Sudán se hunde en el abismo mientras la comunidad internacional no hace, no sabe o no puede lidiar con la catástrofe humanitaria

Diez millones de personas desplazadas, nueve millones en peligro de inanición, más de 15.000 muertos, acusaciones de genocidio y crímenes de guerra: el conflicto de Sudán es la peor catástrofe del mundo en la actualidad. Sin embargo, la respuesta internacional ha sido escasa.

Un niño se somete a una prueba de perímetro braquial para detectar signos de desnutrición en la clínica de Médicos Sin Fronteras del campo de refugiados de Adré, Chad, el 25 de abril.
FOTO: GETTY IMAGES / DAN KITWOOD

Ximena Sampson

Desde hace poco más de un año, dos antiguos generales, que participaron en el derrocamiento del dictador Omar El-Béchir en 2019 y orquestaron después un golpe de Estado contra las autoridades de transición en 2021, se disputan el control del país, con consecuencias desastrosas para la población.

Mohamed Hamdane Daglo, apodado Hemedti, jefe de las Fuerzas de Apoyo Rápido (FPR), desafía el poder del líder de facto del país, el jefe de las Fuerzas Armadas Sudanesas (FAS), Abdel Fattah al-Burhane. Ante el rápido avance de las RSF y los violentos combates en la capital, Jartum, el general al-Burhane trasladó la mayoría de las instituciones gubernamentales a Port Sudan, en el Mar Rojo.

La violencia contra la población civil continúa en todo el país, especialmente en los alrededores de El Fasher, capital de Darfur Norte, y en la región de Jartum. Las principales víctimas son civiles, atrapados en el fuego cruzado, pero también objetivos directos de los beligerantes, según varias organizaciones humanitarias.

Acusaciones de genocidio

La RSF es sospechosa, en particular, de genocidio de tribus no árabes en la región de Darfur.

Hay muchas pruebas claras y convincentes de que la RSF ha cometido y sigue cometiendo genocidio contra los masalits en Darfur Occidental», ha declarado Mutasam Ali, asesor jurídico del Centro Raoul Wallenberg de Derechos Humanos, que ha elaborado recientemente un informe sobre el tema. Su objetivo, en su opinión, es destruir al grupo.

Esto implica el asesinato selectivo de varones, incluso niños, la violación de mujeres y el uso de un lenguaje deshumanizador.

Entre los combatientes de la RSF hay muchos miembros de los conocidos Janjaweed, responsables de atrocidades contra la población no árabe de Darfur en la década de 2000. El propio Mohamed Hamdane Daglo es un antiguo comandante de esta milicia, creada por el entonces presidente sudanés Omar El-Bashir para sofocar la rebelión de las poblaciones subsaharianas de la región.

Según la ONU, la guerra dejó unos 300.000 muertos y cerca de 2,5 millones de desplazados.

La Corte Penal Internacional (CPI) ha emitido una orden de detención contra Omar al-Bashir, acusándolo de genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra. Desde el golpe de Estado de 2019, el expresidente está encarcelado en Sudán, pero no ha sido extraditado para comparecer ante la CPI.

El Observatorio de Conflictos de la Universidad de Yale, que utiliza imágenes por satélite entre otras cosas, ha encontrado pruebas de la destrucción selectiva de varias comunidades por parte de la RSF. Se han destruido o incendiado zonas residenciales, mercados, escuelas y hospitales, así como infraestructuras vitales para la población, como instalaciones de agua, saneamiento y electricidad. Aldeas enteras han sido arrasadas.

Los ataques étnicos contra grupos no árabes se produjeron antes del estallido de esta guerra y apenas han cesado desde la década de 2000″, explica Mutasim Ali.

Human Rights Watch ha documentado ampliamente los crímenes cometidos por la RSF en la región. En su reciente informe sobre la violencia en El Geneina, capital del estado de Darfur Occidental, entre abril y noviembre de 2023, denuncia crímenes de guerra y contra la humanidad.

Estos crímenes forman parte de una campaña de limpieza étnica contra los masalits y otras poblaciones no árabes, como los fur y los zaghawa», explica Laetitia Bader, subdirectora de la división de África de Human Rights Watch.

Se cometieron muchos abusos en el contexto de estos combates», subraya la Sra. Bader. Ambas fuerzas utilizaron armas explosivas en zonas residenciales, con el consiguiente impacto sobre la población civil y las infraestructuras civiles. El sistema sanitario ha quedado completamente destruido.

Los civiles están siendo blanco directo», denuncia, «en particular los activistas prodemocráticos, que tuvieron un asiento en primera fila durante el levantamiento de 2019 contra Omar El-Béchir.

En ambos bandos se están produciendo detenciones arbitrarias y torturas de activistas, periodistas y voluntarios que forman parte de los sistemas de respuesta comunitaria que intentan hacer llegar alimentos y ayuda humanitaria a la población», afirma Bader.

Unos 12 millones de personas se han visto obligadas a huir de sus hogares a causa de los combates.

Más de 9,9 millones de personas son desplazados internos en Sudán: 2,8 millones antes de la guerra de abril de 2023, y 7,1 millones desde entonces. Además, más de 2 millones de personas han cruzado las fronteras de los estados vecinos, principalmente en dirección a Chad, Sudán del Sur y Egipto, países que ya son muy inestables y tienen dificultades para hacer frente a la afluencia de refugiados.

Hambruna inminente

Varias personas caminan entre objetos esparcidos en el mercado de El Geneina el 29 de abril de 2023, durante una tregua en los combates. FOTO : GETTY IMAGES

Además, nueve millones de personas se enfrentan a niveles catastróficos de hambre, con la perspectiva de una hambruna masiva.

Los generales sudaneses no sólo han provocado la peor crisis de desplazados del mundo, sino también el peor nivel de hambruna jamás registrado durante la temporada de cosecha en Sudán», explica Anette Hoffmann, investigadora del Instituto Clingendael, un grupo holandés independiente sobre asuntos internacionales.

Peor aún, añade, esta crisis es el resultado de acciones deliberadas que han destruido el sistema alimentario sudanés y obstruido los mecanismos de supervivencia de la población.

Ambas partes son responsables

Une voiture incendiée dans les rues d’Omdourman, en banlieue de Khartoum, le 30 mai dernier.
PHOTO : GETTY IMAGES / –

Las fuerzas armadas sudanesas optaron deliberadamente por bombardear la zona más densamente poblada del país, alrededor de la capital», observa Hoffmann. Este bombardeo indiscriminado ha destruido muchas de las fábricas utilizadas por la industria alimentaria, en particular los molinos de harina, que ahora están dañados o son inaccesibles. Los almacenes de UNICEF también han sido incendiados.

Además, señala, se han realizado esfuerzos directos para impedir que los agricultores accedan a sus tierras, tanto los pequeños propietarios como los agricultores a gran escala.

Mientras el ejército denegaba el permiso para cruzar las líneas del frente, la RSF atacaba los convoyes humanitarios y saqueaba los almacenes que contenían ayuda alimentaria y medicinas.

Aunque Naciones Unidas no ha declarado oficialmente el estado de hambruna en Sudán, muchos creen que ya está en marcha en algunas partes del país.

El enviado especial de Estados Unidos para Sudán, Tom Perriello, así lo ha reconocido. Sabemos que es una hambruna», declaró a Reuters en una entrevista el 11 de junio. La cuestión es cuán grande será, en qué partes del país se producirá y cuánto durará.

La ONU no quiere declarar una hambruna, porque eso la obligaría a actuar», afirma Hoffmann.

Dicen que faltan datos. Pero, en realidad, es más bien falta de voluntad política, porque en cuanto se declara que hay una hambruna, existe la obligación internacional de actuar».

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel