Un continente al borde del abismo: Por qué el caos en el Sahel podría cambiar África para siempre

Los golpes de Estado, los conflictos y el caos se han extendido por toda África

Josh Schlicht
The LookOut Report

Desde el océano Atlántico hasta el mar Rojo, una cascada de golpes militares ha reconfigurado radicalmente la política africana, alterando el equilibrio de poder en una vasta extensión del continente conocida como el Sahel. Desde 2020 se han producido 7 golpes de Estado con éxito, a medida que facciones militares sublevadas se han hecho con el poder en todo el «cinturón golpista». El destino de casi 150 millones de personas pende de un hilo mientras se desarrolla una precaria lucha por el poder entre juntas no elegidas, grupos étnicos disidentes y extremistas islámicos. Frente a este caos, se libra simultáneamente una batalla geopolítica en la que Rusia, Francia, China y Estados Unidos se muerden la cola por tener algo que decir en el futuro del continente.

La revuelta contra Francia

La región del Sahel no es ajena a los derrocamientos de gobiernos, sin embargo, esta reciente cadena de revueltas tiene un carácter bastante inédito. En lugar de reflejar simplemente luchas de poder dentro de las jerarquías militares, muchos de los golpes han avanzado la creación de una nueva era en la política africana, libre de Francia y de sus dictadores colaboradores.

De los lugares donde se produjeron los golpes, seis de siete fueron en su día colonias francesas. Francia, a diferencia de algunos de sus homólogos coloniales, consiguió mantener su presencia tras la descolonización mediante una política conocida como Françafrique. Desde 1960, Francia ha llevado a cabo 120 compromisos militares en la región, ha cimentado el control sobre sus valiosos recursos naturales a través de sus corporaciones y ha impuesto a las «naciones independientes» un sistema monetario que beneficia a Francia. Sin embargo, Francia se enfrenta ahora a una revuelta unificada sin precedentes.

Tras más de cien años de injerencia económica y política francesa, los sentimientos antifranceses han alcanzado un punto febril en las naciones anteriormente colonizadas. Estas nociones han sido especialmente pronunciadas en el Sahel occidental, donde Francia se ha visto envuelta en un prolongado compromiso militar contra los grupos terroristas islámicos desde 2014. En diez años, las fuerzas francesas han sido incapaces de desalojar a los insurgentes que siguen perpetrando masacres, atentados con coche bomba y asesinatos en toda la región.

La ira por el fracaso de la misión antiterrorista se vio agravada por varios casos de ataques aéreos desviados que provocaron la muerte de decenas de civiles. La inútil operación de Francia fue la gota que colmó el vaso de una región sometida a los horrores de la colonización francesa y de la Françafrique. Las juntas militares de Mali, Níger y Burkina Faso expulsaron rápidamente a las fuerzas y los diplomáticos franceses de sus naciones tras derrocar a una clase política afín a Francia.

Como rostro de una nueva coalición de naciones antifrancesa, el líder de la junta y autoproclamado presidente de Burkina Faso, Ibrahim Traoré, de 36 años, se ha convertido en una celebridad en todo el continente. Canalizando el aspecto y el dialecto del famoso marxista y antiimperialista Thomas Sankara, Traoré ha renunciado al neoimperialismo, se ha comprometido a nacionalizar los recursos del país y promueve el panafricanismo para unificar África contra Occidente. Junto con Malí y Níger, pretende unir a las tres naciones bajo la «Alianza del Sahel».

El famoso marxista Thomas Sankara (izquierda) fue asesinado en 1987 tras nacionalizar los recursos de Burkina Faso, impulsar la educación universal, invertir en sanidad e infraestructuras y rechazar los préstamos del FMI. Traoré (derecha) pretende emular la personalidad y las reformas de Sankara.

Esta nueva alianza pretende unir a las tres naciones política y monetariamente, allanando potencialmente el camino para la creación de una nueva nación en conjunto. Su nueva confederación pretende abandonar el franco CFA, formar una nueva moneda desvinculada del euro, degradar la lengua francesa y mantenerse unida militarmente frente a las amenazas exteriores. Esta alianza se formó en parte para disuadir una mayor intervención francesa, pero también como respuesta a la postura de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental. La CEDEAO, la «UE» de África Occidental, suspendió a la alianza del Sahel y a Guinea de su unión económica tras los golpes, alegando que las juntas no representan la voluntad del pueblo. La CEDEAO amenazó incluso con invadir Níger para restaurar el gobierno anterior. Esta intervención no llegó a manifestarse y en su lugar se ha instalado un tenso estancamiento en las relaciones entre las partes divididas. Parece que la «Alianza del Sahel» no se romperá fácilmente. Esta nueva coalición está ejerciendo presión no sólo sobre sus vecinos de África Occidental, sino también hacia el Este, a medida que las protestas antifrancesas ganan tracción en Chad, la República Centroafricana y Gabón.

La gran estrategia de Rusia

Al tiempo que queman y pisotean la tricolor de Francia, las manifestaciones antifrancesas de África suelen mostrar de forma destacada otra bandera roja, blanca y azul: La de Rusia. Rusia se ha convertido en un símbolo de la resistencia contra el imperialismo occidental en todo el continente. Aunque se ha propagado cierta influencia rusa a través de diversas conferencias y reuniones estatales, el verdadero poder de Rusia ha sido propagado por una institución mucho menos formal, la Compañía Militar Privada Wagner. Wagner, reconocida internacionalmente por sus costosas ofensivas en la guerra de Ucrania y su posterior e infame marcha sobre Moscú, ha desempeñado un papel importante en la caótica agitación de la región.

En los años anteriores a su asesinato a manos del Estado ruso, Prigozhin, antiguo jefe de Wagner, sirvió a los intereses de Putin movilizando a su empresa en muchas naciones africanas. De hecho, dos días antes de su muerte, Progozhin difundió un vídeo en el que aparecía blandiendo un kalashnikov en el Sahel, afirmando que estaba: «haciendo a Rusia aún más grande en todos los continentes, y a África aún más libre».

El grupo gestionaba la «seguridad» de líderes y militares africanos, entrenando a sus fuerzas mientras dirigía incursiones contra rebeldes, islamistas y grupos disidentes. A cambio de su ayuda, Wagner recibió derechos sobre recursos minerales y lucrativos contratos mineros. Aunque no está claro el grado de participación de Wagner en la organización de los golpes antifranceses del Sahel, lo cierto es que aprovecharon la oportunidad tras ellos. Wagner no tardó en asociarse con las juntas gobernantes de Malí, Níger y Burkina Faso, ofreciendo un nuevo enfoque para combatir la militancia islamista en la región al tiempo que reforzaba y protegía a los insurrectos simpatizantes de Rusia.

¿El novedoso enfoque de Wagner? Brutalidad extrema y despiadada. Un informe de la ONU muestra que una misión de 2022 de Wagner en Mali se saldó con una violación masiva y la ejecución de 500 civiles que vivían en una zona asociada a un grupo rebelde islámico. Para consolidar aún más su dominio en la región, Wagner está intentando derrocar al nuevo gobierno golpista de Chad, ya que es una de las pocas naciones de la región que aún coopera con Francia. El Grupo Wagner, cada vez más absorbido por los servicios de inteligencia rusos, parece estar intensificando sus operaciones.

También se están forjando alianzas oficiales entre gobiernos. Putin se ha reunido con los golpistas del Sahel y les ha ofrecido ayuda. En julio, firmó un acuerdo con Traoré, de Burkina Faso, para construir una central nuclear y hace sólo unos días firmó un pacto militar con el líder de Níger, Ali Lamine Zeine. Al otro lado del Sahel, en Sudán, Putin está trabajando con el asediado general Dagalo para construir una base naval rusa en el Mar Rojo, cuya importancia geográfica ha sido puesta de relieve por la crisis marítima entre Yemen y los Houthi.

Para evitar ser percibido como otra potencia colonial europea que viene a robar la riqueza de África, Putin ha utilizado términos del movimiento de descolonización, predicando la solidaridad mundial contra el imperialismo. Hasta ahora ha convencido a muchos Estados postgolpistas para que acepten que el enemigo de su enemigo es en realidad un amigo. Emergiendo como claro vencedor en la batalla por la influencia en el continente, Rusia ha entrelazado magistralmente sus intereses con los de las juntas no elegidas.

China y Estados Unidos

China y Estados Unidos también tienen intereses creados en el futuro del Sahel. En el caso de China, su proyecto global de infraestructuras, la Iniciativa Cinturón y Ruta, ha inyectado miles de millones en la región. Sin embargo, las empresas estatales y privadas chinas quedaron en suspenso a medida que se sucedían los golpes de Estado. En Gabón, la deposición de 56 años de gobierno de la familia Bongo interrumpió los planes chinos para una nueva base naval en el Atlántico. China no ha dejado de insistir en la necesidad de diálogo y negociación antes de que las relaciones puedan restablecerse plenamente como de costumbre. Aunque algunas asociaciones regionales están viendo cómo se reanuda lentamente el compromiso, China ha adoptado un enfoque mucho más cauteloso en general.

Sus inversiones también se ven obstaculizadas por las numerosas dificultades a las que se enfrenta la Franja y la Ruta. Las crisis internas chinas en materia de desempleo, industria manufacturera y un inminente colapso inmobiliario pesan en la mente de los responsables políticos y les han llevado a comprometerse cada vez menos en los últimos años con sus iniciativas en África.

Estados Unidos ha conseguido conservar cierta influencia y presencia militar en la región a pesar de la expulsión de Francia y de su condena pública de los golpes de Estado. En Níger y Chad, los operativos especiales estadounidenses siguen cazando yihadistas en el desierto con el consentimiento de los gobiernos en el poder. Además, están apareciendo informes de que se está contratando a contratistas militares privados estadounidenses para que participen en misiones en el continente africano. Entre los supuestos grupos implicados se encuentra Academi (antes Blackwater), conocido por su papel en crímenes de guerra en Irak, y el contratista de seguridad CACI, que fue demandado por torturas en Abu Gharib. La escala de estas operaciones es un misterio, sin embargo, se podría especular razonablemente que se están contratando sombríos grupos de mercenarios estadounidenses para repeler a los rusos. Por todo el continente se extiende una guerra secreta.

Hora de decir adiós

En el ámbito geopolítico han surgido un ganador y un perdedor claros. Rusia ha ganado varias alianzas estratégicas clave, mientras que Francia ha visto cómo se derrumbaba casi por completo su influencia regional. Las implicaciones económicas para Francia aún no se han materializado del todo, pero serán significativas. Su fuente clave de uranio, Níger, ha puesto fin a sus relaciones y muchas de sus multinacionales corren el riesgo de sufrir la confiscación total de sus activos a medida que los gobiernos golpistas plantean la nacionalización. Desde el punto de vista económico, los golpes también amenazan el futuro de la moneda franco CFA, que proporcionaba a Francia ventajas extraordinarias en las relaciones comerciales con las antiguas colonias y le otorgaba una influencia única sobre los Estados africanos. El orden monetario, utilizado en su día por 14 naciones de África Occidental, está ahora a punto de desmoronarse.

Para empeorar las cosas para París, el movimiento de protesta antifrancés se está acelerando en los restantes países alineados. En el peor de los casos para Les Français, las insurrecciones podrían extenderse a Senegal, Costa de Marfil y Benín. Si esto ocurre, Francia perdería a todos los aliados que le quedan en África. Macron ha admitido que la marea ha cambiado, afirmando sombríamente que la era de su nación en África podría haber terminado.

Dejando a un lado la política exterior, la crisis actual tendrá sin duda ramificaciones económicas y políticas dentro de Francia. Aproximadamente cinco millones de ciudadanos franceses son de ascendencia africana subsahariana, y el aumento de las protestas antiimperialistas en África podría hacer saltar el Mediterráneo a las poblaciones marginadas de Francia. Los disturbios protagonizados principalmente por ciudadanos franceses norteafricanos sumieron a la nación en semanas de caos en 2023 y costaron al Estado francés cerca de mil millones de euros. Los fantasmas del pasado colonial de Francia empiezan a perseguirles, potencialmente por valor de miles de millones de euros.

«Tenemos que ser honestos y reconocer que una gran parte del dinero de nuestros bancos procede precisamente de la explotación del continente africano. Sin África, Francia descenderá al rango de potencia del Tercer Mundo».

El futuro del Sahel y de África

El camino a seguir para las naciones del «cinturón golpista» será de tremendas dificultades. Las promesas de elecciones democráticas se han pospuesto mientras los golpistas se enfrentan a una escalada del conflicto. Los atentados islamistas han aumentado tras los derrocamientos mientras la lucha interna contra los grupos terroristas se recrudece. Algunos de los peores temores sobre los efectos del golpe se han hecho realidad, ya que las principales ciudades de Malí, Gao y Tombuctú, se enfrentan ahora a un asedio total por parte de los islamistas. Esto podría desencadenar otro golpe de estado o, potencialmente, la completa desintegración de la nación maliense.

Se avecinan hambrunas potenciales, ya que el conflicto y la sequía han destruido la agricultura regional. Estas inseguridades se han agravado en los últimos años, ya que la «Alianza del Sahel» se ha visto privada de miles de millones en ayuda al desarrollo procedentes de la UE y de organizaciones occidentales. A nivel regional, la CEDEAO también ha rechazado a los estados golpistas, sancionándolos y limitando el comercio. Las organizaciones de ayuda han subrayado que la situación nunca ha sido peor.

La catástrofe humanitaria del Sahel será extremadamente difícil de superar para los nuevos gobiernos. Algunos sostienen que los líderes golpistas no son más que títeres autoritarios rusos, destinados a sumir a sus naciones en una mayor pobreza y sufrimiento mediante el aislamiento y la represión. Otros ven a los nuevos líderes con optimismo, creyendo que presidentes como Traoré conducirán al Sahel hacia un nuevo futuro de seguridad, soberanía y prosperidad. El difunto Thomas Sankara reflexionó una vez

«No se puede llevar a cabo un cambio sin una cierta dosis de locura».

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel