Sahel: un deterioro continuo de la seguridad

El 22 de septiembre de 2022, en una reunión al margen de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, expresó su preocupación por la "inseguridad" y la "inestabilidad" en el Sahel, que calificó de "amenaza global".

André Marie POUYA
MondAfrique

Mauritania no sufre ataques terroristas desde 2011, y a finales de octubre de 2022 acogía en su suelo hasta 115.136 refugiados y solicitantes de asilo malienses. Chad sufre atentados esporádicos, como el del 22 de noviembre en la isla de Bouka-Toulloroum, en la provincia del lago Chad, atribuido al grupo Boko Haram. Sin embargo, Chad conserva cierto control sobre su territorio. Níger ha logrado hasta ahora impedir que los terroristas ocupen una zona del país, en parte con el apoyo aéreo de las fuerzas francesas. Burkina Faso está perdiendo pie ante los ataques regulares de terroristas y bandidos, cuyo dominio se extiende por el 40% de su superficie. Malí, por su parte, sigue hundiéndose bajo los terribles golpes de los yihadistas que ocupan o amenazan el 80% de su territorio.

África Occidental engullida

El 22 de noviembre, en la apertura de una reunión de la Iniciativa de Accra, el presidente de Ghana, Nana Akufo-Addo, advirtió a sus homólogos de que el deterioro de la situación de seguridad en el Sahel «amenaza con engullir a toda África Occidental». «Los grupos terroristas, envalentonados por su aparente éxito en la región, están buscando nuevos terrenos de operaciones, una evolución que ha provocado que la amenaza se desplace hacia el sur», añadió. Su anfitrión, Charles Michel, Presidente del Consejo Europeo, añadió: «Llevamos años hablando del riesgo de que la amenaza terrorista se extienda del Sahel a los Estados costeros. Hoy, ya no es un riesgo, es una realidad. Malí y Burkina, los eslabones débiles.

A finales de octubre de 2022, a su regreso de un viaje al Sahel, Victoria Nuland, subsecretaria de Estado estadounidense, denunció un aumento del 30% de los actos terroristas en Malí en los últimos seis meses, a pesar de la presencia de las tropas de Wagner. Al menos el 80% del territorio sigue en poder de los yihadistas. El pasado mes de julio, pudieron incluso lanzar una operación contra la guarnición de Kati, en las afueras de Bamako. Desde marzo, las regiones de Gao y Ménaka son escenario de una vasta ofensiva del Estado Islámico en el Gran Sáhara (EIGS).

La ONU y las organizaciones no gubernamentales (ONG) denuncian operaciones de castigo contra las comunidades acusadas de ayudar al enemigo o de negarse a unirse a las filas yihadistas. En cuanto a Burkina Faso, las cifras hablan por sí solas. El 31 de octubre de 2022, el Consejo Nacional de Ayuda de Emergencia y Rehabilitación (CONASUR) registraba 1.719.332 desplazados internos, lo que supone un aumento del 2,48% en un mes. En la misma fecha, alrededor del 22% de los centros educativos estaban cerrados. Estos cierres afectaron a 1.008.327 alumnos, es decir, 490.622 niñas (48,66%) y 517.705 niños (51,34%), así como a 28.919 profesores, es decir, 9.171 mujeres y 19.748 hombres. Oficialmente, el 40% del país está fuera del control del Estado burkinés.

En realidad, la situación es mucho peor. El 12 de octubre de 2022, dirigiéndose a políticos y dirigentes de ONG en Uagadugú, el propio Jefe del Estado admitió que el territorio estaba casi perdido. Añadió que el ejército estaba politizado, había abandonado sus fundamentos y estaba infiltrado por los políticos. Cada oficial superior actúa en función de su bando político. Entre Uagadugú y BoboDioulasso, el tráfico es cada vez más difícil. En otras palabras, las dos mayores ciudades del país, capitales políticas y económicas, podrían quedar aisladas y ser tomadas por los terroristas en cualquier momento. Níger es especialmente vulnerable en el suroeste del país, en la región de Tillabéry, en la frontera con Burkina Faso y Malí, de donde proceden y a donde se retiran los terroristas que atacan el país.

¿Cuáles son las soluciones?

En junio, el Consejo de Seguridad de la ONU decidió prorrogar la MINUSMA un año más. Pero, ¿hasta qué punto será operativa, sin el apoyo aéreo de Francia, que se retiró completamente de Malí en agosto, y sin el apoyo de los servicios de inteligencia de Estados Unidos? La decisión prevé el mantenimiento de los niveles actuales de tropas, presentes en el país desde 2013, es decir, 13.289 militares y 1.920 policías. Estos efectivos están llamados a disminuir, ya que en las últimas semanas una quincena de países que aportan tropas y equipos han anunciado su retirada de la MINUSMA.

En la misma decisión se pedía al Secretario General que presentara, antes de enero de 2023, un reajuste del formato de la MINUSMA y una evaluación de sus relaciones con la junta militar gobernante. Según Antonio Guterres, se está llevando a cabo una revisión global del papel de la MINUSMA, a la luz de los cambios que se han producido en el país y de los retos que persisten, a pesar de los esfuerzos colectivos.

El G5 Sahel prácticamente muerto

Soldados de las Fuerzas Armadas de Mali aseguran la pista entre Goundam y Tombuctú, norte de Mali, el 2 de junio de 2015, durante la operación conjunta «La Madine 3», parte de la Operación Barkhane, una operación antiterrorista en el Sahel. El jefe de los principales grupos rebeldes liderados por tuaregs de Malí dijo el 5 de junio de 2015 que su movimiento firmará un acuerdo de paz definitivo el 20 de junio para poner fin al conflicto en la nación de África occidental.
 (PHILIPPE DESMAZES/AFP/Getty Images)

Desde la retirada de Malí, el 15 de mayo de 2022, Bamako acusa al G5 Sahel de estar «manipulado» por «extraños». Como consecuencia, el epicentro del terrorismo ya no mantiene mucha cooperación militar con sus antiguos aliados, de los que sospecha que abrazan el liderazgo de Francia. Ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, la junta maliense acusó a Francia de apoyar a los terroristas con armas e inteligencia. En Burkina Faso, los manifestantes se han hecho eco de estas acusaciones exigiendo la retirada de la Operación Sabre, una fuerza de 300 comandos franceses estacionados en Kamboinsen, a las afueras de Uagadugú.

Ante las dificultades del ejército, el gobierno francés creó una Brigada de Vigilancia y Defensa Patriótica con 50.000 voluntarios. La respuesta fue abrumadora, con 90.000 personas inscritas. Tras la visita de iniciación, los seleccionados recibirán una formación militar de algunas semanas antes de ser desplegados en el teatro de operaciones. ¿Es ésta la solución? Un rayo de esperanza llega también desde Accra (Ghana).

Un rayo de esperanza desde Accra

Con el fin de garantizar la seguridad colectiva de las poblaciones de la región, siete Jefes de Estado y de Gobierno de la CEDEAO tomaron hace cinco años la decisión de crear un organismo regional denominado «Iniciativa de Accra». El 22 de noviembre de 2022 se reunieron de nuevo en Accra los presidentes de Ghana, Benín y Togo y los primeros ministros de Costa de Marfil y Burkina Faso. También estuvieron presentes representantes de la CEDEAO y el Presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. El Reino Unido envió a su Ministro de las Fuerzas Armadas, mientras que Alemania, Estados Unidos, España, Francia, Noruega y los Países Bajos enviaron mensajes de interés. Mali boicoteó la reunión, cuyo tema era «La Iniciativa de Accra: Una respuesta creíble, preventiva y coordinada a los retos de seguridad en los Estados costeros y sahelianos».

La Iniciativa de Accra anunció su intención de enviar una fuerza conjunta de 2.000 soldados a Burkina Faso. La fuerza debería contar finalmente con 10.000 efectivos, principalmente con base en Tamale, en el norte de Ghana, mientras que los servicios de inteligencia tendrán su base en Uagadugú. El gigante nigeriano, que hasta ahora se había mantenido a la expectativa, ha decidido comprometerse a movilizar recursos y, posteriormente, a proporcionar apoyo aéreo y logístico a las tropas. Una contribución bienvenida. Esta fuerza conjunta necesitará un presupuesto estimado en 550 millones de dólares estadounidenses, o 275.000 millones de francos CFA. ¿De dónde sacará el dinero? De los países implicados y de las potencias occidentales que han manifestado su interés por la iniciativa. Nos encaminamos hacia un doble liderazgo por parte de Nigeria y el Reino Unido.

De acuerdo con sus objetivos, el Sahel Sahara Security Strategy Centre »trabaja para que la región del Sahel siga siendo protagonista de su propio futuro y no una fuente de preocupación o inestabilidad para la comunidad internacional». Para ello, invitó a todos los países sahelianos afectados por el terrorismo a cooperar eficazmente poniendo en común sus recursos humanos y materiales, y a reconocer la importancia de la cooperación internacional, especialmente en el ámbito de la seguridad.

La próxima Cumbre del G5 Sahel, en febrero de 2023, en Niamey, debería brindar la ocasión de hacerlo. La cacofonía actual sólo puede contribuir a debilitar aún más, día a día, las fuerzas que luchan contra el terrorismo en el Sahel.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel