Prevenir otro cuasi-Estado afiliado a Al Qaeda: Contrarrestando el compromiso civil estratégico del JNIM en el Sahel

Familiares se reúnen durante el funeral de 27 soldados. En la emboscada al convoy, reivindicada por Al Qaeda, murieron oficialmente 37 personas, entre ellas 27 soldados. (Foto de ISSOUF SANOGO-/AFP vía Getty Images)

Tammy Palacios
Analista principal de la Iniciativa Antiterrorista Prioritaria y Sostenible del New Lines Institute
New Lines Institute

Una filial de Al Qaeda va camino de hacerse con el control firme de franjas de territorio en el Sahel central. El grupo, Jama’at Nasr al-Islam wal-Muslimin (JNIM), encapsula a Al Qaeda tal y como el mundo la vio en Irak y Siria mientras apedrea y mutila a ciudadanos en África Occidental, convirtiendo en ejemplos a quienes no acatan la perversa versión de la ley islámica del grupo. Sin intervención, el JNIM se consolidará aún más como entidad de gobierno no tradicional en Burkina Faso y Mali, al tiempo que proseguirá sus operaciones y ataques en Níger y en los Estados ribereños. Este afianzamiento del grupo aumentaría sin duda la amenaza de que el JNIM ampliara su control territorial a la costa de África Occidental. Además, la visibilidad del grupo y sus vínculos con veteranos dirigentes de Al Qaeda podrían envalentonar a las redes terroristas transnacionales globales y aumentar las amenazas, incluido el riesgo de atentados de lobos solitarios por motivos ideológicos en Europa y Estados Unidos. Los estudios sobre terrorismo y las políticas antiterroristas deben adaptarse para evitar que más afiliados o grupos afiliados a Al Qaeda arraiguen como órganos de gobierno cuasi estatales permanentes, como han hecho Al Shabaab y Hay’at Tahrir al-Shaam en Somalia y Siria. La lucha antiterrorista en África Occidental no ha tenido éxito, en parte porque las operaciones antiterroristas no están contrarrestando todas las operaciones y estrategias de los grupos terroristas, especialmente las operaciones y estrategias no cinéticas.

Contraterrorismo y aversión al riesgo

Estados Unidos gastó billones en la Guerra Global contra el Terrorismo y perdió a casi 7.000 militares. La conciencia de Washington y del pueblo estadounidense de estos costes ha influido en la estrategia y las tácticas antiterroristas de Estados Unidos desde entonces: la propagación de los ataques selectivos con aviones no tripulados (que suponen un riesgo bajo o nulo para las fuerzas estadounidenses), la precipitada e infame retirada de Afganistán y la reducción de la Operación Inherent Resolve. Aunque los costes de la guerra contra el terrorismo han sido motivo de atención y análisis de riesgos, no todas las políticas y prioridades antiterroristas se han desviado hacia fines de prevención de conflictos y estabilización. Más bien, la lucha antiterrorista pierde continuamente prioridad en favor de los acontecimientos actuales, como la situación en Gaza, y para centrarse en la competencia geopolítica de Estados Unidos con Rusia y China. Esta aversión al riesgo es comprensible, pero hay más formas de contrarrestar a los grupos terroristas más allá de los ataques selectivos con aviones no tripulados, la vigilancia del ciberespacio y la lucha contra la financiación del terrorismo. La coordinación entre agencias y la lucha antiterrorista integral pueden incluso llevarse a cabo de forma que también se aborde la competencia entre grandes potencias y se apoyen las instituciones democráticas, los valores y los derechos humanos.

El alejamiento del terrorismo

Este alejamiento del contraterrorismo como punto de la política (incluso su uso como término ha caído en desgracia) es peligroso, especialmente en zonas como el Sahel, donde existe una clara amenaza terrorista. El mundo está empezando a ver los posibles efectos del alejamiento de la lucha antiterrorista tras el atentado a gran escala perpetrado en una sala de conciertos de Moscú el 22 de marzo por la provincia de Jorasán del Estado Islámico. Es imperativo que Estados Unidos llame a la amenaza del terrorismo -y al campo de la lucha antiterrorista- lo que es a fin de estar preparados y contar con los recursos adecuados para desbaratar su resurgimiento, ya sea provocado por atentados como el de Moscú o por la creciente filial de Al Qaeda en el Sahel.

Prevención y lucha contra el terrorismo en África Occidental

Existe una clara conexión entre la prevención y la lucha contra el terrorismo en África Occidental. La estrategia de compromiso civil del JNIM presentada en esta publicación conecta las operaciones/niveles tácticos, operativos y estratégicos de este afiliado de al Qaeda. Estas conexiones operativas y estratégicas demuestran no sólo el beneficio y la relevancia de una estrategia antiterrorista coordinada y global, sino que prueban su necesidad. Se necesita un enfoque global de seguridad y estabilización para contrarrestar y mitigar la expansión del dominio territorial y la influencia de los grupos terroristas en el Sahel porque el JNIM opera de forma única en la intersección.

Contrarrestar la estrategia de compromiso con los civiles del JNIM implica tanto desarrollo como seguridad, en el sentido de que aunque el JNIM es un grupo terrorista, la estrategia identificada aquí es un compromiso con los civiles que no se parece a las insurgencias terroristas a las que el mundo está acostumbrado, caracterizadas por el terror y los sangrientos atentados terroristas. Más bien, además de estas estrategias de insurgencia terrorista «tradicionales», el JNIM también persigue una estrategia terrorista no tradicional que no es cinética. Contrarrestar el compromiso no cinético del JNIM en su despliegue se parecerá más a los asuntos civiles y al fortalecimiento de una presencia positiva del gobierno de distrito y nacional en las zonas geográficas en las que el JNIM está participando de forma no cinética o podría hacerlo próximamente.

La Oficina de Iniciativas de Transición de USAID dirige una excelente programación localizada con la sociedad civil local en el Sahel relacionada con la Ley de Fragilidad Global. El compromiso con los países costeros de África Occidental es una prioridad de esta política, cuyo objetivo es prevenir la propagación de los conflictos, la violencia y el terrorismo mediante el apoyo y el fortalecimiento de las instituciones y las comunidades locales. Sin embargo, si no se conecta esta labor de prevención de conflictos con la lucha contra la propia amenaza a la seguridad, la Ley de Fragilidad Global no alcanzará todo su potencial e incluso podría fracasar. Cualquier contribución estadounidense a la prevención de conflictos -independientemente del grado de implicación de Estados Unidos- debe coordinarse con la ayuda militar y de seguridad para formar una estrategia integral de prevención y lucha contra el terrorismo, especialmente cuando la prevención y la estabilización están directamente relacionadas con la amenaza terrorista.

Un área importante -pero poco abordada- de los estudios sobre terrorismo y las políticas antiterroristas implica la aplicación de políticas y programas que tengan en cuenta y/o eviten el compromiso civil con los grupos terroristas y eludan los métodos de los grupos para controlar a la población. Las filiales de Al Qaeda en particular emplean estrategias y medios de compromiso para ejercer el control sobre la población en un territorio determinado, como ha hecho Hay’at Tahrir al-Shaam en el noroeste de Siria y como está haciendo actualmente el JNIM en el Sahel. Se trata, en gran medida, de operaciones no cinéticas y poco cinéticas que conducen al control territorial y, en última instancia, a una gobernanza no tradicional, o a la creación de un cuasi Estado. La ayuda militar y de seguridad y el apoyo al desarrollo existentes deben funcionar de forma concertada y teniendo en cuenta estas estrategias, ya que ponen en peligro los logros democráticos para el continente y se suman a la amenaza terrorista global, incluidas las amenazas a los intereses y la seguridad nacional de Estados Unidos.

Es probable que los éxitos del JNIM en África Occidental envalentonen a Al Qaeda -y posiblemente al ISIS- y podrían instigar un resurgimiento global de estas redes terroristas transnacionales. De hecho, el Long War Journal informó recientemente de que al Qaeda abrió ocho nuevos campos de entrenamiento y madrasas (escuelas) en Afganistán. Aunque las campañas estadounidenses de ataques con aviones no tripulados dirigidos contra los líderes de los grupos terroristas transnacionales han logrado en gran medida acabar con los principales comandantes y estrategas, el nivel de mando de estos grupos no ha sido eliminado. Un resurgimiento de las redes de Al Qaeda e ISIS podría ser especialmente potente teniendo en cuenta el actual clima global de polarización que ha fomentado los movimientos violentos. Tales circunstancias aumentarían el riesgo de atentados de lobos solitarios por motivos ideológicos en Occidente, incrementando especialmente los niveles de amenaza terrorista en Europa.

Enmarcando a los afiliados de Al Qaeda e ISIS en el Sahel

Combatientes del ISGS cerca de la frontera entre Malí y Níger. (Foto: saharan kotogo)

El JNIM es el más activo de los dos afiliados de al Qaeda e ISIS en el Sahel, donde se produce el 47% de todas las muertes por atentado terrorista. El compromiso del JNIM con los civiles respalda su expansión territorial en África Occidental. El análisis realizado por los autores de los datos del ACLED entre el 1 de enero de 2022 y el 1 de enero de 2024 identificó distintas estrategias operativas en la actividad del JNIM contra civiles que son sorprendentemente no letales y poco letales, teniendo en cuenta la actividad y las capacidades de insurgencia del grupo.

En 2022 y 2023, el ACLED informó de algo más de 7.000 actos perpetrados por las cuatro filiales de Al Qaeda y el ISIS en África Occidental: JNIM, Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS), Provincia de África Occidental del Estado Islámico (ISWAP) y Boko Haram (que tiene un enclave operativo en Níger, pero que opera predominantemente en Nigeria y en la cuenca del lago Chad). Estos sucesos tuvieron lugar en los países que conforman la zona caliente terrorista del Sahel y en los Estados de la periferia: Malí, Burkina Faso, Níger, Benín, Togo y Ghana, y Mauritania. Los estados costeros de África Occidental -especialmente Ghana, Benín y Togo- también son testigos de la actividad de estos grupos y están sinceramente preocupados por impedir que sigan extendiéndose por sus territorios. Mauritania se encuentra entre los países periféricos pero no ha experimentado actividad de estos grupos; los expertos conjeturan que la voluntad de negociar y comprometerse con los yihadistas es parte de la razón, mientras que otros apuntan a que el país es una república islámica con un sistema judicial mixto de sharia y laico.

De toda la actividad que el ACLED atribuyó a las filiales de Al Qaeda y el ISIS en la subregión, 2.609 hechos se consideraron acciones contra civiles. Esta cifra omite las llevadas a cabo por civiles; los enfrentamientos entre el JNIM y el ISGS; y los conflictos entre el JNIM y el Estado, la policía, la gendarmería, los combatientes de los Voluntarios para la Defensa de la Patria (VDP), o el Grupo Wagner u otras fuerzas de seguridad extranjeras que pueden clasificarse como operaciones antiterroristas o de contrainsurgencia.

En 2005, Ayman al-Zawahiri, segundo emir de Al Qaeda, envió una carta a Abu Musab al-Zarqawi, fundador y emir de Al Qaeda en Irak (que se convertiría en el ISIS en 2013) en la que esbozaba y explicaba el razonamiento de las estrategias operativas de Al Qaeda. Los afiliados a Al Qaeda son más conscientes que los del ISIS del impacto que los grados de violencia y los ataques contra otros musulmanes tienen en la base de apoyo que desean y en la población que desean gobernar bajo su versión de la ley islámica. Atacar y matar indiscriminadamente a cualquier musulmán, por ejemplo, provoca una gran reacción con cualquier población musulmana de la que Al Qaeda pueda depender para obtener apoyo o que pretenda controlar bajo lo que ellos denominan gobierno tradicional de la sharia (aunque no lo sea). Las operaciones de los grupos que han prometido lealtad a Al Qaeda están muy influidas por esta operacionalización específica de Al Qaeda de los objetivos estratégicos y la ideología conexa.

Los compromisos civiles del JNIM han seguido el mismo camino, en gran parte debido a sus orígenes en AQMI. AQMI es un antiguo afiliado de Al Qaeda cuyos veteranos dirigentes de la época de Al Qaeda Central influyeron en el JNIM; por ejemplo, las directrices de los dirigentes de Al Qaeda indicaban al JNIM que se abstuviera de llevar a cabo ataques extremos contra civiles en Malí. El JNIM ha dado un paso más para operacionalizar sus compromisos civiles, conectándolos con su estrategia de expansión territorial. Por el contrario, el modus operandi de los afiliados del ISIS en el Sahel incluye el ataque indiscriminado y el asesinato de civiles.

Armar fuertemente a los civiles

La estrategia de enfrentamiento con civiles del JNIM, intencionadamente poco letal y no letal, se parece en última instancia a una restricción de la libertad de movimiento con bloqueos de carreteras y extorsiones, intimidaciones y ataques en los puestos de control de carretera. El JNIM sí mata y ataca a civiles, incluso decapitando a algunos acusados de compartir información con las fuerzas de seguridad o el ISGS o de no acatar su versión de la ley islámica. Luego expone esas cabezas en público para amenazar a los habitantes del pueblo para que acaten la ley. Sin embargo, se ha visto que el JNIM evita a propósito matar a civiles en masa, con la intención de no alienar a las poblaciones que pretende tomar, controlar y de las que pretende sacar provecho.

Aunque los contactos de la filial de Al Qaeda con los civiles son cuidadosos, con frecuencia son brutales; los civiles pueden elegir cooperar, pero esa elección se hace bajo amenaza de violencia. El JNIM asesina a los partidarios e informadores de sus rivales, ya sean fuerzas de seguridad o ISGS. En las ciudades controladas por el JNIM, el castigo por un presunto robo es una mutilación llevada a cabo en la plaza del pueblo, y las consideradas sexualmente promiscuas son lapidadas hasta la muerte de la misma forma pública. Hay que dar prioridad a la experiencia civil y modificar en consecuencia el segundo objetivo del Plan Decenal de la Ley de Fragilidad Global en la costa de África Occidental, así como los mandatos militares relacionados con los asuntos civiles.

Actualmente, la Ley de Fragilidad Global y los informes sobre terrorismo, como el informe del PNUD de 2023 «Viaje al extremismo en África: Pathways to Recruitment and Disengagement » describen el compromiso civil con el terrorismo y los grupos terroristas en el Sahel de dos maneras: la radicalización por agravios contra el Estado y el camino hacia el compromiso debido a la falta de oportunidades socioeconómicas o a la marginación. Ninguna de las dos considera la decisión de la población civil coaccionada de comprometerse y acatar a los grupos terroristas porque es más probable que ese acatamiento les asegure el sustento y la supervivencia de lo que lo haría compartir información sobre los grupos terroristas a las fuerzas estatales o extranjeras. Esta decisión de acatar o huir (que también se observa en las notas sobre el evento de ACLED), añade una capa de comprensión a por qué los esfuerzos de prevención y contraterrorismo no han funcionado hasta ahora. Si añadimos los informes de ataques indiscriminados como parte de las operaciones antiterroristas (por parte de Wagner, el Estado e incluso los ataques aéreos franceses y de la coalición), existe un argumento de peso para considerar que una presencia positiva de confianza es la prevención del terrorismo. Las notas deACLED sobre «ataques contra civiles» incluyen informes de gente del pueblo que se unió voluntariamente para apalear hasta la muerte a una pareja por su supuesta promiscuidad sexual.

Además de la violencia directa, el JNIM también controla el acceso a los servicios básicos, el capital y el transporte en las zonas bajo su égida, lo que le permite ejercer presión sobre los aspectos fundamentales de la vida cotidiana que pueden conducir a la lenta desaparición de los medios de subsistencia que sienten todos los civiles de la zona. Esto explica el éxito del JNIM en la expansión de su control. El conjunto de datos del ACLED incluye relatos -muchos de fuentes locales mantenidos en el anonimato por razones de seguridad- de incidentes que muestran una clara interrupción y control de los movimientos de los civiles y del acceso a alimentos, agua, comunicaciones celulares, electricidad y similares. Mantener un medio de vida en algunas zonas de África Occidental es un ciclo constante de cultivo o creación de bienes y servicios y de ganado y su posterior transporte al mercado para su venta o comercio. En las zonas sin libertad de movimiento (por ejemplo, hasta la siguiente ciudad a la que uno pueda desplazarse habitualmente para ir al mercado) o acceso a algún tipo de medio de subsistencia, la mera existencia se hace difícil y es necesario cooperar hasta cierto punto para mantenerse con vida.

Esta estrategia de compromiso civil ha reportado grandes dividendos a la JNIM -como la expansión territorial en Burkina Faso, Mali y Níger- desde su fundación en 2017, y recientemente en los estados litorales. Si el apoyo estadounidense en la región no se une para abordar esta estrategia de compromiso civil, entonces es probable que el JNIM eche raíces como al Shabaab en Somalia, así como que tenga éxito en su avance hacia la costa de África Occidental. Teniendo en cuenta que esos estados litorales son democracias en desarrollo, esto socavará drásticamente los logros democráticos en África, además de contribuir a la probabilidad de un resurgimiento global salafista-jihadista.

Secuestro y liberación

Un elemento central del éxito de las ganancias territoriales y del control del JNIM es la estrategia de secuestro y liberación del grupo, identificada por el análisis del autor de los datos del ACLED y el seguimiento de las operaciones locales de los afiliados de Al Qaeda y de Al Qaeda en general. Se trata de una estrategia basada en reglas para relacionarse con los civiles -cumplirlas o morir- que les da una dirección clara y amplias oportunidades para seguir las reglas y vivir, lo que se traduce en un menor número de interacciones letales con el JNIM. Los civiles están dispuestos a seguir estas reglas, sobre todo porque esta táctica se utiliza después de que el JNIM establezca el control sobre el transporte, y los servicios, dejando a la población civil la dura elección entre intentar vivir sin los medios para sobrevivir o cooperar hasta el grado que el JNIM exige. A medida que el control del JNIM se hace más estricto, el grupo implanta su versión de la ley sharia. Los civiles pueden intentar huir, aunque hay informes de que esos intentos son detenidos. El autor identificó esta tendencia tras volver a cotejar los datos de eventos de ACLED sobre la actividad de al Qaeda y el ISIS en África Occidental desde el 1 de enero de 2022 hasta el 1 de enero de 2024. De todas las filiales de Al Qaeda y el ISIS en África Occidental, el JNIM domina de forma única en el compromiso civil de baja y nula intensidad cinética.

El secuestro con fines delictivos es común en toda África Occidental y lo perpetran el ISWAP y Boko Haram (especialmente este último), así como bandidos y otros delincuentes. Estos grupos suelen tener como objetivo a los menores con fines lucrativos (los secuestradores exigen y a menudo cobran rescates) y de reclutamiento (los niños y los hombres son reclutados, y las niñas y las mujeres son casadas a la fuerza con miembros del grupo y agredidas sexualmente). Aunque el JNIM también secuestra para pedir rescate, su estrategia difiere de las utilizadas por otros actores armados no estatales de la región. Los secuestros perpetrados por el JNIM sirven al propósito de expansión y control territorial. Antes, cuando el JNIM entraba en un pueblo y daba a conocer sus exigencias o intenciones, empezaba a secuestrar a los lugareños si la población no accedía. Esto queda claro en la disertación de Mathieu Bere «La insurgencia yihadista, los objetivos civiles y la dinámica del conflicto en el Sahel: un estudio de caso de Burkina Faso«. Partiendo del trabajo de Bere sobre Al Qaeda y el ISIS en el Sahel con datos desde 2022, este ataque contra civiles se asemeja ahora claramente a una estrategia terrorista.

Según el análisis de los autores de los datos del ACLED y de las notas sobre los acontecimientos, los secuestrados suelen ser individuos clave: personas con influencia y/o acceso (como alcaldes, jefes y líderes tradicionales, trabajadores de ONG locales e internacionales, imanes y pastores), o personas emparentadas, casadas o que trabajan con ellos, y afiliadas a áreas de interés para el grupo (como escuelas e instituciones religiosas relacionadas con la aplicación de la versión de la sharia del grupo). El rastreo por parte de los autores de las notas de la base de datos del ACLED en las que se indicaba cuándo habían sido liberados los individuos secuestrados (si constaba que habían sido liberados después de su secuestro; no se registraron todos los resultados de los secuestros) llevó a la conclusión de que, en este periodo de tiempo, el personal de las ONG en general fue liberado más rápidamente (a menudo tras permanecer retenido un día o menos), mientras que otros individuos permanecieron retenidos durante meses. Una liberación rápida puede implicar el pago de un rescate, y es probable que las ONG -especialmente las internacionales- se hayan preparado para una situación así. Sin embargo, las notas de los sucesos registradas por ACLED rara vez incluyen información sobre si se pagó un rescate.

Según el análisis de la autora de los datos del ACLED, aunque muchos actores armados no estatales secuestran a civiles, el secuestro y la liberación son exclusivos del JNIM (véase el gráfico siguiente). El JNIM fue responsable de hasta el 84% de todos los incidentes de este tipo de los que el ACLED informó que habían ocurrido entre el 1 de enero de 2022 y el 1 de enero de 2024.

Efecto total sobre la población civil

Las muertes causadas por actos terroristas no representan el efecto total que los grupos terroristas tienen sobre la población civil. Los mapas que muestran la actividad terrorista no indican el número de civiles heridos, atacados, amenazados o controlados por los grupos militantes. Por ejemplo, el análisis de los autores de los datos del ACLED sobre las filiales de Al Qaeda e ISIS en determinados países de África Occidental entre el 1 de enero de 2022 y el 1 de enero de 2024, etiquetó e identificó las tendencias de quién fue el objetivo, así como cuándo, dónde y posiblemente por qué. Una de las conclusiones de este análisis es que la mayoría de los enfrentamientos o ataques del JNIM contra civiles suelen producirse en dos zonas: carreteras y mercados.

El JNIM realiza puestos de control en carreteras dentro de su área general de control y conectadas con sus esfuerzos de expansión. Cientos de civiles pueden ser controlados y sentirse amenazados en un puesto de control determinado por combatientes del JNIM que detienen vehículos de pasajeros, camiones comerciales, camionetas que transportan mercancías y ganado, y autobuses de transporte. Los combatientes comprueban los documentos de identidad y los teléfonos móviles; extorsionan o roban pertenencias, dinero en efectivo, teléfonos y oro; y se apoderan de los vehículos (incluidas las ambulancias) y de las propias personas. Los secuestros que se llevan a cabo en estos puestos de control suelen tener como objetivo al personal de las ONG, interrumpiendo sus desplazamientos. Y aunque a menudo son liberados rápidamente, otros secuestrados pueden no serlo nunca. Aunque muchas de estas interacciones pueden ser no letales, el JNIM también intimida a los civiles que pasan a pie y en coche o autobús disparando indiscriminadamente. A veces, los disparos matan tanto a conductores comerciales como de pasajeros y/o a pasajeros; y aunque este estudio se centra en la participación de civiles, si un soldado del gobierno o un VDP es atrapado en un puesto de control, su destino suele ser la muerte una vez que son identificados como tales. Todo ello crea traumas en una población que a menudo se desplaza y depende de la libertad de movimiento para su subsistencia. M.P. Trân esboza la importancia de centrarse mejor en las redes de carreteras y comprenderlas mejor, así como esboza cómo se puede mejorar la protección de las redes de carreteras en su disertación de 2023 «Asignación de recursos de protección en segmentos críticos de carreteras: El caso de Malí y la lucha contra el terrorismo». Aunque la «protección de la red de carreteras» no suene a lucha antiterrorista, se trata de un ejemplo no cinético fundamental de cómo se puede proteger a los civiles y contrarrestar a Al Qaeda y al ISIS o mitigar su propagación.

El JNIM también ataca a civiles en los mercados, puntos de reunión a los que la gente suele acudir para vender y adquirir bienes, servicios y ganado. Esta interacción entre el JNIM y los civiles en los mercados tiene dos aspectos: Los mercados no sólo ofrecen un entorno rico en oportunidades, dado el gran número de civiles que allí se congregan, sino que además el JNIM puede obtener beneficios allí vendiendo ganado que ha robado en otros lugares, según las notas de sucesos registradas por el ACLED sobre la actividad de las filiales de Al Qaeda y el ISIS en África Occidental desde el 1 de enero de 2022 hasta el 1 de enero de 2024.

Contrarrestar la expansión territorial terrorista

Más allá de afectar a la población civil y a la gobernabilidad en las zonas bajo control de los grupos terroristas, la expansión del territorio que estos grupos poseen también afecta a cualquier ayuda de los actores regionales e internacionales para la construcción del Estado, la capacitación de las ONG y de la sociedad civil, el desarrollo y la seguridad. LaLey de Fragilidad Global y las necesarias estrategias de prevención de conflictos a 10 años para la costa de África Occidental se ven especialmente afectadas por la inminente amenaza de expansión de Al Qaeda y el ISIS en la subregión del Sahel, y de hecho se formaron y aprobaron debido a ella.

Estados Unidos proporciona cientos de millones de dólares en ayuda al desarrollo a África Occidental, a menudo a través de actores locales como las organizaciones de la sociedad civil, y durante dos décadas ha participado en ejercicios militares conjuntos y ha proporcionado apoyo a la seguridad con equipamiento, formación y asesores. Los esfuerzos estadounidenses cuentan con el apoyo de una miríada de proyectos de desarrollo aliados financiados con fondos europeos y compiten con la ayuda china y rusa en todo el continente y en la región. La presencia del Cuerpo África de Rusia (anteriormente la organización paramilitar rusa Grupo Wagner) conecta estos esfuerzos antiterroristas con la competición de grandes potencias con Rusia.

Sin embargo, existen obstáculos para una mayor implicación de Estados Unidos en la región. Los golpes militares en Mali, Burkina Faso y Níger -así como la retirada de Francia, que puso fin a la operación antiterrorista Barkhane, de una década de duración- complican la implicación estadounidense en la región. La Sección 7008 limita la ayuda exterior a los países cuyos gobiernos llegaron al poder mediante un golpe militar; el ejército estadounidense también dispone de estatutos para intervenir en estos contextos.

Sin embargo, Estados Unidos está operando en África Occidental, sólo que no está coordinando sus esfuerzos al nivel necesario para lograr la máxima eficacia de los fondos, las asociaciones y la programación. La Guardia Nacional de EE.UU. mantiene largas asociaciones y participa en operaciones conjuntas de entrenamiento en África Occidental, Nigeria sigue siendo un socio pilar de EE.UU. en África, y en 2023 la Oficina de Ayuda Humanitaria de USAID aportó 658 millones de dólares en ayuda a África Occidental. Hay amplias oportunidades para que los esfuerzos existentes sean más eficaces. Pero la USAID, el Departamento de Defensa y las entidades estadounidenses de seguridad y desarrollo necesitan recursos adecuados y procesos de mayor nivel para sus mandatos que apoyen la coordinación y la rápida toma de decisiones e implementación necesarias para mejorar su eficacia.

Recomendaciones políticas

Se reconoce desde hace tiempo que los grupos terroristas -y especialmente los grupos afiliados a Al Qaeda- se adaptan, sobre todo para escapar a los objetivos de la lucha antiterrorista. Hace tiempo que se necesita una mayor coordinación y comunicación cuando se trata de prevenir y contrarrestar el terrorismo y los esfuerzos de los terroristas. La prevención y la lucha contra el extremismo violento (P/CVE), las organizaciones extremistas violentas (OEV) y la lucha contra el terrorismo y los grupos terroristas están actualmente conectadas de forma tangencial pero representadas por mandatos y políticas diferentes. Existe un gran solapamiento, especialmente cuando se considera la misma zona geográfica, y a veces la única diferencia entre la P/CVE y la CT es la política (la comodidad con un término) y la proximidad a la acción violenta o al ataque y las operaciones terroristas. Es imperativo que los esfuerzos de prevención del terrorismo y de prevención y lucha contra el extremismo violento se coordinen y se consideren como uno solo, especialmente desde que la JNIM ha demostrado que los grupos terroristas tienen operaciones y estrategias no cinéticas y centradas en los civiles.

El enfoque del JNIM significa que Estados Unidos debe rebobinar su enfoque antiterrorista para incluir el compromiso no cinético, lo que puede lograrse uniendo la información y las estrategias de P/CVE y de prevención del terrorismo/CT. El JNIM, que es letal y lleva a cabo ataques terroristas, está poniendo en peligro a los civiles de una forma que actualmente no se aborda ni se contrarresta en el compromiso o la estrategia de Estados Unidos. Es necesario tener cuidado para no sobre-securitizar el desarrollo, pero este cuidado no puede excluir la comunicación y la coordinación para abordar todos los aspectos de la seguridad civil – sin importar el actor de seguridad o la terminología.

Si la seguridad civil se viera amenazada por ataques estatales indiscriminados, los grupos de derechos humanos y de defensa de los derechos humanos verían una clara alineación con sus mandatos de proteger los derechos humanos y el buen gobierno y la seguridad – mientras que los derechos civiles, el movimiento y la seguridad restringidos por un grupo terrorista no se alinean claramente. Las oficinas que se encuentran en esta intersección y que operan en lugares en los que el compromiso civil no cinético es un aspecto de las operaciones de un grupo terrorista deberían considerar estos alineamientos o no alineamientos históricos. La prevención, incluidos los esfuerzos para reforzar la sociedad civil y la participación y las oportunidades de los jóvenes y las mujeres por el lado del desarrollo, y los esfuerzos en materia de asuntos civiles por el lado de la seguridad, deben examinarse en función del papel que desempeñan en los objetivos compartidos de paz y seguridad civiles en una ubicación geográfica específica.

Enfoque de todo el gobierno en África Occidental

Las políticas estadounidenses que promueven el desarrollo ascendente y la cohesión social han crecido exponencialmente desde la Guerra Global contra el Terrorismo, pero sin el nivel necesario de colaboración entre los sectores de desarrollo y seguridad del gobierno y el ejército de Estados Unidos para mitigar con éxito los conflictos y sofocar el crecimiento de los grupos terroristas.

  • La sociedad civil de África Occidental debería participar en la finalización del Plan Estratégico a 10 años para la costa de África Occidental, lo que sería posible mediante la participación activa de la Coalición GFA de DC, una coalición no partidista de más de 100 organizaciones de consolidación de la paz, humanitarias, de desarrollo y religiosas que también implican a la sociedad civil. El Instituto New Lines también está trabajando para conectar a más organizaciones de la sociedad civil de África Occidental con este esfuerzo mediante mesas redondas sobre políticas, ya que el programa de lucha antiterrorista prioritaria y sostenible esboza que el apoyo a las organizaciones de la sociedad civil, especialmente a las más pequeñas y a las situadas en zonas rurales de las regiones septentrionales de los estados periféricos, es una solución sostenible clara que, si se prioriza, apoya las prioridades políticas de localización, estabilización y prevención compartidas por Estados Unidos y los socios africanos. La priorización y la adecuada dotación de esta estrategia sustituirían a las botas adicionales estadounidenses sobre el terreno, ofreciendo una alternativa a una situación que crea grandes dudas por razones de política nacional e internacional.
  • Los componentes de asuntos civiles y asistencia militar del Departamento de Defensa son fundamentales para la aplicación de un enfoque integral, especialmente para la asociación de Estados Unidos en apoyo de la paz y la seguridad en África Occidental. Los esfuerzos intersectoriales deben priorizar especialmente la agilización de los procesos para acelerar la implementación y la toma de decisiones. Los cubos de recursos y financiación compartidos entre el Estado y el Departamento de Defensa podrían respaldar la aplicación oportuna y eficaz del compromiso estadounidense en materia de desarrollo y seguridad, ambos destinados a prevenir y mitigar la propagación del conflicto y el terrorismo. La intersección del desarrollo y la seguridad en el aparato gubernamental y militar estadounidense también está plagada de diferencias terminológicas (consolidación de la paz frente a prevención de conflictos frente a lucha antiterrorista frente a guerra irregular frente a buena gobernanza frente a ayuda a la seguridad), lo que complica la implementación. Una política enfocada desde sistemas desburocratizados sería más eficiente y eficaz.
  • Las Naciones Unidas, los Estados africanos, Estados Unidos y Europa coinciden en la necesidad de un enfoque de todo el gobierno para prevenir y combatir el terrorismo. Sin embargo, fuera de las oficinas que componen la Secretaría interinstitucional de la Ley de Fragilidad Global, el compromiso y la coordinación entre los organismos de desarrollo y seguridad avanzan más lentamente y pueden estar plagados de burocracia. Esta vacilación a la hora de comprometerse en la intersección del desarrollo y la seguridad puede explicarse por la falta de claridad de todas las oficinas en cuanto a la conexión con sus mandatos, y debido a la vacilación de cada oficina a la hora de liderar esfuerzos o gastar sus fondos. Se necesitan dos cosas para apoyar la aplicación racionalizada de estos enfoques: Cubos compartidos de financiación para el apoyo logístico en un lugar específico – por ejemplo, la zona caliente terrorista y la periferia en África Occidental. Por otra parte, autoridades de alto nivel y colaboración para integrar estrategias de modo que los esfuerzos existentes puedan complementarse al menos en el calendario y la geografía, para aprovechar más eficazmente los recursos limitados y el enfoque político para un cambio eficaz.

Mejorar la coordinación de esfuerzos

La JNIM sigue una estrategia de compromiso civil que apoya directamente la expansión y el control territorial de los grupos terroristas. La contrainsurgencia, los ataques selectivos con aviones no tripulados y las emboscadas no contrarrestan, ni siquiera abordan, este aspecto de las operaciones y la estrategia de los grupos terroristas. Este aspecto no cinético del modus operandi del JNIM no se ajusta a la definición de acto terrorista, aunque sí restringe el acceso y la circulación y está vinculado a una amenaza para los medios de subsistencia y la vida. El apoyo al desarrollo, especialmente con la sociedad civil y las autoridades locales y de distrito (que representan a la población civil y a menudo se relacionan con ella) debe ser mucho más coordinado e intencionado a la hora de reforzar la presencia positiva del Estado para contrarrestar esta amenaza. Esta presencia positiva contrarresta el compromiso civil terrorista y contrarresta así la expansión territorial y el control de la población por parte de Al Qaeda y el ISIS.

Estados Unidos debe llamar al terrorismo por su nombre para estar preparado y contar con los recursos adecuados. Esta identificación debe producirse en el Congreso y dentro de las entidades estadounidenses – pero este reconocimiento debe permanecer dentro de la política estadounidense y dentro de la interagencia y debe ser cuidadosamente etiquetado en el compromiso diplomático y el despliegue de asuntos civiles y el trabajo de desarrollo en un lugar antiterrorista.

Esta necesidad de coordinación de la prevención y la lucha antiterrorista, la admonición del terrorismo y la lucha antiterrorista y los recursos necesarios dentro de la interagencia estadounidense será especialmente obvia en la adaptación de una estructura que permita un enfoque de todo el gobierno tanto dentro del gobierno estadounidense como en la coordinación del compromiso internacional.

Próximos pasos

En la cabecera de muchas de estas recomendaciones para el cambio se encuentra el Congreso, especialmente en lo relacionado con el reconocimiento y respeto de la lucha antiterrorista como prioridad política, y en el apoyo estructural y de recursos a la Ley de Fragilidad Global. El Congreso debería centrarse en apoyar a los responsables políticos estadounidenses que trabajan para aplicar la Ley de Fragilidad Global y las estrategias de prevención decenales conectadas en la costa de África Occidental, en lugar de esperar a obtener resultados tangibles o indicadores positivos sólo dos años después de haber iniciado un plan decenal.

Si el apoyo estadounidense en la región no se une para abordar esta estrategia de compromiso civil, es probable que el JNIM arraigue como al Shabaab en Somalia. Si el JNIM avanza hacia las democracias en desarrollo de la costa occidental africana, sus acciones socavarán drásticamente los logros democráticos en África y aumentarán la probabilidad de un resurgimiento global salafista-jihadista. La percepción de éxito por parte de cualquier afiliado de Al Qaeda o ISIS, especialmente de un éxito duradero como el que el JNIM y el ISGS han exhibido en el Sahel, amenaza con reforzar enormemente la confianza en Al Qaeda y el ISIS como redes globales o en el extremismo violento/terrorismo como fenómeno transnacional -apoyando enormemente la probabilidad de atentados terroristas transnacionales y de actos de lobos solitarios inspirados en el terrorismo transnacional.

 

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel