Monitor del Sahel Noviembre 2023

Análisis mensual de actividades yihadistas, conflictos armados y la situación bélica en la región

Pieter Van Ostaeyen
Counter Extremism Project

El duodécimo informe mensual de seguimiento de las actividades de propaganda en línea de las ramas de Al Qaeda y del Estado Islámico en todo el Sahel se centrará en la producción de estos grupos en noviembre de 2023. El mes pasado se volvieron a reivindicar más de 80 atentados. En noviembre, ISWAP reivindicó un número significativo de atentados. Estos 45 atentados reivindicados fueron la segunda cifra más alta desde que comenzó el seguimiento en diciembre de 2022. Sólo en abril de 2023, con 46 reivindicaciones, el grupo presumió de más operaciones en línea. Esto es digno de mención porque en abril de 2023 estaba en pleno apogeo la campaña terrorista anual del Ramadán, que siempre registra el mayor número de actividades terroristas en la región.

Por otro lado, tanto el número de reivindicaciones de ISGS como de JNIM descendió de forma bastante significativa. ISGS sólo reivindicó cuatro atentados y el número de incidentes comunicados por los medios az-Zallaqa de Al Qaeda descendió de un máximo histórico de 49 en octubre a 34 en noviembre. No obstante, en conjunto, noviembre de 2023 registró el segundo nivel más alto de atentados reivindicados en un solo mes desde que se inició el seguimiento.

Atentados en el Sahel – Tendencia general

Noviembre de 2023 se caracterizó por un lento descenso de los atentados reivindicados, aunque el nivel general siguió siendo muy alto. Esta vez la mayoría de ellos fueron reivindicados por ISWAP, con un total de 45. La mayoría de ellos fueron reivindicaciones procedentes de Nigeria (41), con otros cuatro atentados reivindicados desde la zona de Maroua, en Camerún. Como ya se ha señalado, la otra facción del Estado Islámico en la zona, ISGS, parece continuar con su estrategia de infradeclaración con sólo cuatro incidentes reivindicados, tres de ellos cerca de Inates y uno cerca de Tillabéri (Níger). Ni un solo ataque de ISGS fue reivindicado desde otros países este mes. JNIM, la filial de Al Qaeda en la región con un total de 34 reivindicaciones, fue el único grupo que realmente operó a nivel transnacional. Se reivindicaron atentados en Mali (20), Burkina Faso (11), Níger (2) y Togo (1).

En Mali, el grupo Wagner sigue siendo uno de los objetivos preferidos del JNIM, con un total de siete atentados contra las fuerzas combinadas de Wagner y el ejército maliense, y dos dirigidos directamente contra los mercenarios rusos. En casi todos estos ataques se informó de un número significativo de bajas. Se informó de un incidente en el que un convoy de la MINUSMA fue atacado cerca de Anéfif, en el centro de Malí, en la carretera entre Kidal y Gao; no se informó de víctimas.

En lo que probablemente fue el ataque más significativo en toda la región en noviembre, JNIM informó ampliamente sobre la batalla por la base del ejército maliense de Niafunké, en la provincia de Tombuctú. En este descarado ataque, del que informó ampliamente az-Zallaqa Media, la base entera fue tomada en algún momento completamente por la filial de Al Qaeda, lo que provocó docenas de bajas declaradas. El ataque en toda regla contra la base fue precedido por un atentado suicida con artefacto explosivo improvisado transportado en vehículo (SVBIED) perpetrado por un joven identificado como Dawud al-Ansari. Se difundieron múltiples conjuntos fotográficos, así como un vídeo profesional de toda la operación, filmado por un avión no tripulado.

Otra base militar fue capturada en Djibo, Burkina Faso, el 26 de noviembre. Az-Zallaqa Media reivindicó decenas de bajas en las filas del ejército burkinés en relación con este ataque. La base fue saqueada y, de nuevo, az-Zallaqa informó con entusiasmo sobre el ataque con una importante cantidad de material audiovisual.

Tabla 1: Ataques reivindicados (diciembre de 2022 – noviembre de 2023)

Tabla 2: Atentados reivindicados por grupo (diciembre 2022-noviembre 2023)

Tabla 3: Ataques reivindicados por país (diciembre 2022 – noviembre 2023)

Ataques por país

En noviembre de 2023 se registró el segundo mayor número de atentados reivindicados por filiales de ISIS y Al Qaeda en la región desde que comenzaron los informes, con un total de 83 atentados reivindicados en todo el Sahel. Debido al aumento de las reivindicaciones procedentes de ISWAP y al ligero descenso de la producción de az-Zallaqa Media, es razonable concluir que Nigeria (41 atentados) y Mali (20 atentados) fueron los países más afectados por los ataques yihadistas durante el mes pasado. Es destacable que el número de atentados reivindicados por ISWAP en noviembre casi duplica la media mensual de reivindicaciones del grupo desde el final de la campaña anual del Ramadán en abril.

Nigeria

El número de atentados en Nigeria ha alcanzado un máximo. Por primera vez la cantidad de atentados reivindicados ha superado los 40. Al igual que en meses anteriores, la mayoría de estos atentados tuvieron un impacto menor, causando daños estructurales o físicos mínimos al ejército nigeriano. Como era de esperar, parte del contenido de la propaganda indicaba que se está introduciendo una interpretación extremista de la ley islámica en las regiones que están bajo el control del ISWAP. También continúa la violencia sectaria dirigida contra las comunidades cristianas. Según los informes, en la provincia de Borno al menos 10 cristianos fueron asesinados por el ISWAP en el último mes. Otros hechos destacables fueron el asesinato de un supuesto «mago» y un intento de atentado contra el convoy del gobernador de Yobe, en Borno. El «mago» fue ejecutado y dos guardaespaldas del convoy del gobernador murieron supuestamente en el ataque.

Mali

El mes pasado, Mali fue sin duda el país más afectado por la insurgencia yihadista-terrorista en el Sahel. Lo más destacable fueron no sólo los continuos ataques contra el ejército maliense y el Grupo Wagner, sino sobre todo los ataques con éxito contra bases del ejército en todo Mali, como el ataque en Niafunké. Está claro que el JNIM sigue siendo el grupo terrorista que más se beneficia de la actual inestabilidad en Malí y en toda la región. Desde que Burkina Faso y Níger también pusieron fin a su cooperación con las operaciones militares y las estructuras de seguridad dirigidas por Occidente, como la operación francesa Berkhane, la MINUSMA de la ONU, el G5 Sahel y otras; los grupos yihadistas-terroristas siguen aprovechando la incapacidad de los regímenes locales para desestabilizar aún más el entorno de seguridad. Mientras tanto, se ha informado con frecuencia de que la minería y otras actividades económicas de grupos como Wagner y otras agencias rusas controladas por el Estado aumentan constantemente en la región. Esto no sólo está agotando los recursos naturales de los países afectados, sino que también está enriqueciendo a Rusia, proporcionándole recursos que muy probablemente se utilicen en la guerra contra Ucrania.

Burkina Faso

Burkina Faso fue testigo de un total de 11 atentados en todo el país, todos ellos reivindicados por la filial de Al Qaeda JNIM. Algunos de estos atentados fueron de gran impacto, especialmente el ataque contra la base militar de Djibo el 26 de noviembre. Los medios de comunicación de Az-Zallaqa reivindicaron la toma completa de la base, lo que provocó decenas de muertos y heridos en el ejército burkinés. Se saquearon vehículos, armas y municiones. Az-Zallaqa publicó un vídeo de 11:04 minutos del ataque.

Níger

En Níger, dos atentados de escaso impacto fueron reivindicados por el JNIM. El grupo con las operaciones de mayor impacto en el país en noviembre fue ISGS, y los cuatro atentados reivindicados por el Estado Islámico se originaron en la zona de Inates. El acontecimiento más importante del que se informó fue el asedio de una base militar en Inates por parte de esta filial del ISIS. El asedio se prolongó durante varios días. En el lapso de ocho días, se informó de tres ataques distintos contra la base.

Camerún

El ISWAP reivindicó cuatro pequeños atentados en la provincia de Maroua.

Togo

Según los informes, un ataque del JNIM se saldó con la muerte de tres soldados togoleses.

Ataques por afiliado

JNIM

34 atentados fueron reivindicados a través de az-Zallaqa Media en nombre de JNIM. Malí, Burkina Faso, Níger y Togo fueron objetivos de la rama saheliana de Al Qaeda. Como ya se ha dicho, los ataques e incursiones de JNIM se dirigieron principalmente contra el Ejército maliense y el Grupo Wagner, pero la filial de Al Qaeda también fue responsable de la toma de la base del Ejército burkinés en Djibo el 26 de noviembre.

Además, como el JNIM sigue presentándose como el protector del pueblo, en cuatro ocasiones se difundieron en sus canales de propaganda afirmaciones sobre crímenes de guerra supuestamente cometidos por el Ejército maliense, el Grupo Wagner o el Ejército burkinés.

ISWAP

La Provincia de África Occidental del Estado Islámico reivindicó la mayoría de todos los atentados denunciados, 45 atentados. De ellos, 41 se produjeron en Nigeria y 4 en Camerún. Cinco atentados en la zona de Borno iban dirigidos contra la población cristiana. La mayoría de los ataques iban dirigidos contra el ejército nigeriano o las milicias que lo apoyaban. Destaca un atentado en la provincia de Borno: el convoy del gobernador de Yobe fue atacado el 18 de noviembre. Dos guardaespaldas del gobernador murieron en el ataque.

ISGS

Sólo se han reivindicado cuatro ataques de ISGS en todo el mes de noviembre de 2023. Esto es de nuevo un indicio muy fuerte de que ISGS se niega deliberadamente a reivindicar la mayoría de sus operaciones. Los cuatro atentados reivindicados ocurrieron en Níger, tres de ellos en la zona de Inates, dirigidos contra el ejército nigerino. El último fue un ataque en Tillabéri contra un supuesto «espía» que trabajaba para la antigua operación militar francesa Berkhane.

Conclusión

Como en meses anteriores, la inestabilidad y el caos en toda la región se extienden como un reguero de pólvora. Por segundo mes consecutivo, los tres grupos terroristas que vigila el CEP reivindicaron más de 80 atentados en cuatro semanas. Esto significa que la media de atentados mensuales se ha duplicado desde que comenzó el seguimiento en diciembre de 2022. Dada la situación actual y el deterioro de la capacidad de las fuerzas gubernamentales para frenar la oleada de violencia terrorista en países clave de la región, como Burkina Faso, Mali, Nigeria y cada vez más también en Níger, es probable que la situación empeore a lo largo de los próximos meses. Esto no presagia nada bueno para 2024 y, dadas las líneas de tendencia actuales, no es descabellado suponer que en 2024 el número medio de atentados mensuales aumentará hasta superar los cien siniestros, incluso si continúa la sistemática infradeclaración de atentados por parte de ISGS.

 

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel