En África, un declive histórico a la vista para el ejército francés

Las bases militares francesas en Senegal, Costa de Marfil, Chad y Gabón se reducirán a unos centenares de soldados. La excepción notable es Yibuti.

En la base militar francesa de Port-Bouët, en Abiyán, Costa de Marfil, en diciembre de 2019. LUDOVIC MARIN / AFP

Le Monde con AFP

París planea reducir su presencia militar en África Occidental y Central a solo unos cientos de hombres, como parte de las asociaciones «renovadas» y más discretas anunciadas por el presidente Emmanuel Macron después de amargas decepciones en el Sahel, según ha podido saber AFP de tres fuentes corroborantes.

Según el plan del ejecutivo, que se está debatiendo actualmente con sus socios africanos, Francia prevé reducir drásticamente sus fuerzas llamadas «preposicionadas» en bases militares.

Según dos fuentes cercanas al ejecutivo y una fuente militar, en principio sólo mantendrá un centenar de soldados en Gabón (frente a 350 actualmente), un centenar en Senegal (frente a 350), un centenar en Costa de Marfil (frente a 600 actualmente) y unos 300 en Chad (frente a 1.000 actualmente).

A condición de que se produzca un cambio de rumbo, con la próxima celebración de elecciones legislativas anticipadas en Francia, cuyo resultado es incierto para el bando presidencial, la fuerza debería contar en el futuro con unos 600 soldados, pero estará llamada a crecer de vez en cuando en función de las necesidades expresadas por los socios, explican estas tres fuentes cercanas al asunto. Contactado por la AFP, el Estado Mayor declinó hacer comentarios.

Un mando dedicado a África

Se trata de una disminución histórica. Hasta hace dos años, además de unas 1.600 fuerzas preposicionadas en África Occidental y Gabón, la antigua potencia colonial contaba con más de 5.000 soldados en el Sahel en el marco de la operación antiyihadista «Barkhane». Pero las juntas que llegaron al poder en Bamako (2022), Uagadugú y Niamey (2023) la fueron expulsando poco a poco, en beneficio sobre todo de su nuevo socio, Rusia.

Chad es el último país del Sahel que acoge a soldados franceses. Pero entre la República Centroafricana, Sudán, Libia y Níger, ahora está rodeado de países que acogen, en diversas capacidades, a fuerzas paramilitares rusas resultantes de la reorganización del Grupo Wagner de Yevgeny Prigozhin, fallecido en un misterioso accidente aéreo en agosto de 2023.

En febrero, Emmanuel Macron encargó al exministro Jean-Marie Bockel que debatiera con los socios africanos las nuevas modalidades de la presencia militar francesa en su suelo. Sus conclusiones se esperan para julio. Pero las grandes líneas del proyecto ya están listas.

Francia desea ahora «una presencia menos visible, pero manteniendo el acceso logístico, humano y material a estos países, reforzando al mismo tiempo nuestra acción en respuesta a las aspiraciones de estos países», declaró Bockel ante el Senado a mediados de mayo. El ejército francés tiene previsto crear este verano en París un mando dedicado a África, según han informado a la AFP dos fuentes cercanas al asunto. El general que lo dirigirá ya ha sido nombrado.

Puesta en común de bases militares

En Costa de Marfil, uno de los aliados más fuertes de Francia en África Occidental, ya ha comenzado la reducción de efectivos militares, que han pasado de 900 a 600 en los últimos meses. En Senegal también ha comenzado la reducción, mientras el nuevo presidente panafricanista de izquierdas, Bassirou Diomaye Faye, elegido a finales de marzo, insiste en la soberanía del país.

A mediados de mayo, su primer ministro, Ousmane Sonko, reafirmó «la voluntad de autodeterminación de Senegal, que es incompatible con la presencia a largo plazo de bases militares extranjeras en Senegal». Muy crítico con París, a la que acusa de haber apoyado la represión contra su bando bajo el mandato del ex presidente Macky Sall, aclaró sin embargo que no ponía «en tela de juicio los acuerdos bilaterales de defensa».

A finales de enero, el jefe del Estado Mayor francés, general Thierry Burkhard, señaló en una audiencia parlamentaria que las bases francesas en África «y su visibilidad se han vuelto difíciles de gestionar» en un momento en que Francia suscita fácilmente las críticas de la opinión local, y que «sin duda será necesario modificar nuestro plan de despliegue».

El ejército francés no descarta «poner en común» sus bases «con los americanos u otros» socios europeos, añadió. Pero el Estado Mayor también podría acabar cediéndolas.

Se acabaron las misiones de combate

Según el general Burkhard, esta nueva estructura, más estricta, servirá para «mantener las relaciones con las autoridades militares locales», «garantizar el acceso estratégico por mar y aire», «recoger información» y «proseguir las asociaciones operativas».

Se acabaron las misiones de combate: los soldados franceses se dedicarán esencialmente a proporcionar formación y capacidades a los países socios, a petición de éstos. París también tiene la intención de adoptar una postura más desinhibida en la venta de armas, después de haber sido durante mucho tiempo reacio a la entrega de equipos ofensivos.

La base francesa de Yibuti, que alberga a 1.500 soldados franceses, no se ve afectada por esta reducción. Francia quiere conservar un punto de apoyo estratégico en este pequeño país situado frente a Yemen, al final del Mar Rojo, en el estrecho de Bab-el-Mandeb por el que pasa gran parte del comercio mundial entre Asia y Occidente.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel