Artículo

Dimensiones políticas de la inseguridad en Nigeria, en busca de una solución milagrosa

Al pensar en Nigeria y en el saqueo de sus recursos por parte de extranjeros y ciudadanos, a uno le vienen a la mente los pavos de Navidad trinchados. Un proverbio igbo que se refiere a las directrices para cultivar las tierras de labranza recién descubiertas que no pertenecen a nadie en la comunidad es «okata okolu» (cultiva como puedas). Los ancianos declaraban un día en el que la gente cultivaría la tierra porque nadie era dueño de ella. Todos se reunían el día y la hora señalados, y cada uno cultivaba la tierra que le permitían sus fuerzas

Lagos, la ciudad más grande de Nigeria – (c) Mick Peters

Por Dr. Law Mefor
Psicólogo forense y social, miembro de la Escuela de Pensamiento Social y Político de Abuja.

Así es Nigeria. El prebendalismo -la idea que tienen los funcionarios de que los recursos propiedad del gobierno son suyos- permite a los ciudadanos saquear todo lo que puedan de los recursos comunes. Para ellos, robar fondos públicos no es robar. Sin embargo, amputarían a un niño de doce años que robó un teléfono en algún lugar del norte y lincharían a otro que robó mil nairas en el sur, pero abrazarían a funcionarios del gobierno que robaron miles de millones de nairas y les ofrecerían bancos delanteros en iglesias y mezquitas.

Como Nigeria no parece pertenecer a nadie como expresión geográfica, el saqueo es la norma. Por ello, nadie en Nigeria gestiona en beneficio del pueblo o del progreso del país. Se está produciendo un fraude de clase sistemático, con el objetivo deliberado de paralizar la economía e implosionar el país.

Esta es la razón de la escalada de inseguridad. El personal de seguridad también está exento. Ellos también son nigerianos y, como el resto, recogerían todo lo que pudieran, sin creer siquiera que su país existe. Los generales malversan el dinero destinado a armas y gastos de manutención de los soldados, mientras que las tropas que se atreven a hacer preguntas se enfrentan a consejos de guerra, penas de prisión o despidos. Las investigaciones policiales y las sentencias de los tribunales están ahora mayoritariamente al servicio de los mejores postores y con conexiones políticas. Por tanto, la corrupción, la politización de la seguridad nacional y la falta de todo sentido del patriotismo son causas fundamentales del actual estado de inseguridad de Nigeria.

Hace tres décadas, Nigeria se consideraba uno de los países más seguros del mundo. Para los nigerianos, el terrorismo era algo totalmente ajeno, un cuento de hadas de tierras lejanas. Sin embargo, debido a que las personas con mando y autoridad hicieron la vista gorda o actuaron en connivencia por motivos poco honorables, los terroristas y los bandidos Janjaweed se han apoderado de los bosques tanto en el norte como en el sur de Nigeria.

Hay razones subyacentes a la inseguridad de Nigeria, que la nación debe abordar para tener paz, crecimiento y progreso. Los síntomas son alertas de condiciones subyacentes más graves. Ignorar o desestimar los síntomas suele dar lugar a situaciones más difíciles más adelante, cuando se manifiestan las enfermedades subyacentes. Eso es precisamente lo que ocurrió con la inseguridad nigeriana: la nación no cortó de raíz las fuentes de la inseguridad.

La política prebendal y los líderes políticos antipatriotas son las principales causas de inseguridad en Nigeria. Incluso las más horribles de las otras son copias de la corrupción política y el liderazgo antipatriótico. Como firma, los políticos prebendales, que malversaron los recursos comunes del país y dejaron a la población desamparada, hambrienta y enfurecida, son los culpables del terrorismo, el bandidaje Janjaweed, los pastores asesinos, la insurgencia, la militancia, el cultismo, los asesinatos rituales y Yahoo Plus, entre otras formas de inseguridad en el país.

La mala gobernanza es un resultado directo de la política prebendal y una característica común que apuntala y da alas a la inseguridad.

Elecciones en Nigeria – (c) Kunle Ogunfuyi, hogimages.com

Los actores políticos prebendales obtienen una puntuación tan alta en la calificación porque son los que roban el dinero público en grandes cantidades. Malversan los fondos destinados al crecimiento económico, la creación de empleo y el desarrollo. Deberían ser considerados como terroristas económicos, al igual que los demás terroristas, militantes, rebeldes y bandidos.

Por lo tanto, para contrarrestar la inseguridad, es esencial derrocar la política prebendal y recuperar el botín de los funcionarios públicos de forma similar a como el país gestionó el botín de Abacha. Sí, el prebendalismo debe abordarse con decisión. Y poner fin a la alimentación de los funcionarios públicos es el lugar adecuado para empezar. Según un informe, ¡30 gobernadores gastaron más de 950.000 millones de nairas en ocio en 3 meses! Sólo Nigeria y África alimentan a sus dirigentes; ningún país de Occidente lo hace.

En Occidente, los ricos alimentan a los pobres, pero en Nigeria y otras partes de África, los empobrecidos alimentan a los ricos. En psicología, esto se conoce como inversión medios-fines.

La siguiente es la declaración de bienes, que debe hacerse pública antes y después de que un individuo asuma su cargo. Es moral y legalmente inaceptable que un funcionario público oculte su patrimonio y sus ingresos a sus empleadores. Él o ella puede optar por mantener su privacidad no presentándose ni aceptando cargo público alguno. Nadie entra en la cocina si no quiere calentarse.

En tercer lugar, debe aprobarse una nueva ley que estipule una pena extremadamente larga -posiblemente de cadena perpetua o muerte- para la corrupción, y la lucha contra la corrupción debe ser apolítica y seria. Por su maldad, la corrupción debe considerarse al mismo nivel que el robo a mano armada. Además de ser un robo, la corrupción es una lacra moral y un delito de traición. Por eso, en China se ejecuta a los funcionarios deshonestos. Ese país considera un despilfarro enviar a los funcionarios corruptos a la cárcel. Como resultado de esta gestión prudente de los recursos públicos y de la tolerancia cero con la corrupción, China ha crecido hasta convertirse en la mayor economía del mundo, con unas reservas que superan el billón de dólares. Compárese con Nigeria, que cuenta con menos de 35.000 millones de dólares en reservas y donde funcionarios públicos prebendales saquean la mancomunidad.

En Nigeria, los políticos fundaron un movimiento terrorista y trajeron a bandidos para perseguir las elecciones. Los terroristas de Boko Haram ocuparon cargos gubernamentales en sus primeros años. Uno incluso ocupó el cargo de comisario antes de que se vieran obligados a pasar a la clandestinidad y retirarse a la selva de Sambisa. Tratar con ellos de forma decisiva es todo un reto porque en el pasado estuvieron implicados políticamente.

En una línea similar, Abubakar Kawu Baraje, antiguo jefe del partido en el poder, el All Progressives Congress (APC), atribuyó el origen de la actual inseguridad en el país a la afluencia de bandidos procedentes de países vecinos como Sierra Leona, Malí, Senegal, Níger y Chad. El honorable Baraje relató entonces a los nigerianos cómo estos bandidos Janjaweed fueron traídos a Nigeria para garantizar la victoria electoral en las elecciones presidenciales de 2015 y luego se marcharon por su cuenta, lo que les llevó a empezar a secuestrar para pedir rescates y a extorsionar a los ciudadanos para que paguen impuestos. La razón fundamental por la que ha sido difícil acabar con los bandidos es el trasfondo político del bandolerismo. Han aparecido vídeos e imágenes de sus líderes posando con un gobernador y luciendo turbantes de monarcas tradicionales del norte.

Asimismo, los políticos han utilizado a los cultistas como ejércitos privados y matones políticos para causar disturbios en Nigeria. Para sus elecciones y su seguridad, los políticos arman a los sectarios y les proporcionan cobertura política, y les ayudan a salir impunes de asesinatos y otros delitos graves. Como los políticos no pueden recuperar en el mercado negro las armas que compraron ilegalmente para los matones y sectarios, muchos de ellos se convierten en atracadores a mano armada y secuestradores.

Bajo la administración del presidente Muhammadu Buhari, los pastores asesinos cobraron el mayor ímpetu e impulso. Donde podían, dejaban pastar a sus animales. Se habían vuelto tan descarados y temerarios que arrancaban cultivos y alimentaban a su ganado, llegando incluso a incendiar granjas para forzar la brotación temprana de la hierba y que los animales tuvieran comida mientras los granjeros morían de hambre. Muchos granjeros que se aventuraron a desafiar el descaro fueron violados, heridos o asesinados.

La tensión entre granjeros y pastores asesinos también se ha intensificado después de que un gobernador revelara a los nigerianos en la televisión nacional que participaba en un proyecto destinado a reasentar en el país a un grupo étnico que había quedado varado en África. Como consecuencia, las comunidades han sido saqueadas y sus atacantes han tomado el control de las mismas. Lo que esto significa es que los políticos son también los que han traído al país a los pastores asesinos. La contención eficaz de la situación también se ve obstaculizada por la cobertura política de los pastores asesinos. Incluso en el Senado nigeriano, algunos senadores sostienen que los pastores y su ganado deberían poder disfrutar de los derechos de los ciudadanos y pastar donde les plazca.

Los insurgentes y los militantes están inmersos en conflictos económicos de marginación, ya que la democracia no ha conseguido traer el progreso y las posibilidades de empleo. Las sonoras protestas contra el petróleo del delta del Níger, que no ayuda a sus habitantes mientras desarrolla otras regiones de la nación, se conocen como militancia del delta del Níger. Se trata, pues, de una lucha por la inclusión y la justicia social, una lucha por el control de los recursos, como se ha visto en otras federaciones.

Un presidente demostró audacia al llamar a la etnia igbo, que potencialmente cuenta con más de 40 millones de personas, sólo un punto en un círculo y tratarla como tal. Así fue como se permitió que el sudeste, que era la zona más segura de Nigeria, se convirtiera en el hogar de pistoleros desconocidos.
Además, el estancamiento económico de los jóvenes en general ha provocado numerosos tipos de inseguridad y delitos violentos. Con el empeoramiento de la economía, la mayoría de los jóvenes que se licenciaron hace más de diez años no tienen ninguna posibilidad de encontrar trabajo. Las escandalosas muestras de riqueza extravagante exhibidas por políticos sin trabajo también han inculcado en los jóvenes el deseo de hacerse ricos de la noche a la mañana. Así surgieron los Yahoo Boys y Yahoo Plus. Yahoo Plus son los Yahoo Boys que, supuestamente, matan por rituales para espolear sus actividades de Yahoo, no gracias a los políticos prebendales y su primitiva adquisición de riqueza.

Conclusión

Las élites políticas son responsables de los diferentes tipos de inseguridad en Nigeria. La solución a la inseguridad en Nigeria tiene, por tanto, una bala de plata: abordar con decisión la política prebendal y las causas profundas identificadas de la inseguridad, y sus manifestaciones desaparecerán en poco tiempo.