Sudán: Civiles atrapados en medio de la lucha de poder entre líderes militares

Mientras se desarrolla un genocidio en Sudán, la comunidad internacional observa impotente. Los civiles sudaneses se han visto atrapados en un conflicto entre dos líderes militares que luchan por hacerse con el control total del país. Más de 2,6 millones de civiles sudaneses han sido desplazados

 

Jean Sovon
Global Voices

Después de cuatro meses de protestas públicas pidiendo la dimisión inmediata del anterior presidente de Sudán, Omar el-Bechir (en el cargo desde 1989), y un cambio de gobierno, el reinado de 30 años del presidente fue derrocado el 11 de abril de 2019.

Posteriormente se estableció un Consejo de Soberanía de Transición por un periodo de 18 meses, para cubrir el vacío hasta que pudieran celebrarse nuevas elecciones para restaurar el gobierno civil. Se nombró a dos militares para dirigir el Consejo: El general Abdel Fattah al Burhan y el general Mohamed Hamdan Dagalo, también conocido como Hemedti.

Sin embargo, el 21 de septiembre de 2021, el consejo sufrió su primer intento de golpe de Estado, dirigido por los partidarios del ex presidente Omar al Bashir. Al mes siguiente, el 25 de octubre, otro golpe de Estado hizo que el general Abdel Fattah al Burhan disolviera el gobierno de transición del país. El 11 de noviembre se creó un nuevo Consejo de Soberanía de Trans ición para sustituir al gobierno anterior. Aunque el general Abdel Fattah al Burhan y el general Mohamed Hamdan Dagalo conservaron sus respectivos cargos, pronto estalló un conflicto entre ambos, que obstaculizó el proceso de transición democrática del país.

El 15 de abril de 2023, Abdel Fattah al Burhan y Mohamed Hamdan Dagalo, respaldados por las Fuerzas Armadas Sudanesas (SAF) y las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF) respectivamente, sumieron al país en una guerra mortal. Tras ser acusado de desplegar sus tropas en Darfur, la capital de Sudán, Jartum, y otras ciudades sudanesas el 19 de mayo, Mohamed Hamdan Dagalo fue finalmente destituido de su cargo de líder adjunto del Consejo de Transición.
Los civiles sudaneses se encuentran atrapados de hecho en medio de un conflicto de egos entre dos generales por el liderazgo del país.

Violencia y crímenes de guerra contra la población civil

La población sudanesa, estimada en más de 48 millones de habitantes , es a menudo la más afectada por este conflicto. El trato violento y el asesinato de civiles han sido registrados por organizaciones internacionales, como Amnistía Internacional.

En su informe «Sudán: La muerte llegó a nuestro hogar – Crímenes de guerra y sufrimiento de la población civil en Sudán«, publicado el 3 de agosto de 2023, esta organización culpa a ambas facciones de los «ataques deliberados e indiscriminados» que dejaron miles de civiles muertos y heridos. Un extracto del informe afirma:

Miles de hombres, mujeres y niños se han visto atrapados en el fuego cruzado, ya que los bandos enfrentados utilizan a menudo armas poco precisas y explosivos con efectos de área amplia, y los combatientes se sitúan en zonas residenciales densamente pobladas y lanzan ataques desde ellas. Los saqueos y destrozos de bienes públicos y privados, incluidas instalaciones médicas y humanitarias, por parte de los bandos enfrentados han agravado una situación humanitaria ya de por sí grave. Más de 2,6 millones de personas han sido desplazadas internamente y más de 750.000 han cruzado a países vecinos.

Según la Convención de Ginebra, al tratarse de un conflicto armado no internacional, deberían salvarse las vidas de los civiles. Sin embargo, éste no es el caso de Sudán. Los civiles sudaneses se han convertido en víctimas de todo tipo de violencia. Las mujeres y las niñas también han sido víctimas de agresiones sexuales y violaciones en grupo. Una de estas supervivientes de El Geneina (ciudad situada en el sureste del país, fronteriza con Chad) dio su testimonio en este informe de Amnistía Internacional:

No hay seguridad en ningún lugar de El Geneia. Me fui de casa porque había disparos por todas partes […] y estos criminales me violaron. Ahora tengo miedo de quedarme embarazada […] Me temo que no podré soportarlo.

Los grupos armados han sembrado el terror y la muerte en varias ciudades. También se han llevado a cabo ejecuciones sumarias en escuelas donde se habían refugiado varios civiles.

Otra organización internacional, Human Rights Watch, ofrece más información sobre la violencia cometida por estos grupos armados en un informe. Ese informe recoge testimonios desgarradores de supervivientes de los tiroteos y de personas cuyos derechos humanos han sido violados.

Éxodo masivo

Las atrocidades de este conflicto ya han provocado la huida de miles de ciudadanos sudaneses. Los países vecinos están actuando posteriormente como países de acogida, y la mayoría de los civiles buscan ahora refugio en Chad. Hasta el 10 de septiembre de 2023, había recibido a más de 400.000 refugiados sudaneses, según cifras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Sin embargo, las autoridades chadianas temen que esta escalada del conflicto afecte a su país. Naciones Unidas también ha expresado su preocupación por el creciente riesgo de genocidio. Alice Wairimu Nderitu, Secretaria General Adjunta de las Naciones Unidas y Asesora Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la Prevención del Genocidio, hizo pública una declaración en la que alertaba sobre esta alarmante situación en Sudán. En esta declaración, citada por UN INFO, dice:

Tras cuatro meses de continuos combates, con violaciones y abusos generalizados de los derechos humanos, es inaceptable el nivel de muertes, heridos y desplazamientos de miles de personas en un conflicto con fuertes componentes identitarios. […] la violencia intercomunitaria y de base étnica, si no se previene o detiene, podría intensificarse y sumir a todo el país en una guerra civil, con alto riesgo de genocidio y atrocidades conexas.

Ambas facciones reciben apoyo extranjero

Ministerio de Defensa del Reino Unido © Crown Copyright 2013
Un vehículo de la Fuerza Aérea de la República de Malí y su tripulación en el aeródromo de Bamako en 2013.

Varios países africanos y potencias exteriores apoyan a ambas facciones. En septiembre de 2023, Abdel Fattah al Burhan realizó múltiples viajes internacionales, principalmente a Egipto, Sudán del Sur, Eritrea, Qatar y Turquía. Según Khalid Omer Yousif, vicepresidente del Partido del Congreso Sudanés, al Burhan busca consolidar el poder. Yousif declaró al medio de comunicación TRT Afrika:

Al mantener conversaciones con los países vecinos, así como con actores regionales e internacionales que podrían tener alguna relación con la situación en Sudán, creo que está intentando reforzar la posición de los militares en esta guerra.

Al mantener conversaciones con los países vecinos y con actores regionales e internacionales que podrían influir en la situación de Sudán, creo que pretende reforzar la posición de los militares en esta guerra.

Según el diario francés Le Monde, las Fuerzas de Apoyo Rápido (FPR), dirigidas por Mohamed Hamdan Dagalo, también reciben apoyo militar de grupos mercenarios de Malí, Chad, Níger, la República Centroafricana y Rusia, así como de otras potencias de Oriente Medio, como Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos.

En tales circunstancias, el pueblo sudanés tiene muy pocas esperanzas de ver a ambas partes sentarse a la mesa de negociaciones para restablecer la paz en su país.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel