Escalada militar entre los ejércitos del Sahel y los grupos yihadistas

Es una carrera contrarreloj. Entre los soldados de Níger, Malí y Burkina Faso y los grupos terroristas armados activos en los tres países y afiliados a Al Qaeda y al Estado Islámico, hay unos diez mil combatientes. Pero quizás por primera vez desde 2012, los ejércitos nacionales, ahora en el poder en el Sahel central, van un paso por delante.

Nathalie Prevost
MonAfrique

 

Hace tres meses, los jefes de Estado Mayor de los tres países miembros de la Alianza de Estados del Sahel (AES) bautizaron en Níger una nueva fuerza conjunta con su marco de empleo, «un concepto operativo coherente y adaptado a las necesidades de nuestra zona» y «un plan de fuerzas». El general nigerino Moussa Salaou Barmou, que dio la bienvenida a Niamey a sus homólogos, declaró al término de la reunión que la fuerza sería «operativa lo antes posible».

Además de su nueva sinergia, crucial para acorralar a los grupos yihadistas que operan en las regiones fronterizas, los ejércitos nacionales pueden contar también con su dominio del aire, reforzado por la adquisición de helicópteros y, sobre todo, de drones a Turquía y, pronto quizás, a Irán, así como de material militar y hombres suplementarios a Rusia.

En el otro bando, es sobre todo el Groupe de Soutien à l’Islam et aux Musulmans (GSIM, afiliado a Al Qaeda), bajo el mando del tuareg Iyad Ag Ghali, el que marca el ritmo a través de varias katibas en Malí, Burkina Faso y Níger. «Tenéis que prepararos para una guerra», se dice que dijo sin piedad Iyad Ag Ghali a los antiguos amos de Kidal, los combatientes de la Coalición de Movimientos del Azawad, que fueron expulsados de su bastión el pasado noviembre casi sin luchar. Replegándose ante los drones, los líderes rebeldes consiguieron mantener casi intactas sus fuerzas. Pero de momento están fuera de juego, rumiando su derrota. Los más amargados entre ellos se están uniendo al GSIM.

Presión de Al Qaeda en el sur de Malí

Iyad, por su parte, libra su guerra como un maratón. Hay que decir que es un profesional. Apenas ha hecho otra cosa en su vida. Dejando atrás el norte derrotado, su grupo se concentra en nuevas regiones, cada vez más cerca de Bamako: el Sahel occidental y el sur, Sikasso, Kayes, Koulikoro y Niono. Mantiene la iniciativa y multiplica los ataques complejos. Para llenar sus arcas y abastecerse de reclutas y material, sigue liberando rehenes occidentales. El 27 de febrero, tres rehenes italianos fueron liberados tras dos años de cautiverio. Se rumoreaba que su precio era de 20 millones de euros. Algunos observadores creen que está preparando una nueva oleada de atentados complejos con terroristas suicidas.

En el centro de Malí se está imponiendo una situación ni de paz ni de guerra, con focos de calma y otros de conflicto, en función de las prioridades operativas de la principal filial del GSIM en el delta central, la Katiba Macina, la mayor de las unidades combatientes. Las milicias comunitarias y los cazadores de dozos siguen siendo uno de sus objetivos favoritos. El número de víctimas entre ellos se triplicó en 2023.

Por el momento, el norte ha quedado en manos de las fuerzas armadas malienses y de lo que queda de Wagner, que está siendo absorbida por Africa Corps, con su rastro de muerte y destrucción. Pero Argelia, enfrentada a Bamako, acaba de realizar el 27 de febrero maniobras militares a gran escala en la frontera, como para recordar a las autoridades malienses la línea roja». Hoggar Storm 2024″ tuvo lugar en Bordj Badji Mokhtar, una zona desértica muy próxima al bastión de Iyad Ag Ghali. El ejercicio fue supervisado por el propio Jefe del Estado Mayor del ejército argelino, el general Saïd Chanegriha.

Aumento de los ataques con drones

La situación en Níger es estable. El enemigo aquí es sobre todo el Estado Islámico, que sigue gravando a la población. Se ha desplazado ligeramente hacia el este, hacia el norte de la región de Dosso y el sur de la región de Tahoua. Prosigue sus actividades, sigue atentando contra las fuerzas de seguridad nacionales, colocando artefactos explosivos improvisados en las carreteras y atacando ocasionalmente convoyes de abastecimiento procedentes de Burkina y Malí. El GSIM, una prolongación de la katiba Macina en la orilla derecha del río Níger procedente de Burkina, tampoco parece haberse retirado ni haber avanzado.

Los ataques con aviones no tripulados, que van en aumento, causan a veces víctimas civiles junto a los yihadistas atacados. El ejército nigerino reconoció, por primera vez, un error de este tipo al sur de Tera, en la zona minera de Gotheye, en enero. Sin embargo, es probable que los drones se utilicen cada vez más, ya que permiten salvar vidas de soldados.

Tras varios meses de tregua, el Estado Islámico y Al Qaeda se han enfrentado recientemente en las últimas horas en la región trifronteriza de Intilit, en Malí. Se trata de una buena noticia para los ejércitos nacionales, ya que la tregua ha permitido a ambos grupos reforzarse y centrarse en objetivos militares. A finales de año, llevaron a cabo ataques coordinados que habrían costado la vida a 200 soldados.

Por el contrario, hace unos días, cuando el Estado Islámico intentó tomar el campamento de Labezanga, en la frontera entre Níger y Malí, sufrió grandes pérdidas bajo el fuego de los ejércitos maliense y nigeriano, que actuaron de forma coordinada.

Un río de sangre en Burkina Faso

Combatientes yihadistas rescatan a unos niños tras una masacre en un pueblo de Burkina Faso, marzo de 2024

Desde hace varios meses, el eslabón más débil de la región es Burkina Faso, que sigue a punto de quedar sumergida. El ejército burkinés cuenta con el apoyo de miles de voluntarios (Voluntarios para la Defensa de la Patria, VDP) para hacer frente al enemigo, que controla vastos territorios en el norte y el este del país. Ansaroul Islam es el grupo más poderoso y numeroso en esta zona, y es hermano de la Macina katiba maliense, fronteriza con el país y con la que a veces lleva a cabo operaciones.

La población civil está pagando un precio muy alto y las masacres en las aldeas van en aumento. Las últimas se cometieron el 25 de febrero en el departamento de Thiou, en la provincia de Yatenga, en la frontera noroeste, y después, hace unos días, en el este de Burkina Faso, en el lado de Níger, en la provincia de Komondjari. En el primer caso, el fiscal de Burkina Faso del tribunal de grande instance de Ouahigouya ordenó una investigación. En un comunicado de prensa emitido el 1 de marzo, se refirió a «ataques homicidas masivos», con un balance global provisional de «unas 170 personas ejecutadas». Remitió el asunto a la policía judicial y lanzó un llamamiento en busca de testigos. Varias fuentes, entre ellas supervivientes, consideran que se trata de una represalia del ejército burkinés y del VDP tras un ataque yihadista contra sus filas. La segunda masacre podría haber sido perpetrada por una unidad del ejército burkinés contra un pueblo sospechoso de complacencia con los yihadistas. Varias imágenes desesperadas han circulado por las redes sociales, mostrando a niños muy pequeños demacrados en medio de decenas de cadáveres, en su mayoría mujeres y niños, en el suelo. En otro vídeo, combatientes yihadistas fulani tratan de consolarlos, les dan agua para beber y luego se los llevan en sus motocicletas.

En el Índice Global del Terrorismo 2024, Burkina Faso es ahora el país más afectado por atentados terroristas, por delante de Afganistán e Israel. En los trece años transcurridos desde la creación de esta publicación, «es la primera vez que un país que no sea Afganistán o Irak encabeza el índice». Cerca de 2.000 personas han muerto en atentados terroristas en Burkina Faso en 258 incidentes, casi una cuarta parte de todas las muertes por terrorismo en el mundo. En 2023, las muertes por terrorismo habían aumentado un 68%, aunque los incidentes habían disminuido un 17%».

 

En enero de 2024, el analista Héni Nsaibia, para ACLED (Armed Conflict Location and Event Data Project), predijo una nueva página mortal en el Sahel tras diez años de conflicto. Basándose en los datos recogidos por ACLED, destaca el empeoramiento de la situación en el Sahel central, que está batiendo nuevos récords de violencia. Según él, en 2023 Burkina Faso será el segundo país, después de Nigeria, con más muertos por violencia política. La cifra para el conjunto del Sahel central aumentará un 38% en 2023, y el número de civiles asesinados más de un 18%. Prevé que estas tendencias continúen en 2024, «en un contexto de escalada de la guerra de contrainsurgencia contra las tácticas cada vez más agresivas de los insurgentes». Calcula que más de 8.000 personas han muerto en Burkina Faso «en un conflicto nacional que está alcanzando proporciones de guerra civil».

Mapa ACLED.

Héni Nsaibia también describe una triplicación de la violencia cometida por los mercenarios de Wagner en Mali durante el mismo año, 2023, «implicados en el asesinato de cientos de civiles, la destrucción de infraestructuras y saqueos, que desencadenaron desplazamientos masivos de población». El autor estima que más de 100.000 nuevos desplazados podrían llegar a Mauritania en los próximos meses, huyendo de las regiones fronterizas. En cuanto a Níger, cuya situación, dice, había mejorado «ligeramente» antes del golpe, ha vuelto a convertirse en un objetivo más frecuente de los ataques del Estado Islámico en el Sahel, lo que ha provocado un aumento de las bajas militares y civiles. «La respuesta de las fuerzas nigerianas ha sido proactiva y transfronteriza, participando en operaciones terrestres y ataques aéreos dentro del territorio maliense para atacar los bastiones del Estado Islámico en el Sahel».

En 2024, escribe el autor, deberíamos seguir asistiendo a una escalada militar en los tres países gobernados por juntas, que han decidido aplastar por la fuerza a los grupos yihadistas.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel