La negativa de Assimi Goïta a volver al G5 Sahel

Dadas las muy buenas relaciones entre Mauritania y Malí, sus homólogos de Burkina Faso, Níger y Chad pidieron al Presidente mauritano, Mohamed Ould Ghazouani, que convenciera a su homólogo maliense, Assimi Goïta, de que reconsiderara su decisión de retirar a su país del G5 Sahel. De momento,los buenos oficios de Ghazaouni han quedado en nada.

Francis Sahel
MondAfrique

En su larga carrera militar, Ould Ghazouani, que fue jefe del Estado Mayor del ejército y ministro de Defensa, ha tenido que dirigir con éxito batallas delicadas. Pero la que tiene que dirigir hoy como jefe del Estado, por mandato de sus otros pares del G5 Sahel, promete ser una de las más complicadas: doblegar al coronel Assimi Goïta sobre la retirada de Malí de la organización conjunta, creada en 2014, a partir de mayo de 2022.

La sombra de París

De acuerdo con la tradición de rotación establecida desde la creación del G5 Sahel, la presidencia en 2023 recayó en Mohamed Bazoum, de Níger. Pero para dar garantías a Bamako y tener la posibilidad de convencer a los coroneles en el poder en Malí, la presidencia de turno se ha confiado al mauritano Mohamed Ould Ghazouani, cuyas relaciones con los militares malienses son notoriamente mejores que las que mantiene con Bazoum. Ghazouani es «Goita-compatible», lo que no es el caso de Bazoum, cuyas apariciones en los medios de comunicación sobre la crisis de seguridad maliense han irritado a las más altas esferas del poder militar de transición. Sobre el papel, el presidente mauritano cuenta con muchas bazas para convencer a los coroneles malienses de que regresen a la familia del G5 Sahel. De hecho, en Bamako se sigue agradeciendo a Mauritania que no haya seguido a la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) en su deseo de castigar a Malí imponiéndole un embargo total entre enero y julio de 2022. Además de negarse a asociarse a la decisión de cerrar las fronteras terrestres y aéreas con Mali, Mauritania se había mostrado dispuesta a convertirse en una alternativa a la imposibilidad de que Mali continuara sus exportaciones e importaciones a través de los puertos habituales de Abiyán y Dakar. Nuakchot tampoco se ha asociado al aislamiento diplomático de Malí, ni siquiera en plena crisis entre Bamako y la CEDEAO, con la que Mauritania, aunque no es miembro de pleno derecho, mantiene relaciones privilegiadas. Por último, el presidente mauritano cuenta con otra ventaja para ganarse el oído atento de sus jóvenes hermanos de armas malienses: Mauritania se considera «menos servil» que Níger y Chad ante Francia, cuya mano invisible se esconde, según Bamako, tras la negativa a celebrar la cumbre del G5 en la capital maliense en febrero de 2022 y, por tanto, a privar a Goïta de la presidencia de la organización.

Las condiciones previas de Bamako

Aunque parecen muy interesados en mantener sus buenas relaciones con Mauritania, los coroneles en el poder en Bamako no han cedido ni un ápice en su decisión de retirar a su país del G5 Sahel. Para ellos, la única forma de que la organización común recupere su credibilidad y demuestre su independencia frente a «fuerzas ajenas a la región» es nombrar presidente a Assimi Goïta. Actualmente hay pocas posibilidades de cumplir este requisito antes de que finalice el mandato del presidente Ghazouani, en febrero de 2024. Confiados al cien por cien en su asociación con Rusia y Wagner, los militares malienses están convencidos de que es sobre todo el G5 el que necesita su regreso. Teniendo en cuenta las consecuencias de la retirada de Malí, su intransigencia tiene sentido. La retirada de Malí provocará una división territorial entre los Estados del G5, aislando a Mauritania de Burkina Faso, Níger y Chad. La salida de Bamako significa también la desaparición de la «fuseau occidental» de la fuerza conjunta, en manos de los ejércitos maliense y mauritano. Sobre todo, la retirada anula el derecho de persecución territorial de 50 kilómetros sin acuerdo previo que los cinco países se han concedido mutuamente. ¿Cómo combatir eficazmente la amenaza terrorista en la zona trifronteriza si los ejércitos de Níger, Burkina Faso y Malí no pueden perseguir a los grupos yihadistas a ambos lados de la frontera común?

La participación de Malí en la lucha subregional contra el terrorismo también es importante para impedir que los grupos terroristas cumplan su programa de exportar su amenaza desde el Sahel hasta el Golfo de Guinea. Desde territorio maliense, estos grupos amenazan no sólo a Costa de Marfil, que ya ha sido atacada en varias ocasiones, sino también a Guinea-Conakry, que sigue en el punto de mira de los grupos terroristas por sus inmensos recursos minerales y naturales.

La opción de la ampliación

Si no se consigue convencer a Mali para que vuelva a formar parte de la familia del G5 Sahel, algunos círculos diplomáticos y de seguridad de la región creen que habría que ampliar el grupo y acercarlo a la Iniciativa de Accra, que reúne a los países del Golfo de Guinea (Burkina Faso, Benín, Costa de Marfil, Ghana y Togo) y se creó en 2017. Senegal, por ejemplo, ya había expresado en varias ocasiones su deseo de unirse al G5 Sahel. En febrero de 2021, el presidente senegalés Macky Sall participó en la VII Cumbre ordinaria del G5 Sahel en Yamena, donde anunció una contribución voluntaria de un millón y medio de euros a la Secretaría Ejecutiva del G5, así como la voluntad de su país de aportar tropas a la zona occidental de la fuerza conjunta. Desde la retirada definitiva de su ejército de Mali en agosto de 2022, Francia también ha emprendido un proceso de rearticulación de su presencia en el Sahel, que incluye la ampliación de su compromiso antiterrorista a los países del Golfo de Guinea (Benín, Costa de Marfil y Togo). Por ello, París vería con buenos ojos una fusión entre el G5 Sahel y la Iniciativa de Accra, tras la retirada de Malí del G5. Al final, esta opción debería satisfacer tanto a Malí como a Francia. Malí y Níger, aunque no son miembros de la Iniciativa de Accra, han sido admitidos como Estados observadores. ¿El probable e incierto retorno de Malí o su ampliación?

El G5 Sahel se encuentra en un estado de limbo en un momento en que la amenaza terrorista nunca ha sido mayor. La situación sigue deteriorándose en la zona trifronteriza, especialmente en Burkina Faso y en la frontera entre Níger y Malí. Los esfuerzos por construir una respuesta transnacional a la amenaza a la seguridad han sufrido un serio revés con la retirada de Mali del G5 Sahel. A la cabeza de un país puesto como ejemplo por los resultados de su lucha contra el terrorismo, el presidente Ghazouani tiene hasta febrero de 2024 para convencer a los coroneles en el poder en Bamako de que vuelvan al G5 y reanuden juntos la marcha hacia una respuesta concertada, mutualizada y transnacional a la amenaza terrorista en el Sahel.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel