Un momento crucial en la transición de Chad

El diálogo nacional de Chad no logrará la estabilidad ni la paz mientras se siga excluyendo de la transición a quienes apoyan el gobierno civil y la transición civil.

Daniel Eizenga
Dossier del ISPI «De vuelta de los cuarteles: El regreso en 2021 del África Putschista»

A finales del mes pasado, la junta militar de Chad, el Conseil Militaire de Transition (CMT), declaró una amnistía general para casi 300 personas acusadas de «delitos de opinión», «terrorismo» y «atentar contra la integridad del Estado». La decisión cumple parcialmente las condiciones previas exigidas por la oposición armada chadiana para su participación en un diálogo nacional integrador. Desde que asumieron el poder el pasado mes de abril, tras la inesperada muerte en combate del presidente Idriss Déby, los líderes de la junta han promocionado este diálogo como un paso clave en el retorno al gobierno civil. Sin embargo, el diálogo no incluye a muchos actores que representan una oposición civil a la transición dirigida por los militares.

En su lugar, el diálogo pretende involucrar a una oposición armada formada por grupos político-militares considerados rebeldes o mercenarios por el Estado chadiano, que han estado negociando las condiciones de su participación a través de un comité técnico dirigido por el ex presidente Goukouni Oueddei. Como antiguo rebelde, la experiencia de Oueddei le confiere una autoridad, un respeto y unos lazos de parentesco que le sitúan en una posición única para desempeñar el papel de mediador.

Muchos de los grupos armados de la oposición se han rebelado contra el Estado chadiano desde la década de 2000, pero se han negado sistemáticamente a desarmarse durante las anteriores amnistías ofrecidas por el ex presidente Déby. Si su hijo consigue sentar a estos grupos a la mesa del diálogo nacional, podría suponer un cambio significativo en la política chadiana, aunque no para la democracia o la estabilidad. Por el contrario, supondría un cambio en la distribución del poder sin alejarse de los medios violentos con los que se obtiene y se ha obtenido el poder en Chad.

Cómo ha llegado Chad a esta coyuntura

Tras años de rebeliones intermitentes, un grupo armado de la oposición conocido como Frente para la Alternancia y la Concordia en Chad (FACT, por sus siglas en inglés) protagonizó la última incursión en territorio chadiano cruzando la frontera con Libia el 11 de abril de 2021. La columna de combatientes avanzó rápidamente por el norte del desierto chadiano derrotando a soldados chadianos en una serie de batallas. El 18 de abril, los combatientes de las FACT habían alcanzado una zona de la provincia de Kanem cercana al municipio de Nokou, situado a unos 300 km al norte-noreste de la capital, Yamena.

Oficialmente, las FACT y los soldados chadianos libraron intensos combates en los alrededores de Nokou, donde el presidente Idriss Déby se unió a sus tropas en primera línea. Durante los combates del 19 de abril, Déby resultó herido y fue evacuado a Yamena, donde sucumbió a sus heridas. Su muerte en combate cumplió la promesa, tantas veces cacareada y hecha por él mismo, de que moriría con el fusil en la mano. También cimentó convenientemente la imagen de Déby como el líder guerrero chadiano por excelencia, un mito y un mensaje que Mahamat Déby sigue propagando.

La sorprendente muerte de Déby dejó a los militares con un vacío de poder, que casi instantáneamente pasó a ser ocupado por la junta de 13 miembros. Los líderes militares eligieron por unanimidad a Mahamat Déby para dirigir el país como Presidente interino durante un periodo de transición. A continuación, la junta suspendió la Constitución, el poder legislativo y el ejecutivo.

El joven Déby seleccionó rápidamente a varios civiles para ocupar puestos ministeriales. El gobierno incluía a notables aliados del círculo íntimo del mayor de los Déby, antiguos rebeldes con importantes circunscripciones y miembros de partidos políticos que pertenecían a la oposición. El nombramiento de un gobierno sirvió para aliviar las tensiones entre la clase política chadiana y marginó aún más a los actores de la oposición democrática que se atrevieron a desafiar la autoridad y la legitimidad de la toma del poder por parte de la junta.

La junta también publicó rápidamente una carta de transición como marco legal. El documento esboza los objetivos de la transición y proporciona una hoja de ruta para su culminación con la celebración de elecciones. Sin embargo, la carta deja muchas cuestiones clave sin resolver. No estipula qué condiciones se aplicarán a las eventuales elecciones. Tampoco excluye a los miembros de la transición de participar en las elecciones, como ocurre en cartas similares en otros contextos. En su lugar, tales decisiones serán determinadas por el diálogo nacional inclusivo, que también sentará las bases de una nueva constitución.

En resumen, tras la muerte de Idriss Déby, la junta ejecutó un golpe de Estado constitucional para mantener el poder y la continuidad del gobierno dentro de la familia de Déby y sus aliados.

Implicaciones para Chad y más allá

En la escena internacional, este golpe y la transición militar han pasado desapercibidos. Mahamat Déby se ha presentado hasta ahora como el garante de la estabilidad chadiana. Lo ha hecho sosteniendo que el caso chadiano es especial o único y que, por tanto, requiere una aplicación menos estricta de los protocolos de la Unión Africana o de las sanciones tras los golpes de los gobiernos occidentales. Mientras la junta siga profesando su deseo de organizar elecciones democráticas en un plazo de 18 meses, estos actores han consentido el control de la junta y no han suspendido a Chad ni impuesto sanciones.

Sin embargo, esta postura pasa por alto quién participará en el diálogo nacional «inclusivo». No parece probable que el diálogo incluya a la oposición más ruidosa a la junta, que no se ha levantado en armas. Un movimiento ciudadano conocido como Wakit Tama (en árabe chadiano, «ha llegado la hora») ha rechazado la idea de que el diálogo sea representativo y se ha negado a participar. El movimiento ha organizado varias protestas pacíficas para cuestionar la legitimidad de la junta y que han sido violentamente reprimidas por las fuerzas de seguridad.

Otros movimientos, como el Observatoire citoyen de transition, han intentado un enfoque más conciliador. Los grupos que componen este movimiento han hecho un llamamiento a la comunidad internacional para que la junta rinda cuentas ante las recomendaciones del Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana. Sin embargo, estos llamamientos han caído en saco roto, ya que las autoridades de transición siguen reivindicando la necesidad de un diálogo nacional inclusivo para determinar una nueva constitución y el proceso electoral.

El fuerte énfasis de la junta en la participación de grupos político-militares en este diálogo plantea importantes cuestiones sobre quién determinará el futuro de Chad. Los líderes de estos grupos han utilizado la violencia letal y la rebelión como medios para ganar influencia y poder político. Chad permanece inconmovible en su última iteración entre la guerra y la paz.

Los actores que se sienten a dialogar no lograrán la estabilidad, y mucho menos una paz, prosperidad o democracia sostenidas. Los partidarios del gobierno civil y la transición civil han sido excluidos de la transición. El diálogo nacional inclusivo de la junta sirve a sus propios y estrechos intereses al apaciguar a su actual grupo de opositores armados y perpetuar su poder político mediante el poderío militar y la represión violenta.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel