Sahel, el caos que se reconstruye

En África Occidental, un acontecimiento sigue a otro en modo turbo, cada crisis alimenta una nueva hasta formar un magma que se convierte en tsunami.

Leslie Varenne
MondAfrique

Emmanuel Macron, que ha hecho todo lo posible por mantener la espinosa cuestión del Sahel fuera de la campaña presidencial, guarda silencio. En cambio, Jean-Yves Le Drian y Florence Parly echan metódicamente aceite al fuego a intervalos regulares. ¿Así pretenden apagar las llamas? Pero no importa, porque el fuego ha prendido de todos modos. Más que el » viento de la Historia «, se trata de una ráfaga de viento que está arrasando con todo y que nada parece capaz de detener. Hace sólo seis meses, el General Lecointre, entonces Jefe del Estado Mayor, no imaginaba que Francia abandonaría el Sahel y África Occidental hasta dentro de unos veinte años. Hoy, la supervivencia de la operación militar francesa en Malí se mide en semanas, si no en días. Si la rapidez de los acontecimientos y la volatilidad de la situación son sorprendentes, es sobre todo la reacción de la opinión pública lo que ha cogido por sorpresa a los dirigentes africanos y franceses.

El naufragio de la diplomacia

El culebrón de las tensiones entre París y Bamako ha tenido varios episodios más en la última semana. El más reciente, el lunes 31 de enero, el embajador francés, Su Excelencia Joël Meyer, fue expulsado por el gobierno maliense y se le ordenó abandonar el país en un plazo de 72 horas. Según las autoridades, » esta medida es consecuencia de las declaraciones hostiles e indignantes del ministro francés de Europa y Asuntos Exteriores». En varias ocasiones, Jean-Yves Le Drian había denunciado una junta » ilegítima» e » irresponsable». En respuesta, París decidió adoptar una contramedida, cuando menos inesperada, ¡retirar al mismo embajador!

¿Era útil para ambos lados del tablero optar por estas tácticas de puja cuando los soldados de Barkhane siguen en activo y la cooperación entre los dos ejércitos marcha bien, como señaló Abdoulaye Diop, ministro de Asuntos Exteriores de Malí, en una entrevista al diario digital Bruxelles 2 : » La calidad de la cooperación militar es digna de elogio. Es cierto que, a pesar de este contexto tenso, los militares franceses trabajan bien con sus homólogos malienses. Es en el plano políticodonde hay un problema».

¿Era útil para el Quai d’Orsay practicar una diplomacia de megáfono cuando el rechazo a la política y a la presencia militar francesas era ya muy elevado en el Sahel?

Esta hostilidad ha aumentado con los años, debido a las pérdidas civiles y militares. Sin embargo, los dirigentes franceses han seguido hablando como si fueran las puntas de lanza de una nación » excepcional » e » indispensable» , como si hubieran traído la paz, mientras que la situación de seguridad ha seguido deteriorándose… En este sentido, la » arrogancia francesa » pesa mucho en el deterioro de las relaciones bilaterales y en el rechazo de las poblaciones. Aunque cada país del Sahel tiene razones específicas en su historia reciente para criticar la actitud de París, todos recuerdan la forma en que Emmanuel Macron convocó a los jefes de Estado sahelianos a la cumbre de Pau en enero de 2020. Este acontecimiento es citado sistemáticamente por todos los interlocutores en la historia de la gradación de la enemistad hacia la política francesa.

En este ambiente, ¿era necesario que París se presentara y animara a apoyar públicamente las sanciones emitidas contra Mali el 9 de enero por la CEDEAO? Estas medidas llevaron dicho rechazo a un punto de no retorno.

Mejor aún, en lugar de debilitar a los dirigentes malienses, estas sanciones los han reforzado. Se les alaba como héroes en la lucha contra Francia. Al actuar así, los presidentes de África Occidental y Francia les han tendido la alfombra roja, permitiéndoles jugar sus cartas: respeto, dignidad y soberanía. Es un tríptico que triunfa en el clima actual, ofreciéndoles en bandeja la legitimidad popular. También les permitió sofocar las voces de la oposición que se preparaba para salir a la calle el 27 de febrero, fecha en la que debían celebrarse las elecciones presidenciales.

El final de la historia…

La Junta juega con pies de plomo, y cada decisión tomada en nombre del respeto y la soberanía le confiere una credibilidad renovada. Cada reacción indignada de París alimenta la crisis entre los dos países y refuerza la solidaridad panafricana. El «asunto Wagner «, por ejemplo, fue objeto de numerosas declaraciones de Florence Parly y Jean-Yves Le Drian: » intolerable » « inaceptable «, trazaron líneas rojas y luego no reaccionaron… Pero la consecuencia más grave para el Elíseo fue la decisión de Bamako de pedir a Dinamarca que retirara a sus 90 soldados recién llegados en el marco de la fuerza de intervención Takuba. Esta salida, tras la de los suecos anunciada unos días antes, representa un terremoto para Emmanuel Macron. El castillo de naipes que representaba Takuba se derrumba, sobre todo porque Bamako sigue frenando la acreditación de los nuevos integrantes, Noruega, Hungría, Portugal y Rumanía. El presidente francés había hecho de esta coalición de fuerzas especiales europeas la piedra angular de la reconfiguración de Barkhane para que la antigua potencia colonial dejara de estar en primera línea en el Sahel. El Jefe de Estado también vio cómo su » laboratorio europeo de defensa «, que reclamaba desde su discurso de 2017 en la Sorbona, se desvanecía ante sus propios ojos, justo cuando Francia estaba a la cabeza del Consejo de la Unión Europea; perdió socios que le permitían repetir una y otra vez que París no estaba solo en el Sahel; en plena campaña electoral, no pudo compartir los dividendos de la derrota.

Tras la retirada danesa, Barkhane y los europeos implicados en el Sahel se habían dado 14 días para considerar el futuro de su colaboración, y su decisión debía tomarse antes de la Cumbre África/UE de los días 17 y 18 de febrero. Sin embargo, con el anuncio de la expulsión del embajador francés, el Elíseo parece haber sido cogido de nuevo por sorpresa, y el Quai d’Orsay se ha contentado con un escueto comunicado en el que reitera » su compromiso con la estabilización y el desarrollo del Sahel, junto a sus socios de la Coalición para el Sahel «.

Pero Malí ya ha pedido revisar sus acuerdos de defensa con Francia y espera una respuesta, lo que aumenta la presión sobre el Elíseo.
¿Quién será el primero en anunciar el final de la historia, Bamako o París?
¿Cómo organizar con calma la salida de Barkhane? Según los expertos militares, se necesitarán al menos seis meses para desmantelar una operación como ésta, a menos que hagamos como los estadounidenses cuando abandonaron su mayor base de Bagram (Afganistán) el pasado mes de julio: apagar las luces al salir y que pase lo que tenga que pasar.

Hacia un futuro incierto

Se está pasando página en Malí y ya se plantea otra pregunta: ¿la operación militar en el Sahel debe concluirse o reconfigurarse? Las opciones de redistribución son bastante limitadas: Chad está muy lejos de los combates sobre el terreno y ya está muy comprometido con Francia, quizá más de lo que le gustaría dados los acercamientos que ha hecho a Turquía. Níger sufre los mismos males que sus vecinos en crisis. El presidente Mohamed Bazoum se beneficiaría de una fuerza de asalto en apoyo directo de sus operaciones y del apoyo financiero francés para complementar el de Estados Unidos y otros Estados europeos. Sin embargo, corre el riesgo de verse debilitado a nivel interno, dada la hostilidad de la población hacia Francia. En África Occidental, un golpe de Estado se produce tan rápidamente…

Está el flamante Burkina-Faso, donde los militares tomaron el poder y derrocaron al Presidente Kaboré el fin de semana del 23 de enero. Aunque las nuevas autoridades, dirigidas por el teniente coronel Paul Henri Damiba, no son hostiles, no son lo bastante estables como para afrontar el rechazo de su opinión pública y la de la subregión. Sobre todo porque París se vería entonces en la tesitura de apoyar a una » junta ilegítima «.

Yendo más lejos, ¿a los países costeros que ya están luchando contra los primeros atentados terroristas? Costa de Marfil ya acoge tropas francesas (FFCI). El comandante de estas fuerzas, el coronel Arnaud Metray, se dirigió a la prensa marfileña el 28 de enero, reconociendo que la situación política en Malí planteaba interrogantes sobre » el futuro de Barkhane » y anunciando una visita a Abiyán del jefe del Estado Mayor del ejército, Thierry Burkhard, los días 7 y 8 de febrero. Esto sugiere que Abiyán formará parte de la nueva operación militar francesa.

Emmanuel Macron, el Gorbachov francés

Por el momento, parece imponerse la opción de dividir la operación en diferentes países, como forma de tener una presencia más discreta. Pero irse a otro sitio, ¿para hacer qué? ¿Más de lo mismo, menos de lo mismo? ¿Seguir liderando la lucha contra el terrorismo, que no es más que un concepto y que ha fracasado en todas partes? Desde las guerras de Costa de Marfil y Libia en 2011, y más aún durante los últimos cinco años, Francia ha perdido su brújula estratégica en África. Por difíciles que sean, las convulsiones actuales conducirán a reconfiguraciones necesarias entre Francia y su ahora antigua zona de influencia. Para bien o para mal, ¿Quién sabe?

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel