Los jefes militares del Sahel forman una confederación y cimentan su salida del bloque de África Occidental

Los regímenes militares de Níger, Malí y Burkina Faso marcaron el sábado su divorcio del resto de África Occidental al firmar un tratado que establece una confederación entre ellos.

VOA

En la primera cumbre de los tres países, que se retiraron este año de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO), también se hizo un llamamiento a una mayor cooperación en un amplio abanico de sectores.

«Nuestro pueblo ha dado irrevocablemente la espalda a la CEDEAO», declaró el general en el poder de Níger, Abdourahamane Tiani, a sus colegas del Sahel en la inauguración de la reunión en la capital nigerina, Niamey.

Los tres líderes, que tomaron el poder mediante golpes de Estado en los últimos años, «decidieron dar un paso más hacia una mayor integración» y «adoptaron un tratado por el que se establece una confederación», afirmaron en un comunicado emitido al término de la cumbre.

La Confederación de Estados del Sahel, que utilizará el acrónimo AES y estará presidida por Mali en su primer año, cuenta con unos 72 millones de habitantes.

Alejamiento de Francia

Sus salidas de la CEDEAO se vieron alimentadas en parte por las acusaciones de que París manipulaba el bloque y no prestaba suficiente apoyo a los esfuerzos antiyihadistas.

«La AES es la única agrupación subregional eficaz en la lucha contra el terrorismo», declaró Tiani el sábado, calificando a la CEDEAO de «llamativa por su falta de implicación en esta lucha».

La salida se produjo cuando el trío se alejó del antiguo gobernante colonial, Francia, y Tiani pidió que el nuevo bloque se convirtiera en una «comunidad alejada del dominio de potencias extranjeras».

Los tres han expulsado a las tropas francesas antiyihadistas y se han vuelto en su lugar hacia lo que denominan sus «socios sinceros»: Rusia, Turquía e Irán.

A principios de marzo, las AES anunciaron esfuerzos conjuntos antiyihadistas, aunque no especificaron detalles.

Los insurgentes vinculados a Al Qaeda y al grupo Estado Islámico llevan años perpetrando atentados en la vasta región de las tres fronteras entre Níger, Malí y Burkina Faso, a pesar del despliegue masivo de fuerzas antiyihadistas.

La CEDEAO celebrará el domingo una cumbre de sus jefes de Estado en la capital nigerina, Abuja, en cuyo orden del día figurará la cuestión de las relaciones con el EEA.

Las relaciones entre la CEDEAO se deterioraron tras el golpe de Estado de julio de 2023 que llevó a Tiani al poder. El bloque impuso sanciones e incluso amenazó con intervenir militarmente para restaurar al presidente derrocado, Mohamed Bazoum.

Las sanciones se levantaron en febrero, pero las relaciones entre ambas partes siguen siendo frías.

Frente unido

Tras varios encuentros bilaterales, ésta es la primera reunión de los tres hombres fuertes del Sahel desde que llegaron al poder mediante golpes de Estado entre 2020 y 2023.

El nigerino Tiani recibió primero a su homólogo burkinés Ibrahim Traore en la capital el viernes, seguido por el coronel maliense Assimi Goita, que llegó el sábado.

«El objetivo es demostrar que se trata de un proyecto serio con tres jefes de Estado comprometidos que muestran su solidaridad», declaró Gilles Yabi, fundador del grupo de reflexión sobre África Occidental Wathi.

El trío ha hecho de la soberanía un principio rector de su gobierno y pretende crear una moneda común.

Cumbre de la CEDEAO

La cumbre del domingo se produce cuando varios presidentes de África Occidental han pedido en las últimas semanas una solución para reanudar el diálogo entre los dos bandos.

En particular, el nuevo presidente de Senegal, Bassirou Diomaye Faye, afirmó a finales de mayo que la reconciliación entre la CEDEAO y los tres países del Sahel era posible.

En junio, su recién reelegido homólogo mauritano, el presidente Mohamed Ould Cheikh El Ghazouani, hizo un llamamiento a los países de África Occidental para que se unieran de nuevo contra la expansión del yihadismo.

Pero las sucesivas cumbres celebradas el mismo fin de semana hacen temer un endurecimiento de las posiciones entre la AES y la CEDEAO.

Más allá de la cooperación militar, los dirigentes hablaron también el sábado de «mutualizar» su enfoque en sectores estratégicos como la agricultura, el agua, la energía y los transportes.

También pidieron que se diera más importancia a las lenguas indígenas en los medios de comunicación locales.

La cuestión de la creación de una moneda común que sustituya al franco CFA no se mencionó en el comunicado final.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel