Malí: comprendiendo la importancia de la recuperación de Kidal

El ejército maliense capturó la ciudad de Kidal (norte) a los rebeldes separatistas tuaregs. Damos los datos para comprender el significado de esta victoria para la junta.

Combatientes de la Coordinación de Movimientos de Azawad (CMA) patrullan por la ciudad- Copyright © africanews – SOULEYMANE AG ANARA/AFP

Por Rédaction Africanews
para AFP
Traducción: Instituto IDHUS

Kidal ocupa un lugar especial en la geografía y la conciencia sahelianas. Antiguo puesto militar francés de principios del siglo XX, este mosaico en ángulo recto de calles y edificios planos enclavado en el polvo del desierto es una escala crucial entre Malí y Argelia, a más de 1.500 km y 24 horas por carretera de la capital, Bamako, y a cientos de km de otras grandes ciudades del norte, Gao y Tombuctú.

Kidal, donde viven decenas de miles de personas, y su región son el centro histórico de las sucesivas insurrecciones independentistas que ha vivido Malí desde su independencia de Francia en 1960. El jefe de la actual junta, el coronel Assimi Goïta, sirvió en Kidal en el pasado.

Kidal, ¿Qué está en juego?

Desde 2013, Kidal está bajo el control de la Coordinación de Movimientos del Azawad (CMA), una alianza de grupos armados predominantemente tuaregs. Esta insubordinación supuso una cuña en la soberanía del Estado sobre todo el territorio, más aún para los coroneles que tomaron el poder por la fuerza en 2020 en Bamako. Han hecho de esta soberanía su mantra.

La región de Kidal fue una de las primeras en caer en manos de los rebeldes, algunos separatistas, otros salafistas, cuando estalló la insurrección en 2012, cuyas secuelas sumieron a Malí en la agitación que hoy conoce de nuevo. Luego pasó a estar bajo el control exclusivo de los salafistas, y fue tomada por los separatistas en 2013 a raíz de la intervención francesa.

Antes del martes, el ejército y el Estado malienses apenas habían recuperado el control de Kidal desde mayo de 2014. Las fuerzas malienses fueron entonces expulsadas cuando una visita del entonces primer ministro, Moussa Mara, dio lugar a enfrentamientos con los rebeldes tuaregs, que causaron grandes bajas en las filas del ejército.

Desde entonces, un gobernador ha ejercido una presencia simbólica. En junio, los rebeldes impidieron la celebración del referéndum constitucional en la región.
Kidal fue también un absceso para arreglar las tensiones entre Bamako y París. Para algunos, como el primer ministro Choguel Kokalla Maïga, Francia creó allí un enclave desde el que el terrorismo se extendió al resto del país al permitir que solo los separatistas lo recuperaran en 2013 e impedir que el ejército maliense entrara en él. París refuta estas afirmaciones.

¿Cómo cayó Kidal?

En mayo de 2014, pocos días después de la llegada de Moussa Mara, los rebeldes acordaron un alto el fuego. En 2015, firmaron un acuerdo de paz con el Gobierno, renunciando a sus proyectos independentistas a cambio de una mayor inclusión en la sociedad maliense, incluso en un supuesto ejército reconstituido, y más autonomía.

Para muchos malienses, este acuerdo ratificaba una partición de Malí, y recuperar Kidal era un remedio.
El acuerdo ya estaba en mal estado antes de la llegada de los coroneles. Las tensiones siguieron aumentando después. La rebelión reanudó las hostilidades en agosto.
La retirada de la misión de la ONU por orden de la junta desencadenó una carrera entre los actores armados del norte (ejército, separatistas, yihadistas) por el control del territorio y de los campamentos de los que salían los cascos azules.

En la reconfiguración de la seguridad en curso, Kidal se perfilaba como la última presa.

Cuando la MINUSMA abandonó su campamento de Kidal el 31 de octubre, los rebeldes se apresuraron a tomar posesión, para consternación de la junta. Pero el ejército ya tenía una columna preparada desde hacía semanas para avanzar hacia la ciudad.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel