Estados Unidos debe adaptarse, no abandonar el Sahel

Estados Unidos lleva casi dos décadas comprometido con Níger, habiendo aumentado significativamente su presencia en 2013, cuando estableció una base de aviones no tripulados en el país. Se reconoció la importancia estratégica de Níger debido a su ubicación y a la creciente amenaza del terrorismo en la región en plena Guerra Global contra el Terrorismo. Estas amenazas proceden de un nexo de grupos militantes que han encontrado un punto de apoyo en todo el Sahel, entre los que destacan Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), el Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS) y Boko Haram, entre otros. Hasta la fecha, estas organizaciones encabezan una insurgencia compleja y adaptable que aprovecha los espacios sin gobierno, los conflictos intercomunitarios y la persistente fragilidad de los Estados sahelianos, cuyas fuerzas de seguridad se han visto a menudo desbordadas por el ritmo operativo de los militantes.

El ministro de Defensa y Asuntos de Veteranos, Chèrif Sy, y el embajador de Estados Unidos en Burkina Faso, Andrew Young, rinden honores durante la parte de pase y revisión de la ceremonia de clausura de Flintlock 2019.  (Fotografía de la Marina de los Estados Unidos por MC2 (SW/AW) Evan Parker / cedida)

Hafed Al Ghwell
Director Ejecutivo de la Iniciativa para el Norte de África (NAI) y Senior Fellow del Instituto de Política Exterior SAIS (FPI) de la Universidad Johns Hopkins.

La escala de las operaciones de los grupos se ha intensificado a lo largo de los años, y el número de sucesos violentos vinculados a estos grupos militantes en el Sahel se ha quintuplicado desde 2016. Sus actividades han tenido un impacto devastador, han desplazado a millones de personas y han generado nuevas crisis hasta el sur de Europa debido al aumento de las llegadas de migrantes procedentes de las costas del norte de África. Además, la violencia perpetrada por estos grupos -incluidos atentados con artefactos explosivos improvisados, secuestros y asesinatos selectivos- se ha cobrado un grave tributo en las poblaciones civiles vulnerables, desafiando directamente los esfuerzos antiterroristas de una coalición mundial liderada en su día por Occidente que incluía a los Estados del Sahel.

En Níger, la ayuda antiterrorista estadounidense ha sido fundamental para desarrollar las capacidades de las fuerzas locales para hacer frente a estas amenazas. Sin embargo, la eficacia de esta ayuda se ha visto puesta a prueba por el cambiante panorama de amenazas y por los cambios en las prioridades estratégicas de Estados Unidos. Una reciente oleada golpista seguida de la rápida llegada de mercenarios rusos creó nuevas complicaciones, agravadas por una retirada igualmente rápida de las fuerzas francesas y europeas de la zona.

Lo que queda ahora es un Sahel inquieto, donde las pocas instituciones estatales operativas que quedan sufren una combinación de mala gobernanza, así como las secuelas de profundos conflictos étnicos y la escalada del tráfico de recursos. Hubo un tiempo en que el sólido apoyo de Estados Unidos era un pilar fundamental de la estabilidad relativa. Sin embargo, la inminente ausencia total de un fuerte compromiso estadounidense podría acarrear varias consecuencias.

Sin un punto de apoyo sólido en el Sahel, Estados Unidos perderá visibilidad sobre la dinámica operativa de los grupos extremistas violentos, lo que agravará el reto de hacer frente a amenazas transnacionales más amplias. Entre ellas, el tráfico ilícito -especialmente de armas, drogas y personas- florece bajo la inestabilidad de la región. Sólo el tráfico de inmigrantes entre Burkina Faso, Chad, Mauritania, Malí y Níger se ha convertido en una industria lucrativa, que se calcula que genera unos 300 millones de dólares anuales en las rutas que se dirigen a Europa, por no mencionar los importantes flujos intrarregionales.

Además, el Sahel sirve de centro de tránsito para los estupefacientes, con la reciente aparición de la producción local de drogas junto a las rutas tradicionales de tráfico que canalizan las sustancias desde América Latina a Europa. Por otra parte, el mercado de armas pequeñas y ligeras de la región, alimentado tanto por los conflictos locales como por los suministros externos -principalmente de las naciones del antiguo Pacto de Varsovia y cada vez más de China-, facilita la proliferación de la violencia armada y potencia las redes terroristas y delictivas.

Las organizaciones delictivas del Sahel también han estado implicadas en grandes redes de trata de seres humanos, que explotan a las personas vulnerables mediante trabajos forzados y explotación sexual, sobre todo con mujeres nigerianas que a menudo son víctimas en toda África. El entrelazamiento de estas actividades ilícitas no sólo socava la seguridad regional, sino que también agrava las crisis humanitarias, agravando los fallos de gobernanza existentes.

En resumen, la solidez del apoyo estadounidense está ligada no sólo a frenar la expansión del terrorismo, sino también a mantener un equilibrio geopolítico que apuntale el control interno y la gobernabilidad de las potencias regionales, evitando los tipos de perturbaciones económicas, políticas y sociales que tienen consecuencias en cascada tanto a nivel local como internacional.

¿Qué hacer a partir de ahora?

Mientras Estados Unidos navega por las complejidades de su inminente retirada de Níger, junto con el creciente sentimiento antioccidental en Chad y la notable invasión de Rusia y China en la región del Sahel, es esencial recalibrar su enfoque estratégico. Esta recalibración debe tener en cuenta las preocupaciones internas sobre los compromisos exteriores prolongados y el contorno de las competiciones de poder globales, especialmente en un año electoral.

A continuación se presentan recomendaciones concretas para reconstruir una presencia e influencia significativas de Estados Unidos en el Sahel:

Potenciar las asociaciones regionales más allá de la cooperación militar

Estados Unidos debería profundizar su compromiso con los países del litoral de África Occidental (Benín, Costa de Marfil, Ghana, Guinea y Togo), centrándose no sólo en la lucha antiterrorista y la defensa, sino también en el fortalecimiento de las instituciones políticas, el desarrollo económico y la cohesión social. Esta ampliación del alcance, fomentada por iniciativas como la Ley de Fragilidad Global (GFA), crea resiliencia frente a las influencias extremistas y aborda las causas profundas de la inestabilidad.

Desplegar misiones diplomáticas para fomentar diálogos políticos que incluyan diversas voces sociales, promoviendo así la inclusividad, que socava las narrativas extremistas.

Aprovechar la tecnología y el intercambio de inteligencia

Para contrarrestar la reducción de la presencia física, Estados Unidos debe invertir en capacidades locales y regionales de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR). Esto puede implicar la transferencia de tecnologías, la formación de las fuerzas locales y el establecimiento de marcos de intercambio de inteligencia que compensen la disminución de la presencia militar directa estadounidense.

Ofrecer paquetes completos de formación y apoyo técnico para el funcionamiento de medios ISR como los drones, haciendo hincapié en la propiedad soberana africana y en el funcionamiento dentro de los marcos acordados.

Abordar las causas profundas del sentimiento antioccidental

Ante el aumento del sentimiento antioccidental, sobre todo en zonas como Chad, Estados Unidos debe emprender campañas de diplomacia pública a varios niveles destinadas a demostrar los beneficios de las alianzas entre Estados Unidos y África. Estos esfuerzos deben poner de relieve el respeto mutuo, los beneficios compartidos y los objetivos comunes, distanciándose de las percepciones pasadas de explotación o paternalismo occidental.
Patrocinar programas de desarrollo comunitario e iniciativas de intercambio cultural que muestren los beneficios mutuos de las asociaciones entre Estados Unidos y el Sahel, centrándose en la educación, la sanidad y el desarrollo económico.

Contrarrestar la influencia rusa y china mediante inversiones económicas estratégicas

Dado el vacío estratégico que podría crear la retirada de Estados Unidos, que Rusia y China están deseosas de llenar, Estados Unidos debe contrarrestar mediante compromisos económicos estratégicos. Esto implica no sólo ayuda, sino inversiones en sectores críticos como la energía, las infraestructuras y la tecnología, que ofrecen beneficios económicos recíprocos y refuerzan los lazos.

Estados Unidos debería iniciar proyectos de infraestructuras que empleen mano de obra y gestión locales, asegurándose de que estos proyectos atienden a las necesidades locales y a los intereses estratégicos de Estados Unidos, como la independencia energética de los suministros rusos.

Adaptar el compromiso militar para apoyar las iniciativas de poder blando

Aunque la narrativa en torno a las «guerras eternas» exige una reducción de la huella militar, Estados Unidos aún puede mantener una forma de presencia de seguridad a través de funciones de formación y apoyo que sean menos intrusivas visualmente pero igualmente eficaces. Este enfoque reduce la antipatía tanto en el ámbito nacional como en el internacional, al tiempo que mantiene la cooperación en materia de seguridad.

Estados Unidos debe pasar de las funciones de combate directo a las de asesoramiento y apoyo. Aumentar la capacidad de las fuerzas africanas mediante programas de formación que hagan hincapié en el respeto de los derechos humanos y la protección de los civiles.

Fomentar las coaliciones y asociaciones regionales

El complejo panorama de seguridad del Sahel, caracterizado por fronteras porosas y amenazas transnacionales, requiere un enfoque colectivo. Estados Unidos debe facilitar y apoyar el fortalecimiento de organizaciones y coaliciones regionales que puedan abordar los retos de seguridad, económicos y políticos de forma integral.

Estados Unidos debe reforzar las capacidades operativas y la cohesión política de la Fuerza Conjunta del G5 para el Sahel, asegurándose de que cuenta con los recursos y el mandato necesarios para abordar con eficacia los retos de seguridad transfronterizos.

Invertir en campañas de contrapropaganda

Dado el sofisticado uso de los medios de comunicación por parte de entidades como el Estado Islámico para poner de relieve las actividades de gobernanza en África, Estados Unidos debe invertir en contranarrativas que muestren los fracasos de la gobernanza extremista y los beneficios de los modelos políticos democráticos e inclusivos.

Estados Unidos debe apoyar a los medios de comunicación locales y a las organizaciones de la sociedad civil en la elaboración y difusión de contenidos que destaquen los éxitos de la gobernanza democrática y contrarresten la propaganda extremista.

Estados Unidos puede reconstruir una presencia fuerte en el Sahel no redoblando su poderío militar, sino equilibrando juiciosamente el poder blando con un apoyo específico a las iniciativas de seguridad. Este enfoque requerirá paciencia, adaptabilidad y voluntad de entablar una auténtica colaboración.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel