El Sahel central: escenario de nuevas guerras climáticas

En el Sahel central, los Estados se están movilizando para combatir el impacto del cambio climático como forma de reducir los conflictos. Pero para responder adecuadamente a la creciente inseguridad, es importante mirar más allá de una ecuación simplista que vincule el calentamiento global y la escasez de recursos con los brotes de violencia.

Jacques Lizeray – El Sahel – Valle del río Senegal

International Crisis Group

Panorama general

Desde las sequías de los años setenta y ochenta, los países del Sahel central -Mali, Burkina Faso y Níger- se consideran ecológicamente frágiles y muy empobrecidos. En la actualidad, además de estos problemas climáticos y económicos, la región asiste a la proliferación de grupos armados en las zonas rurales, algunos de los cuales afirman actuar en nombre de la yihad. Una teoría es que el calentamiento global está provocando una reducción de los recursos disponibles y, en consecuencia, un aumento de la violencia. Pero las pruebas no parecen confirmarlo. La propagación de los conflictos en la región está menos vinculada a la disminución de los recursos que a la transformación de los modos de producción, que se traduce en una competencia mal regulada por el acceso a recursos cada vez más codiciados, sobre todo la tierra.

Es esencial luchar contra el cambio climático y sus efectos, que incluyen una mayor presión sobre la tierra, especialmente en las zonas rurales. Pero la escasez de recursos no es ni el único ni el factor determinante del aumento de la inseguridad. En algunos casos, los recursos abundan, pero las autoridades tradicionales o centrales carecen de la capacidad o la legitimidad para mediar en los conflictos por el acceso a ellos.

Si los gobiernos basan las políticas de desarrollo en la premisa de que la escasez de recursos conduce automáticamente a un aumento de la violencia, correrán el riesgo de formular respuestas inadecuadas a la profunda transformación de los sistemas agropastorales. Por lo tanto, es importante proporcionar herramientas que puedan garantizar una distribución más equitativa de los recursos creados. Además, las opciones políticas de los Estados desempeñan un papel esencial en el mantenimiento de un equilibrio entre la producción agrícola y la pastoral. En el Sahel central, las políticas gubernamentales han beneficiado durante mucho tiempo a los agricultores sedentarios en detrimento de los pastores nómadas. Los Estados deben corregir este desequilibrio y encontrar nuevas soluciones que concilien los intereses de los diferentes sistemas de producción.

Con el calentamiento global, las pasiones se encienden

En los últimos años, el Sahel central -Mali, Burkina Faso y Níger- se ha convertido en un epicentro de inseguridad, con el repliegue de las autoridades estatales a las ciudades y la expansión por las zonas rurales de grupos armados, algunos de los cuales afirman actuar en nombre de la yihad. La inseguridad se desarrolla en una región pobre y semiárida percibida como vulnerable desde hace varias décadas, especialmente desde las sequías de los años setenta y ochenta. Cada vez son más los expertos y responsables políticos que no sólo relacionan los fenómenos del aumento de la violencia y el cambio climático, sino que postulan una relación directa entre ambos.

Estos actores creen que el aumento de las temperaturas en el Sahel está produciendo más sequías e inundaciones, que a su vez ponen en peligro la producción agrícola, aumentan la pobreza y alimentan la violencia étnica. Se dice que los grupos armados, en particular los yihadistas, explotan estas tensiones para atraer reclutas. Algunos observadores consideran que este vínculo es evidente y comentan que, para los Estados del Sahel central, «el mapa de la inseguridad y el del hambre se superponen».

Para los gobiernos del Sahel, vincular el yihadismo al cambio climático es quizás una forma de atraer ayuda financiera al conectar dos cuestiones que movilizan a los donantes internacionales. En febrero de 2019, diecisiete países se reunieron en Niamey, capital de Níger, para adoptar un plan que invierte 400.000 millones de dólares (más de 350.000 millones de euros) en el periodo 2019-2030 para combatir los efectos del cambio climático. En esta reunión, los participantes deploraron el impacto del calentamiento global en la reducción de la superficie de tierras cultivables, el agotamiento de los recursos y el aumento de la inseguridad. También subrayaron la necesidad de que los países industrializados, principales responsables del calentamiento global, apoyen financieramente a los Estados del Sahel, que son sus primeras víctimas. Para los dirigentes sahelianos, este vínculo tiene además la ventaja potencial de atribuir las causas de la violencia a factores externos de gran envergadura de los que no pueden hacerse responsables.

Este plan de lucha contra el calentamiento global se inscribe en una lógica más amplia de iniciativas centradas en el nexo «seguridad-desarrollo». Estas combinan acciones destinadas a detener el ciclo de empobrecimiento en el Sahel e intervenciones para prevenir la expansión de grupos armados, en particular yihadistas. El plan implica tanto el despliegue de tropas para derrotar a los terroristas como la inversión en desarrollo para garantizar a los residentes el acceso a los recursos. El objetivo es que los países salgan de la pobreza, que se cree que está detrás del auge de los grupos armados más violentos. Las autoridades sahelianas, sus socios y numerosos expertos repiten que los grupos yihadistas prosperan porque ofrecen una alternativa a la juventud rural saheliana que carece de acceso a los recursos.

El papel del cambio climático en la transformación de los sistemas agropastorales

Mercado del lunes en Djenne – (c) WhyBlue

No cabe duda de que el cambio climático tiene una influencia importante en las condiciones de la producción agropastoral. Dicho esto, su impacto sobre los recursos y la violencia no puede analizarse de forma aislada sin tener en cuenta otros factores, y la relación no puede reducirse a una simple ecuación entre el calentamiento global y la disminución de los recursos, por un lado, y el aumento de la violencia, por otro.

No cabe duda de que el cambio climático ha contribuido a alterar el equilibrio entre los sistemas de producción pastoril y agrícola, en detrimento de los pastores. Las sequías sahelianas de los años 1970-1980 no sólo redujeron los niveles de producción de la región durante varios años, sino que también alteraron profundamente las relaciones entre agricultores y pastores. Estos años de sequía diezmaron los rebaños del centro de Malí, empobreciendo a los pastores fulani que dependían de la trashumancia para sobrevivir. Durante ese tiempo, los agricultores sufrieron varias malas cosechas, pero siguieron produciendo y pronto generaron un nuevo excedente que muchos invirtieron en ganado. Estos agricultores sedentarios emplearon entonces como pastores a un gran número de fulani que se habían arruinado por las sequías. Este período es el origen de una crisis de marginación de las comunidades pastorales, que explica en parte el atractivo de la retórica yihadista para muchos nómadas fulani.

Por supuesto, el cambio climático no es el único responsable de la crisis del pastoreo. Otros factores, en particular la expansión de las tierras de cultivo, que ha devorado las zonas de pastoreo, y el aumento de formas de inseguridad como el bandidaje armado, también son culpables. Además, el avance de los pioneros agrícolas -es decir, la expansión de las tierras destinadas a la agricultura- no es sólo un fenómeno demográfico. También está vinculado a las relaciones de poder entre agricultores y pastores a nivel local, así como a las decisiones políticas, incluidas las tomadas por los Estados. Por ejemplo, las grandes prioridades del Estado maliense en materia de autonomía alimentaria y modernización de la agricultura han favorecido en general a los agricultores en detrimento de los pastores.

En resumen, los conflictos locales que afectan al centro de Malí no son tanto el resultado de la disminución de los recursos -en realidad, la producción de recursos ha aumentado en general en el centro de Malí- como de las crecientes tensiones en torno al uso de la tierra. El clima, en este caso una prolongada sequía en las décadas de 1970 y 1980, ha tenido un impacto significativo en la región, pero sus repercusiones en los conflictos fueron indirectas y sólo pueden entenderse a través de un análisis más amplio de las transformaciones de los sistemas de producción agropastorales.

Mayores recursos, mayores tensiones

La teoría de que los conflictos en el Sahel están directamente relacionados con la escasez de recursos -en parte causada por el cambio climático- podría conducir a políticas de desarrollo cuyo principal objetivo sea aumentar los recursos disponibles. Siguiendo esta lógica, una respuesta a las sequías que perjudican las relaciones entre agricultores y pastores podría ser apoyar proyectos de excavación de pozos, aumentando así el volumen de agua disponible. Sin embargo, las experiencias pasadas en varias regiones del Sahel sugieren que la creación de nuevos recursos también puede provocar un aumento de las tensiones locales y, en ocasiones, conflictos violentos.

En el centro de Malí, durante una operación de apoyo a la ganadería en la región de Mopti (Opération de développement de l’élevage dans la région de Mopti, ODEM), nuevos pozos como los de Tolodjé, una importante reserva pastoral, hicieron más atractivas zonas antes desprovistas de agua. Los pozos atrajeron a los agricultores dogon del centro de Malí, que se instalaron allí, al principio con el permiso de los pastores fulani a los que el Estado reconocía a menudo derechos de uso de la tierra. Con el tiempo, el número de agricultores aumentó y empezaron a hacer valer sus derechos sobre las tierras que rodeaban los pozos, que habían sido excavados para los pastores. Las tensiones entre pastores y agricultores empeoraron, ya que ni el Estado ni las autoridades locales «tradicionales» parecían capaces de regular el uso de la tierra de forma pacífica y consensuada. En esta zona, el recrudecimiento de la violencia entre los yihadistas y los grupos de autodefensa está en parte relacionado con estas disputas por las reservas de agua disponibles en las últimas décadas.

Otro ejemplo: en la provincia de Soum, en Burkina Faso, el proyecto de desarrollo «Riz Pluvial» contribuyó a aumentar los volúmenes de producción de arroz en el municipio de Belehédé. Pero este proyecto también afectó al equilibrio demográfico y político local al atraer a agricultores no autóctonos, en su mayoría de las etnias fulsé y mossi. Como consecuencia, los propietarios fulani, que suelen ser pastores nómadas, se sintieron expulsados de las tierras sin una compensación adecuada. Las poblaciones no autóctonas también intentaron eludir a la autoridad local tradicional, en este caso el emir de Tongomayel, nombrando a sus propios jefes de aldea. En medio de estas tensiones, los pastores fulani se han acercado a los grupos yihadistas, conocidos por rechazar las decisiones del Estado y ayudar a las personas que les apoyan a acceder a la tierra.

En ambos casos, no fue la escasez de recursos lo que condujo a la violencia, sino más bien la creación de nuevos recursos lo que generó o exacerbó los conflictos por el uso de la tierra y el acceso a ella.

Cambios en los sistemas agropastorales y niveles de violencia: el ejemplo de Malí central

Aunque el cambio climático tiene un impacto en los niveles de producción en el Sahel, no existe una relación causal simple entre este factor y el nivel de violencia, o entre la reducción de los recursos y el aumento de la violencia en particular. Existe una mayor correlación entre la proliferación de conflictos en el Sahel y la transformación de los sistemas de producción, que conduce a una competencia mal regulada por unos recursos cada vez más codiciados, la tierra en particular. Paradójicamente, mientras que las tierras cultivables de los países sahelianos se reducen cada año como consecuencia del cambio climático, las superficies cultivadas siguen aumentando, junto con la propia producción. La expansión demográfica explica en parte este fenómeno, al igual que la mejora del uso y la gestión de la tierra. El cambio climático aumenta la presión sobre la tierra, pero no es ni el único ni el factor determinante. La presión sobre la tierra está relacionada principalmente con el hecho de que la tierra es cada vez más valiosa y, por tanto, más codiciada.

En la región de Mopti, en el centro de Malí -centro de la insurgencia Katiba Macina, dirigida por el predicador Hamadoun Koufa-, los niveles de producción agrícola han aumentado mucho en las dos últimas décadas, a pesar de las variaciones relativamente grandes de un año a otro. Mientras que la producción de cereales era de 420.000 toneladas en 1999-2000, quince años después se había triplicado, alcanzando un máximo de 1,22 millones de toneladas en 2015-2016. El aumento de la producción de cereales está relacionado en gran medida con la expansión de las superficies cultivadas, que pasaron de 789.120 hectáreas en 2001-2002 a 991.554 hectáreas en 2016, lo que supone un incremento del 26%. En el sur de Mopti, escenario de turbulentos conflictos locales, una carrera mal regulada hacia las tierras de cultivo en las llanuras de Séno-Gondo desembocó en violencia entre fulani y dogon.

Aunque la gran demanda de tierras exacerba los conflictos, los mecanismos reguladores -ya sean tradicionales o establecidos por el Estado central- no siempre son lo bastante eficaces o legítimos para resolver las disputas. Muchos conflictos se deben a los intentos de apoderarse de nuevas tierras, una fuente de tensión entre las poblaciones que las autoridades son incapaces de gestionar pacíficamente. La demanda de tierras agrícolas y, por tanto, también su valor, han aumentado considerablemente debido al impacto de la agricultura mecanizada, el regadío y la migración de los dogones de la escarpa de Bandiagara a las llanuras. Cada vez más agricultores explotan las tierras antes reservadas al ganado y se apoderan de las zonas cercanas a las fuentes de agua y los pozos pastorales para cultivar hortalizas. Esta expansión de las tierras agrícolas dificulta el acceso del ganado a los pastos y a las fuentes de agua, lo que provoca incidentes violentos.

Regular mejor el acceso a los recursos naturales

Los sahelianos que comparten un territorio codiciado nunca han sido más numerosos, pero también producen más recursos que nunca. La pobreza es una realidad en el Sahel, pero sus habitantes rurales no se enfrentan entre sí por vivir en tierras cada vez más pobres. Más bien, la intensificación del desarrollo de las zonas rurales está generando una competencia sin precedentes que las autoridades son incapaces de gestionar. Las respuestas políticas que ven un simple vínculo entre el cambio climático, la disminución de los recursos y la violencia se basan en un diagnóstico erróneo y, por tanto, no ofrecen ningún remedio. Por supuesto, es urgente responder a los efectos del cambio climático en el Sahel, como en otros lugares, dada la gravedad de la amenaza que supone. Pero sería un error hacerlo basándose en una correlación directa entre calentamiento global y violencia que los hechos no avalan.

Otros factores pueden explicar este aumento de la violencia. En el Sahel central, las políticas gubernamentales han favorecido durante mucho tiempo a los agricultores sedentarios en detrimento de los pastores nómadas, un enfoque que ahora debería suscitar preocupación. Dicho esto, sería peligroso pedir una simple inversión de las políticas como forma de compensación. Es esencial proporcionar espacio a los pastores que se vieron gravemente afectados por las graves sequías de los años setenta y ochenta, pero hacerlo obligando brutalmente a decenas de miles de agricultores a abandonar las tierras de pastoreo crearía inevitablemente nuevas tensiones y conflictos. Una vez más, por mucho que necesite producir recursos para sus poblaciones, el Sahel necesita mediadores legítimos que puedan arbitrar pacíficamente las delicadas cuestiones del acceso a los recursos y su distribución en las zonas rurales.

Hay que revisar los métodos de intervención. Los proyectos de desarrollo no se limitan a generar riqueza; también contribuyen a modificar profundamente las condiciones locales de acceso a los recursos en un entorno ya de por sí muy competitivo. Los diseñadores de tales proyectos deberían ser mucho más conscientes de las consecuencias de sus acciones, por ejemplo asegurándose de que existen métodos para garantizar una distribución equitativa y aceptada de los recursos creados. Muchos profesionales del sector del desarrollo son muy conscientes de este imperativo. Sin embargo, cuando los dirigentes políticos o de seguridad les encomiendan que actúen con urgencia, a menudo disponen de pocas salvaguardias para garantizar que las inversiones de hoy no provoquen conflictos en el futuro.

 Conclusión

Los países del Sahel y sus socios internacionales deberían formular una definición más precisa y matizada de la relación entre el cambio climático y la violencia, y más ampliamente entre el agotamiento de los recursos y la violencia. Parafraseando a Tor Benjaminsen, geógrafo especializado en el Sahel, si se atribuyen las guerras del Sahel al cambio climático, se corre el riesgo de subestimar el peso de las dinámicas políticas que subyacen a estos conflictos. No cabe duda de que el cambio climático y sus efectos son motivo de legítima preocupación. Sin embargo, a los actores implicados en esta batalla les convendría tener más en cuenta el impacto de las distintas opciones políticas que desempeñan un papel destacado en la asignación del acceso a los recursos.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel