La población mundial de refugiados crece casi un 10% en un año

Más de 120 millones de personas han sido desplazadas, y los países de renta baja y media soportan la mayor parte de la carga

Refugiados sudaneses se reúnen para llenar bidones de agua en el campo de refugiados de Farchana, en Chad. AFP

Lemma Shehadi
National News

La población mundial de refugiados creció casi una décima parte el año pasado, con más de 120 millones de personas desplazadas en la actualidad, según ha declarado la Agencia de la ONU para los Refugiados.

Los conflictos en Sudán, Myanmar, Ucrania y Gaza fueron algunos de los responsables de un aumento del 8% de los refugiados en 2023, con lo que el número de desplazados crecerá hasta los 117,3 millones a finales de ese año.

Las estadísticas, recogidas en el informe anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, muestran que la población mundial de refugiados ha crecido por duodécimo año consecutivo.

La mayor ronda de desplazamientos se produjo en Sudán, donde un conflicto entre el ejército sudanés y las paramilitares Fuerzas de Apoyo Rápido provocó que más de 7 millones de personas huyeran de sus hogares en 2023.

Seis millones de personas en Sudán han sido desplazadas internamente, mientras que 1,6 millones huyeron a países vecinos.

Los 1,7 millones de desplazados internos de Gaza se incluyeron en el estudio, pero como ya formaban parte de los seis millones cubiertos por la agencia de la ONU para los refugiados palestinos, se tomaron medidas para garantizar que no se contabilizaran dos veces.

Desde enero de este año se han desplazado millones de personas más, con lo que el total estimado supera los 120 millones.

Casi tres cuartas partes de los refugiados (73%) proceden de cinco países: Afganistán, Siria, Venezuela, Ucrania y Sudán.

El jefe de la agencia de la ONU, Filippo Grandi, hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que actúe con urgencia.

«Detrás de estas cifras crudas y crecientes se esconden innumerables tragedias humanas. Ese sufrimiento debe impulsar a la comunidad internacional a actuar con urgencia para atajar las causas profundas de los desplazamientos forzosos», afirmó.

Este año «difícil» se ha visto agravado por la escasez de presupuesto, dijo Grandi durante una conferencia de prensa previa a la presentación del informe.

En junio de este año, los fondos disponibles del ACNUR cubrían el 23% de las necesidades mundiales actuales, que ascienden a 10.700 millones de dólares. La agencia recibió la mitad de los 10.900 millones de dólares que dijo que necesitaba en 2023.

Unos niños esperan a que se distribuyan alimentos en un campo de desplazados internos en Gaza. AFP

Grandi culpó a la «política internacional muy fragmentada» de la ausencia de soluciones políticas a las continuas guerras, y criticó al Consejo de Seguridad de la ONU por no liderar el camino hacia el «establecimiento de la paz».

«El Consejo de Seguridad es, en cierto modo, el termómetro del fondo de las situaciones en las que actuamos», afirmó.

«Lo único que veo en los debates del Consejo es una gran división en todo.

«Sin una mejor cooperación y esfuerzos concertados para hacer frente a los conflictos, las violaciones de los derechos humanos y la crisis climática, las cifras de desplazados seguirán aumentando, trayendo consigo nuevas miserias y costosas respuestas humanitarias», afirmó.

Afganistán tiene la mayor población de desplazados, con más de 10 millones, y 6,4 millones están refugiados en países vecinos o en otros lugares.

Los ucranianos se encuentran entre los más numerosos, con un desplazamiento de 6 millones de personas que sigue creciendo, pero a un ritmo menor (5%) que el año anterior.

La violencia en Myanmar tras el golpe militar de 2021 desplazó a más de 1,3 millones de personas en 2023, lo que eleva el total a 2,6 millones.

También se constató que los refugiados corren un mayor riesgo en caso de catástrofes relacionadas con el clima.

El informe llega en un momento en que el sentimiento antimigrante crece en Europa, donde los partidos de extrema derecha ganaron un terreno inesperado en las elecciones al Parlamento Europeo de este año.

El informe revela un aumento del 40% de las solicitudes individuales de asilo en todo el mundo, hasta los 5,6 millones, con 6,9 millones a la espera de una decisión.

Pero son los países de renta baja o media, muchos de ellos en Oriente Medio, el Cuerno de África y Centroamérica, los que acogen al 75% de los refugiados. La gran mayoría de los refugiados (69%) sigue acudiendo a países vecinos en busca de protección.

Los países con más solicitudes de asilo fueron Estados Unidos -que recibió el 60% de todas las nuevas solicitudes-, Chad, Alemania, Egipto y España.

En Egipto se multiplicó por 10 el número de solicitantes de asilo procedentes de Sudán. Las 183.100 nuevas solicitudes presentadas a Egipto ese año fueron sólo superiores a las de España, con 163.200.

La protección temporal concedida a los ucranianos en Europa ofrece un panorama diferente: un tercio de los solicitantes de asilo en Alemania y la inmensa mayoría (en torno al 90%) de los de Polonia en 2023 procedían de Ucrania.

Mientras tanto, las opciones para los refugiados se reducen. La naturaleza prolongada de los conflictos actuales significa que los refugiados tienen menos probabilidades de regresar a sus países de origen, con un descenso del 20% de los retornados.

Son menos los que se naturalizan en sus países de origen, donde se ha producido un drástico descenso del 40%.

El reasentamiento sigue siendo una tercera opción, pero estos niveles son de decenas de miles, una fracción de lo que se necesita.

Grandi elogió nuevos enfoques, como el plan del gobierno keniano de integrar en las comunidades vecinas los campos que albergan a 600.000 refugiados, en su mayoría procedentes de Somalia y Sudán del Sur.

«Lo considero un poco a contracorriente, una tendencia positiva», afirmó.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel