Sahel: las segundas intenciones económicas y militares de la presencia francesa

La presencia militar francesa en el Sahel no tiene otro objetivo que asegurar los intereses económicos franceses y experimentar con nuevas armas.

Mustapha Saha
MondAfrique

La región trifronteriza es también un campo de pruebas de nuevas técnicas bélicas. En el Sahel, muchos de los bombardeos se llevan a cabo con drones. Por una extraña coincidencia, los primeros drones, diseñados por General Atomics, fueron entregados para su uso en Níger y Malí. El MQ-9 Reaper es un dron de altitud media con una autonomía de 24 horas. Se utiliza tanto para inteligencia y recopilación de datos como para ataque, con armamento progresivo. Contiene sensores ultra sofisticados a bordo, una bola optrónica con cámaras de luz diurna, infrarrojos y un radar SAR-GMTI. En la jerga militar, SAR significa radar de apertura sintética. La tripulación está formada por cuatro aviadores remotos, un piloto, un operador de sensores, un coordinador táctico y un operador de imagen. El actual UAV Reaper está armado con bombas GBU12 guiadas por láser.

Con varios miles de misiones realizadas cada año, el bombardero teledirigido está en el centro de las operaciones sahelo-saharianas. Puede efectuar salidas de hasta dos mil kilómetros desde su base aérea prevista (BAP) de Niamey.

Kaya, el ejército francés da marcha atrás

Un dron derribado con una honda

En noviembre de 2021, una noticia insólita dio la vuelta al mundo: Aliou, un adolescente burkinés de trece años, fue aclamado como un héroe por la multitud de la ciudad de Kaya, en Burkina Faso, porque había derribado, con su tirachinas, un dron francés que vigilaba a los numerosos manifestantes que se habían reunido la víspera para impedir el paso de un convoy de un centenar de vehículos del ejército francés. Partiendo de Costa de Marfil en dirección a Níger, los soldados franceses ya habían sido retenidos durante varias horas en Bobo-Dioulasso y Uagadugú en los días anteriores.

La hazaña del joven Aliou demuestra que los drones de vigilancia militar y policial, cada vez más extendidos por todo el mundo, son más vulnerables de lo que parece. En Níger, por donde tenía previsto transitar el convoy militar francés, se multiplican las protestas contra «la ocupación militar de Francia» y contra la intención declarada de la Presidencia francesa de hacer de Níger su país eje en la región. Se acusa al ejército francés de disparar contra civiles desarmados.

Un comunicado del Ministerio del Interior de Níger reconoce la gravedad del suceso: «En la mañana del sábado 27 de noviembre de 2021, el convoy de la fuerza francesa Barkhane, escoltado por la gendarmería nacional, que se dirigía a Malí, fue bloqueado por manifestantes en Téra, en la región de Tillabéri, donde pasó la noche. En su intento de liberarse, hizo uso de la fuerza. Dos personas murieron y 18 resultaron heridas, once de ellas de gravedad». Esa misma noche, el Presidente de Níger expresó «su gratitud a Francia, cuyos sacrificios en los países del Sahel saluda» (AFP, 27 de noviembre de 2021).

La ciudad de Arlit – (c) MondAfrique

Arlity Akokan, ciudades artificiales

Arlit y Akokan acogen a cien mil habitantes llegados de toda África Occidental. La región, Patrimonio de la Humanidad, está teóricamente protegida por la reserva natural del Aïr y el Teneré, que abarca veinticuatro millones de hectáreas, y el santuario de Addax. Ecosistemas excepcionales con paisajes sobrecogedores, montañas de mármol azul, dunas cambiantes, regueros arenosos, acantilados, cañones, gueltas, animales salvajes, antílopes saharianos, gacelas dorcas, gacelas leptóceras, addax nasomaculatus (de nariz manchada), guepardos, fennecs y zorros hambrientos, conocidos como zorros de Rüppell en honor al zoólogo y explorador alemán Eduard Rüppell (1794 – 1884).

En total, hay cuarenta especies de mamíferos, dieciocho de reptiles y ciento sesenta y cinco de aves. En los valles, la flora incluye palmeras datileras, palmeras doum (hyphaene thebaica) utilizadas para la cestería y cuyo fruto es apreciado por su alto contenido en vitamina C, acacia nilotica o goma roja, acacia raddiana o falsa goma, boscias senegalensis o hanza o aisen cuyo fruto es un alimento tradicional, salvadoras persica cuya raíz de siwak se utiliza para limpiar los dientes. Y en la estepa, acacia ehrenbergiana, también conocida como salam en árabe y tamat en lengua tuareg, balanites aegyptiana, palmeras datileras silvestres famosas por sus propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes, maeruas crassifolia con frutos comestibles y propiedades terapéuticas para la fiebre, la gastritis y las infecciones cutáneas, stipagrostis vulnerans y panicum turgigum, gramíneas silvestres que constituyen una importante fuente de alimento para los dromedarios.

Destrucción por el uranio

Mina de uranio de Orano, en el norte de Níger

El impacto de la extracción de uranio es catastrófico en todos los aspectos. La madera muerta de la reserva natural, principal recurso energético de los tuareg, es saqueada sin pudor por los habitantes de Arlit y Akokan. La madera muerta, que se utiliza para cocinar, construir pozos y otras construcciones esenciales, desempeña un papel vital en el funcionamiento de los ecosistemas áridos. Añaden materia orgánica a los suelos muy pobres. Frenan la desertización al retener la arena drenada por el viento. Favorecen la regeneración de los árboles, que alimentan al ganado y a los herbívoros salvajes. Durante la estación de lluvias, la madera muerta acumulada en los koris, cursos de agua temporales, forma minipresas para mejorar la infiltración del agua en la capa freática. La madera muerta alrededor de los pueblos antiguos, como Timia, ha desaparecido por completo. Su precio se ha disparado. Las mujeres recorren muchos kilómetros para conseguirla.

Como efecto dominó de la política energética francesa, cada vez que se enciende una bombilla en Francia, se destruye un trozo de naturaleza en Níger. La extracción de uranio se hace a costa de las poblaciones locales y de los criadores de ganado vacuno, camellos y ovejas. Níger pretende ser el primer proveedor mundial de uranio. Orano, propietaria del 63,4% de la Société des Mines de l’Aïr (Somaïr) y del 59% de la Compagnie Minière d’Akouta (Cominak), se lleva la parte del león. Los yacimientos descubiertos en los años 50 por el Comisariado francés de Energía Atómica se explotan desde hace medio siglo.

Ciudades coloniales

La mina a cielo abierto de Arlit continuará hasta 1935, gracias a la optimización tecnológica y numérica. La mina subterránea de Cominak cesó su producción al agotarse sus reservas. Fueron necesarios veinte años de trabajo para sanear la localidad devastada. Un tercer yacimiento, Imouraren, tomó el relevo. El yacimiento de Imouraren, descubierto en 1966 a 160 kilómetros al norte de Agadez y propiedad de Orano en un 66,65%, es una de las mayores reservas del mundo.

Sin embargo, el uranio de Níger apenas representa el 2% del producto interior bruto. La ganadería, que se sacrifica, es seis veces más productiva. La economía pastoril está desapareciendo en el norte. Las tecnologías inadaptadas provocan catástrofes medioambientales y sociales. La ganadería extensiva de la llanura del Irhazer se ve amenazada por la desecación de la capa freática en Agadez. Esta desecación se debe al transporte de agua hacia las minas de carbón que abastecen de electricidad a las centrales de Orano. El acuífero al norte de Tarat está agotado en un 70% debido a la sobreexplotación. Hay planes para construir una tubería de treinta kilómetros para extraer agua de otros acuíferos de arenisca.

Las tribus tuareg abandonan su territorio ancestral para agolparse en los barrios de chabolas de las ciudades mineras, sobreviviendo con los residuos de Arlit en un estado epidemiológico lamentable. Abortos, cefaleas, conjuntivitis, alergias respiratorias, enfermedades cutáneas y malformaciones congénitas son ahora su destino cotidiano. La segregación urbana de Arlit recuerda cruelmente a la de las ciudades coloniales. Tres zonas separadas. El barrio de villas con jardines y piscinas reservado a los expatriados franceses. El sector de los ejecutivos nigerianos, con sus casitas desprovistas de verdor y apenas abastecidas de agua, gas y electricidad. El gueto, desprovisto de todo, sin agua ni alcantarillado.

c

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel