En el Sahel, el impacto de la delincuencia organizada transnacional es «sistémico»

Además de la amenaza que supone para la seguridad de un país, la delincuencia organizada limita los recursos de un Estado para financiar los sistemas de bienestar social y promover el desarrollo económico.

Los ataques de grupos terroristas van en aumento, especialmente en la zona denominada “triple frontera” (Mali, Burkina Faso y Níger).

APA News

La región africana del Sahel lleva varias décadas sumida en una crisis «sistémica», exacerbada por los grupos de delincuencia organizada. Según un nuevo informe de la unidad de Investigación y Análisis de Tendencias (RAB) de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), los Estados siguen sin poder ofrecer plenamente estabilidad y desarrollo a sus poblaciones en términos de paz, seguridad, derechos humanos, gobernanza, Estado de Derecho y desarrollo sostenible.

«A nivel mundial, la delincuencia organizada transnacional tiene un impacto negativo en la estabilidad y el desarrollo en el Sahel a nivel sistémico y es un obstáculo importante para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Los grupos criminales se sienten atraídos por las comunidades porque explotan las vulnerabilidades estructurales de la región y las necesidades insatisfechas de la población», afirman los relatores en su documento de 44 páginas, enviado el jueves a la APA, en el que señalan que los países de la región han experimentado un repunte de la delincuencia organizada desde los años 90, con una diversificación y aumento de los tipos, volúmenes y valores de los productos ilícitos traficados.

La Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional define un «grupo delictivo organizado» como una estructura de tres o más personas que exista durante cierto tiempo y que actúe concertadamente con el propósito de cometer uno o más delitos graves para obtener, directa o indirectamente, un beneficio económico u otro beneficio de orden material.

El informe, que forma parte de una Evaluación de la Amenaza de la Delincuencia Organizada Transnacional (TOCTA) en el Sahel, está financiado por la República Federal de Alemania. Su objetivo es proporcionar una comprensión basada en pruebas de estas repercusiones «con el fin de informar sobre las posibles respuestas» de los responsables de la toma de decisiones. Para ello, examina el impacto polifacético sobre la estabilidad de seis mercados ilícitos asociados a la delincuencia organizada: drogas, combustible, oro, armas de fuego, productos médicos y tráfico de inmigrantes.

Instrumentalización de las tensiones

Los autores señalan que el tráfico de armas de fuego » sostiene una parte importante de la violencia mortífera en la región «, donde países como Malí y Burkina Faso siguen luchando contra los grupos yihadistas aún presentes en sus territorios. Por otro lado, la competencia por el control de las minas de oro ha provocado «muchas muertes y muchos más desplazados» en Chad. También ha provocado » tensiones intercomunitarias de larga duración » en el norte de Malí, sobre todo entre grupos tuaregs y árabes «que quieren controlar cada uno los mercados ilícitos».

La precaria situación de las poblaciones del Sahel es, por tanto, una bendición para los grupos de delincuencia organizada. Su modus operandi es » mantener un clima de violencia y miedo en detrimento de los esfuerzos por reducir significativamente los conflictos, perturbando así la cohesión social y la estabilidad a largo plazo «, afirman los investigadores de la ONUDD.

La delincuencia organizada conduce a una violación permanente de los derechos humanos porque » explota y exacerba las vulnerabilidades de las personas en el Sahel «. Tienen dificultades para acceder a los servicios básicos y recurrir a la justicia a través de particulares y comunidades. Se señalan diversas formas de trata de seres humanos, como la esclavitud, la explotación sexual, el trabajo infantil y el trabajo forzoso, mientras que las prácticas de tráfico ilícito pueden » conducir a los migrantes a situaciones de explotación que constituyen trata «, insisten.

«Se estima que los niños constituyen un tercio de los trabajadores de la minería artesanal y a pequeña escala del oro (ASGM) en Kidal y Gao «, dos ciudades del norte de Malí donde la acción de los grupos armados es muy elevada desde hace varios años, prosiguen los autores del informe, que sospechan que el crimen organizado interfiere hasta el nivel del Estado, lo que » erosiona la confianza en las instituciones estatales y socava la legitimidad del Estado «.

La corrupción, uno de los métodos utilizados

«Los grupos de delincuencia organizada que operan en todo el Sahel parecen haber utilizado los ingresos generados por las actividades económicas ilícitas para intentar infiltrarse en las estructuras del Estado. Las rentas criminales pueden ser tentadoras para ciertos individuos dentro de las instituciones estatales, fomentando la expansión de amplios mecanismos de protección para el crimen organizado transnacional «, argumentaron, poniendo como ejemplo » los sobornos pagados a los agentes de la ley en la frontera entre Burkina Faso y Benín para facilitar el tráfico de combustible «.

El importe ilícito es del orden de 350.000 a 700.000 francos CFA por camión, » lo que supone más de un sueldo mensual para los altos cargos de las fuerzas del orden en el Sahel «, analizaron esta situación, que tiene graves consecuencias para los esfuerzos de las autoridades por sacar a sus países del subdesarrollo.

La delincuencia organizada «reduce directamente los recursos del Estado», mientras que el contrabando de mercancías «priva a los países sahelianos de importantes ingresos fiscales», lo que limita los recursos disponibles para financiar los sistemas de protección social y fomentar el desarrollo económico.

» En Burkina Faso, por ejemplo, una comisión parlamentaria ha calculado que el fraude vinculado al tráfico de oro representa una pérdida fiscal de más de 490 millones de dólares al año, cifra superior al presupuesto asignado al sector de la sanidad pública de Burkina Faso en 2023 (294.500 millones de francos CFA, unos 479 millones de dólares). En Níger, la Haute Autorité de Lutte contre la Corruption et les Infractions Assimilées (HALCIA) ha calculado que los viajes de retorno de combustible entre 2017 y 2018 representaron una pérdida fiscal de más de 15,8 millones de dólares», ilustraron, sin dejar de medir, a pesar de la «difícil» tarea por la falta de datos, el impacto del crimen organizado en la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas en los países del Sahel.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel