Revisión de seguridad en el suroeste de Mali

Profundizamos en los incidentes yihadistas en el suroeste de Malí -Kayes, Koulikoro, Segou y la región de Sikasso- durante agosto de 2023.

SAHEL DISPATCH

La actividad yihadista disminuyó en agosto de 2023 en las regiones de Kayes, Koulikoro, Segou y Taoudenni/Timbuktu, pero aumentó en la región de Sikasso. La continuación de la estación de lluvias en Malí contribuyó al descenso general. Esperamos un nivel similar de actividad yihadista en septiembre.

La MINUSMA inició su retirada este mes, entregando bases en Ber (50 kilómetros al este de Tombuctú), Goundam (90 kilómetros al suroeste de Tombuctú) y Ogossagou (región de Mopti). Habrá más cambios de bases en los meses que quedan hasta la retirada completa de la MINUSMA, prevista para finales de 2023.

Esto dejará un vacío de gobernanza y seguridad en las regiones de Gao y Menaka y perjudicará a la economía local.

Las Fuerzas Armadas malienses empezaron a trasladarse a las posiciones abandonadas de la MINUSMA, lo que la ha abocado a un conflicto con los llamados grupos «signatarios» -grupos árabes y tuaregs que firmaron el Acuerdo de Argel de 2015. A mediados de agosto, las Fuerzas Armadas malienses y el Grupo Wagner ocuparon el antiguo campamento de la MINUSMA en Ber.

Ya se han producido enfrentamientos entre ambas partes y existe un riesgo significativo de guerra abierta. Esto acercará a muchos de los grupos firmantes a la coalición yihadista Jama’a Nusrat ul-Islam wa al-Muslimin (JNIM), afiliada a Al Qaeda. De hecho, la JNIM inició un bloqueo de Tombuctú tras los enfrentamientos con los malienses.

El golpe de Estado del 26 de julio en Níger puede significar el fin de la implicación occidental en la lucha contra las insurgencias yihadistas en el Sahel. Los claros beneficiarios de ello son los insurgentes yihadistas que operan en suelo nigerino: Estado Islámico Provincia del Sahel y JNIM en el oeste, y Boko Haram y Estado Islámico Provincia de África Occidental en el este. La nueva junta en Niamey ya ha pedido a los franceses que se marchen, aunque hasta ahora París se niega a acceder.

Pase lo que pase, el golpe degradará aún más la situación de seguridad en Níger y, en última instancia, en Burkina Faso y Mali. Esto reforzará la mano del JNIM y del Estado Islámico, lo que afectará a Mali.

Hasta ahora, la muerte del líder de los mercenarios Wagner, Yevgeny Prigozhin, no ha afectado a las operaciones rusas en Mali, dado que éstas sirven a los intereses rusos. Cabe esperar que Moscú no ponga fin a las operaciones, sino que las continúe bajo una nueva dirección.

Lo más importante para el mes de agosto es que el conflicto entre Bamako y el CMA reforzará tanto al JNIM como al Estado Islámico, aumentando la inseguridad en todo el país, incluidas las regiones de Kayes y Sikasso, sede de la minería comercial. Aumentará la amenaza para los vecinos de Malí, entre ellos Burkina Faso, Guinea, Mauritania, Níger, Costa de Marfil y Senegal.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel