Ghana es acusada de expulsar a solicitantes de asilo Fulani de Burkina Faso

Aunque Ghana ha acogido a miles de refugiados burkineses que huían de la escalada de violencia yihadista al otro lado de la frontera, grupos de defensa de los derechos de los fulani denuncian que también ha estado expulsando a solicitantes de asilo de etnia fulani, atacando a una comunidad injustamente acusada de apoyar a la insurgencia

James Courtright/TNH
Un solicitante de asilo fulani en el norte de Ghana, con la frontera de Burkina Faso a lo lejos.

James Courtright
Investigador y escritor residente en Dakar (Senegal), especializado en pastoralismo, derechos humanos y conflictos en las regiones del Sahel y la Sabana de África Occidental.
The New Humanitarian

Belko Diallo*, antiguo pastor de 45 años, es uno de los miles de burkineses fulani que las autoridades ghanesas no han registrado como refugiados. En lugar de ser acogido en el campo de refugiados ghanés de Traikom, ha tenido que instalarse con su familia en una choza levantada a toda prisa en los polvorientos matorrales cercanos a la frontera septentrional.

«Cuando oímos hablar por primera vez de Tarikom, pensamos -después de que el gobierno de Ghana ayudara a los Mossi y a los Bissa [sus antiguos vecinos de Burkina Faso]- que nos ayudarían a nosotros», declaró a The New Humanitarian a finales del año pasado durante el primero de sus dos viajes de información. «Pero después de que el gobierno los llevara al campo y les diera apoyo, los soldados nos obligaron a volver a casa. Corres por tu vida [en Burkina Faso], ¿y luego nos dicen que volvamos? No podemos volver».

Desde principios de 2022, al menos 15.000 burkineses han huido al norte de Ghana, escapando de una escalada del conflicto entre los militares, que cuentan con el apoyo de auxiliares civiles armados, y los dos principales grupos yihadistas: el JNIM, vinculado a Al Qaeda, y el denominado Estado Islámico.

En todo el Sahel, cerca de cuatro millones de personas se han visto desplazadas por la expansión del conflicto. Lo que comenzó como una lucha secesionista en el norte de Malí en 2012 ha hecho metástasis en múltiples insurgencias interconectadas que sacuden Burkina Faso y Níger. En los últimos 12 años han muerto al menos 42.000 personas, según datos del proyecto Armed Conflict Location and Event Data.

En una ofensiva hacia el sur, los insurgentes yihadistas también han amenazado a los estados costeros de Benín y Togo, y ahora han llegado a la frontera con Ghana.

El «problema de seguridad» de los fulani

En un conflicto cada vez más identitario, los gobiernos regionales, incluido el de Ghana, consideran cada vez más a los fulani, una comunidad seminómada diversa de 30 millones de personas repartidas por África Occidental, como un «problema de seguridad».

Los grupos yihadistas del Sahel han manipulado hábilmente los agravios locales para reclutar a subsectores históricamente marginados de las comunidades fulani. Los insurgentes han tomado como objetivo a cualquier comunidad que colabore con el gobierno, incluidos los líderes fulani locales que se les oponen.

Las fuerzas de seguridad malienses y burkinesas -y las milicias comunales con sus propias agendas y reivindicaciones locales- han respondido con ejecuciones extrajudiciales a gran escala. Las comunidades fulani se han visto atrapadas entre la aquiescencia a los militantes -por miedo a la muerte- y las milicias y militares locales, que a menudo creen la patraña de que todos los fulani son simpatizantes yihadistas.

Ousmane Barry*, un anciano pastor fulani del centro de Burkina Faso, se había mudado varias veces para evitar tanto a los yihadistas como a los Voluntarios para la Defensa de la Patria (VDP en francés), una milicia civil fundada en 2019 para luchar junto al ejército. En 2020, llegó al pequeño pueblo de Siginogo, cerca de la frontera con Ghana.

Al enterarse de que el VDP estaba reclutando en la cercana comunidad de Zekeze a finales de 2022, empezó a explorar de nuevo la opción de trasladarse. Cuando a principios de 2023 se encontraron los cadáveres de tres hombres fulani junto a la carretera, decidió que había llegado el momento de trasladar a su familia a Ghana.

Ghana niega la discriminación

En los últimos dos años, Ghana ha registrado a más de 3.000 refugiados burkineses, en su mayoría procedentes de las comunidades de Mossi, Kusasi y Bissa. Pero los fulani como Diallo y Barry, que también huyen del conflicto, se quejan de que tienen dificultades para ser reconocidos como refugiados y corren el riesgo de ser expulsados.

El gobierno ghanés niega que discrimine a los fulani y afirma que sus acciones están determinadas por la preocupación por la seguridad nacional ante la amenaza yihadista que se cierne sobre ellos. Sin embargo, los grupos de defensa de los derechos de los fulani insisten en que su comunidad lleva décadas sufriendo el acoso habitual de la policía y los funcionarios de inmigración, que a menudo se ponen del lado de los granjeros locales cuando estallan enfrentamientos por las tierras de pastoreo.

Los miles de burkineses -tanto fulani como no fulani- que huyeron a Ghana a finales de 2022 y principios de 2023 fueron acogidos inicialmente por comunidades ghanesas de la frontera. Abrieron sus casas, compartieron alimentos y agua y ayudaron a coordinarse con el personal de inmigración y gestión de catástrofes.

En abril de 2023, la Junta de Refugiados de Ghana y la agencia de la ONU para los refugiados, ACNUR, comenzaron a construir el centro de recepción en Tarikom, en la región del Alto Este. En un mes se había establecido lo básico, y el gobierno empezó a registrar a la gente en las zonas fronterizas, para luego transportar a los que querían establecerse en el nuevo campamento.

Pero esa hospitalidad no se extendió a los burkina fulani. En lugar de ello, en julio de 2023, soldados y funcionarios de inmigración descendieron sobre al menos una docena de pequeñas ciudades y pueblos del norte y centro de Ghana, deteniendo a cientos de fulani y devolviéndolos por la fuerza a Burkina Faso, según informaron a The New Humanitarian funcionarios locales y grupos de derechos humanos.

Amidu Hara, ex miembro de la asamblea de distrito de la ciudad de Gowlu, en la región del Alto Oeste, describió cómo condujo a los funcionarios de inmigración a los campamentos fulani, donde detuvieron a todos los que no tenían documento de identidad ghanés, los metieron en triciclos de plataforma y los condujeron de vuelta a Burkina Faso.

En las aldeas de Gwolu y Titi, en la región del Alto Este, los soldados detuvieron a personas en masa -incluidos niños- y quemaron sus refugios temporales y sus pertenencias.

Pocos días después de que comenzaran las expulsiones, la sección ghanesa de la asociación cultural fulani Tabital Pulaaku International emitió un comunicado de prensa en el que acusaba al gobierno de devolución -el retorno forzoso de solicitantes de asilo, prohibido internacionalmente-.

Aunque el gobierno afirmó que se trataba de una «repatriación voluntaria», también fue condenado por ACNUR y otros donantes extranjeros, que recordaron a Ghana su responsabilidad con las personas que buscan protección.

Un tema demasiado delicado

Las expulsiones cesaron en agosto del año pasado, pero la Junta de Refugiados de Ghana aún no ha registrado la llegada de ningún fulani, a pesar de la insistencia del ACNUR.

Tetteh Padi, secretario ejecutivo de la Junta de Refugiados de Ghana, insiste en que el origen étnico no ha sido la base para ofrecer el estatuto de refugiado, pero señala que los recién llegados deben ser autorizados por los organismos de seguridad antes de poder ser registrados.

Yakubu Musah Barry, secretario general de Tabital Pulaaku International en Ghana, afirmó que los líderes Fulani ghaneses se han ofrecido a ayudar a los organismos de seguridad a examinar a los solicitantes de asilo Fulani -para paliar la falta de personal que hable Fulfulde-, pero han sido rechazados en repetidas ocasiones.

Los funcionarios de seguridad ghaneses también han negado que el gobierno haya discriminado a los fulani, pero afirman que el asunto es «demasiado delicado» para discutirlo, ya que implica operaciones militares y de inteligencia en curso en la frontera.

«Comprendemos las implicaciones para la seguridad, pero eso no significa que deba negarse a los fulani su derecho a acceder al asilo», declaró a The New Humanitarian David Oppong, oficial de protección del ACNUR.

Mutaru Muqthar, director ejecutivo del Centro de África Occidental para la Lucha contra el Extremismo, con sede en Accra, se mostró de acuerdo en que es posible que haya militantes escondidos entre los solicitantes de asilo, como teme el gobierno.

Sin embargo, haciendo referencia a un mensaje de audio del JNIM que citaba las expulsiones como motivo para que los fulani se unieran a la insurgencia, señaló que la gente es «mucho más vulnerable al reclutamiento cuando vive hambrienta y asustada en el bosque».

Volver a casa es una opción arriesgada

En los disturbios de la campaña de represión de la inmigración del año pasado, muchas personas consiguieron escabullirse. Diallo fue informado de antemano de la operación por un jefe simpatizante, y se escondió en el bosque durante tres días hasta que sus anfitriones le aseguraron que los soldados se habían marchado.

Barry recibió la misma advertencia, pero en lugar de esquivar a las autoridades, decidió regresar a Burkina Faso. «Ghana no nos quería. Al menos, si huíamos por nuestra cuenta [en lugar de esperar a que nos detuvieran], estaríamos solos [y más seguros]», razonó.

Pero las amenazas y la violencia que obligaron a tantos fulani a abandonar Burkina Faso no han hecho más que empeorar. A los pocos días de estar de vuelta, Barry fue detenido y llevado a una prisión a las afueras de la capital, Uagadugú. Fue interrogado durante seis semanas, junto con otros 40 hombres que habían sido expulsados de Ghana.

Cuando lo liberaron en septiembre, creyó que su nombre había quedado limpio, así que se reunió con su familia en la pequeña ciudad de Youga, en el sur de Burkina Faso.

Allí se enteró de que otro grupo de fulani recién llegados de Ghana había desaparecido. Sus cuerpos aparecieron más tarde en las orillas del río Volta Blanco, salpicados de agujeros de bala.

La última vez que The New Humanitarian habló con Barry, en febrero, se mostraba resignado ante los peligros: «Sabemos que no nos quieren en Ghana, pero nos matarán en Burkina Faso».

*Los nombres se han cambiado por razones de seguridad

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel