Intento de golpe de Estado en Níger: Antecedentes y procesos que han llevado a la inestabilidad política del país

El intento de golpe militar en Níger amenaza con socavar el relativo progreso que el país ha logrado bajo sus líderes democráticos civiles y amplifica los riesgos de inseguridad, crisis económica e inestabilidad política de Níger.

Partidarios del presidente nigeriano Mohamed Bazoum se reúnen para mostrarle su apoyo en Niamey el 26 de julio de 2023. (Foto: AFP)

Por el Centro Africano de Estudios Estratégicos

Miembros de la guardia presidencial de Níger detuvieron el 26 de julio al presidente Mohamed Bazoum, elegido democráticamente, y declararon que se habían hecho con el control del gobierno y suspendido la Constitución de este país de 25 millones de habitantes.

Las protestas contra la toma inconstitucional del poder fueron violentamente reprimidas

No se conocen los motivos del intento de golpe. Los informes sugieren que la maniobra podría haber sido desencadenada por el jefe de la guardia presidencial saliente, descontento por haber sido marginado. Al igual que en otros golpes de Estado de la región, se han esgrimido motivos de seguridad y pobreza para justificar la acción extraconstitucional.

El Jefe de Defensa de Níger, el general Abdou Sidikou Issa, declaró el apoyo del ejército al intento de golpe el 27 de julio, aparentemente con el interés de evitar el derramamiento de sangre.

Posteriormente, los saqueadores que apoyaban el golpe incendiaron la sede del partido gobernante. Más tarde, las calles de Niamey sufrieron saqueos generalizados y se incendiaron otros edificios y coches.

El Presidente Bazoum se ha negado a dimitir y ha hecho un llamamiento a los nigerianos para que resistan y protejan los logros democráticos «duramente ganados» por el país. El ministro nigeriano de Asuntos Exteriores, Hassoumi Massaoudou, y otros altos funcionarios se han hecho eco de este llamamiento.

La CEDEAO, la Unión Africana, la Unión Europea, Estados Unidos y otros gobiernos democráticos han condenado enérgicamente el intento de golpe y han pedido a los militares que regresen a sus cuarteles.

El líder del Grupo Wagner, Yevgeny Prigozhin, actualmente en San Petersburgo para la Cumbre Rusia-África, ha acogido con satisfacción el golpe en Níger.

La implicación de Rusia en el intento de golpe no está clara, sin embargo, Níger ha estado en el punto de mira de complejas campañas de desinformación rusas en los últimos años. Tras el golpe de octubre de 2022 en Burkina Faso, los canales prorrusos de Telegram sugirieron a Níger como futuro objetivo. Las redes de desinformación conectadas con el Grupo Wagner, además, han tratado en dos ocasiones de desatar rumores de un golpe de Estado en Níger, incluso a través de lo que parece haber sido un esquema en línea cuidadosamente orquestado coincidiendo con un viaje al extranjero del presidente Bazoum en febrero de 2023.

Aunque la situación sigue siendo inestable y muchas cosas siguen sin estar claras, este artículo proporciona el contexto y el marco pertinentes para el intento de derrocar al gobierno democráticamente elegido de Níger.

Superar una historia de gobierno militar

El presidente Mohamed Bazoum ganó las elecciones presidenciales con el 56% de los votos en febrero de 2021. Las elecciones fueron consideradas libres y justas. Bazoum sucedió al presidente Mahamadou Issoufou, que dimitió tras completar su segundo mandato, limitado por la Constitución.

Esta sucesión representó el primer traspaso de poder pacífico en la historia de Níger.

Esta trayectoria democrática surgía de la larga historia de gobierno militar de Níger, que incluyó cuatro golpes militares entre 1974 y 2010.

Esto propició un prolongado periodo de estancamiento para uno de los países más pobres del mundo. En esos 35 años, la renta per cápita de los nigerinos se redujo un 29%. Níger sufrió tasas de crecimiento negativas en dos tercios de esos años, parte de las «décadas perdidas» de desarrollo de África debido al mal gobierno.

Un manifestante herido recibe asistencia mientras huyen de los disparos efectuados para dispersar a la multitud que se había congregado para protestar por la detención del presidente Mohamed Bazoum. (Foto: AFP)

Progresos democráticos en materia de desarrollo y seguridad

Justificar el intento de golpe de Estado en Níger por motivos económicos o de seguridad carece de fundamento debido a las tendencias tan dispares que hemos observado en Níger bajo gobiernos militares y civiles.

En la década bajo Issoufou y Bazoum, la renta per cápita en Níger ha crecido un 26%, invirtiendo la tendencia de decenios anteriores. El crecimiento económico de los últimos años ha sido sólido, y el Banco Mundial prevé un crecimiento real del producto interior bruto de casi el 7% en 2023 y del 12,5% en 2024.

A pesar de las subidas mundiales de los precios de los alimentos provocadas por la pandemia y la invasión rusa de Ucrania, Níger ha logrado mantener su tasa de inflación en torno al 4%, la más baja de la Unión Económica y Monetaria de África Occidental.

Al mismo tiempo, Níger se enfrenta a una afluencia de 300.000 refugiados que huyen de los conflictos en Malí y Nigeria, así como a 350.000 desplazados internos debido a los ataques de militantes islamistas que desbordan sus fronteras.

No obstante, el Índice de Desarrollo Humano de Níger no ha dejado de mejorar en la última década.

Bajo un gobierno civil, Níger también fue mejorando constantemente su clasificación en el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional.

Bajo sus presidentes civiles elegidos democráticamente, Níger ha avanzado en el fortalecimiento de la rendición pública de cuentas, incluso dentro de sus fuerzas de defensa y seguridad. El gobierno abrió varias investigaciones de alto nivel en el sector de la defensa, que sacaron a la luz desvíos y dieron lugar a investigaciones civiles y penales. Las investigaciones revelaron la necesidad de un mayor escrutinio de los contratos de adquisición para reforzar el sector de la seguridad de Níger, que cuenta con 58.000 efectivos y está formado por un ejército, una gendarmería, una guardia nacional, una policía y una pequeña fuerza aérea. Estos ahorros han sido vitales para financiar el presupuesto anual de defensa de 260 millones de dólares de Níger, que representa el 7% del gasto público.

Níger ha sido ampliamente elogiado por su respuesta en materia de seguridad a la amenaza islamista militante. Los sucesos violentos en Níger representan menos del 10% del total en el Sahel. Sin embargo, la expulsión de las fuerzas de seguridad francesas por parte de la junta de Malí y las restricciones impuestas a la fuerza de mantenimiento de la paz MINUSMA han provocado un aumento de la violencia en el lado maliense de la frontera. Esto ha provocado posteriormente un repunte de los sucesos violentos en Níger en 2023. Aún así, las tasas de mortalidad relacionadas con ataques de grupos militantes islamistas en Níger se han reducido en un 53% en comparación con 2022.

Una crisis de golpes de Estado para África

El Presidente de Níger, Mohamed Bazoum, se dirige a los medios de comunicación en Sara-Koira, oeste de Níger, en 2021. (Foto: AFP)

África ha experimentado siete golpes militares desde 2020: en Mali (dos veces), Burkina Faso (dos veces), Guinea, Chad y Sudán. Estos golpes se suman a otros casos en los que los militares dominantes han secuestrado movimientos democráticos para orquestar sucesiones que permiten a los militares conservar la autoridad final-en Egipto, Zimbabue, Argelia y Burundi. También hay casos en los que líderes electos socavan los controles y equilibrios democráticos en el cargo para consolidar el poder y prolongar sus mandatos, como el autogolpe de Túnez. Cuando se tolera un golpe militar en un país, se abre la puerta a que actores militares en busca de poder hagan lo mismo en otros lugares.

Muchos de estos golpes militares recientes han sido dirigidos por coroneles al mando de guardias presidenciales o unidades de fuerzas especiales, en lugar de por líderes militares situados en la cúspide de la cadena de mando. Estas unidades de élite suelen recibir formación especializada, equipamiento y salarios para mejorar su capacidad. Con el tiempo, algunas de estas unidades se han politizado y acostumbrado a su espacio privilegiado cerca del centro del poder. Esta politización erosiona la naturaleza apolítica declarada de los militares, lo que les permite finalmente hacerse con el poder.

Los golpistas recientes justifican inevitablemente sus acciones basándose en agravios reales o percibidos en materia de seguridad y desarrollo. Sin embargo, las últimas juntas militares africanas no han sido reformistas. Los actos extremistas violentos en Malí y Burkina Faso, por ejemplo, se han triplicado desde que se produjeron los golpes allí. Ninguna de estas juntas ha hecho ningún intento serio de devolver a sus países a un régimen democrático. Más bien, estas juntas se han centrado en tomar y mantener el poder como un fin en sí mismo.

En efecto, África Occidental (y África en general) se enfrenta al reto de que los militares reafirmen su derecho a gobernar, un retroceso a los años 1960-1980.

La reciente oleada de golpes de Estado en África Occidental también se ha caracterizado por la influencia de actores autoritarios globales, en concreto Rusia. En Malí, Burkina Faso y Níger, los golpes estuvieron precedidos por campañas rusas concertadas de desinformación que atacaban a los gobiernos civiles elegidos, la capacidad de los gobiernos democráticos para mantener la seguridad y vinculaban a estos gobiernos con el sentimiento anticolonial. Posteriormente, Rusia ha sido el principal animador externo (y beneficiario) de los militares que toman el poder en África.

Al carecer de apoyo nacional, los gobiernos militares que no rinden cuentas son también más vulnerables a sacrificar la soberanía nacional en apoyo de su patrón internacional.

El papel vital de los actores internacionales

En última instancia, los golpes de Estado requieren la validación de los actores regionales e internacionales para tener éxito. Si los actores internacionales se niegan a hacerlo, los golpistas quedan políticamente aislados, lo que se agrava cuando se les niega el acceso a las cuentas financieras soberanas de un Estado. En resumen, los actores internacionales desempeñan un papel fundamental en la validación de los golpes de Estado.

Esto tiene una dimensión financiera práctica. Níger, por ejemplo, recibe 1.800 millones de dólares anuales de ayuda exterior, casi toda procedente de países democráticos. Estados Unidos es el mayor donante bilateral, con 238 millones de dólares anuales en ayuda exterior.

La política de no injerencia de la Organización para la Unidad Africana ha sido criticada durante mucho tiempo por haber incentivado a los golpistas del continente. No por casualidad, África sufrió 82 golpes de Estado entre 1960 y 2000, que contribuyeron a la inestabilidad, la corrupción, las violaciones de los derechos humanos, la impunidad y la pobreza que caracterizaron a muchos países africanos durante esa época.

El paso de la Unión Africana a una política de no indiferencia en su creación en 2000 alteró este cálculo, contribuyendo a una drástica reducción de los golpes en las dos décadas del nuevo milenio. La percepción de una disminución del compromiso de los actores regionales e internacionales con las prácticas democráticas, junto con las distracciones de la pandemia, han ido acompañadas del reciente aumento de los golpes de Estado en África.

En consecuencia, los organismos regionales africanos y los actores democráticos internacionales desempeñan un papel indispensable en la defensa de las normas democráticas. Deben dejar claro que las asociaciones se basan en compromisos firmes con las prácticas democráticas, que son la base de un mayor apoyo diplomático, ayuda al desarrollo y a la seguridad, y promoción de la inversión privada. A su vez, los actores regionales e internacionales deben imponer costes reales a los golpistas. Si no lo hacen, sólo invitarán a que se produzcan más golpes de Estado. Esto incluye no reconocer a quienes toman el poder extralegalmente, suspender la ayuda financiera y el alivio de la deuda, y congelar los activos de los golpistas y negarles el acceso al sistema financiero internacional.

Níger, Malí, Burkina Faso y Guinea habían emprendido hacía relativamente poco la senda democrática, tras décadas de gobiernos militares que habían perpetuado la pobreza y la inestabilidad. Dado que estos países iniciaban su trayectoria democrática como Estados frágiles, siempre se esperó que tuvieran que enfrentarse a un camino lleno de baches y a muchos agravios. Sin embargo, estos agravios se citan a menudo como una razón para tolerar los golpes de Estado.

Una lección que falta en estas experiencias democráticas es cómo abordar de forma constructiva los agravios reales a los que se enfrenta toda sociedad. La democracia no garantiza el buen gobierno. Sin embargo, sí garantiza los medios para presionar al gobierno con el fin de que se corrija a sí mismo: elecciones, investigaciones parlamentarias, periodismo de investigación, comisiones anticorrupción, protectores públicos u oficinas del defensor del pueblo, protestas, etc. Níger ha progresado precisamente en estos ámbitos durante su experiencia democrática, procesos que retrocederían con otra junta militar.

En la introspección que sigue a otro intento de golpe de Estado en el continente, la ampliación de las vías alternativas para abordar los agravios debe convertirse en una prioridad.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel