El Estado Islámico en el Gran Sáhara (EIGS) y el pastoralismo terrorista

Las regiones de Ménaka y Gao, en el Azawad, llevan varios años asoladas por una violencia extrema y una inestabilidad creciente, debido a la presencia de grupos armados locales afiliados al Estado Islámico en el Gran Sáhara (EIGS) y a Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI). Inicialmente dirigida principalmente contra las poblaciones autóctonas tuareg que viven en las zonas de trashumancia y las reservas naturales de Ménaka y Ansongo, esta violencia se ha extendido a otras comunidades, en particular a las poblaciones songhay que viven a lo largo del río Níger

Tuaregs desplazados en KIDAL tras huir de Talatayt, Ménaka, en septiembre de 2022 después de un ataque del EIGS. @Abdollah ag Mohamed

Agence de Presse et des Médias de l’Azawad (APMA)

El objeto de esta violencia sin precedentes es nada menos que el control de las zonas de pastoreo detentadas desde hace milenios por las poblaciones peul y tuareg. La estrategia de los aliados del EIGS y de AQMI, principalmente pastores emigrantes de Níger y Burkina Faso, consiste en hacerse con el control de esta zona pastoral vital. Para ello, saquean, masacran y expulsan a las poblaciones autóctonas, en particular a los tuareg, y en menor medida a ciertas familias árabes. Aunque este conflicto territorial ha sido relativamente tranquilo desde la década de 1990, tras la firma de un pacto de trashumancia entre Malí y Níger, dio un giro importante en 2011 con la alianza de los pastores extranjeros y sus aliados locales con el Movimiento por la Unidad y la Yihad en África Occidental (MUJAO) y AQMI.

Antes de que estos migrantes recibieran apoyo y prometieran lealtad a estas organizaciones terroristas, contaban con el apoyo de Estados como Níger, que les ayudó a crear milicias armadas en detrimento de la población civil local. Las escaramuzas entre nativos y pastores migrantes eran recurrentes desde 1996, pero la violencia se intensificó a partir de 2017. Esta escalada se vio exacerbada por una alianza entre los nativos y las fuerzas francesas contra el exMUJAO, que ha jurado lealtad al Estado Islámico en Irak y el Levante, convirtiéndose así en el Estado Islámico en el Gran Sáhara (EIGS), y AQMI, lo que provocó miles de muertos y el éxodo de muchos tuaregs.

Como tantos otros acontecimientos trágicos en el Azawad, este conflicto proporciona un medio de vida a algunos investigadores del sector privado y especialistas de los medios de comunicación que hacen carrera con ello. Sin embargo, no ha habido una gran indignación ni un apoyo significativo a las poblaciones afectadas. Para el EIGS, el conflicto sirve de fuente de tensión que sostiene su existencia; para Níger, la evacuación de sus pastores beneficia a sus agricultores, a los que considera más legítimos y merecedores de su protección. Para los tuareg, representa una tragedia y la pérdida de sus tierras ancestrales y sus medios de subsistencia.

Las fuerzas francesas, en el marco de la operación Barkhane, han desempeñado un papel crucial en la lucha contra estos grupos terroristas. Sin embargo, su alianza con los indígenas de la zona también ha provocado una intensificación de los enfrentamientos, ya que los grupos terroristas han tomado represalias con mayor violencia. La intervención francesa, aunque eficaz en algunos aspectos, no ha logrado estabilizar por completo la región y en ocasiones incluso ha agravado las tensiones locales.

Como consecuencia, las poblaciones indígenas, en particular los tuaregs, han sufrido pérdidas considerables en vidas humanas, bienes materiales y tierras. Aumentaron los ataques contra civiles, se destruyeron pueblos y los habitantes se vieron obligados a huir de sus tierras ancestrales. Esta situación ha creado una grave crisis humanitaria, con miles de personas desplazadas dentro del país y refugiadas en los países vecinos.

La comunidad internacional y las organizaciones humanitarias han intentado responder a esta crisis, pero los problemas logísticos y de seguridad han dificultado la entrega de la ayuda. Además, la complejidad del conflicto, que implica alianzas cambiantes y múltiples intereses, ha complicado los esfuerzos de mediación y resolución pacífica.

En resumen, la región de Ménaka y Gao sigue sufriendo una violencia e inestabilidad extremas, exacerbadas por las alianzas entre fuerzas locales y extranjeras contra grupos terroristas, así como por el apoyo histórico de los Estados vecinos a las milicias armadas. Las consecuencias humanitarias son graves, con un profundo impacto en las poblaciones locales, especialmente en los tuareg.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel