Es complicado en el Sahel – Muchos actores y mucha historia complican la situación en la región

La zona de transición de África entre el Sáhara y la sabana ve cómo se tambalean las fichas de dominó a medida que China-Rusia amplifican las narrativas occidentales y sustituyen lentamente la influencia franco-estadounidense en la región.

KEVIN BATCHO
Beyond The Waste Land

Otro indicio de que el orden mundial unipolar estadounidense se está deshaciendo es la segunda Lucha por África en curso, en la que uno a uno, los dominós africanos se inclinan en simpatía hacia la alianza multipolar liderada por China-Rusia. Durante esta década, Mali cayó en 2021 mientras que Burkina Faso lo hizo en 2022:

La inestabilidad política ha dado lugar a regímenes cada vez más represivos que han provocado fricciones entre varios gobiernos del Sahel y sus socios internacionales o regionales. La relación entre París y Bamako, por ejemplo, se deterioró bruscamente tras los golpes militares consecutivos en Malí en 2020 y 2021. El resentimiento local por la brutal historia colonial de Francia ha exacerbado aún más las tensiones. Tras una década de esfuerzos fallidos contra el terrorismo y de estabilización, Francia retiró sus fuerzas de Malí en agosto de 2022.

Al igual que Mali, Burkina Faso está sumido en la violencia. Su gobierno sólo controla alrededor del 60% del territorio del país y la violencia sigue extendiéndose. Al igual que en Malí, los golpes de Estado consecutivos en 2022 hicieron que los lazos del país con Francia cayeran en picado. El sentimiento antifrancés también está muy arraigado y las protestas contra París son habituales en Uagadugú, donde la nueva cúpula militar pidió la retirada del embajador francés en diciembre de 2022. Al mes siguiente, el gobierno burkinés pidió a Francia que retirara todas sus fuerzas del país.

El último dominó en tambalearse es Níger, donde el 26 de julio una junta antifrancesa tomó el poder deponiendo al presidente prooccidental Mohamed Bazoum. La siguiente ficha de dominó puede ser Senegal, donde los disturbios antifranceses están aumentando en intensidad.

Durante el «momento unipolar» estadounidense, la única opción para los Estados periféricos pobres era con qué entusiasmo obedecerían los dictados estadounidenses. Con la llegada de las inversiones chinas en infraestructuras y la ayuda militar rusa a través del Grupo Wagner, los hombres fuertes africanos en ciernes dispusieron de alternativas de triangulación. Pero no hay que exagerar la cuestión internacional, las cuestiones locales y la universal voluntad humana de poder pueden estar impulsando esta inestabilidad política en el Sahel tanto como las cambiantes alianzas internacionales.

En lugar de una simple y clara elección entre dos bloques como en la Guerra Fría, una mejor forma de ver la situación actual es que las naciones africanas tienen una elección más complicada entre la estricta obediencia a Occidente, frente a un estatus de «no alineados» en el que pueden explorar relaciones más estrechas con China-Rusia. Los dominos africanos que antes se inclinaban hacia Occidente están saliendo del harén de Occidente y entrando en una especie de libre albedrío internacional, inclinándose, pero rara vez cayendo completamente horizontales en la alianza China-Rusia.

La reciente inestabilidad en África se ha circunscrito sobre todo al Sahel, una región todavía controlada en gran medida por su antiguo amo colonial, Francia. «Sahel» significa «orilla» en árabe, ya que la metáfora fue acuñada por los colonizadores originales de África. El desierto del Sáhara es el «mar» de arena del que el Sahel forma la orilla. Desde la época clásica, el oro y los esclavos se enviaban al norte en caravanas de camellos, mientras que la sal de las minas saharianas se entregaba a la sabana africana en el viaje de vuelta. Los oasis del desierto servían de islas. Las ciudades del Sahel funcionan como puertos para el comercio cuando las arenas movedizas del Sáhara se convierten en suelo firme.

Hoy en día, los recursos naturales de Níger que se exportan al norte incluyen mineral de uranio y refugiados humanos. Las empresas estadounidenses tienen derechos sobre importantes yacimientos de oro, mientras que las petroleras chinas buscan reservas de gas natural en Níger para explotarlas. Paradójicamente, impulsado por su pobreza, Níger alberga también la tasa de natalidad más alta del mundo, con casi 47 nacimientos por cada 1.000 habitantes. En comparación, Estados Unidos y Francia rondan ambos el 11 por 1000, mientras que Corea del Sur tiene un 5 por 1000. El objetivo de Francia es seguir explotando el uranio de Níger a precios de saldo mientras contiene su bomba demográfica en el Sahel. Por el contrario, cabe imaginar que el objetivo de Rusia, como gran exportador de uranio, es crear un cártel para hacer subir su precio. Un cínico podría añadir que al Kremlin no le importaría desestabilizar Francia quizás animando a esos jóvenes nigerianos excedentarios a marchar hacia Europa

La situación se complica con el proyectado gasoducto transahariano que, de completarse, tendría capacidad para suministrar a Europa 30.000 millones de metros cúbicos (BCM) de gas natural al año. Nord Stream 1 y 2 tenían una capacidad de 55 BCM cada uno, lo que suma un total de 110 BCM al año, antes de ser destruidos. ¿Realmente quiere Estados Unidos competencia africana para el mercado europeo de gas natural? ¿Quizás un toque de inestabilidad en Níger no sea tan malo para los exportadores de gas natural estadounidenses?

Propuesta de gasoducto transahariano

Otra causa de inestabilidad en el Sahel es la actual insurgencia islamista. Estas insurrecciones comenzaron después de que Occidente, liderado por Francia, derrocara al gobierno reconocido en Libia y a su líder Muamar Gadafi en 2011. La triunfal exclamación de Hillary Clinton «vinimos, vimos, murió» debería haber incluido también «armamos a los yihadistas», ya que gracias a la intervención occidental, los enormes arsenales del ejército de Gadafi cayeron en manos de la insurgencia islamista. Desde entonces, Francia, con la ayuda de Estados Unidos, ha intentado impotentemente recomponer el humpty-dumpty anterior a la guerra libia; pero sin éxito.

Los forasteros siempre se centran en los asuntos africanos. Por lo tanto, es demasiado pronto para precipitarse y afirmar que estos recientes movimientos tienen que ver con el cambio de los alineamientos internacionales. El reciente golpe en Níger puede estar impulsado por cuestiones locales, no necesariamente por intrigas del Kremlin. No obstante, el creciente movimiento M62 en Níger es anticolonialista (y, por tanto, antifrancés) al tiempo que muestra sentimientos prorrusos. Manifestantes militantes del M62 a favor del golpe en Niamey, la capital de Níger, ondearon banderas rusas y destrozaron la embajada francesa. La nueva junta ha prohibido las exportaciones de uranio a Francia y ha roto un acuerdo militar entre ambas naciones. Rusia y China han guardado silencio sobre los acontecimientos mientras que Occidente está indignado por este golpe de estado y amenaza con una acción militar para restaurar al líder democráticamente elegido de Níger.

«Abajo Francia, viva Putin».

Mientras Occidente se sube a su caballo moral en Níger contra los golpes de Estado, en Ucrania, en 2014, Occidente lanzó una insurrección similar contra el gobierno prorruso democráticamente elegido que entonces estaba en el poder en Kiev. Occidente amenaza ahora con una acción militar en Níger mientras denuncia simultáneamente las aventuras militares rusas posteriores al golpe de Estado en Ucrania. En política exterior, no hay grandes reglas morales, sólo intereses. Las actitudes hacia los golpes de Estado vienen determinadas por el lugar que ocupa la nueva junta en el espectro amigo-enemigo, no por preocupaciones generales sobre la democracia. Este principio se puso de manifiesto cuando Victoria Nuland, la arquitecta del golpe ucraniano de 2014, viajó recientemente a Níger en un intento infructuoso de derrocar su golpe.

Victoria Nuland viaja a Níger para denunciar su golpe.

En el frente diplomático, la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO), que es una especie de versión de África Occidental de la UE y la OTAN, ha pedido la restauración del régimen democrático en Níger. La CEDEAO ha amenazado con utilizar la fuerza. Esta versión africana de una «operación militar especial», vería a Nigeria y Senegal liderar el bando beligerante. Pero actuar como auxiliares de Occidente sería poco popular entre muchos nigerianos y senegaleses. Estos dos países corren el riesgo de caer en la rebelión y, en última instancia, en guerras civiles. Las fronteras de los Estados-nación africanos son restos artificiales del periodo colonial europeo, por lo que la inestabilidad está horneada en el pastel de los Estados-nación africanos.

Argelia, aliada de Rusia, ha advertido contra cualquier acción militar: «una intervención militar podría incendiar toda la región del Sahel y Argelia no utilizará la fuerza con sus vecinos«. Una guerra Níger-Nigeria no es inminente, ya que por el momento el Senado nigerino se ha negado a respaldar tal medida.

Pero Níger no se arriesga. Las fuentes afirman que la nueva junta de Níger ya ha solicitado la ayuda de Wagner para mantener el poder:

La nueva junta militar de Níger ha pedido ayuda al grupo mercenario ruso Wagner a medida que se acerca la fecha límite para que libere al presidente derrocado del país o se enfrente a una posible intervención militar del bloque regional de África Occidental, según un analista.

La petición se produjo durante una visita del líder golpista, el general Salifou Mody, al vecino Mali, donde se puso en contacto con alguien de Wagner, dijo a The Associated Press Wassim Nasr, periodista e investigador principal del Centro Soufan. Dijo que tres fuentes malienses y un diplomático francés confirmaron la reunión de la que informó por primera vez France 24.

«Necesitan (a Wagner) porque se convertirán en su garantía para aferrarse al poder», dijo, añadiendo que el grupo está considerando la petición. Un funcionario militar occidental, que habló bajo condición de anonimato por no estar autorizado a hacer comentarios, dijo a la AP que también han oído informes de que la junta pidió ayuda a Wagner en Mali.

Para alivio del presidente Putin, el líder del Grupo Wagner, Yevgeny Prigozhin, que sabe un par de cosas sobre rebeliones, ha dirigido su ira hacia la depuesta élite gobernante de Níger:

Voy a responder cuál es la base del cambio de poder en Níger. La base es la economía. La población de Níger lleva mucho tiempo sumida en la pobreza. Por ejemplo, una empresa francesa que extrae uranio lo vende en el mercado por 218 dólares mientras que a Níger sólo le paga 11 dólares de cada 218 dólares por él.

<…>

Se puede trabajar con los inversores al 50-50 o al 30-70%, pero es imposible devolver a los nativos del país, que han nacido en él, que viven en él y que esperan que los recursos naturales de este país les pertenezcan, y que según la constitución les pertenecen, sólo el 5% de la riqueza que ustedes reciben de sus tierras. Para encubrir estos delitos financieros, el país ha sido infiltrado por un enorme número de terroristas. Este enorme número de terroristas, en teoría, debería estar controlado por un gran número de tropas diferentes, financiadas por la ONU (Organización de las Naciones Unidas), la Unión Europea, los estadounidenses, los británicos y otros. Como resultado, la población de Níger, que debería ser libre y feliz por las oportunidades económicas que existían, fue robada, y mantenida en el miedo durante décadas para mantenerla en silencio .

<…>

El poder que estaba aliado con Bazoum [el derrocado presidente nigerino] y sus seguidores, simplemente encubrió, permitiendo que la coalición de personas que saquearon la nación estuviera presente en suelo nigerino. Eso es todo. Así que se trata de una lucha de liberación, de un movimiento de liberación por la independencia de este país, y que Dios les conceda el éxito.

Durante los últimos 20 ó 30 años, Estados Unidos ha promovido narrativas internas para que las sigan los buenos pensadores estadounidenses: antirracismo, antifascismo, antipatriarcado, anticolonialismo y antiimperialismo. En general, estas narrativas predican que Occidente es el mal. Junto a estas negaciones, se exige una exuberante afirmación de las minorías raciales y sexuales. Dada la posición culturalmente hegemónica de Estados Unidos, esta cesta de narrativas ha traspasado las fronteras de Estados Unidos hacia el resto del mundo. La aceptación incondicional de la hegemonía cultural estadounidense es necesaria para pertenecer al Occidente ilustrado. Rusia ha dado la vuelta a la tortilla narrativa al agarrar la bandera antifascista de Occidente en Ucrania y la está ondeando mediante la «desnazificación» del régimen de Kiev. El hábil uso que hace Wagner de estas narrativas en África crea una disidencia cognitiva. China-Rusia amplifican a menudo la narrativa occidental autodespreciativa (pero no carente de mérito) de que el mayor de todos los pecados occidentales fue su explotación colonial de África.

Lucha por África 1.0

La «Lucha por África» original tuvo lugar durante el último tercio del siglo XIX. El cruel robo de los recursos africanos se justificó con una ideología antiesclavista. Los europeos intervencionistas liberales y bienhechores, desesperados por conseguir materias primas y mercados exteriores para su producción nacional, decidieron que había que civilizar a los africanos y protegerlos de los traficantes de esclavos árabes. Esto ocurrió sólo cinco años después de que concluyera la Guerra Civil estadounidense y se liberara a los esclavos norteamericanos. De El fantasma del rey Leopoldo: una historia de codicia, terror y heroísmo en el África colonial:

Gran Bretaña, por supuesto, sólo tenía un dudoso derecho a la elevada visión moral de la esclavitud. Los barcos británicos habían dominado durante mucho tiempo el comercio de esclavos, y sólo en 1838 se había abolido formalmente la esclavitud en el Imperio Británico. Pero los británicos olvidaron rápidamente todo esto, al igual que olvidaron que la desaparición de la esclavitud se había visto acelerada por las grandes revueltas de esclavos en las Indias Occidentales británicas, reprimidas brutalmente y cada vez con mayor dificultad por las tropas británicas. En su opinión, la esclavitud había llegado a su fin en la mayor parte del mundo por una sola razón: la virtud británica. Cuando se construyó el Albert Memorial de Londres en 1872, una de sus estatuas mostraba a un joven africano negro, desnudo salvo por unas hojas sobre sus lomos. El manual inaugural del monumento explicaba que era un «representante de las razas incivilizadas» que escuchaba las enseñanzas de una mujer europea, y que las «cadenas rotas a sus pies hacen referencia al papel desempeñado por Gran Bretaña en la emancipación de los esclavos».

Significativamente, la mayor parte del fervor antiesclavista británico y francés en la década de 1860 no iba dirigido contra España y Portugal, que permitían la esclavitud en sus colonias, ni contra Brasil, con sus millones de esclavos. En su lugar, las justas denuncias se vertieron sobre un objetivo distante, débil y con seguridad no blanco: los llamados traficantes de esclavos árabes que asaltaban África desde el este. En los mercados de esclavos de Zanzíbar, los comerciantes vendían su botín humano a los propietarios de plantaciones árabes de la propia isla y a otros compradores de Persia, Madagascar y los diversos sultanatos y principados de la península arábiga. Para los europeos, éste era un blanco ideal para la desaprobación: una raza «incivilizada» esclavizando a otra.

Árabe era un término equivocado; afroárabe habría sido más exacto. Aunque sus cautivos a menudo acababan en el mundo árabe, los comerciantes del continente africano eran en su mayoría africanos de habla suajili procedentes del territorio que hoy es Kenia y Tanzania. Muchos habían adoptado la vestimenta árabe y el islam, pero sólo algunos de ellos tenían una ascendencia árabe siquiera parcial. No obstante, desde Edimburgo hasta Roma, libros, discursos y sermones indignados denunciaron a los despiadados esclavistas «árabes» y con ellos, implícitamente, la idea de que cualquier parte de África pudiera ser colonizada por alguien que no fueran los europeos.

A finales del siglo XIX, la mayor parte de África estaba bajo el dominio de Europa. Después de la Segunda Guerra Mundial, un periodo de descolonización hizo que Occidente perdiera el control directo de África. Pero muchas naciones africanas permanecieron bajo un control neocolonialista indirecto mucho más rentable. Las élites locales se educaban en las naciones occidentales y luego regresaban a sus países de origen para servir a los intereses europeos/americanos. El objetivo clave de la colonialización indirecta era el control occidental de los recursos naturales críticos, casi siempre el petróleo.

Poco a poco, China, con enormes acumulaciones de capital en busca de oportunidades de inversión, empezó a verter fondos en la construcción de infraestructuras africanas. Rusia y el Grupo Wagner han ido forjando relaciones militares con muchos gobiernos africanos. Estas incursiones del bloque multipolar se topan con las vacilaciones occidentales. Occidente se esfuerza por justificar su actual explotación de África mientras resuenan en el aire las denuncias de su explotación en el pasado.

Problemas monetarios

Otra palanca del poder neocolonial de Occidente es el uso por parte de Níger de la moneda CFA, que también sirve de divisa a muchas naciones de África Occidental. La CFA se introdujo después de la Segunda Guerra Mundial como el Franco de las Colonias Francesas de África [Colonies Françaises d’Afrique ] Una vez finalizada la colonización directa, Francia mantuvo las iniciales de la moneda pero cambió el nombre por el menos ofensivo de Communauté Financière Africaine [ Comunidad Financiera Africana ]. Impreso y controlado en Francia, el CFA está vinculado al euro, lo que tiende a sobrevalorarlo para las economías africanas más débiles. Si ni siquiera la eurozona es una zona monetaria óptima, África Occidental lo es aún menos con sus marcadas diferencias entre las naciones costeras más ricas y las zonas centrales sin salida al mar, como Níger. La vinculación al euro disminuye ciertamente la inflación, pero a costa de la soberanía nacional y de las oportunidades de inversión para el crecimiento. Sin embargo, este arraigo es muy apreciado por las empresas francesas, cuyos minúsculos pagos por la extracción de uranio no conllevan ningún riesgo de cambio.

Billete de 5000 francos de la época colonial

Vales de comida geopolíticos

Hay que evitar idealizar las maniobras de China y Rusia en África. Dado que Occidente ha puesto un listón tan bajo para tratar con África, lo único que tienen que hacer China y Rusia es mantenerse un par de escalones por encima de la explotación occidental para que los africanos las vean con buenos ojos. La alianza multipolar no tiene reparos en volver en su contra las narrativas internas de Occidente, como ha venido haciendo recientemente el Grupo Wagner. El propio conflicto de Occidente entre las narrativas internas y externas queda claro en una reciente campaña de desprestigio que la UE lanzó contra las entregas gratuitas de grano ruso a África:

La Unión Europea ha advertido de que Rusia está ofreciendo grano barato a los países en desarrollo para su propio beneficio geopolítico, creando nuevas dependencias e incertidumbre en el mercado mundial de alimentos. «Mientras el mundo lidia con las interrupciones del suministro y el aumento de los precios, Rusia se acerca ahora a los países en desarrollo con ofertas bilaterales de envíos de grano con descuento, pretendiendo resolver un problema de su propia cosecha«, escribió el primer diplomático de la UE, Borrell, en una carta dirigida a los países vulnerables. Y añadía: «Se trata de una política cínica de utilizar deliberadamente los alimentos como arma para crear nuevas adicciones aumentando la vulnerabilidad económica y la inseguridad alimentaria mundial.»

Hay muchos que afirmarían que el programa de Cupones para Alimentos en EEUU es un arma deliberada para crear nuevas adicciones y aumentar la vulnerabilidad económica. Sean cuales sean sus méritos, esta narrativa es anatema para los principios básicos del buenpensamiento del establishment mundial, del que la UE es un pilar. Entonces, ¿es realmente una estrategia diplomática eficaz la estrategia de la UE de decir a los africanos que morir de hambre es la única respuesta honorable a la malvada oferta de cereales de Putin?

Una visión más cínica de su resistencia a las entregas de grano ruso es que la UE está aterrorizada por la bomba demográfica africana que suponen las altas tasas de natalidad del Sahel y que las entregas gratuitas de grano ruso no harán sino impulsar. China-Rusia son muy conscientes de que los futuros flujos de refugiados que salgan de Níger se dirigirán directamente a Europa y no a sus naciones.

Reparaciones coloniales para los refugiados

Los llamamientos occidentales para el libre acceso de los refugiados africanos a Europa son cada vez más fuertes. Un reciente artículo de New Statesman pedía que se reparara a las antiguas colonias concediendo a estas naciones enteras el derecho a trasladarse a la «metrópoli», es decir, a Europa:

Abordar el pasado colonial de Europa exigirá algo más que un reconocimiento simbólico de los pecados pasados. Entre las soluciones más radicales se encuentra la propuesta de E. Tendayi Achiume, relator especial de la ONU sobre raza y racismo, sobre la migración como descolonización: la libre circulación hacia la antigua metrópoli como la forma más eficaz de reparación.

E. Tendayi Achiume es profesora en la UCLA y pide que se conceda a la población de Níger y de cualquier otra antigua colonia el derecho a trasladarse a Occidente:

Este artículo propone una ruptura novedosa y radical con las teorías y la doctrina imperantes en el derecho internacional de las migraciones. Los pueblos del Primer y del Tercer Mundo no son extraños políticamente. Son todo lo contrario: Debido a la interconexión neocolonial, los pueblos del Primer y del Tercer Mundo están vinculados en una relación de cosoberanía que convierte a los pueblos del Tercer Mundo en iniciados políticos de los Estados-nación del Primer Mundo. Las consideraciones de justicia distributiva correctiva otorgan a los emigrantes del Tercer Mundo derechos de admisión nacional e inclusión en el Primer Mundo. Cuando la migración del Tercer Mundo responde a la subordinación neocolonial, debe entenderse como descolonial en la medida en que mejora la igualdad política, aunque sólo sea como una cuestión formal. La tesis de la migración como descolonización pone en primer plano la agencia política de los migrantes y presenta la interconexión y la subordinación neocoloniales como la línea de base desde la que debe evaluarse la ética de las restricciones a la inmigración y desde la que deben negociarse dichas restricciones. Los Estados-nación del Primer Mundo no tienen derecho a excluir a los pueblos del Tercer Mundo, y crear un mundo que refleje este hecho requiere una completa reimaginación de las fronteras nacionales y de las instituciones de inclusión política.

China-Rusia estará totalmente de acuerdo con las opiniones de E. Tendayi Achiume sobre las reparaciones occidentales. La propia Rusia tiene un pasado colonial histórico, pero devoró esas posesiones en su ahora enorme Estado-nación. Desgraciadamente, algunas antiguas «colonias» como Ucrania y los países bálticos han seguido su propio camino, pero estas personas siempre serán bienvenidas de nuevo en los brazos envolventes de la madre patria rusa. Así que ahora se teme que China-Rusia apoye plenamente las generosas reparaciones de Occidente a los refugiados ayudando a sus flujos hacia la UE/EE.UU. siempre que sea posible.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel