¿Qué futuro le espera al Grupo Wagner en África?

Tras el exilio del líder del Grupo Wagner a Bielorrusia y la marcha de sus hombres hacia Moscú, el futuro de los mercenarios rusos es todavía incierto en el continente africano

PHOTO/REUTERS – Miembros del Grupo Wagner en 2014

MARINA CORONADO
Atalayar

El Grupo Wagner, la firma militar privada rusa más conocida, se encuentra con una serie de dificultades en el continente africano, donde realiza negocios en varias naciones inestables o asoladas por conflictos. Después de la rebelión en Rusia, su líder, Yevgeny Prigozhin, huyó al exilio a Bielorrusia. Sin embargo, el grupo parece resistir gracias a su peso económico y geopolítico, y a su estrecha relación con el Kremlin, que le proporciona apoyo logístico y diplomático. ¿Puede el Grupo Wagner sobrevivir en África sin su líder y después de la reciente crisis interna? ¿Qué papel juega en la estrategia rusa en el continente?

De acuerdo con el medio Al Arab, la semana pasada, en un video subido por cuentas de Telegram que dicen estar cerca de Wagner, pero cuya autenticidad no se pudo verificar, Prigozhin pidió a sus hombres que se prepararan para un “nuevo viaje a África”. Los observadores señalan que redirigir los esfuerzos hacia África puede conducir a un ligero aumento en el flujo de mercenarios, para apoyar la extensión de la gobernanza militar de los líderes en el continente marrón fortaleciendo el apoyo de seguridad personal para ellos, mientras que las repercusiones de los conflictos en curso que se extenderá desde Libia hasta Sudán serán más diversas.

El Grupo Wagner se estableció a principios de la década de 2010 como una organización fuera de cualquier marco legal. El grupo se convirtió entonces en el brazo armado semioficial de las ambiciones rusas en África, al tiempo que permitía a Moscú negar cualquier responsabilidad por sus operaciones. “Wagner no es ni una rama del Ejército ni una entidad privada en sí misma”, dice Maxime Audinet, investigador del Instituto de Investigación del Instituto Militar de París. “Sirve a los intereses oficiales de Moscú, pero también responde a las ambiciones personales de Prigozhin”. “Nunca antes un organismo no oficial había asumido tanta importancia en el trabajo internacional de Rusia”, añade.

PHOTO/ UNICEF/Gilbertson – El ejército nigeriano patrulla el desierto del Sáhara para combatir a grupos militantes como el Daesh y Boko Haram

El Grupo Wagner no es ajeno tampoco al continente africano. Se ha podido observar durante esta última década al grupo de mercenarios operar en distintos países del continente africano, como en la República Centroafricana, Mali, Sudan, Libia, etc.

En Mali, el Grupo Wagner ha firmado contratos para explotar recursos mineros, especialmente oro, en el país. El despliegue de Wagner en Mali ha tensado las relaciones con Francia, que posee unos 5.000 soldados que luchan contra grupos yihadistas en la región del Sahel. Wagner ha sido acusado por Francia de socavar la soberanía y la estabilidad del país maliense. Mientras tanto, en la República Centroafricana, el Grupo Wagner ha apoyado al presidente Faustin-Archange Touadéra desde 2018, cuando se enfrentaba a una rebelión armada. El grupo ha proporcionado seguridad personal al mandatario, así como entrenamiento y asesoramiento a las Fuerzas Armadas nacionales. A cambio, al grupo se le ha otorgado permiso para utilizar los recursos naturales de la nación, particularmente su oro y diamantes. Además de difundir información falsa contra la oposición, el grupo también se ha involucrado en operaciones de propaganda e influencia.

En Níger, el 26 de julio de 2023, un grupo de soldados amotinados derrocó al presidente Mohamed Bazoum. El golpe de Estado en Níger ha generado preocupaciones sobre la seguridad y la estabilidad de la nación y el área circundante, así como la posibilidad de que se propague el extremismo y la influencia de Wagner. Algunos analistas han especulado con la posibilidad de que la intentona golpista haya estado relacionada con los intereses de Wagner en Níger, ya que el grupo ha estado tratando de afianzarse en el lucrativo sector del uranio del país. También han advertido contra cualquier posible implicación de Wagner o de otros actores extranjeros en los asuntos de Níger, afirmando que pondría en peligro la soberanía y la seguridad del país.

Allí y en otros lugares, el grupo enfrenta acusaciones de influir en la opinión pública, socavar la reputación de Occidente e influir en los procesos electorales. A nivel militar, su enfoque es brutal y presta poca atención a la distinción entre civiles y militares, así como a los derechos humanos. En enero, Estados Unidos designó a la organización de Prigozhin como una organización criminal transnacional y le impuso sanciones. Un experto independiente de las Naciones Unidas acusó al Ejército de la República Centroafricana y sus aliados rusos de cometer atrocidades. Nuevas sanciones fueron anunciadas por la Unión Europea contra varios representantes de Wagner en la nación. La semana pasada, Reino Unido impuso sanciones a personas y empresas acusadas de participar en las atrocidades de Wagner, incluidas “ejecuciones y actos de tortura en Mali y la República Centroafricana, así como amenazas a la paz y la seguridad en Sudán”.

AFP/ROMAN ROMOKHOV  – Miembros del Grupo Wagner

El Grupo Wagner ofrece servicios militares a gobiernos y actores no estatales en varios países en conflicto o inestables, especialmente en África y Medio Oriente. A cambio, el grupo recibe pagos en forma de recursos naturales, como oro, diamantes y petróleo. El grupo también participa en operaciones de propaganda e influencia, creando medios afines al Kremlin y difundiendo noticias falsas contra sus adversarios. El Grupo Wagner trabaja tanto para el Kremlin como para sus propios intereses.

El futuro del Grupo Wagner en África sigue siendo incierto, pero su desaparición parece fuera de discusión. Su presencia en el continente demuestra el deseo de Rusia de ampliar su esfera de influencia y competir con otras naciones, en particular con Occidente y Estados Unidos. El avance de la invasión rusa en Ucrania influenciará en una posible retirada parcial de los mercenarios en África para llevarlos al frente ucraniano. Sin embargo, el grupo también representa una amenaza para la democracia y los derechos humanos, así como para la estabilidad y la seguridad de la zona. La comunidad internacional debe monitorear de cerca sus operaciones y exigir transparencia y rendición de cuentas a sus responsables.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel