La mayor crisis de desplazados del mundo: El deterioro de la situación humanitaria en Sudán

Aunque uno de cada ocho desplazados internos del mundo se encuentra en Sudán, el conflicto armado sigue obligando a huir a millones de sudaneses más, lo que agrava la crisis humanitaria y exacerba la inseguridad alimentaria.

Por Mohamed El Tayeb

El número de desplazados internos en Sudán como consecuencia de la reciente guerra que estalló a mediados de abril de 2023 ha superado los 6 millones de personas, según la última actualización publicada por la Organización Internacional para las Migraciones el pasado mes de enero. Esta cifra se suma a los más de 3 millones de desplazados registrados anteriormente como consecuencia de los conflictos y guerras en Darfur, Nilo Azul y Kordofán del Sur. El estado de Gedaref acoge a unos 400.000 desplazados, distribuidos entre más de 30 centros de acogida en el estado.

Los informes de Naciones Unidas indican que unos 25 millones de personas en Sudán necesitan ayuda humanitaria urgente, entre ellos unos 14 millones de niños. La inseguridad alimentaria es generalizada, y el 37% de la población, unos 17,7 millones de personas, padece hambre aguda.

Los campos de desplazados por el conflicto se concentraron en los estados adyacentes a las zonas en las que se produjeron operaciones militares, como Jartum, los estados de Darfur y Al-Jazeera, en el centro de Sudán, así como los estados de Gedaref, River Nile y Kassala. Millones de familias abandonaron sus hogares en busca de un lugar seguro, pero tuvieron que hacer frente a importantes carencias: alojamiento inadecuado, tratamiento médico y disponibilidad de alimentos y agua, debido a los daños causados por la guerra y sus complicaciones en los sectores agrícola, económico y de servicios del estado.

Asmaa, de 30 años, fue desplazada dos veces: primero de Jartum, tras el estallido de los combates, y luego de Wad Damani, el pasado diciembre, después de que las Fuerzas de Apoyo Rápido tomaran allí el control. Cuenta a «Sada» su sufrimiento y el de sus seis hijos durante el largo viaje de desplazamiento desde la capital hasta las afueras del este de Sudán, en el estado de Gedaref, pasando por el estado de Gezira. Describe el deterioro de la situación tras llegar a Gedaref: «No encontramos ninguna organización que nos acogiera ni tratamiento para mis hijos, que enferman con frecuencia». Se queja de los altos precios y de la pobreza debida a la pérdida de sus fuentes de sustento como consecuencia de la guerra. Sobre todo, un estado de miedo y terror domina a sus hijos debido a los horrores que han vivido.

La historia de Asmaa difiere poco de la de Somaya Haroun, de 45 años, que huyó de Jartum en la primera oleada de desplazamientos. Somaya contó a Sada: «Éramos unas quince personas escondidas bajo las camas debido a la intensidad del fuego, y decidimos salir rápidamente y huimos de Jartum sólo con nuestra ropa a Wad Madani. Vivimos unos dos meses bajo los árboles y construimos un tejado con restos de madera para protegernos de la lluvia y el frío, hasta que una organización nos proporcionó un aula de la escuela para vivir.» Pero el estado de Gezira no acogió a Somaya y su familia durante mucho tiempo, ya que las fuerzas militares los asaltaron a finales de diciembre después de que las Fuerzas de Apoyo Rápido irrumpieran en la ciudad, lo que provocó la dispersión de su familia y su segundo éxodo a la ciudad de Gedaref, en el este de Sudán.

Musaab Saleh, activista humanitario, afirma: «El gran número de desplazados en el estado de Gedaref ha superado la capacidad de servicio de la ciudad». Subrayó que son muchos los retos y dificultades a los que se enfrentan los desplazados, sobre todo problemas relacionados con la salud, el alojamiento, la seguridad alimentaria y la seguridad. Añadió que las repercusiones de la guerra afectan directamente a los sudaneses, y que sus efectos se manifiestan en la escasez de tratamientos y suministros alimentarios y en la elevada tasa de desempleo debida al cese de la vida, las fábricas y los servicios.

Las estadísticas recientes subrayan la urgente necesidad de intensificar los esfuerzos humanitarios y la atención mundial para hacer frente a lo que se ha convertido ya en la mayor crisis de desplazados del mundo. «Uno de cada ocho desplazados internos del mundo se encuentra en Sudán», declaró la Directora General de la OIM, Amy Pope. «Sus necesidades son enormes», afirma Pope. «La grave escasez de alimentos, refugio, atención sanitaria y saneamiento se combinan para exponerlos a un mayor riesgo de enfermedad, desnutrición y violencia». Sin embargo, la respuesta humanitaria hasta la fecha es insuficiente para satisfacer las terribles necesidades.»

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel