Con el cierre de la embajada francesa en Níger, África Occidental traza un nuevo rumbo

En los últimos años, numerosos Estados de África Occidental han dado pasos hacia una mayor soberanía económica y de seguridad, a menudo en oposición a los designios occidentales (concretamente franceses) sobre la región.

Embajada de Francia en Níger. Las relaciones entre ambos países están rotas desde que el golpe de Estado de julio derrocara al presidente Mohamed Bazoum. Foto cortesía de France24.

Owen Schalk, Canadian Dimension

Las reformas antiimperialistas han tenido lugar bajo gobiernos militares no elegidos que, insólitamente para muchos occidentales, gozan de mucho más apoyo público que los gobiernos ostensiblemente democráticos a los que derrocaron. Esto se debe a que los gobiernos precedentes, a menudo respaldados por Occidente, sólo eran democráticos en la retórica; la mayoría de la población de Malí, Burkina Faso y Níger consideraba que estos Estados «democráticos» eran en realidad antidemocráticos, corruptos e ineficaces contra la amenaza de la insurgencia yihadista.

Como hemos documentado anteriormente, en los últimos años se han producido una serie de golpes militares con éxito en África Occidental: en Malí, Guinea, Burkina Faso, Níger y Gabón. Los golpes se han producido en un contexto de deterioro de la seguridad, que la política occidental de apoyo a las fuerzas yihadistas en Libia contribuyó a exacerbar.

Las operaciones militares dirigidas por Occidente, como la Operación Barkhane de Francia (2014-2022), la Fuerza de Tarea Takuba de la Unión Europea (2020-2022) y la MINUSMA de la ONU en Mali (2013-2023) hicieron poco para aliviar las amenazas a la seguridad. En consecuencia, los ejércitos de varios países de África Occidental se desilusionaron con Estados Unidos y Europa como socios en materia de seguridad.

En agosto de 2020, un golpe militar liderado por el coronel Assimi Goïta se hizo con el poder en Mali. La junta ha afirmado su soberanía de numerosas formas, entre ellas abandonando la organización del G5 Sahel, financiada por Europa, y expulsando a las fuerzas francesas.

En Burkina Faso, un golpe de Estado en septiembre de 2022 llevó al poder al capitán Ibrahim Traoré, de 35 años, derrocando a la anterior junta militar de Paul-Henri Damiba, que había destituido al ineficaz gobierno civil del banquero Roch Marc Christian Kaboré en enero de 2022. Además de rechazar la ayuda militar occidental, Traoré nombró primer ministro a Apollinaire Joachim Kyélem de Tambèla, un marxista y panafricanista que apoyó los esfuerzos de Thomas Sankara por construir el socialismo y la autosuficiencia económica en la década de 1980.

Y en julio de 2023, el ejército nigerino derrocó al presidente Mohamed Bazoum, respaldado por Estados Unidos, que había ofrecido Níger como base para las tropas estadounidenses y europeas tras los golpes antioccidentales en Malí y Burkina Faso. La toma del poder militar, dirigida por Abdourahamane Tchiani, provocó un terremoto regional, con la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), liderada por Nigeria, amenazando con una invasión para restaurar a Bazoum en el poder. Por su parte, el presidente francés, Emmanuel Macron, se mostró furioso por no haber previsto la destitución de Bazoum.

Los gobiernos militares de Mali y Burkina Faso prometieron defender a Níger de cualquier invasión, y Tchiani sigue en el poder. Ahora, la región ha desaparecido de los titulares. Esto no significa que estos países ya no luchen contra la insurgencia o den más pasos para recuperar su soberanía económica y de seguridad frente a las potencias occidentales. Como demuestran los últimos acontecimientos, los sucesos en Malí, Burkina Faso y Níger siguen avanzando con bastante rapidez.

El 12 de diciembre, Francia anunció el cierre de su embajada en Niamey, Níger, alegando que la embajada «ya no puede funcionar con normalidad ni llevar a cabo sus misiones».

El cierre se produce tras un tenso enfrentamiento en la embajada francesa en agosto-septiembre del año pasado. Tras el golpe, el gobierno nigerino expulsó al embajador francés Sylvain Itté, dándole 48 horas para abandonar el país. Macron desobedeció al gobierno de Níger y mantuvo a Itté en su puesto. El gobierno respondió bloqueando a Itté dentro de la embajada, mientras los manifestantes nigerinos amenazaban con asaltar el edificio si el personal francés seguía resistiéndose a las órdenes de los dirigentes nigerinos. El 24 de septiembre, Itté fue finalmente devuelto a Francia.

En cuanto a los acuerdos militares, Francia también se apresuró a rechazar la legitimidad del gobierno de Tchiani y a defender el statu quo, ciega ante el tsunami de sentimiento antifrancés que recorría la región o indiferente ante él. Prueba de ello fue que cuando Níger puso fin a sus acuerdos militares con Francia, el gobierno francés se negó a aceptar la realidad, alegando que los dirigentes nigerinos no tenían «ninguna autoridad legítima para hacerlo». Francia tardó varios meses en aceptar la retirada de sus tropas. Los soldados franceses abandonaron finalmente Níger en diciembre.

Una razón probable de la reticencia de Macron a cooperar con las autoridades nigerinas fue la retirada forzosa de las tropas francesas de Mali en agosto de 2022 y de Burkina Faso en febrero de 2023. Níger era el último reducto de la influencia militar francesa en la región. Con la expulsión de los militares franceses de Níger, el futuro de la dominación neocolonial de Francia en África Occidental -el sistema Françafrique por el que Francia gestiona las divisas, los presupuestos y muchos de los recursos de la región- pende de un hilo.

No se puede esperar que Francia acepte en silencio la resistencia popular al neocolonialismo en África Occidental. Después de todo, apoyaron el derrocamiento y asesinato del querido líder antiimperialista de Burkina Faso, Thomas Sankara, en 1987. En los últimos años, el gobierno francés ha tomado diversas medidas para intentar contener o hacer retroceder el levantamiento antifrancés en la región.

En 2021, Francia interfirió supuestamente en la organización G5 Sahel, financiada con fondos europeos -una fuerza militar coordinada en la que participan Malí, Burkina Faso, Níger, Mauritania y Chad- para impedir que Chad traspasara la presidencia de la organización a Bamako. Malí respondió abandonando el G5 Sahel (Níger y Burkina Faso abandonaron el G5 a principios de diciembre, poniendo fin a la alianza).

En Níger, el gobierno francés apoyó la amenaza de invasión de la CEDEAO contra Níger. El gobierno nigerino respondió diciendo que el apoyo de Macron a un ataque militar contra Níger «tiene como objetivo perpetuar una operación neocolonial contra el pueblo nigerino.»

El 1 de diciembre, mientras tanto, Burkina Faso detuvo a cuatro titulares de pasaportes franceses, acusándoles de «espionaje», ya que fueron a la embajada francesa para una «operación de mantenimiento informático.» Aunque las acusaciones de espionaje no tengan fundamento, las detenciones son indicativas de los recelos de África Occidental hacia las actuaciones francesas en la región, recelos que están bien fundados dada la injerencia pasada y presente de Francia.

En el ámbito de la seguridad, las acciones de Malí, Burkina Faso y Níger van mucho más allá del G5 Sahel. El 16 de septiembre, las tres naciones anunciaron la creación de la Alianza de Estados del Sahel, un pacto de defensa mutua firmado en el contexto de las amenazas de invasión de la CEDEAO respaldadas por Francia. Los estados miembros afirman que «cualquier ataque contra la soberanía y la integridad territorial de una o más partes contratantes se considerará una agresión contra las otras partes». Incluso se habla de que las tres naciones de África Occidental se unan en una federación.

En ausencia de la coercitiva influencia económica y de seguridad de Francia, Rusia ha hecho valer hábilmente su poder blando en África Occidental. Recientemente, Níger puso fin a dos acuerdos de seguridad con la UE, derogó un acuerdo con la UE que penalizaba la migración a través de Níger hacia Europa y recibió a una delegación rusa para discutir «cuestiones militares y de defensa». La delegación concluyó con «la firma de documentos en el marco del refuerzo de la cooperación militar entre la República de Níger y la Federación Rusa».

Rusia también envió una delegación a Mali, donde discutieron las exportaciones rusas de trigo, fertilizantes y productos petrolíferos y «proyectos de desarrollo para Mali, en términos de energía renovable y energía nuclear.» Cabe destacar que Rusia también tiene planes para ayudar a Burkina Faso a desarrollar una central nuclear para satisfacer las necesidades energéticas del país.

En Malí, Burkina Faso y Níger se prefiere a menudo la inversión rusa a la de las empresas francesas, que se han beneficiado enormemente de la región sin aportar prácticamente nada a la población. Sin embargo, las afirmaciones de independencia económica de estas naciones van más allá de la colaboración con Rusia.

El 4 de diciembre, Níger nacionalizó su agua potable, recuperando el control de este recurso crucial de manos de la empresa francesa Veolia y su filial local SEEN. Sylvain Itté, el embajador francés expulsado en septiembre de 2023, ya había provocado indignación en Níger cuando dijo a los nigerinos que «dejaran de beber agua, ya que es europea».

Malí y Burkina Faso, por su parte, han tomado medidas para aumentar el control estatal sobre sus sectores mineros, dominados por empresas extranjeras, entre ellas canadienses. En Malí, estas reformas mineras llevaron a la empresa Barrick Gold, con sede en Toronto, a intervenir.

El consejero delegado de Barrick, Mark Bristow, afirma que tras el anuncio del nuevo código minero de Malí, que permite a los inversores estatales y locales tener una mayor participación en las explotaciones de propiedad extranjera, habló con el gobierno maliense y «echó atrás algunos de los componentes del código minero». Los esfuerzos de Barrick por hacer retroceder el papel del Estado maliense en la minería, y reducir así los ingresos fiscales disponibles del país, se producen en un momento en que un millón de niños malienses corren el riesgo de sufrir desnutrición aguda.

A pesar de las sanciones, las amenazas de Francia y la presión extranjera contra la reclamación nacionalista de la riqueza de los recursos, los Estados de África Occidental están trazando un nuevo rumbo, el de una mayor soberanía económica y de seguridad. Esto significa un mayor control de los recursos clave y el fin forzoso del dominio militar y económico francés en la región. Los actores occidentales, ya sean funcionarios franceses o empresas mineras canadienses, seguirán oponiéndose a estas reformas, pero siguen siendo el rumbo popular en los tres países.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel