Grupo Wagner: El ejército ruso en la sombra y su impacto en África

El Grupo Wagner ha mantenido una presencia activa y controvertida en África desde 2017, donde ha contribuido a la inestabilidad regional, ha contrarrestado la influencia occidental y ha exacerbado los abusos contra los derechos humanos. A pesar de la muerte de su cabeza visible en 2023, la aparición del Africa Corps indica que las estrategias geopolíticas encubiertas de Rusia en la región persistirán.

Isabella Currie
Profesora asociada y doctoranda en la universidad La Trobe, especializada en relaciones internacionales y ciencias políticas.
Australian Institute of International Affairs

El Grupo Wagner ha acaparado gran atención desde su implicación en la invasión rusa de Ucrania en 2022. Como organización paramilitar con profundos vínculos con el gobierno ruso, las operaciones de Wagner desdibujan las líneas que separan las acciones estatales de las no estatales. Esta ambigüedad desafía los marcos tradicionales de rendición de cuentas y el derecho internacional, complicando los esfuerzos por abordar sus actividades en la escena mundial.

Ucrania no es la única contribución violenta del grupo a la desestabilización de naciones pacíficas. Wagner ha mantenido una presencia activa en toda África desde 2017, donde ha sido acusado de numerosas violaciones de los derechos humanos, incluidas ejecuciones extrajudiciales, torturas y ataques contra civiles. La mayor parte de estas actividades se han desarrollado en la República Centroafricana (RCA) y Mali.

El impacto internacional del Grupo Wagner es polifacético y afecta a resultados estratégicos, económicos y humanitarios. Funcionando como herramienta para las ambiciones geopolíticas rusas, el grupo ha contribuido a la inestabilidad regional en el África subsahariana, ha contrarrestado la influencia occidental infiltrándose en movimientos y sentimientos antioccidentales y anticoloniales en Internet, y ha suscitado importantes inquietudes en relación con los derechos humanos y el Derecho internacional. En muchas de sus zonas de operaciones, la presencia de Wagner ha servido de catalizador para la escalada de conflictos y la inestabilidad regional. En la República Centroafricana y Mali, por ejemplo, la presencia del grupo se ha relacionado con el aumento de la violencia y las violaciones de los derechos humanos, y ha socavado los esfuerzos internacionales y regionales en favor de la paz y la estabilidad.

La muerte de Yevgeny Prigozhin, conocido como «el Chef de Putin», el 23 de agosto de 2023, se produjo dos meses después de su marcha sobre Moscú, desencadenada por el descontento con la actuación del Ministerio de Defensa ruso en Ucrania. Es probable que muchos de los gobiernos y regímenes de África que se «beneficiaron» de los servicios de Wagner estuvieran profundamente preocupados por la muerte de Prigozhin. Al mismo tiempo, es posible que muchos se sintieran aliviados, con la esperanza de que su muerte pudiera cambiar la brutal y terrorífica campaña de violencia que había asolado la región del Sahel a manos del grupo.

Además, Wagner ha proporcionado a Rusia una plataforma para perseguir intereses estatales mediante operaciones encubiertas. Hasta la invasión de Ucrania, esto permitió a Putin mantener una negación plausible de su asociación con Wagner y sus controvertidas actividades. Además de los compromisos militares, Prigozhin orquestó amplias campañas de propaganda y desinformación en toda África. Estas operaciones reforzaron la influencia de Rusia en los países en los que operaba Wagner, al tiempo que oscurecían la capacidad de los organismos internacionales y de los Estados para evaluar y abordar con precisión las acusaciones de abusos contra los derechos humanos que acompañaban a los despliegues de Wagner.

En la República Centroafricana, el Grupo Wagner fue desplegado en 2018 para proporcionar protección a las minas, apoyar al gobierno y ofrecer protección personal al presidente Faustin-Archange Touadéra. Sin embargo, el papel de Wagner en la RCA fue mucho más allá de la protección de los recursos y del gobierno. El grupo participó activamente en operaciones militares junto a miembros de las fuerzas armadas, lo que dio lugar a numerosas acusaciones de graves violaciones de derechos humanos, como ejecuciones sumarias y violencia sexual y de género. A pesar de estas acusaciones, el grupo siguió recibiendo apoyo del gobierno de la República Centroafricana. El medio de comunicación Corbeau News informó de que el presidente Touadéra había autorizado la violencia sexual de Wagner. Esto quedó patente en uno de los actos más extremos de Wagner en la RCA, ocurrido en abril de 2022, cuando miembros del grupo entraron en un hospital militar de Bangui y agredieron sexualmente a mujeres y madres primerizas en la sala de maternidad. Una fuente de la administración militar de la RCA declaró que era la tercera vez que miembros del grupo entraban en la maternidad y agredían a mujeres.

En 2021, surgieron informes de que Wagner se desplegaría en Mali para combatir una insurgencia rebelde. Este anuncio provocó la indignación de Francia, Reino Unido y la Unión Europea, que advirtieron a Mali contra la asociación con el grupo. Al igual que sus operaciones en la República Centroafricana, la presencia de Wagner en Mali ha estado marcada por la violencia y la inestabilidad. En abril de 2022, Human Rights Watch publicó un informe en el que se detallaba la masacre de 300 civiles durante una operación militar conjunta en la que participaron las fuerzas armadas malienses y el grupo Wagner entre el 27 y el 31 de marzo.

Una característica clave de la presencia de Wagner ha sido contrarrestar la influencia occidental en regiones estratégicas. La prestación de apoyo militar a gobiernos y grupos comprometidos en actividades contra entidades apoyadas por Occidente ha sido notablemente destructiva. Esta dinámica quedó patente en Mali, donde en 2022 una amplia campaña de desinformación en las redes sociales, vinculada a Wagner, explotó los sentimientos antifranceses y antiimperialistas para socavar la presencia francesa. La campaña, junto con las «múltiples obstrucciones» de la junta militar de Malí, llevó a Francia a anunciar la retirada de sus fuerzas militares de la Operación Barkhane en Malí en febrero de 2022. Tras el anuncio, los malienses celebraron en la capital, Bamako, y mostraron carteles que decían «Gracias Wagner» y «Francia es una nación terrorista».

A continuación, los actores vinculados a Wagner prosiguieron su labor de desinformación, intentando culpar a Francia tras el descubrimiento de una fosa común cerca de una base militar que las fuerzas francesas habían desalojado recientemente. Lasimágenes por satélite difundidas por Francia revelaron posteriormente a mercenarios del Grupo Wagner colocando los cadáveres en la fosa común. Se cree que los cadáveres procedían de una operación militar conjunta entre las fuerzas armadas malienses y el Grupo Wagner en la misma zona en los días anteriores.

En África, las operaciones de Wagner han estado estrechamente relacionadas con el control y la explotación de recursos naturales. En países como la República Centroafricana y Sudán, Wagner se ha asegurado el acceso a valiosos recursos como el oro y los diamantes. Recientemente, los esfuerzos de investigación de grupos como All Eyes on Wagner han revelado que el grupo ha eludido las sanciones exportando madera de la RCA a través de Camerún, además de operar una extensa red de comercio de diamantes de sangre.

La implicación del Grupo Wagner en estos países pone de relieve el papel del grupo en el refuerzo de regímenes autocráticos a cambio de beneficios estratégicos y económicos. La marcha de Prigozhin sobre Moscú en junio de 2023 ya había alimentado importantes especulaciones sobre el futuro del grupo. No obstante, el plan estratégico del grupo para apoyar a gobiernos autocráticos, orquestar la injerencia extranjera y ampliar su influencia sigue siendo política y económicamente atractivo para Moscú. La posible disolución del Grupo Wagner supondría un reto importante y exigiría la reconstrucción de las relaciones establecidas en los países en los que ha operado. La aparición del Africa Corps, una nueva organización aparentemente preparada para asumir muchas de las operaciones de Wagner, pone de relieve el valor estratégico y económico que estas actividades aportan a Rusia. Con el anuncio en enero de 2024 de que 100 soldados rusos del Cuerpo África se desplegarían en Burkina Faso, está claro que el modelo Wagner continuará.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel