Guía introductoria a la nueva guerra civil de Sudán

Preguntas y respuestas sobre quién lucha y por qué

Sudan War monitor

¿Qué está ocurriendo?

Una guerra civil en Sudán ha devastado la capital del país, Jartum, y otras ciudades, ha provocado que millones de personas huyan de sus hogares y ha creado una profunda crisis económica. El conflicto de Sudán se considera ahora la causa del mayor desastre humanitario del mundo. El sistema sanitario se ha colapsado en amplias zonas del país, hay brotes de enfermedades entre los desplazados y existe un riesgo creciente de hambruna.

¿Quién combate?

Mohamed Hamdan Dagalo, líder de las Fuerzas de Apoyo Rápido

Las Fuerzas Armadas de Sudán (FAS), que incluyen el ejército, la marina y la fuerza aérea, están luchando contra las Fuerzas de Apoyo Rápido (FAR), una milicia regional creada por el gobierno para ayudar a reprimir una rebelión anterior en la región de Darfur, al oeste del país.

Además de estos dos principales beligerantes, existen otros grupos armados en el país que se originaron en guerras anteriores. Algunas de estas terceras partes han tomado partido en el conflicto entre las SAF y las RSF, mientras que otras son neutrales.

¿Cuándo comenzó el conflicto?

Las tensiones políticas entre las Fuerzas Armadas de Sudán y las Fuerzas de Apoyo Rápido comenzaron a aumentar en 2022. Los dos bandos también empezaron a reforzar sus tropas en la capital, lo que provocó una creciente desconfianza entre ambas partes. El 15 de abril de 2023, los combates estallaron repentinamente en Jartum y se extendieron rápidamente a otras zonas. Ambos bandos afirman que el otro disparó el primer tiro.

¿Por qué luchan?

Mohamed Hamdan Dagalo, líder de las Fuerzas de Apoyo Rápido

En pocas palabras, la guerra es una lucha por el poder. En particular, el líder de las FDR, Mohamed Hamdan Dagalo, ha mostrado interés en adquirir un puesto de liderazgo, como el de presidente, aunque afirma no desearlo. Sus tropas le aclaman como «presidente», «comandante en jefe» o «emir», pero carece de apoyo popular en la mayor parte del país.

En el bando de las FAS, los dirigentes también desean conservar el poder y no acceden a las exigencias de las FDR de abandonar el poder y detener a los dirigentes del antiguo régimen, algunos de los cuales huyeron de la cárcel cuando estalló el conflicto en abril.

Además, el conflicto tiene una importante dimensión étnica. Dagalo es étnicamente un árabe de Darfur y la mayoría de sus tropas son igualmente árabes de Darfur, mientras que los dirigentes de las FAS son en su mayoría árabes del Valle del Nilo, y las bases son diversas.

Algunos miembros de las FAS abrazan una ideología de supremacía racial que les enfrenta a las tribus no árabes de Darfur y presenta a los demás árabes sudaneses como árabes inferiores o no verdaderos árabes. Esta dinámica ha dado lugar a masacres perpetradas por las FRS y las milicias locales aliadas en Darfur contra la tribu masalit, haciéndose eco de los sucesos del genocidio de Darfur que tuvo lugar hace 20 años. Asimismo, las SAF han llevado a cabo detenciones masivas y ejecuciones extrajudiciales por motivos étnicos.

¿Quién está ganando la guerra?

Ambos bandos han afirmado estar ganando la guerra. En nuestra evaluación, las FAS han ganado militarmente. Sin embargo, no está claro si las RSF podrán lograr una victoria militar decisiva. Existe un alto riesgo de que el conflicto se prolongue durante años si no hay un alto el fuego y un acuerdo político de algún tipo.

Actualmente, las RSF controlan la mayor parte de Jartum y la mayor parte del oeste de Sudán, mientras que las SAF controlan la mayor parte del norte y el este. Como el ejército perdió el control de la mayor parte de la capital, Jartum, ha reubicado la mayoría de las instituciones gubernamentales en una nueva capital de facto, Port Sudán. Algunas instituciones fueron reubicadas en Wad Madani, que también se convirtió en un centro humanitario, pero la RSF capturó esa ciudad el 18 de diciembre, asestando un duro golpe a la moral y el prestigio del ejército.

¿Cuántas personas han muerto?

Más de 12.000 personas han muerto en el conflicto hasta el 1 de diciembre de 2023, según el Proyecto de Datos sobre Localización y Sucesos de Conflictos Armados (ACLED). Sin embargo, esa cifra es una estimación conservadora. No incluye las muertes de militares o civiles no declaradas, que podrían ser miles. Además, los datos del ACLED no incluyen el exceso de mortalidad causado indirectamente por el conflicto, como las muertes causadas por la malnutrición o los brotes de enfermedades que de otro modo no se habrían producido.

El verdadero número de víctimas se cifra en decenas de miles.

Además de estas víctimas mortales, miles de personas han resultado heridas y al menos 5.000 están detenidas como prisioneros de guerra o presos políticos.

¿Qué tipo de gobierno tiene Sudán?

El gobierno federal de Sudán está controlado por una junta militar, llamada «Consejo de Soberanía». El país no tiene oficialmente presidente, primer ministro ni parlamento. El Consejo de Soberanía está formado en su mayoría por oficiales militares y algunos antiguos líderes rebeldes que firmaron un acuerdo de paz con el gobierno en 2020.

¿Se trata de un conflicto religioso?

No. La mayoría de los soldados de ambos bandos del conflicto son musulmanes.

Sin embargo, la ideología del islam político, tal y como la practicaba el antiguo gobierno del Frente Islámico Nacional del derrocado dictador Omar al-Bashir, desempeña un papel en el impulso del conflicto, según algunos analistas. En particular, la ideología religioso-política del antiguo partido gobernante ha influido en muchos oficiales de las Fuerzas Armadas de Sudán.

Por su parte, las RSF afirman luchar para librar al país de los «restos» de este antiguo régimen islamista, aunque las propias RSF se crearon para defender al antiguo régimen.

El comandante de las RSF Mohamed Hamdan Dagalo con el ex dictador Omar al-Bashir, islamista político, que gobernó de 1989 a 2019

Esta guerra no debe confundirse con la anterior Segunda Guerra Civil sudanesa (1983-2005), que se libró principalmente en Sudán del Sur, y que en ocasiones se enmarcó como un conflicto religioso, debido a la importante población cristiana de Sudán del Sur.

¿Quiénes son los líderes de las partes enfrentadas?

El comandante de RSF Mohamed Hamdan Dagalo con el ex dictador Omar al-Bashir, islamista político, que gobernó de 1989 a 2019

Las Fuerzas de Apoyo Rápido están dirigidas por Mohamed Hamdan Dagalo (apodado «Hemedti») y su hermano y adjunto, Abdelrahim Dagalo.

Las Fuerzas Armadas de Sudán están dirigidas por Abdel Fattah al-Burhan, y otros comandantes que forman parte del Consejo de Soberanía. Para más detalles sobre estos líderes y los de otros grupos armados, consulte este artículo:

¿Ha sufrido Sudán conflictos anteriores?

Sudán tiene una historia compleja que implica una serie de conflictos diferentes, pero también periodos de relativa paz. Dependiendo de cómo se cuente, ésta es la quinta guerra civil de Sudán desde su independencia en 1956. Las guerras anteriores incluyen

  • Primera guerra civil sudanesa (Guerra de Anyanya): 1955-1972
  • Segunda Guerra Civil Sudanesa (Guerra del SPLM): 1983-2005
  • Guerra de Darfur: 2003-2020
  • Guerra SPLM-Norte: 2011-2020

Los historiadores y analistas han identificado algunas causas comunes e impulsores del conflicto en cada uno de estos conflictos, así como diferencias clave. Por ejemplo, en las dos primeras guerras civiles participaron elementos separatistas, pero en el conflicto actual no participa ningún separatista.

La guerra actual está más estrechamente relacionada con la anterior guerra de Darfur. Durante esa guerra, el régimen de Bashir armó a milicias étnicas árabes, llamadas coloquialmente «Janjaweed» (derivado de una palabra que significa «demonio»), que acabó institucionalizando como las RSF. Ahora, las propias RSF se han rebelado e, irónicamente, muchos de los antiguos rebeldes están ahora alineados con el ejército, aunque otros se han mantenido neutrales.

¿Qué hay de las protestas masivas de hace unos años en Sudán, qué relación tiene el conflicto con eso?

Sudán disfrutó de un periodo de relativa paz entre 2019 y 2023, tras la Revolución Sudanesa. Fue un levantamiento popular que comenzó en diciembre de 2018 y que condujo al derrocamiento del dictador Omar al-Bashir, que llevaba mucho tiempo en el poder. Millones de manifestantes prodemocráticos tomaron las calles, exigiendo derechos civiles y un futuro más pacífico.

Tras meses de protestas masivas, en abril de 2019 los militares derrocaron a al-Bashir y entregaron parcialmente el poder a un gobierno civil, encabezado por un primer ministro civil. Este gobierno dirigido por civiles tenía planes para celebrar elecciones y reformar el sector de la seguridad. Hicieron las paces con algunos grupos rebeldes de Darfur y el Nilo Azul, y juzgaron al ex dictador y a algunos de sus secuaces.

Sin embargo, los militares nunca abandonaron totalmente el poder, y en octubre de 2021 dieron un golpe de Estado contrarrevolucionario, derrocando al componente civil del gobierno. Después de eso, el ejército gobernó el país en asociación con su aliado paramilitar, la RSF, hasta que los dos servicios de seguridad se enfrentaron entre sí. Desgraciadamente, la rivalidad y las ambiciones de estos dos grupos han sumido al país en la guerra y han hecho añicos las esperanzas de los manifestantes prodemocráticos.

¿Tiene esta guerra algo que ver con Sudán del Sur?

En realidad, no. Sudán del Sur logró su independencia de Sudán en 2011 y libró su propia guerra civil interna de 2013 a 2018. El país aún mantiene estrechos lazos económicos y sociales con Sudán, por lo que se ve afectado por la guerra sudanesa, pero no está directamente implicado.

¿Ha intervenido algún gobierno extranjero en el conflicto?

Se trata principalmente de una guerra civil interna, y no hay potencias exteriores que hayan enviado tropas a Sudán o intervenido activamente de forma importante. Sin embargo, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) supuestamente han enviado armas a la RSF y han proporcionado apoyo político.

Al parecer, Chad facilitó las transferencias de armas de los EAU a través de su territorio. Las RSF también tienen vínculos comerciales con varias entidades rusas, entre ellas el grupo mercenario Wagner y una empresa que suministra aviones no tripulados.

Sin embargo, no hay pruebas de actividad militar directa de Wagner en Sudán.

Por su parte, las Fuerzas Armadas de Sudán recibieron ayuda limitada de Egipto y de Ucrania. Las FAS también han establecido relaciones con China, Irán y Rusia, de los que adquieren armas y material. Sin embargo, estas relaciones son meramente transaccionales. Desde el punto de vista diplomático, ambas partes están bastante aisladas, sobre todo las FAS.

¿Qué se está haciendo para detener esta guerra?

Durante los primeros meses de la guerra, Estados Unidos y Arabia Saudí negociaron conjuntamente varios acuerdos de alto el fuego, pero ambas partes los violaron flagrantemente. Tras una pausa de varios meses, las negociaciones entre las partes beligerantes se reanudaron en octubre, dando como resultado un acuerdo sobre el acceso de la ayuda humanitaria y algunas medidas de fomento de la confianza. Sin embargo, las dos partes volvieron a incumplir este acuerdo.

Frustrados por la falta de avances en las conversaciones, Estados Unidos y la Unión Europea han impuesto sanciones financieras a los líderes de ambos bandos, a los que acusan de alimentar el conflicto. Pero estas medidas no han tenido ningún impacto notable.

El bloque de África Oriental IGAD y la Unión Africana se han unido a Estados Unidos y Arabia Saudí como mediadores conjuntos de las conversaciones. También celebraron su propia cumbre de líderes de África Oriental, que intentó presionar a las dos partes para que acordaran un alto el fuego.

A nivel interno, grupos civiles sudaneses han lanzado una coalición para intentar poner fin a la guerra y crear una alternativa civil al gobierno militar. Conocida como Taqaddum, esta coalición está encabezada por el ex primer ministro Abdalla Hamdok. Los actores internacionales, entre ellos la IGAD, EE.UU. y la UE, han descrito esta coalición como un posible gobierno en espera o, al menos, como un paso hacia la creación de un gobierno civil transitorio de posguerra.

Los grupos sudaneses e internacionales también han lanzado numerosos esfuerzos humanitarios y campañas de defensa para responder a la crisis y mitigar sus efectos. Las Naciones Unidas y las agencias de ayuda establecidas han alimentado a millones de personas y proporcionado asistencia sanitaria. Pero carecen de fondos suficientes para abordar la crisis de forma integral. Los grupos humanitarios sudaneses de base, conocidos como Salas de Emergencia, también han intervenido para cubrir las necesidades, a menudo trabajando en zonas inaccesibles para la ONU.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel