Artículo

Los problemas se multiplican en el Chad

El estado de emergencia, los ataques de los militantes de Boko Haram y las incursiones rebeldes están generando nuevos problemas humanitarios y de seguridad en Chad, una nación centroafricana sin salida al mar que comparte fronteras con algunos de los países más inestables de la región.

Frank Dejongh/UNICEF –
Pesan y miden a un bebé en el centro de salud de Bolingo, en el centro de Chad.

Por Philip Kleinfeld
Corresponsal y Redactor, África, The New Humanitarian

El estado de emergencia, que afecta a tres provincias, es consecuencia del aumento de los enfrentamientos entre comunidades en Ouaddai y Sila, en el este de Chad, y de los combates entre grupos de autodefensa, fuerzas rebeldes y el ejército nacional en torno a las minas de oro del norte.

El presidente de Chad, Idriss Déby, anunció el despliegue de 5.000 soldados en las provincias afectadas y les otorgó el poder de matar a quienes considerara alborotadores, un plan que, según los grupos de defensa de los derechos humanos, equivale a un «llamamiento a la masacre de civiles».
«Si persisten los enfrentamientos entre árabes y ouaddaianos (locales)… se fusila a 10 de cada bando para salvar a la mayoría», declaró Déby.

Una nueva oleada de ataques de militantes de Boko Haram en el oeste de Chad ha desplazado a unas 40.000 personas desde enero, mientras que grupos rebeldes opuestos al régimen de Déby amenazan su frontera septentrional con Libia.

En febrero, aviones de guerra franceses intervinieron a petición de Déby para impedir que un convoy de rebeldes -dirigido por el sobrino descontento del presidente, Timan Erdimi- avanzara desde los desiertos del sur de Libia hacia la capital chadiana, Yamena.

Las agencias de ayuda dicen que están lidiando con personas que huyen del conflicto, así como con un brote de sarampión y cólera, mientras que las lluvias erráticas han aumentado la inseguridad alimentaria, contribuyendo a un aumento del 23% en la desnutrición severa entre los niños menores de cinco años en el primer semestre de este año, en comparación con el mismo período de 2018.

La ONU dijo que la situación humanitaria en el país se ha «deteriorado significativamente» en los últimos meses, y unos cuatro millones de personas necesitarán asistencia este año. Sin embargo, solo se ha recibido el 43% de la financiación humanitaria necesaria, lo que significa que el déficit de financiación podría impedir que las personas reciban ayuda.

Déby ha ganado cinco elecciones desde que llegó al poder en un golpe de Estado en 1990. Goza de un importante apoyo diplomático de Occidente por su papel en la lucha contra Boko Haram y otros grupos extremistas en el norte de Malí.

Pero su pobre historial en materia de derechos humanos y una grave crisis económica debida a la caída de los precios del petróleo han inspirado protestas y huelgas en los últimos años, mientras crecen las amenazas internas entre miembros de su propia familia y allegados.

«Déby siente que está perdiendo el control… que él y sus fuerzas de seguridad están desbordados por los problemas», declaró Richard Moncrieff, director de proyectos para África central del International Crisis Group.

He aquí una visión general de las necesidades y los retos humanitarios a medida que se multiplican las amenazas a la seguridad y crece la disidencia política.

¿Por qué se declaró el estado de emergencia?

El ejército de Chad está considerado como uno de los más fuertes de África Occidental, pero Déby se esfuerza por contener la inseguridad creciente. La declaración del estado de emergencia envía una señal «a los actores internacionales, para mostrar que Chad se enfrenta a amenazas y necesita apoyo», declaró Jérôme Tubiana, analista de Chad-Sudán para Small Arms Survey, con sede en Ginebra.

El estado de emergencia afecta a las provincias orientales de Sila y Ouaddaï, donde las escaramuzas entre comunidades de pastores y agricultores -que suelen desencadenarse cuando los pastores trasladan el ganado a las tierras de un agricultor- han dejado más de 100 muertos desde enero y han desplazado a más de 5.000 personas en agosto.

También está cubierta la provincia septentrional de Tibesti, que ha visto una afluencia de mineros, soldados chadianos y rebeldes desde el descubrimiento de yacimientos de oro en 2012. Los enfrentamientos entre grupos rivales son habituales.

Más de 3.000 migrantes de Chad y otros países han huido de la vasta zona desértica en las últimas semanas tras las operaciones militares de cierre de las minas, según Anne Schaefer, jefa de misión de la OIM, la agencia de la ONU para las migraciones, en Chad. Muchos necesitan asistencia médica y ayuda para volver a casa.

«La OIM está proporcionando asistencia para el retorno voluntario a una escala muy limitada debido a la ausencia de financiación específica», dijo Schaefer.
Las tensiones en torno a las minas han sido especialmente elevadas en la ciudad de Miski, donde la población local de Teda considera que Yamena ha negado a la comunidad su parte de las riquezas. Los residentes han formado un grupo de autodefensa que se ha enfrentado a las tropas chadianas y ahora parece una «proto-rebelión», según Tubiana.

El gobierno ha respondido imponiendo un bloqueo de meses a Miski, que según los trabajadores humanitarios ha afectado a los medios de subsistencia en una zona que ya se enfrentaba a niveles de inseguridad alimentaria de «crisis», los más altos de Chad, según el observatorio de hambrunas FEWS NET, financiado por Estados Unidos.

¿Qué está ocurriendo en la cuenca del lago Chad?

Boko Haram y una poderosa facción disidente, el Estado Islámico de la Provincia de África Occidental (ISWAP, por sus siglas en inglés), han reaparecido peligrosamente en los últimos meses en la región del lago Chad, que comparten cuatro países, incluido Chad.
Nigeria ha sido el país más afectado, pero una serie de atentados también ha sacudido la provincia occidental chadiana de Lac, desplazando a unas 40.000 personas desde enero, según la ONU.

Al menos 20 soldados chadianos murieron en una incursión transfronteriza en marzo -la más mortífera de este tipo dentro del país-, mientras que los militantes secuestraron a más de 50 personas en un solo día en mayo y mataron a 13 civiles en otro.

El resurgimiento del grupo demuestra que los esfuerzos militares, liderados por la Fuerza Multinacional Conjunta -que reúne tropas de cuatro países en la región del lago Chad- «han sido insuficientes», afirmó Remadji Hoinathy, investigador principal del Instituto de Estudios de Seguridad (ISS), un think tank centrado en África.

«Es necesario un enfoque holístico del problema… abordar los agravios de la comunidad, los problemas de gobernanza… ofrecer a la gente posibilidades de resiliencia», afirmó Hoinathy.

La ayuda a las zonas afectadas ha sido escasa, y las agencias de ayuda sólo han recibido el 15% de lo que solicitaron para la provincia de Lac, según Belinda Holdsworth, jefa de la oficina de la OCHA, la agencia de coordinación de ayuda de emergencia de la ONU, en Chad. Los nuevos desplazados carecen de refugios, agua potable y saneamiento básico, explicó.

«Incluso cuando podemos acceder a las personas que necesitan nuestra ayuda, estamos muy limitados en lo que podemos entregar», dijo Holdsworth.

¿Quiénes son los rebeldes del sur de Libia?

Los grupos rebeldes chadianos han aprovechado el caos en la vecina Libia para implantarse en su desértico sur.
En febrero, un grupo, la Unión de Fuerzas de la Resistencia (UFR), se adentró en territorio chadiano antes de que los aviones de guerra franceses estacionados en su antigua colonia los repelieran a petición de Déby.

Los ataques aéreos destruyeron 20 camionetas de la UFR, y muchos de los rebeldes fueron posteriormente detenidos y condenados a fuertes penas de prisión. Esto ha «debilitado la amenaza [de la UFR] durante un tiempo, pero no la ha eliminado definitivamente», afirmó Hoinathy.
«Siempre hay posibilidades de que este grupo, u otros, se reconstituyan y presenten una amenaza al poder», dijo el investigador, citando la continua inseguridad en Libia, y la falta de control de Déby sobre el norte de Chad
A finales de 2018, las fuerzas gubernamentales también se enfrentaron con el Consejo de Mando Militar para la Salvación de la República, un grupo rebelde relativamente nuevo que también tiene su base en Libia y busca derrocar al régimen de Déby.

Los grupos rebeldes han estado dos veces a punto de derrocar a Déby, habiendo alcanzado Yamena en 2006 y 2008 antes de ser rechazados.

¿Cuáles son las otras necesidades humanitarias?

Una epidemia de sarampión que comenzó a mediados de 2018 ha continuado a lo largo del año, con más de 23.000 casos, mientras que también se han registrado 51 casos de cólera desde julio.

Las lluvias erráticas han impactado en los cultivos de algunos agricultores, dijo Holdsworth, y agregó que el estado de emergencia -y los subsiguientes cierres fronterizos- podrían afectar el comercio y los medios de subsistencia, así como las operaciones de las ONG. «Estamos respondiendo a múltiples crisis, cuya gravedad va en aumento», afirmó.

Con sólo el 35% de los fondos solicitados por la comunidad humanitaria recibidos hasta agosto, Holdsworth dijo que los grupos de ayuda pronto tendrán dificultades para hacerse una idea exacta de cuáles son las necesidades, y mucho menos para responder a ellas.
En unas semanas, la Matriz de Seguimiento de Desplazamientos (MDT) de la OIM, que supervisa los movimientos de las poblaciones desplazadas internamente, se quedará sin fondos. Perder esta herramienta tendría un «impacto inmediato en nuestra capacidad de dar respuesta a las personas que se han desplazado», dijo Holdsworth.