Objetivos fáciles, fronteras porosas: grupos yihadistas de la República de Níger entran en tropel en Nigeria

Aprovechan la porosidad de las fronteras para lanzar mortíferos atentados en el noroeste de Nigeria y extorsionar a la población, en su mayoría desprotegida en la zona, a veces en connivencia con terroristas locales.

Ibrahim Adeyemi
Abdullahi Abubakar
Human Angle

Con grupos armados y amenazadores procedentes de la República del Níger que lanzan nuevas oleadas de campañas de terror, los ataques violentos se han recrudecido recientemente en las zonas orientales de Sokoto, en el noroeste de Nigeria. Se mata a más gente, se saquean más pueblos que nunca y los secuestros masivos se suceden con rapidez.

«Hemos notado este patrón desde principios de año, pero ¿se oirán nuestras voces aunque hayamos dado la voz de alarma?», se preguntaba un aldeano de Sabon Birnin, preguntándose si las autoridades eran conscientes de su situación.

A través de entrevistas con víctimas, comerciantes transfronterizos, jefes locales y analistas de seguridad familiarizados con los sucesos de la zona, HumAngle descubrió que varios grupos terroristas están invadiendo los bosques que rodean Sokoto, agravando las actividades delictivas existentes en el eje.

Los bosques situados a orillas de la República del Níger albergan hasta siete campamentos terroristas, que operan en torno a las zonas de Bangi, Dankano, Galmi, Maradi, Masallata y YarBasira, según fuentes de seguridad locales. Muchos de los líderes terroristas, en su mayoría de extracción fulani y asbinawa del país vecino, se han trasladado a los bosques de Sokoto con sus bandas criminales.

Las aldeas más vulnerables a los ataques terroristas de la República del Níger son Ruwawuri, Rafin Duma, Dumamaje, Dan-Ayagi, Takatsaba, Dama y Takinhil. También corren peligro muchas comunidades de los alrededores, como las zonas de Gada, Gudu, Goronyo, Illela, Isa y Sabon-Birni del distrito senatorial de Sokoto Este.

Tukur Mamodu, ciudadano de la República del Níger afincado en Illela, localidad de Sokoto fronteriza con el país, explicó a HumAngle el funcionamiento de los terroristas y sus nuevos intereses por asentarse en los estados del noroeste de Nigeria.

«Con mucha frecuencia, hemos observado a combatientes terroristas armados migrar sin problemas desde sus bases en Níger y colarse en las aldeas nigerianas de Isa y Sabon-Birni», señaló. «Suelen desplazarse en grupo y sin armas cuando cruzan de Níger a Nigeria para escapar del aviso de las fuerzas de seguridad nigerinas».

Tukur, comerciante transfronterizo de 42 años, se mueve entre Konni, en la República del Níger, y la zona de Illela, en el estado nigeriano de Sokoto, lo que le permite conocer perfectamente los movimientos de los agentes no estatales. Otras fuentes con las que contactamos de la República de Níger y Sokoto corroboraron sus afirmaciones, añadiendo que los terroristas emplean varios métodos para introducir armas de fuego en el noroeste de Nigeria, burlando la represión transfronteriza.

«Las mortíferas armas introducidas de contrabando en la región se transportan a través de rutas ganaderas que unen Níger, Benín, Nigeria y Libia», afirmó Basharu Altine, presidente del Movimiento por la Justicia Social, organización de la sociedad civil con sede en el estado de Sokoto.

Basharu, que también procede de la aldea de Guyawa, en el área de gobierno local de Isa, señaló que los terroristas de la República del Níger operan ahora en los bosques de Rafin Duma y Galmi, en el eje de Illela, y en sus alrededores. Los criminales navegan por los bosques y cruzan a la comunidad de Dukamaje, en Sokoto, que comparte frontera con la aldea nigeriana de Tambai.

Desde principios de este año, la invasión de comunidades nigerianas por terroristas de la vecina República del Níger ha agravado la crisis humanitaria, especialmente en las zonas de Isa y Sabon-Birni, en Sokoto. El presidente del Movimiento por la Justicia Social afirma que una reciente encuesta realizada por su organización en la zona demostró que miles de personas se han visto desplazadas o empobrecidas como consecuencia de la nueva ola de violencia armada que se ha introducido en Sokoto Este.

¿Por qué están interesados los yihadistas de la República del Níger en asentarse en las comunidades del noroeste de Nigeria, especialmente en Sokoto?

Expertos en seguridad y lugareños que realizan con frecuencia actividades transfronterizas sugirieron que los grupos armados consideran a los habitantes de las zonas orientales de Sokoto objetivos fáciles para sus ataques porque están muy desprotegidos y desatendidos por las autoridades. Les interesa ordeñar y extorsionar a las comunidades con grandes mercados locales, hectáreas de fértiles campos de cultivo y cientos de cabezas de ganado.

«Como la mayoría de los habitantes de nuestra comunidad son agricultores, es fácil aprovecharse de ellos, secuestrarlos para pedir rescate o pedirles que paguen tasas de protección», declaró a HumAngle Musa Isa, un lugareño de Sabon Birnin. «No pueden conseguir todo esto cuando se quedan en su país».

HumAngle se puso en contacto con dos patrulleros de inmigración que trabajan en las fronteras entre Nigeria y Níger para que comentaran las posibles causas de la repentina infiltración. Aunque pidieron no ser nombrados porque no están en posición de revelar detalles de seguridad a los periodistas, los oficiales dijeron que las porosas fronteras de Nigeria con Níger han permitido a los terroristas entrar y salir del país sin ser atrapados.

«¿Saben cuántas rutas indocumentadas pueden tomar estos terroristas para llegar a Sokoto? Son incontables. También son conscientes de que los agentes de seguridad patrullan las fronteras, así que se mueven discretamente», dijo uno de los funcionarios de inmigración.

«A veces los terroristas se mezclan con la gente de tal manera que no se les puede diferenciar de los civiles, y como los dos países son vecinos cercanos, lo hacen sin esfuerzo. También pueden seguir el camino de los arbustos sin que se note», explicó el otro oficial.

Los oficiales subrayaron que la vigilancia de las fronteras se hace más tediosa ahora que parece que los agentes de seguridad de la República de Níger han dejado de colaborar con sus homólogos nigerianos. Los militares habían arrebatado el poder al gobierno civil de Níger, lo que atrajo las sanciones de los dirigentes del bloque de África Occidental (CEDEAO). La junta decidió entonces cortar los lazos con los países africanos contrarios a su sistema de gobierno militar.

En noviembre de 2023, las autoridades de la República de Níger anunciaron su retirada de la Fuerza Multinacional Conjunta (MNJTF, por sus siglas en inglés), una formación militar combinada creada para combatir el terrorismo y la insurgencia en la cuenca del lago Chad (con países miembros como Benín, Camerún, Chad, Níger y Nigeria). Los expertos advirtieron de que la retirada podría suponer un revés para los esfuerzos de lucha contra la inseguridad transfronteriza.

Joshua Bolarinwa, jefe de estudios estratégicos y de seguridad del Instituto Nigeriano de Asuntos Internacionales (NIIA), señaló que la ausencia de Níger de la MNTJF creará un vacío que provocará un aumento de los ataques en las afueras del lago Chad y la entrada de armas y militantes procedentes del Sahel. Níger ha servido a menudo de conducto para el contrabando de armas a Nigeria desde Libia y otros lugares.

Antes de la invasión de elementos criminales procedentes de la República de Níger, los terroristas rurales nigerianos habían asolado las comunidades del este de Sokoto, convirtiendo muchas partes de la zona en espacios sin gobierno. Bello Turji, líder terrorista del noroeste de Nigeria, es famoso por coordinar algunos de los ataques más mortíferos de la zona, como el saqueo de cientos de comunidades por no acceder a sus exigencias fiscales ilegales, la deposición de los jefes de las aldeas para sustituirlos por aliados terroristas y el incendio de un vehículo comercial lleno de pasajeros que circulaba por la autopista.

Turji había huido de Zamfara, estado vecino, tras las ofensivas militares contra su sindicato criminal para esconderse en los bosques de Sokoto.

Sin embargo, algunos terroristas nacidos en Nigeria que han vivido y operado en Níger parecen estar ayudando a la afluencia de delincuentes del país. Por ejemplo, dos hermanos nigerinos afincados en el país vecino han dirigido en numerosas ocasiones a delincuentes procedentes de Níger para saquear aldeas de Sokoto y secuestrar a sus habitantes para pedir rescate.

Los hermanos -Abdun Manin Abanka y Na Manin Abanka- fueron los autores intelectuales del secuestro de más de 10 campesinos el 7 de junio en la comunidad Idi de Isa. Los dos habían reclutado a decenas de terroristas de la República del Níger, que se montaron en unas 30 motocicletas para asaltar la comunidad durante horas a lo largo del día.

Posteriormente, los terroristas cobraron un rescate de 5 millones de yenes, liberaron sólo a seis de los cautivos y retuvieron a otros cuatro. Un jefe local, Bashir Guyawa, declaró a HumAngle que los líderes criminales pertenecen a la tribu Bugaje, cuyos padres proceden de la ciudad gobir de Isa, pero se trasladaron a la República del Níger.

Una situación similar se documentó en Zamfara, donde dos líderes terroristas, conocidos como Black y Standa, atacaron a civiles en la zona rural de Zurmi. Los terroristas, procedentes de Nigeria, habían reclutado a algunos delincuentes nigerianos para aterrorizar a los pueblos y aldeas nigerianos.

Los delincuentes reclutados se encargaban de recaudar impuestos ilegales de los aldeanos, especialmente de los campesinos, y de imponer castigos a los morosos, que incluían secuestros tortuosos, asesinatos en masa, robo de ganado y atracos.

Los terroristas locales nigerianos siempre han trabajado con sus cómplices de Níger, afirmó Rabiu Maru, un agente de seguridad local de Zamfara. Debido a la proximidad del país con muchos estados del noroeste, a los terroristas de Níger les resulta fácil infiltrarse en las comunidades nigerianas. En muchas ocasiones, los terroristas nigerinos han sido protegidos por sus aliados en Níger, especialmente durante las embestidas militares.

«Aunque no se instalen en un bosque nigeriano como están haciendo ahora en Sokoto, pueden lanzar ataques en muchas comunidades nigerianas de Sokoto, Kebbi y Zamfara desde bases en su país y salir impunes», añadió Rabiu.

HumAngle se puso en contacto con Ahmad Rufai, portavoz de la policía en Sokoto, para informarse de los acontecimientos, pero su línea no estuvo localizable todas las veces que la marcamos en junio. Tampoco ha respondido a nuestro mensaje preguntando qué están haciendo las autoridades policiales para sofocar la crisis.

En Katsina, otro estado del noroeste, los terroristas se desplazan libremente desde Níger para atacar a civiles a diario. Fuentes con las que hablamos en la zona dijeron a HumAngle que desde que los militares ganaron el poder en Níger, los terroristas del país han optado por atacar a las comunidades nigerinas.

«A diferencia del gobierno democrático, que parece centrarse más en la lucha contra Boko Haram, la autoridad militar en Níger no está dando respiro a los terroristas rurales», dijo una de las fuentes. «Los terroristas locales (en Níger) preferirían al presidente derrocado que al actual líder militar».

La fuente señaló que la mayoría de los terroristas se desplazan desde Dan Isa, en Níger, para instalarse en comunidades como Mazayan e Hirji para lanzar sus atentados. Cuando se enfrentan a ofensivas militares en su país, Nigeria se convierte en su siguiente escondite, añadió.

«Los terroristas nigerinos utilizan los bosques de los alrededores de Jibya (en Katisna), Zurmi (Zamfara) y Maradi (en la República de Níger) como tapadera para cometer atentados y atrocidades en las comunidades nigerinas», corroboró otra fuente.

No está claro si los terroristas nigerianos asentados en Sokoto Este tienen alguna relación con organizaciones terroristas internacionales. Sin embargo, el Instituto Clingendael, un think tank holandés, declaró recientemente que combatientes yihadistas del Sahel estaban cruzando a Nigeria a través de la frontera con la República de Benín.

Muchos países del Sahel -especialmente Malí, Burkina Faso, la República de Níger y el noreste de Nigeria- se han visto asolados por organizaciones terroristas afiliadas a Al Qaeda y el Estado Islámico. También se ha informado de un repunte en la oleada de ataques violentos perpetrados por los combatientes yihadistas que operan en estos países y sus alrededores.

En 2023, por ejemplo, HumAngle informó de que los grupos extremistas violentos seguían activos en la República de Níger a pesar de las garantías ofrecidas por el nuevo gobierno militar. Según el Instituto Clingendael, las operaciones se han filtrado ahora a muchas comunidades nigerianas.

El informe afirmaba que algunas zonas inestables del noroeste de Nigeria están dominadas por las actividades de Jama’a Nusrat ul-Islam wa al-Muslimin (JNIM), grupo terrorista que opera en los países del Sahel central. Otros grupos extremistas se habrían asentado en el Parque Nacional del Lago Kainji, en Níger, y en Kebbi, ambos estados del norte de Nigeria.

«Los indicios apuntan a que se trata de extremistas sahelianos (probablemente el JNIM). Otro grupo sería Darul Salam -un grupo vinculado a Boko Haram, aunque no totalmente afiliado- con una actitud abierta hacia los bandidos», afirmaba el informe. «Se sabe que bandidos [terroristas autóctonos] y grupos armados no identificados se desplazan hacia el estado de Kebbi desde Sokoto. Se afirma que entre ellos hay varios combatientes de Darul Salam con vínculos en el Sahel.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel