cuenca del lago Chad del noreste de Nigeria, donde el EI tiene su presencia más significativa en África. Se trata de las denominadas «Provincia del Sahel» y «Provincia de África Occidental«, respectivamente. Esta última, que surgió de la otrora Boko Haram, alineada con Al Qaeda, cuenta con unos 5.000 combatientes y controla amplias franjas de territorio rural, donde recauda impuestos, proporciona seguridad e impone una dura interpretación de la ley islámica. Se enfrenta con frecuencia al ejército nigeriano y a las fuerzas de la Unión Africana que tratan de reprimirlo. La Provincia del Sahel es una entidad más reciente y más pequeña, que en su día estuvo clasificada como una unidad dentro de la Provincia de África Occidental pero que desde marzo de 2022 emerge como una «provincia» por derecho propio. Con base a lo largo de la frontera entre Mali y Níger, la rama del Sahel del EI comenzó formalmente sus operaciones en 2019 con asaltos a las fuerzas de seguridad y atrocidades masivas llevadas a cabo contra los percibidos como herejes. Aunque es difícil estimar el número de combatientes, la provincia del Sahel ha experimentado un auge en los últimos años, y especialmente desde la salida de las fuerzas francesas de Mali a mediados de 2022. Como concluye un análisis reciente de las operaciones del grupo, «el IS Sahel está en proceso de establecer un pseudoestado que abarque las zonas rurales que se extienden desde Gao, en el norte, hasta Dori, en el sur, y desde N’Tillit, en el oeste, hasta la zona fronteriza de Tahoua, en el este.» Más allá del Sahel y del noreste de Nigera, el EI también se ha establecido en la República Democrática del Congo y en Mozambique, donde las redes yihadistas locales se han rebautizado como provincias del EI (la «Provincia de África Central» y la «Provincia de Mozambique», respectivamente).

Las actividades de todas estas «provincias» se pregonan con orgullo en la propaganda del EI y, de hecho, es el equipo de África el que aparece con mayor regularidad y prominencia en la red centralizada de medios de comunicación en línea del EI. En la plataforma de mensajería Telegram, por ejemplo, donde los medios de comunicación del EI son comisariados y distribuidos por canales semioficiales, la mayor parte del contenido de estos días está relacionado con las «provincias» africanas. El 16 de mayo, por ejemplo, el feed de medios del EI incluía un informe sobre un doble atentado suicida perpetrado contra las fuerzas de la Unión Africana en el noreste de Nigeria y fotos de un ataque contra un puesto avanzado del gobierno en Beni, en la República Democrática del Congo. El feed del día siguiente incluía fotos de combatientes del EI en combate con el ejército nigeriano, fotos de combatientes del EI haciéndose con el control de una ciudad en el noreste de Mali y distribuyendo panfletos sobre la ideología del EI, y otras cuatro reivindicaciones de atentados en Nigeria. Las «provincias» de África Occidental y del Sahel también producen regularmente vídeos en los que destacan sus actividades. Un vídeo de la filial del Sahel de abril mostraba imágenes de batallas contra diversos enemigos, ejecuciones y la aplicación de algunas de las penas hudud de la ley islámica, a saber, lapidaciones y amputaciones. En un momento dado, un narrador proclama la presencia del IS en el Sahel como una «admisión» del fracaso de Occidente a la hora de destruir el proyecto de califato en Irak y Siria.

Sentimientos similares se expresan en el semanario árabe del IS, cada número del cual incluye un editorial sobre un tema concreto. Varios de ellos han destacado la importancia de África para mantener vivo el proyecto del califato, llegando a afirmar que África ha sustituido a Irak y Siria como el lugar donde se ha establecido el tamkin, o control territorial, y por tanto hacia donde los musulmanes deben realizar la hijra («emigración»). «Las escenas que estamos viendo hoy en la tierra de África son las mismas que veíamos antes en Irak y Siria», afirmaba un editorial el año pasado, pasando a llamar a los fieles a hacer la hi jra a África, «pues hoy es tierra de hijra y yihad». Hasta ahora, no parece que se haya hecho caso a este llamamiento. No hemos visto afluir a África a los miles de extremistas que vimos dirigirse a Irak y Siria en 2014 tras la declaración del califato. Tal vez los paisajes semiáridos del Malí rural y del bosque de Sambisa no evoquen el sueño califal como las tierras islámicas del Creciente Fértil. No obstante, la perspectiva de territorios cada vez más sólidos del EI en África es una fuerte probabilidad que Occidente debería tomarse en serio.

Hay que señalar, sin embargo, que el EI no tiene el monopolio de la escena yihadista africana. Al-Qaeda también ha conseguido mantener una presencia en el continente. Al igual que en el caso del EI, la dirección central de Al Qaeda ha sido golpeada y magullada hasta la marginalidad, pero sus afiliados en África han contribuido a apuntalar la marca. Al-Qaeda tiene tres afiliados africanos activos, siendo el más significativo al-Shabaab en Somalia, que según la ONU cuenta con entre 7.000 y 10.000 combatientes y genera entre 100 y 150 millones de dólares anuales en ingresos fiscales en las vastas zonas bajo su control. La filial más antigua de Al Qaeda en África es Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), con sede en Argelia, que se ha visto limitada operativamente en los últimos años a pesar de haber conseguido patrocinar a la tercera filial de Al Qaeda en África, Jama’at Nusrat al-Islam wa’l-Muslimin (JNIM). JNIM, que tiene su base en el Sahel, se anunció en 2017 como la unión de cuatro grupos extremistas con base en Mali. Es más poderoso que la filial del EI en el Sahel, ya que posee más territorio y lleva a cabo el triple de operaciones. También procede con un toque más ligero en lo que respecta a su uso de la violencia y la imposición de la ley islámica, e incluso ha tratado en ocasiones de negociar para obtener ventajas estratégicas con las entidades estatales y no estatales que considera heréticas. Desde 2019, el JNIM y su rival del IS se han enfrentado en una guerra alimentada por la animadversión religiosa, en la que el JNIM tacha a los combatientes del IS de extremistas «jariyíes» y el IS describe al JNIM como «la milicia apóstata de Al Qaeda».

El espectro creciente del yihadismo en África es sin duda preocupante, y mitigar la amenaza debería ser una prioridad para los responsables políticos estadounidenses. Sin duda, la mayoría de estos movimientos se centran en objetivos locales (es decir, la derrota de los regímenes locales y su sustitución por Estados islámicos). Sin embargo, la amenaza para Occidente, incluido Estados Unidos, es muy real. Incluso si sólo un pequeño porcentaje de los esfuerzos de un grupo yihadista local se dedica a actos de terrorismo internacional, esto crea la posibilidad de un ataque terrorista devastador que podría descarrilar la política exterior de Estados Unidos, distrayéndonos de los importantes retos de una China en ascenso y una Rusia revisionista. Como señaló recientemente el comandante del AFRICOM, el general Michael Langley, en un testimonio ante el Comité de Servicios Armados del Senado, «A medida que [estos grupos yihadistas en África] crecen, es probable que aumente el riesgo de complots terroristas contra ciudadanos estadounidenses, embajadas y, en última instancia, contra la Patria… A finales delsiglo XX, Al Qaeda creció sin control en África culminando en los atentados de 1998 contra nuestras embajadas en Kenia y Tanzania». Por lo tanto, invertir en la seguridad africana debería ser de vital importancia, tanto más cuanto que Rusia y China intentan competir con Occidente ofreciendo sus propios servicios en este y otros aspectos.

Por supuesto, no hay soluciones fáciles, y todas las «provincias» y filiales descritas deben abordarse en sus contextos particulares. En el caso del JNIM, esto podría incluir una mezcla de presión antiterrorista y negociación con el objetivo de desprenderse de aquellos militantes menos comprometidos con la yihad global que otros. Sin embargo, con la marcha de Francia, es probable que se haya cerrado la ventana para un enfoque de este tipo. El principal medio para constreñir a estos grupos debe ser la fuerza militar, junto con el apoyo a la buena gobernanza y la creación de instituciones, de las que se carece en muchas partes de África. Son los Estados débiles y mal gobernados los que han permitido la aparición de espacios sin gobierno que explotan los yihadistas. El gobierno de Burkina Faso, por ejemplo, sólo controla alrededor del 40% del territorio del Estado. El asunto de los golpes de Estado militares también ha complicado las cosas para Occidente. Tras dos golpes de estado en Mali en 2020 y 2021, las fuerzas francesas abandonaron el país tras un despliegue de nueve años, dejando que el Grupo Wagner ruso llenara el vacío.

En África, Estados Unidos se encuentra en la intersección de la lucha antiterrorista y la competencia estratégica. Debe encontrar la manera de navegar por ambas. Tras los golpes de Estado, Mali puede ser un socio poco práctico, pero Occidente aún puede contener la marea en el Sahel, y en otros lugares de África, comprometiéndose con misiones antiterroristas locales y regionales que puedan, como mínimo, frenar el impulso de estos grupos. Sólo mediante la «represión implacable y la pacificación final», como dijo el general Langley, se conseguirá poner a salvo a la población local y a la comunidad internacional. Eso es lo que pretendían Estados Unidos y sus socios en Irak y Siria, a un gran coste y con un compromiso sin límites. También deberían aspirar a lo mismo en África.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel