Bazoum advierte sobre la influencia rusa en el Sahel a través de Wagner

El presidente nigerino, detenido tras el golpe de Estado, asegura que el levantamiento puede tener consecuencias devastadoras para el país, la región y el mundo entero

PHOTO/@PresidenceNiger – El presidente de Níger, Mohamed Bazoum

MARGARITA ARREDONDAS
Atalayar

Más de una semana después del golpe de Estado en Níger, la crisis se profundiza en el país y en la región. La presión regional e internacional aumenta contra la Junta Militar, liderada por el general Abdourahmane Tchiani, mientras cientos de personas han vuelto a salir a las calles del país para expresar su apoyo a los golpistas y su rechazo a Occidente, especialmente a Francia.

Como es recurrente y como ya ocurrió en protestas anteriores, los manifestantes pro-junta portaron pancartas expresando su odio a Francia y su apoyo a Rusia. Sin embargo, tal y como informa la BBC, esta vez los organizadores de las protestas pidieron a la gente que no ondeara banderas rusas como hicieron anteriormente, por lo que había muchas menos en comparación con otras manifestaciones.

El fuerte sentimiento anti-francés de una parte de la sociedad nigerina -ya que hay mucha gente que no apoya el golpe- y de los líderes golpistas ha llevado a la suspensión de medios de comunicación galos como la emisora de radio RFI o el canal de televisión France24, según ha condenado el Ministerio francés de Asuntos Exteriores, quien tildó la decisión de “represión autoritaria”.

PHOTO/AFP – Varios manifestantes ondean banderas rusas y una pancarta con un lema contra Francia

A nivel regional e internacional, continúan las condenas al golpe de Estado. Tras la amenaza de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) de destituir por la fuerza a los nuevos líderes militares si no se devuelve el poder a Mohamed Bazoum, presidente electo del país, Estados Unidos ha expresado su apoyo a la organización africana y Senegal ha ofrecido tropas para ayudar. “Estos golpes de Estado deben detenerse”, declaró el ministro senegalés de Asuntos Exteriores, Aissata Tall Sall, según recoge AP.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, por su parte, subrayó que los esfuerzos de la CEDEAO para restituir al derrocado presidente Bazoum -ahora bajo arresto- son «importantes, fuertes y cuentan con nuestro apoyo”. No obstante, de acuerdo con la agencia de noticias, el jefe de la diplomacia estadounidense no se refirió concretamente a la amenaza de acción militar del bloque, que ha fijado el domingo como fecha límite para restituir a Bazoum como mandatario.

Mientras, el presidente electo -cercano a Occidente- ha escrito un artículo en The Washington Post poniendo de manifiesto la gravedad de la situación y advirtiendo sobre la influencia rusa en el Sahel, región que en el pasado ya ha sido testigo de varios golpes de Estado respaldados por el grupo Wagner.

“Escribo esto como rehén”, comienza señalando Bazoum, quien ya en el primer párrafo lanza un preocupante aviso: si el golpe de Estado tiene éxito, “tendrá consecuencias devastadoras para el país, la región y el mundo entero”.

El presidente recuerda que su Gobierno llegó al poder tras unas elecciones democráticas y agradece el apoyo brindado por parte de Estados Unidos, Europa y la CEDEAO, socios con lo que Bazoum ha establecido sólidas alianzas.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel