Monitor del Sahel Octubre 2023

Análisis mensual de actividades yihadistas, conflictos armados y la situación bélica en la región

Pieter Van Ostaeyen
Counter Extremism Project

El undécimo informe mensual de seguimiento de las actividades de las ramas de Al Qaeda y del Estado Islámico en todo el Sahel se centrará en la producción propagandística de estos grupos en octubre de 2023. Este mes de octubre, los medios de propaganda vinculados a estos grupos terroristas han publicado el mayor número de reivindicaciones desde que el Proyecto de Lucha contra el Extremismo (CEP) comenzó a supervisarlos en diciembre de 2022. Durante octubre, 87 incidentes en total han sido reivindicados por las filiales del Estado Islámico ISGS e ISWAP y por az-Zallaqa Media, que publica todas las reivindicaciones de la rama de Al Qaeda JNIM. Este fuerte aumento de las reivindicaciones se produjo de forma inesperada, sobre todo porque el número de incidentes reivindicados por estos grupos se había mantenido estable en los meses anteriores. Con este repentino aumento, octubre constituye el mes más mortífero en la región en su conjunto desde que el CEP inició el seguimiento.

Los atentados reivindicados por el JNIM en la región (especialmente en Mali) casi se han duplicado en el último mes. Con un máximo histórico de 49 incidentes, el JNIM reivindicó más atentados en octubre que el ISWAP y el ISGS juntos. Las reivindicaciones de ISWAP se mantuvieron en su media mensual de unos 20 atentados. ISGS, que en septiembre había guardado un silencio estratégico en cuanto a reivindicaciones de atentados, volvió a su ritmo normal de unos 15 incidentes reivindicados al mes.

Como ya se ha señalado en informes anteriores, existen razones de peso para creer que los tres grupos terroristas de la región no informan de todas sus actividades. Incluso con el importante número de atentados reivindicados en octubre, es probable que el JNIM siga sin publicar todas y cada una de las operaciones que lleva a cabo. La razón del repentino aumento de la producción propagandística del JNIM no está clara, pero es probable que el llamamiento general a la yihad en Mali, publicado el 21 de agosto por el medio de propaganda az-Zallaqa Media, vinculado al JNIM, sea una de las causas. Otro elemento que probablemente haya causado este aumento es que la situación general de la seguridad en Mali sigue deteriorándose, lo que deja al ISGS y al JNIM luchando por el control contra el ejército maliense, el Grupo Wagner y entre sí.

Atentados en el Sahel: tendencia general

Durante el mes de octubre de 2023 se produjo un aumento espectacular de incidentes reivindicados, especialmente en Mali, donde el JNIM parece ser el grupo terrorista más activo. En total, el JNIM reivindicó nada menos que 49 atentados, la mayoría (31) en Mali. El resto de los atentados en Mali (8) fueron reivindicados por la Provincia del Sahel del Estado Islámico (ISGS). Además, en Burkina Faso, el Estado Islámico y Al Qaeda no dejan de hacerse con el control de franjas de territorio a medida que incrementan gradualmente sus operaciones. Así, en octubre también se produjo el mayor número de atentados en Burkina Faso (17) desde que el CEP inició su seguimiento.

Otro acontecimiento notable tuvo lugar a finales de septiembre, cuando el ISGS reivindicó dos atentados contra el JNIM en Burkina Faso. Esto plantea dudas sobre si realmente hubo un alto el fuego entre el JNIM y el ISGS. En este momento no está claro, pero al menos en Mali ambos grupos terroristas no se enfrentaron directamente entre sí. Los principales objetivos de ambos grupos siguen siendo las fuerzas armadas malienses y el Grupo Wagner. De hecho, el número de atentados reivindicados contra el Grupo Wagner no deja de aumentar.

Más allá de Mali y Burkina Faso, el número de operaciones reivindicadas públicamente por ISWAP se mantuvo más o menos en el mismo nivel durante todos los meses anteriores. En octubre, el medio de propaganda an-Naba’, vinculado a ISWAP, informó de 22 atentados de ISWAP en Nigeria. Como antes, todos los ataques son de impacto relativamente bajo, con sólo un pequeño número de soldados o milicianos nigerianos emboscados y muertos. El ISWAP rara vez participa en operaciones a gran escala contra el ejército nigeriano, y las estadísticas del mes pasado vuelven a confirmarlo.

Desde el golpe de julio, Níger es un nuevo campo de batalla preferido tanto por el JNIM como por el ISGS. Al menos ocho incidentes diferentes fueron reivindicados por estos grupos en Níger. Sólo dos reivindicaciones fueron publicadas por el medio de propaganda vinculado al JNIM az-Zallaqa Media. El ISGS, sin embargo, se mostró muy activo. Además de los incidentes ocurridos en octubre, sus medios de propaganda también informaron de incidentes ocurridos en agosto y septiembre. Por lo tanto, ISGS ha roto el silencio estratégico que había mantenido durante todo el mes de septiembre.

Tabla 1: Ataques reivindicados (diciembre de 2022 – octubre de 2023)

Tabla 2: Ataques reivindicados por grupo (diciembre 2022-2023)

Tabla 3: Ataques reivindicados por país (diciembre 2022 – octubre 2023)

Ataques por país

Como se ha señalado anteriormente, en octubre se registró el mayor número de ataques desde que el CEP comenzó a realizar el seguimiento en diciembre de 2022. Hubo más atentados reivindicados que durante todo el mes de Ramadán, que tradicionalmente se considera un «mes de la Yihad» y suele registrar un repunte de las actividades terroristas. De las 87 reivindicaciones registradas, más de la mitad fueron reivindicadas por el JNIM (49). Este elevado número de atentados reivindicados por el JNIM contribuyó al aumento significativo del número total de atentados reivindicados por país. Este fue especialmente el caso en los países en los que opera el JNIM: Mali fue testigo de un total de 39 reivindicaciones, seguido de Nigeria (22), Burkina Faso (17), Níger (8) y Togo (1).

Mapa 1: Estimaciones de la frecuencia y la mortandad de los incidentes denunciados en los que están implicados grupos yihadistas (enero de 2017 – octubre de 2023)

Source: https://x.com/J_LuengoCabrera/status/1724760055277391928?s=20

Malí

Durante los últimos meses de informes, se hizo evidente el rápido deterioro de la situación de seguridad en Malí, a pesar de que los informes del CEP sólo se concentran en los incidentes terroristas reivindicados por los medios de propaganda vinculados al JNIM, el ISWAP y el ISGS. Esta tendencia continuó en octubre. El número de atentados terroristas reivindicados y sus objetivos demuestran el creciente vacío de seguridad que crea en el país el fin de las operaciones militares occidentales y la continua retirada de las fuerzas de la ONU. Se reivindicaron nada menos que 39 atentados, la mayoría (31) por el medio de propaganda az-Zallaqa Media, vinculado al JNIM, y 8 atentados reivindicados por el ISGS en Malí. Además, el movimiento rebelde tuareg del Azawad (CMA) se está aprovechando de la inseguridad local, tomando temporalmente el control de la base de Kidal después de que la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en Malí (MINUSMA) la hubiera desalojado como parte de su retirada general del país. En consecuencia, en un momento dado el ejército maliense estaba luchando en varios frentes a la vez en octubre.

En particular, el ISGS pareció centrar la mayoría de sus ataques en octubre en la Milicia Touareg Azawad (CMA). En una ocasión, el ISGS también informó de la aplicación del Hadd al-Hiraba, una de las Leyes Penales Islámicas (Hudud). La aplicación de este Hadd suele significar la amputación de la mano derecha y del pie izquierdo, a veces seguida de crucifixión. Esto demuestra una vez más que allí donde el Estado Islámico consigue el control sobre una población local, aplica inmediatamente la sharia en todos sus aspectos y en su forma más brutal sobre la población local.

Aun así, Al Qaeda fue el factor más importante de inseguridad en Malí en octubre de 2023. No menos de 31 incidentes fueron reivindicados por los medios de az-Zallaqa. En 26 operaciones el ejército maliense fue el objetivo principal, y en 16 de estos incidentes reivindicados estuvo implicado el Grupo Wagner. Esto apunta a que el régimen maliense ha desplegado más tropas Wagner o a que el JNIM busca más activamente tropas Wagner para atacar. La primera hipótesis es más probable: cuando se trazan las ubicaciones de los ataques del JNIM, no surge ningún patrón geográfico obvio, lo que apunta al hecho de que las fuerzas de Wagner están más dispersas en el país que antes.

Por desgracia, los atentados reivindicados sólo parecen ser una parte de la historia general. Gao, la mayor ciudad del norte de Mali, ha sido bloqueada por el JNIM, mientras que a unos 320 km al oeste el grupo ha intentado cortar por completo la histórica ciudad de Tombuctú, en el norte del país, impidiendo que lleguen suministros a la ciudad. El bloqueo de las dos ciudades se produce en un momento en que las fuerzas rivales de Malí se esfuerzan por llenar el vacío de seguridad provocado por la marcha de las tropas internacionales.

Además, todos los recientes incidentes de seguridad han puesto en jaque a las tropas de la ONU que intentan organizar una retirada ordenada de su material. La situación es tan tensa que en algunos casos las fuerzas de la ONU se vieron obligadas a destruir su material para evitar que cayera en manos de fuerzas terroristas o de las fuerzas rebeldes tuareg.

Nigeria

Nigeria fue testigo de 22 ataques. Esta cifra se encuentra dentro de la media de ataques reivindicados por el ISAWP durante los últimos meses. Todos los atentados fueron reivindicados por el ISWAP. Una vez más, como es habitual, continúa la tendencia de ataques de impacto relativamente bajo con un escaso número de víctimas. El mayor número de víctimas reivindicadas fue un ataque perpetrado el 20 de octubre cerca de Borno, en el que ISWAP reivindicó diez víctimas. Como en meses anteriores, las zonas clave de operaciones de ISWAP siguieron siendo las provincias de Borno y Yobe. Como antes, se informó de ataques esporádicos contra aldeas cristianas.

Burkina Faso

Se han reivindicado un total de 17 incidentes en Burkina Faso. 15 reivindicaciones fueron publicadas por el medio de propaganda az-Zallaqa Media, vinculado al JNIM, y dos por an-Naba’ en nombre del ISGS. El JNIM centró todos sus ataques en el ejército burkinés y las milicias de apoyo. El ISGS comenzó a atacar de nuevo al JNIM. Actualmente no está claro si el supuesto alto el fuego entre el JNIM y el ISGS sigue en pie y/o si esta tregua sólo era aplicable al territorio de Mali. No obstante, estos incidentes demuestran claramente que, a pesar de cualquier posible acuerdo, el ISGS y el JNIM siguen considerándose enemigos en su lucha por la supremacía de las operaciones terroristas dentro de la región. Por lo tanto, las luchas internas entre grupos terroristas seguirán siendo una característica de la situación general de la seguridad en el Sahel.

Níger

Desde el golpe de Estado de finales de julio en Níger, la situación de la seguridad en el país no ha dejado de empeorar. Tras el silencio estratégico del ISGS en septiembre, los medios de propaganda del grupo han reanudado la información y, además de los atentados perpetrados en octubre, han incluido en sus informes ataques que se remontan al 20 de agosto. Todas estas afirmaciones parecen corresponderse, más o menos, con la cobertura oficial de los medios de comunicación en ese momento.

Togo

Los medios de comunicación az-Zallaqa reivindicaron un único atentado en el que murieron cuatro soldados del ejército togolés.

Ataques por afiliado

JNIM

No menos de 49 reivindicaciones fueron publicadas el mes pasado por az-Zallaqa Media, informando sobre las actividades de la rama de Al Qaeda JNIM. El ejército maliense y el Grupo Wagner fueron los principales objetivos y parece que JNIM se está centrando cada vez más en ellos en Malí, además de en la retirada de las tropas de la MINUSMA. En al menos cuatro ocasiones az-Zallaqa reivindicó ataques contra convoyes de la ONU que atravesaban Mali. Otro objetivo fue el ejército y la milicia burkineses.

ISGS

Un total de 16 incidentes fueron denunciados por an-Naba’ en nombre de ISGS. La mayoría de los ataques tuvieron lugar en Mali, pero los más impactantes, con un alto índice de víctimas, se llevaron a cabo en el país vecino de Níger. Los medios de propaganda vinculados al ISGS afirmaron que más de 120 soldados nigerinos resultaron muertos o heridos en octubre de 2023.

ISWAP

Veintidós atentados fueron reivindicados por ISWAP, todos ellos en Nigeria. La mayoría de los ataques iban dirigidos contra el ejército nigeriano. Sin embargo, el grupo también continuó atacando pueblos cristianos. El número de estos ataques está aumentando lentamente. Todos los ataques reivindicados tuvieron un impacto relativamente bajo aunque, por supuesto, contribuyeron a desestabilizar aún más la situación general de seguridad en la zona del lago Chad.

Conclusión

Desde que se iniciaron los informes del CEP en diciembre de 2022, el deterioro de la situación de seguridad se ha ido esbozando en cada informe mensual. Lamentablemente, octubre de 2023 fue testigo de otra etapa en este proceso, con un número récord de atentados terroristas reivindicados por los medios de propaganda vinculados al JNIM, el ISGS y el ISWAP. Dado que los medios de propaganda de los tres grupos infradeclaran sistemáticamente las operaciones terroristas en la región, el hecho de que incluso este panorama parcial apunte a un nuevo mínimo en la situación general de seguridad es preocupante. A ello se une la cada vez menor capacidad de las fuerzas occidentales y de la ONU para contrarrestar la violencia extremista, ya que se han retirado o están en proceso de retirarse de varios países de la región. Esto también crea retos evidentes a los que se enfrentan las fuerzas de seguridad nacionales de la región. Además, también está claro que las fuerzas de Wagner que operan en la región no son un sustituto eficaz de las operaciones antiterroristas con apoyo internacional. De hecho, parece que las fuerzas de Wagner sólo enriquecen el entorno objetivo de los grupos terroristas. Por lo tanto, actualmente no es posible vislumbrar un escenario en el que se estabilice la situación de seguridad. La propagación continua de la violencia y la influencia terroristas en la región del Sahel es el resultado más probable de cara al futuro.

 

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel