En los países del Sahel, las transiciones militares son interminables

Malí, Guinea, Burkina Faso y Níger... En estos cuatro países, que han sufrido múltiples golpes de Estado militares, las autoridades de transición se aferran al poder en nombre de la inseguridad, y el retorno al gobierno civil tarda en llegar. Una anomalía institucional, según el medio de comunicación nigerino "La Roue de l'histoire".

Ibrahim Moussa Illagamo
Courrier international

Cuanto más tiempo pasa, más se ve alejarse el regreso de los civiles al poder. Es un hecho que empieza a irritar a los ciudadanos, sobre todo en los países donde los militares están en su tercer o incluso cuarto año al frente de los asuntos públicos. Es el caso de Malí, donde la bulimia de poder de los coroneles está llevando al país a un vacío institucional. Según el decreto emitido por el coronel Assimi Goïta en persona y sin presión alguna, la transición militar en este país debía terminar el 26 de marzo de 2024 con la organización de unas elecciones presidenciales.

Para gran sorpresa de los malienses, las elecciones presidenciales no se celebraron y, lo que es más grave, Assimi Goïta no emitió ningún decreto para prolongar la duración de la transición hasta la misma fecha del 26 de marzo de 2024 [el 10 de abril, el coronel Assimi Goïta, en el poder desde 2021, suspendió «hasta nuevo aviso, por razones de orden público, los partidos políticos y las actividades políticas de las asociaciones», según el decreto emitido por el Consejo de Ministros].

Peligroso vacío institucional

En consecuencia, el país se encuentra ahora en un vacío institucional, según varios dirigentes políticos. En este sentido, los partidos políticos y las organizaciones de la sociedad civil emitieron una declaración el 31 de marzo de 2024 exigiendo que el gobierno de transición organice elecciones presidenciales para entregar el poder a los civiles lo antes posible [los golpistas se habían comprometido a abandonar el poder en noviembre de 2022].

Al mismo tiempo, anunciaron que utilizarían todos los medios legales y legítimos para devolver el país al orden constitucional normal y al concierto de las naciones, garantía de estabilidad política y desarrollo sostenible en Malí.

Una transición sin fin es en lo que quiere sumir a Guinea el teniente general Mamadi Doumbouya. En el poder desde septiembre de 2021, el hombre que derrocó al profesor Alpha Condé no está dispuesto a abandonar el poder tras casi tres años en el cargo. El 27 de marzo destituyó a los presidentes de los consejos municipales y de las ciudades, autorizando a los secretarios generales a gestionar los asuntos cotidianos a la espera del nombramiento de administradores delegados.

Al día siguiente de esta decisión, el recién nombrado Primer Ministro de transición anunció la prórroga de la transición, pero esta vez sin precisar su duración, alegando que el tiempo no había permitido aún completar todas las reformas necesarias antes del traspaso del poder a los civiles.

Sin vuelta a la normalidad por la inseguridad

La creación de la Alianza de Estados del Sahel (AES) el 16 de septiembre de 2023 por Malí, Burkina Faso y Níger, y su retirada de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (Cedeao) el 31 de enero de 2024, [anunciaba que los militares seguirían en el poder].

Mientras que en Malí no hay ambigüedad sobre el deseo de los coroneles de permanecer en el poder, en los otros dos miembros de la Cedeao -Burkina Faso y Níger- las señales de alarma también están ahí. Aquí y allá, y especialmente en las redes sociales, se oye decir «no habrá elecciones hasta que se restablezca la seguridad en estos países»; el mismo argumento desarrollado por Assimi Goïta y sus amigos coroneles encaramados en la colina de Koulouba [el palacio de Koulouba es la residencia oficial del presidente de la República de Malí].

El capitán Ibrahim Traoré ni siquiera oye hablar de una vuelta al orden constitucional normal en Burkina Faso. En el país de los hombres íntegros, criticar la transición es sinónimo de delito de lesa majestad.

Todos los que se atreven a denunciar las insuficiencias o el mal comportamiento de la transición son escoltados manu militari a los teatros de operaciones con el estatuto de Voluntarios para la Defensa de la Patria (VDP), una milicia creada localmente por el propio pueblo para organizar su propia defensa contra los terroristas.

En Níger, silencio de radio de los militares

En Níger, último país en incorporarse al club, la vuelta a la normalidad constitucional parece haberse aplazado indefinidamente. En sus dos primeras comparecencias ante los medios de comunicación, el Presidente del Consejo Nacional de Salvaguarda de la Patria (CNSP) y Jefe del Estado, el General de Brigada Abdourahamane Tchiani, sugirió que la transición no superaría los tres años. Con la salvedad de que estos dos discursos del Presidente Tchiani a sus conciudadanos se produjeron antes del advenimiento de la ESA y antes de la retirada de Níger de la Cedeao.

En su última comparecencia ante los medios de comunicación, el 13 de febrero de 2024, el hombre fuerte de Niamey ni siquiera se dignó a decir una palabra sobre la duración de la transición. Si hubiera abordado esta cuestión, los nigerianos habrían podido saber si seguía respetando el límite de tres años o si se planteaba un periodo ligeramente más largo.

La total opacidad sobre esta cuestión empieza a sembrar dudas entre la opinión pública sobre la posibilidad de un retorno al orden constitucional. La actual situación política del país -donde, a pesar del levantamiento de las sanciones económicas por parte de la CEDEAO, no se ha avanzado en la creación de otras instituciones de transición como el Consejo Nacional de Transición o el Parlamento de Transición, el Observatorio Nacional de la Comunicación, o incluso la Convención Nacional, anunciada en las primeras horas del advenimiento del CNSP- empieza a apelar a la conciencia de algunos ciudadanos. Es el caso de la sección nigerina de Transparencia Internacional, que ha emitido un comunicado en el que pide a los ciudadanos que exijan la vuelta al orden constitucional.

Según ciertas indiscreciones, la delegación norteamericana de alto nivel que visitó recientemente nuestro país pidió un calendario para la vuelta al orden constitucional, petición que no gustó al gobierno de Niamey y que aceleró la denuncia de los acuerdos militares con el país del Tío Sam.

No mejor en África Central

Mientras que en África Occidental los regímenes militares quieren eternizarse en el poder, en África Central las cosas parecen moverse.

Después de tres años de transición tras la muerte de su difunto padre y su llegada al poder, que se comparó a un golpe de Estado en Chad, el general Mahamat Idriss Déby celebrará elecciones presidenciales el 6 de mayo, en las que él también es candidato.

En Gabón, otro país del bloque centroafricano que conoció un golpe de Estado en agosto de 2023, apenas dos semanas después del de Níger, el hombre que derrocó a Ali Bongo Odimba tiene previsto organizar elecciones y ceder el poder a civiles tras una transición que no durará más de un año.

 

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel