El juego y la influencia del grupo ruso Wagner socava la transición en Malí

El posible despliegue de los mercenarios rusos Wagner no debe confundirse con la resolución de la situación de seguridad de Malí, sino que es un medio de ampliar la influencia rusa al tiempo que se apuntala a la junta militar.

Concentración de 2019 organizada por el grupo pro-ruso Groupe des Patriotes du Mali. (Foto: GPM)

Por Joseph Siegle y Daniel Eizenga
AllAfrica

Los informes de que la junta militar de Malí ha negociado un posible acuerdo para traer a 1.000 mercenarios rusos del conocido Grupo Wagner son cualquier cosa menos sorprendentes.

Rusia lleva varios años intentando ampliar su influencia en Mali. Las campañas de desinformación que se vieron por primera vez en 2019 fueron fundamentales para agitar las protestas que derrocaron al presidente democráticamente elegido Ibrahim Boubacar Keïta en agosto de 2020.

Además de difamar a Keïta, los mensajes de estas campañas eran antifranceses, despreciativos de la democracia y prorrusos. Curiosamente, decenas de personas que salieron a la calle tras el golpe ondeaban pancartas con la bandera rusa. Varios de los golpistas, además, acababan de regresar de un curso de formación en Moscú sobre asistencia a la seguridad. Y el embajador ruso en Mali, Igor Gromyko, fue uno de los primeros funcionarios extranjeros en ser recibidos por la junta. Así pues, el posible acuerdo con Wagner puede considerarse una continuación de esta secuencia.

Con el líder golpista, el coronel Assimi Goïta, al timón, Mali ha estado especialmente maduro para la cosecha como parte de la campaña de influencia asimétrica de Rusia en África. Tomando prestado de su libro de jugadas sobre Siria, Moscú ha seguido un patrón de lanzarse en paracaídas para apuntalar a líderes políticamente aislados que se enfrentan a crisis en países de importancia regional, a menudo con abundantes recursos naturales. Estos líderes quedan entonces en deuda con Rusia, que asume el papel de potencia regional.

Esta secuencia de cooptación de élites se ve facilitada cuando se trata de un líder autocrático que carece de otros controles y equilibrios. En el caso de Goïta, que ha dado dos golpes de Estado y ha ignorado sistemáticamente las estipulaciones de la CEDEAO sobre la transición, ni siquiera está sometido a una constitución.

La esencia del posible acuerdo de Wagner, por tanto, es un líder de la junta que no rinde cuentas y que compite por traer mercenarios que tampoco rinden cuentas.  No es difícil imaginar cómo podría acabar esto.

Una hoja de ruta hacia la ruina: CAR

El presidente de la RCA, Faustin Archange Touadera, y el presidente ruso, Vladimir Putin
(Foto: kremlin.ru)

La experiencia de la República Centroafricana (RCA) proporciona una hoja de ruta. El presidente Faustin-Archange Touadéra dio la bienvenida a 400 «instructores» de Wagner en 2018, aparentemente para ayudar a defenderse de una colección de grupos rebeldes. Wagner llegó a un acuerdo con algunos de los rebeldes para asegurar minas de diamantes en el norte del país. (Estas se han incorporado posteriormente a la red de tráfico ilícito de Wagner que une Sudán occidental, la RCA y la costa este de África).

Como parte del acuerdo, Touadéra nombró a un ruso consejero de Seguridad Nacional y Wagner le sirve de guardia presidencial. Los funcionarios de la RCA que han expresado su preocupación por la influencia indebida de Rusia han sido sustituidos.

Con la intención de mantener a su aliado en el cargo, Rusia apoyó sin reparos la controvertida reelección de Touadéra en diciembre de 2020. Las tropas de Wagner en la República Centroafricana, que ahora se calcula que son unas 2.300, han sido acusadas por Naciones Unidas de abusos contra los derechos humanos, como ejecuciones extrajudiciales, ataques a civiles, torturas y violaciones.

Mientras que Wagner no se ha ocupado de la inestabilidad, la soberanía de la RCA se ha visto comprometida. Esto es lo que está en juego en Malí si entra Wagner, al parecer a costa de 11 millones de dólares al mes para el contribuyente maliense.

¿Quién se beneficia?

Mientras tanto, Rusia se afianza en una parte del continente donde históricamente no ha tenido mucha presencia. Wagner, formado por ex soldados rusos de los servicios de inteligencia de defensa, no es tanto un contratista militar privado como una herramienta coercitiva clandestina que Moscú ha utilizado para ampliar su influencia en África (y en otras partes del mundo). Aunque está justificado por motivos de seguridad, no es la seguridad ciudadana lo que Wagner pretende apoyar.

Al ser el hombre de Moscú en Malí, Goïta gana una fuerza de seguridad extranjera que le ayudará a consolidar su dominio del poder. Goïta ha ensalzado el papel del gobierno militar desde que entró en escena, a pesar del terrible y prolongado historial de Malí bajo líderes militares. También se asegura un importante respaldo externo con un puesto en el Consejo de Seguridad de la ONU. Una vez establecido este acuerdo, ni Goïta ni Rusia tendrán ningún incentivo para avanzar en la transición acordada hacia un gobierno democrático y civil.

Lo que ocurra con el acuerdo Wagner, por tanto, es un momento decisivo para Malí y sus perspectivas de retorno a un gobierno democrático.

Qué debe hacerse

Los golpistas de Mali se reúnen con funcionarios de la CEDEAO en agosto de 2020. (Imagen: VOA)

La Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (Cedeao) tiene un papel fundamental que desempeñar en el bloqueo del acuerdo Wagner. Permitir la entrada de Wagner en Malí tendría profundas implicaciones a largo plazo para la soberanía, la seguridad, la gobernanza y la política exterior del país, con repercusiones para toda la región. Dado que la única pretensión de autoridad de Goïta es que se hizo con el poder de forma extraconstitucional, no debería depender de él llevar a Malí por esta pendiente resbaladiza.

Como garante de la transición en Malí, la Cedeao debe dejar claro que el papel principal de Goïta es facilitar la transición y, como tal, cualquier acuerdo con actores extranjeros, especialmente con uno con un historial tan siniestro, debe esperar hasta que haya un gobierno democrático elegido.

En caso de que Goïta se resista a las indicaciones de la Cedeao, el organismo regional debería declararlo infractor del protocolo de transición acordado. Él y otros miembros de la junta deberían ser sancionados y se les debería revocar el reconocimiento de su papel como líderes de la transición.  Las recientes advertencias de la Cedeao para que la transición en Malí siga su curso hasta las elecciones de febrero de 2022 y para que se sancione a cualquiera que obstaculice los preparativos son un paso positivo.

Sin embargo, la Cedeao necesitará apoyo. La comunidad democrática internacional también debería estar dispuesta a denegar a los golpistas el acceso a las cuentas soberanas del Estado de Malí. Esto pondría de relieve la realidad de que la junta depende del reconocimiento internacional para su continuidad.

Además, la Cedeao y la Unión Africana pueden invocar la Convención Africana para la Eliminación del Mercenarismo, que entró en vigor en 1985 y prohíbe a los Estados permitir la entrada de mercenarios en sus territorios. Declarar a Wagner una fuerza mercenaria los identifica, como corresponde, como una entidad ilegal, a la que debe prohibirse operar en Malí (o en otras partes de África).

Francia, Alemania y otros países europeos han señalado con razón a la junta que, si intentan seguir adelante con el acuerdo con Wagner, tendrán que pagar por su seguridad y apoyo económico. Sin embargo, los actores europeos deben tener cuidado de que cualquier posible retirada de Malí no cree un vacío aún mayor que pueda llenar Rusia. Desplazar a Occidente, después de todo, es una dimensión clave del interés geoestratégico de Rusia en Malí.

Captura de pantalla de una cuenta de Facebook gestionada por Rusia en la que se critican los informes sobre las violaciones de los derechos humanos cometidas por Wagner en la República Centroafricana.
(Imagen: Stanford)

Dado que la seguridad sigue siendo una preocupación primordial en Malí, los socios internacionales deberían estar dispuestos a ampliar su apoyo a la seguridad en Malí a condición de que se siga avanzando hacia una transición democrática. La estabilización de Malí, por supuesto, es mucho más que potencia de fuego. Requiere mantener una presencia responsable en materia de seguridad y gobernanza en las zonas en disputa, con el fin de restablecer la confianza de las comunidades locales.

Los actores prodemocráticos y de la sociedad civil también deben concienciar sobre los graves riesgos para la rendición de cuentas y la soberanía que supone permitir la entrada de Wagner en Malí. Es comprensible que los malienses estén cansados de la inestabilidad actual y se sientan tentados por el espejismo de que 1.000 mercenarios aporten estabilidad. Por desgracia, Wagner no ha aportado estabilidad ni en Libia, ni en la República Centroafricana, ni en Mozambique, ni en Ucrania.

En el actual contexto de extraconstitucionalidad de Malí, el sentimiento popular será un factor vital a la hora de conformar las expectativas sobre una transición oportuna hacia un gobierno democrático. Las plataformas de información prorrusas en Malí ya han empezado a pregonar el acuerdo.

Malí es vulnerable al trueque de su soberanía con una potencia extranjera porque tiene a un golpista en serie desempeñando el papel de jefe de Estado. En la práctica, esto significa que Malí está a merced de los caprichos de un único individuo no elegido, en lugar de un sistema de leyes o una consideración razonada de sus intereses nacionales. La falta de seriedad con la que la junta se ha preparado para la transición a un gobierno civil revela aún más la ingenuidad de confiar una transición política a actores militares con intereses creados en aferrarse al poder.

Este error no debe magnificarse permitiendo que Wagner se afiance en Malí.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel