La lucha por el África francesa

Miembros de los VPD (c) Flicker

Diane Francis

El 30 de agosto se produjo un golpe de estado militar en Gabón, antigua colonia francesa, justo un mes después de otro golpe en Níger y otros seis países. Un «contagio golpista» aflige desde hace tres años a las antiguas colonias francesas, ya que otros «colonizadores» explotan o fomentan su inestabilidad. El mayor actor es China, con su mercantilista Iniciativa del Cinturón y la Ruta, pero también está Rusia y sus mercenarios wagner que han avivado el malestar político en toda África a cambio de comisiones, minas de oro, yacimientos petrolíferos e influencia. Lo que está en marcha es una segunda «Lucha por África», nombre atribuido a la colonización, partición y saqueo por parte de siete naciones europeas que tuvo lugar a lo largo de siglos. La descolonización se produjo después de la Segunda Guerra Mundial con resultados desiguales. Los británicos dejaron tras de sí democracias viables en su mayoría, pero Francia y otros países dejaron tras de sí autocracias desordenadas. «En los países africanos francófonos existe la sensación de que los franceses siempre se pusieron del lado de la gente en el poder, independientemente de que fueran populares», dijo el abogado senegalés de derechos humanos, Ibrahima Kane, de la Open Society Foundation. «Siempre hay una conexión muy fuerte entre Francia y el gobierno que, en muchas situaciones, no es muy amigo de su propia población».

África troceada por Europa a partir de 1914

El modelo poscolonial de Francia, o «Françafrique», consistía en ampliar su esfera de influencia en el África subsahariana firmando acuerdos de defensa con los dirigentes de sus antiguas colonias francesas. Esto requirió el despliegue de miles de tropas. Entre 1960 y mediados de los noventa se produjeron 122 intervenciones militares para resolver disputas y problemas en la región, una carga de la que Francia se ha ido retirando gradualmente. «Perdió interés, lo que fue una injusticia para estos países», comentó la asesora keniana Stella Agara a Al Jazeera TV. Citó el hecho de que el presidente francés, Emmanuel Macron, acudiera recientemente a la región francófona y demostrara la «desconexión» hablando sobre todo del «cambio climático».

A las colonias británicas les fue mejor, dijo el analista de asuntos africanos Emmanuel Bensah, porque su modelo de descolonización consistió en construir instituciones democráticas y judiciales fuertes en cada país. Como resultado, las colonias británicas han fomentado grandes sociedades civiles que trabajan juntas, con la ayuda de unos medios de comunicación fuertes, para pedir cuentas a los gobiernos. «El reto [para las colonias francesas] siempre ha sido que, durante mucho tiempo, muchas cosas las dictaba Francia, lo que no dejaba espacio para que creciera la sociedad civil local», dijo.

Francia sólo ofrecía la intervención militar, en asociación con los hombres fuertes locales, lo que ha provocado resentimiento, un sentimiento que se puso de manifiesto en estos golpes. Por ejemplo, la junta de Níger ordenó la expulsión del embajador francés y de los 1.500 soldados franceses antes del 3 de septiembre (París se niega a acceder hasta que se celebren unas elecciones en condiciones y el resultado es un enfrentamiento que puede desembocar en violencia). Los líderes golpistas de Mali, la República Centroafricana y Burkina Faso han rechazado la implicación francesa a partir de ahora. Este «contagio» antifrancés se ha extendido a Costa de Marfil y Senegal, así como al norte de África, donde las relaciones de Francia con sus antiguas colonias allí -Marruecos, Túnez, Libia y Argelia- se han vuelto extremadamente hostiles. Arab News señaló: «La cuestión principal es que, a pesar de pronunciar palabras de arrepentimiento por el colonialismo, Francia sigue sermoneando, en lugar de entablar relaciones significativas».

Otro desafío en África es la religión. Hay enfrentamientos entre islámicos y cristianos, pero los yihadistas acosan a todos los grupos en el Sahel, que es la región situada bajo el Sáhara que se extiende desde Senegal hasta Kenia. Francia no ha logrado vencer con decisión al terrorismo y continúan los ataques contra las comunidades locales y las fuerzas de seguridad. Níger, según los observadores, ha sido más eficaz a la hora de frenar a Al Qaeda, Boko Haram y el Estado Islámico en la región. Pero se teme que sus líderes golpistas abandonen este esfuerzo, lo que generará más inestabilidad.

El Sahel naranja, plagado de enfrentamientos político-religiosos

 

África está dividida en dos bloques religiosos con diferencias sin resolver

El otro actor depredador es Rusia, cuyo Grupo Wagner ha proporcionado asesoramiento político, propagandístico y militar para causar problemas. Su futuro es incierto, tras el asesinato de todo su equipo directivo y de sus fundadores, pero continuará de alguna manera debido a su rentabilidad y a su éxito en derrocar gobiernos en antiguas colonias francesas: Níger, Burkina Faso, Sudán, Malí y Guinea. También está implicada en el norte de África.

Wagnerianos en África

La retirada de Francia, y su fracaso a la hora de dejar tras de sí democracias fuertes, ha dejado la acción militar como única solución para que los africanos francófonos aborden sus problemas de pobreza y opresión causados por dictaduras y cleptocracias. Desgraciadamente, las juntas militares pueden mantener la paz y sustituir a líderes odiosos, pero no son garantía de que la democracia o el Estado de derecho vayan a seguirles. A menudo simplemente cambian un cleptócrata por otro. En Gabón, por ejemplo, el general que dirigió el golpe es primo del dictador y también hizo una fortuna a lo largo de los años trabajando para el gobierno. Esto significa que puede haber sido simplemente una disputa familiar y no una revolución popular encaminada a un cambio positivo. Pero al menos algunos golpistas prometen introducir elecciones justas, controles y equilibrios, libertad de prensa y tribunales independientes.

La agitación en las colonias francesas ha avergonzado a los franceses y disgustado a los seis millones de norteafricanos y a los tres millones de franceses de origen subsahariano que viven allí como ciudadanos naturalizados y/o inmigrantes de segunda generación. La polémica es un enorme problema político. La semana pasada, el presidente Macron recibió una carta de 100 senadores en la que lamentaban los «fracasos y retrocesos» de la política francesa en África y le pedían que diseñara una nueva estrategia. Pero la realidad es que las reformas llegan décadas tarde: Francia se retira.

El imperio económico africano de China

 

Mientras se desarrolla esta desvinculación histórica, los otros grandes actores del mundo – China, Rusia, Estados Unidos y las organizaciones terroristas – esperan y observan. Existe un nuevo interés por parte de Turquía, Israel e India, pero el gigante extranjero es China. En agosto de 2022, su página web oficial sobre el Cinturón y la Ruta enumeraba 52 países africanos que habían firmado un acuerdo o un entendimiento con la iniciativa «Un Cinturón, Una Ruta». Pekín lleva años construyendo infraestructuras por todo el continente a cambio de concesiones de recursos, precios favorables de las materias primas y acceso a los mercados. África es ahora una parte clave del «imperio económico» chino e incluye proyectos ferroviarios, viarios, portuarios y energéticos. Ya establecida, su penetración se ampliará a medida que estos nuevos regímenes busquen inversiones extranjeras y desarrollo económico.

Estados Unidos se ha dedicado sobre todo a proporcionar ayuda, humanitaria y económica. Tres docenas de naciones africanas participan en su Ley de Crecimiento y Oportunidades para África, o AGOA, que da acceso preferente a los mercados estadounidenses eliminando los aranceles a la importación y otros programas de desarrollo. Sin duda, esta iniciativa se verá reforzada, pero a Washington también le preocupa la propagación de las autocracias. «Vamos a vigilar esto de cerca, y vamos a seguir haciendo todo lo que podamos para apoyar la idea de los ideales democráticos que expresa el pueblo africano», declaró el portavoz de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Kirby.

La reacción de China ha sido apagada. Por ejemplo, comentó recientemente que «sigue de cerca el desarrollo de la situación en Gabón y pide a las partes relevantes de Gabón que restablezcan el orden normal lo antes posible… y garanticen la seguridad personal del presidente Bongo, mantengan la paz nacional, la estabilidad y el desarrollo general», declaró Wang Wenbin, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino. Rusia fingió preocupación por los disturbios de África a pesar de que ha desempeñado un papel clave en muchos golpes de Estado.

Así comienza la próxima «Lucha por África». Y el resultado es desconocido. Como decía la carta de los senadores a Macron: «La `Françafrique’ de ayer ha sido sustituida por la `Russafrique’ militar, la `Chinafrique’ económica o la `Américafrique’ diplomática.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel