Rusia como vecino de Nigeria por propincuidad geopolítica: El Desafío del AES

Hasta la creación de la Alianza de Estados del Sahel (AES), Francia ha sido reconocida como otro vecino de Nigeria por propincuidad geopolítica. La República de Benín, la República de Níger, la República de Chad y la República de Camerún suelen considerarse vecinos inmediatos de Nigeria por contigüidad territorial geográfica.

Mali, Burkina Faso and Niger create the «Alliance of Sahel States».

Bola A. Akinterinwa
This Day Live

El profesor Rafiu Ayo Akindele, antiguo Director General en funciones del Instituto Nigeriano de Asuntos Internacionales (NIIA), y el profesor Bola A. Akinterinwa han argumentado que Francia también es vecina territorial de Nigeria por propincuidad geopolítica, lo que significa que Francia y Nigeria comparten varios valores en la política mundial. Los valores compartidos les acercan necesariamente más allá de la norma de contigüidad territorial. Afirmaron que la coincidencia de intereses es tal que influye en el enfoque de la formulación de políticas en los cuatro vecinos contiguos de Nigeria.

Por ejemplo, la actitud política de Francia hacia Nigeria en el plano político-estratégico consiste en evitar que Nigeria influya en los vecinos francófonos en contra de los intereses franceses en el África francófona, especialmente en la vecindad inmediata de Nigeria, que es francófona. En la misma línea, la disposición actitudinal de Nigeria hacia Francia es impedir que Francia socave sus intereses en su esfera de influencia. Esto plantea el grado de validez de «no hay amigos ni enemigos permanentes, sino intereses permanentes», que no es aplicable a las relaciones franco-nigerianas en África Occidental. Dicho de otro modo, los vecinos territoriales inmediatos de Nigeria son francófonos y seguirán siéndolo permanentemente mientras no se produzca un cambio fundamental de las circunstancias. Si admitimos que Nigeria no puede cambiar a sus vecinos francófonos en los que Francia tiene una influencia privilegiada, y si admitimos que Nigeria seguirá teniendo reparos con la presencia francesa en la región de la CEDEAO, esto significa que ambos países no pueden sino seguir siendo enemigos amistosos. Implícitamente, puede haber enemigos y amigos permanentes. Es la permanencia de un interés lo que realmente determina si habrá amigos o enemigos permanentes.

Los problemas de Rusia como vecino de Nigeria

En este contexto, examinamos los intereses de Nigeria, permanentes o no, en el marco de la Alianza de Estados del Sahel (AES o AES). Muchas son las cuestiones que se plantean desde la retirada de los tres Estados miembros de la AES (Burkina Faso, Malí y Níger) de la CEDEAO. Por ejemplo, ¿cómo entender el papel del pueblo en el golpismo? En Malí y Níger, en concreto, ¿el pueblo apoyó activamente a las juntas militares que, a ojos de la CEDEAO, llegaron al poder por medios anticonstitucionales? ¿Deben considerarse inconstitucionales los golpes de Estado apoyados por el pueblo ante la protesta de éste contra un gobierno legítimo, acusado de mal gobierno y corrupción institucional?

Explicado de otro modo, en Kenia, el presidente Williams Ruto no sólo es visto por los kenianos como antipopular por haber presentado una «Ley Financiera Kenia 2024» que pretende gravar las necesidades diarias de la población (compresas, pan, etc.), sino también como una marioneta de Estados Unidos. En consecuencia, el pueblo insiste en que el presidente Ruto debe dimitir o ser expulsado. ¿Se debe o no considerar golpista al pueblo? Si el pueblo es considerado golpista, ¿qué hay de la fuente o fuentes del golpe? ¿Debe dejarse en paz a un presidente electo que ha bastardeado la democracia con el pretexto de que el pueblo debe esperar para expulsarle? Si el pueblo debe esperar y sus votos no cuentan al final de la votación, ¿Qué opción le queda para capitalizar?

En este sentido, ¿Cómo interpretan la Unión Africana o la CEDEAO el papel del pueblo? ¿Debería la CEDEAO actuar en contra de los deseos del pueblo? ¿Qué intereses se están protegiendo si el pueblo protesta contra la democracia o contra un presidente elegido democráticamente al que se considera que trabaja en contra de los intereses de la nación por ser una marioneta? Y quizás lo más inquietante, ¿ha contemplado la administración del Presidente Bola Ahmed Tinubu (PBAT) la posibilidad de otra protesta masiva en la manía del 2020 #End SARS a la luz de las quejumbrosas quejas del pueblo? ¿Qué hará el PBAT en caso de revuelta popular? La pregunta se plantea porque otra de las razones de la revuelta en Kenia, aparte de la fiscalidad, es la cuestión de los préstamos interminables. La gente está amargada, sobre todo porque se cree que el endeudamiento está plagado de corrupción. El PBAT debe aprender las lecciones de otros lugares, ya que Nigeria y Kenia comparten una misma realidad en términos de préstamos extranjeros. PBAT debe empezar a ser primero todo oídos, como líder de Nigeria, antes de ser el primus inter pares a nivel de la CEDEAO.

Es cierto que PBAT fue elegido, pero la gente se queja de algunas de sus políticas que están dificultando la supervivencia en Nigeria, del mismo modo que los burkineses, malienses y nigerianos se quejaron en vano. Muchos nigerianos están abandonando Nigeria para buscar pastos más verdes en Rusia, y en particular van allí para unirse al esfuerzo bélico ruso en Ucrania. ¿No animará la creciente influencia de Rusia en el Sahel a más nigerianos a ir a Rusia o a unirse al Grupo Wagner en África Occidental? Si el pueblo de Nigeria se levanta para exigir la dimisión de PBAT, ¿cómo se interpretará la exigencia de dimisión del pueblo? ¿Delito de traición? ¿Golpe de Estado? ¿Intento de cambio inconstitucional de gobierno?

Dado que PBAT es también el Presidente de la autoridad de la CEDEAO, ¿no se ha convertido en un desiderátum para la CEDEAO reflexionar más sobre cómo conciliar los objetivos de los cambios constitucionales de gobierno y los intereses de supervivencia del pueblo? No tiene mucho sentido promover la democracia en detrimento de los intereses y la supervivencia del pueblo.

Además, ¿debería Nigeria considerar a Rusia como una alternativa a Francia? ¿Puede Rusia ser un nuevo influyente regional y otro vecino de Nigeria por propincuidad geopolítica, gracias al AES que ha abierto ampliamente sus puertas a Rusia? ¿Puede Nigeria gestionar cualquier malentendido ruso-americano o franco-ruso en la región de África Occidental o de la CEDEAO? En general, se cree que la CEDEAO, como organismo regional, no tiene la capacidad militar para desbancar a la junta militar por varias razones, especialmente por la fuerte voluntad política de los pueblos del AES que apoyan a la junta. Todas estas cuestiones no pueden sino obligar al PBAT a hacer más hincapié en la integración de las personas, de los ciudadanos comunitarios, que en la integración de los Jefes de Estado y de Gobierno.

No hay que olvidar rápidamente que, gracias a la iniciativa de Nigeria, y en colaboración con la República de Togo, se creó la CEDEAO en 1975, en Lagos, Nigeria. Y lo más lamentable también es que es bajo la presidencia de un presidente nigeriano y la CEDEAO bajo la presidencia de un presidente nigeriano, PBAT, cuando se agudizan las amenazas de uso de la fuerza que apuntan a la desintegración de la CEDEAO. Así las cosas, el temor a las amenazas de la CEDEAO es lo que está sirviendo de catalizador en los esfuerzos de confederación y federación de la AES. En otras palabras, la AES parece haberse convertido en un hecho consumado, lo que implica que la probabilidad de que Mali, Burkina Faso y Níger acepten retirar sus notificaciones de no adhesión es remota.

A Rusia no puede interesarle que los países del AES vuelvan a la CEDEAO, donde la influencia rusa puede verse cuestionada. África Occidental es una región muy buena para que Rusia desafíe a su archienemigo y se enzarce en una guerra por poderes con los aliados de la OTAN. La implicación es que la CEDEAO, considerada la más avanzada en cuanto a esfuerzos de integración regional, no puede sino ser la primera en tener una subregión, tal y como establece el Artículo 1(e) del Tratado de Abuja de 1991 por el que se establece la Comunidad Económica Africana.

A la PBAT, y en particular a su Honorable Ministro de Asuntos Exteriores, le interesa abordar las principales quejas planteadas por los países de la AES contra la CEDEAO y responder a ellas. El enfoque no debería consistir en hacer hincapié en su regreso a la CEDEAO. La AES, como ya se ha señalado, es un hecho consumado. La confederación AES ya está dada y no puede negociarse fácilmente teniendo en cuenta los gastos financieros en que se incurre. Los pueblos de los tres países se consideran ahora autoliberados. Por consiguiente, el reto para el PBAT es cómo coordinar los organismos regionales y subregionales en el marco de intereses extranjeros contrapuestos.

Lo más probable es que Francia se sirva de los países que aún no se han convertido en hostiles para mantener su influencia en África Occidental. Hacer esto también tiene el potencial de crear intereses divididos entre el África francófona. Aunque los franceses pretendan tener otras fuentes de uranio, deben reconocer o decir a todo el mundo cuánto se lo compran a Níger en comparación con otros países, como Canadá. Está registrado que Francia compra normalmente un kilogramo de uranio a razón de 0,80 euros a Níger, pero pagó 200 euros por kilogramo por la misma cantidad a Canadá en 2023.

Como señala Faizan Ali, en su «Níger-Francia uranio: African country increases uranium price to €200/kg» publicado por samaa. tv el 10 de septiembre de 2023, Níger está clasificado por la Asociación Nuclear Mundial como el séptimo mayor productor mundial de uranio y Níger fue el segundo mayor proveedor de uranio natural a la Unión Europea en 2022. Y lo que es quizás más interesante, Faizan Ali afirma que «Francia, históricamente el principal comprador de uranio de Níger, compró uranio de Níger a razón de 0,80 euros por kilogramo. Irónicamente, por otro lado, Francia compró uranio similar a Canadá a un precio de 200 euros/kg. Muchos observadores consideran que se trata de un robo a plena luz del día.

Nigeria y el desafío del AES

La AES tensa aun más las relaciones entre USA y Rusia por la influencia en el Sahel

El primer desafío es esta noción de robo a plena luz del día. El robo es sinónimo de explotación extranjera de los países AES contra la que protesta la población. Es útil señalar que Nigeria ha estado en primera línea en las campañas contra la explotación de los recursos minerales de África exclusivamente para el desarrollo de Europa. Este fue uno de los principales ejes de la política exterior de Nigeria bajo el general Yakubu Gowon. El Dr. Okoi Arikpo era entonces Comisario de Asuntos Exteriores. Dejó claro que Nigeria nunca aceptaría semejante explotación. Era una política que los países desarrollados no se tomaban a la ligera. Era como la política del Dr. Jaja Wachukwu de «No transigir con el apartheid», en 1963.

Cuando el Dr. Arikpo planteó la cuestión de la explotación de los recursos de África en detrimento del pueblo africano, una de las respuestas dadas por Francia fue que se encontraba en África por amable invitación de países que son igualmente soberanos como Nigeria. Francia se refería a los países africanos francófonos. Esta misma respuesta fue también el modelo dado a menudo por Francia cuando Nigeria se oponía a las bases militares extranjeras y a las intervenciones en África. En este sentido, ¿puede Nigeria, como Estado soberano, impedir que otro Estado soberano promueva su propio interés nacional? En otras palabras, si otros Estados soberanos aceptan ser explotados o no lo consideran una explotación, ¿por qué debería Nigeria convertirse en otro policía supranacional? Si Nigeria tiene que ser el policía de África, no hay nada malo en ello, pero debe reconocerse adecuadamente como un reto especial. Se trata de un reto importante para el gobierno del PBAT.

El apartado 2 del artículo 4 del Tratado de la CEDEAO es otra cuestión. En él se estipula que «las instituciones de la Comunidad desempeñarán las funciones y actuarán dentro de los límites de las competencias que les confieren el presente Tratado o sus Protocolos». Las instituciones de la CEDEAO se articulan en el apartado 1 del artículo 4 de la siguiente manera: la Autoridad, el Consejo de Ministros, el Consejo de Defensa, la Secretaría Ejecutiva, el Tribunal de la Comunidad y las Comisiones Técnicas y Especializadas.

A este respecto, los países de la AES afirman que no existe ninguna disposición clara en el Tratado de la CEDEAO, ni siquiera en el artículo 4, que faculte a la CEDEAO para declarar el uso de la fuerza contra cualquier Estado miembro. Por lo tanto, consideran exageradas las amenazas de la CEDEAO de utilizar la fuerza contra Níger. Y es cierto, incluso en el Protocolo A/SP.3/5/81 relativo a la asistencia mutua en materia de defensa, el artículo 2, bajo objetivos, dice: «Los Estados miembros declaran y aceptan que cualquier amenaza o agresión armada dirigida contra cualquier miembro constituirá una amenaza o agresión contra toda la Comunidad».

La intención de este artículo es referirse a las amenazas procedentes de un tercer país y no a las amenazas intra o inter miembros. Por ello, el artículo 3 del Tratado establece que «los Estados miembros resuelven prestarse ayuda y asistencia mutuas para la defensa contra toda amenaza de agresión armada». En otras palabras, ni siquiera la Autoridad de Jefes de Estado y de Gobierno está facultada para declarar la guerra a un Estado miembro. Lo que dice la letra b) del artículo 4 es que «en caso de conflicto armado interno en un Estado miembro, provocado y apoyado activamente desde el exterior, que pueda poner en peligro la seguridad y la paz en el conjunto de la comunidad. En este caso, la Autoridad apreciará y decidirá sobre esta situación en plena colaboración con la Autoridad del Estado o Estados miembros afectados». De lo anterior se desprende que las preocupaciones del Tratado se refieren a las amenazas exteriores y a las posibles agresiones de Estados no miembros.

En la misma línea, los países de la AES argumentan que el Tratado de la CEDEAO no prevé el cierre de fronteras. No ponen demasiadas fronteras a la suspensión de su adhesión. Lo consideran coherente con el tratado. Les amarga especialmente el cierre de fronteras, sobre todo teniendo en cuenta que Níger es un país sin salida al mar. El cierre de fronteras se ve como un intento deliberado de castigar al pueblo y ni siquiera a la junta militar. Por eso, por ejemplo, la AES ha decidido utilizar ahora sus propios recursos para garantizar su propia seguridad sin depender de nadie. Es interesante señalar que Malí afirmó haber llamado la atención del Consejo de Seguridad de la ONU sobre un caso maliense, pero nadie le prestó atención. Esto significa simplemente que Malí y otros países se han visto empujados al paredón y se han visto obligados a buscar otros medios de supervivencia como naciones soberanas.

En cuanto a los retos a los que se enfrenta la PBAT, los miembros de la AES acusan a la CEDEAO de violar el Tratado de la CEDEAO y sus Protocolos al actuar amparándose en poderes que no le han sido delegados. En su calidad de Presidente del organismo regional, Nigeria, que es la región más poderosa e influyente de la CEDEAO, debe garantizar que no se viole el Tratado de la CEDEAO, sean cuales sean las circunstancias. Nigeria no debe permitir que la organización sea vista como una herramienta para sostener las políticas de divide y vencerás. A ojos del AES, la CEDEAO ha perdido su razón de ser. Este es otro gran reto para el PBAT La CEDEAO tenía 16 miembros originales. Mauritania se desvinculó en diciembre de 2000, pero solicitó el ingreso como miembro asociado en 2017. Esto sugiere que la CEDEAO todavía tiene su esencia para haber justificado que Mauritania solicitara ser miembro asociado.

Con la retirada de Mali, Burkina Faso y Níger, significa que, lingüísticamente hablando, son los países francófonos los que siempre protestan. Con la intención declarada de los senegaleses de considerar una colaboración profunda con la AES, siendo uno de los Estados del Sahel, ¿no cabe esperar que, tarde o temprano, Senegal comience a distanciarse de la CEDEAO? Y si situamos todas estas consideraciones en el contexto de las re-alianzas, ¿permitirá Francia algún día la paz en el AES? ¿Permitirán los aliados de la OTAN liderados por Estados Unidos que se establezca un orden africano?

Hasta ahora, la AES está dando prioridad a cinco áreas principales: educación, empleo juvenil, agricultura, desarrollo rural, seguridad alimentaria y cambio climático. La explicación del ministro de Asuntos Exteriores maliense, Abdoulaye Diop, respecto a estas prioridades es acertada. En primer lugar, no hay seriedad de propósito en conceder la propia seguridad a otro país. En segundo lugar, la adquisición de armas masivas no debe ser una aniquilación mutua. Las armas deben ser para los enemigos y los enemigos no pueden ser otros que los que bombardearon Libia. Para Diop, los que bombardearon Libia no pueden ser una solución a los problemas del AES. Los que bombardearon son Estados Unidos y sus aliados. Pero, ¿acaso Rusia va a ser mejor que Estados Unidos?

El tiempo seguramente dirá si Rusia es una mejor opción y si el AES puede sobrevivir a la guerra sin cuartel. La AES se enfrenta a tres tipos de guerras: la insurrección yihadista, la guerra poscolonización y las crisis de legitimidad. En cuanto al terror yihadista, ningún país del mundo ha sido capaz de contenerlo de forma permanente a escala nacional. Ni siquiera los esfuerzos de colaboración han tenido éxito. Cuando Estados Unidos logró desestabilizarlos en Siria, los yihadistas simplemente se trasladaron al Sahel. Los informes también han sugerido que han logrado cruzar a Nigeria mientras Nigeria sigue luchando sin éxito contra Boko Haram. Si los yihadistas retornados llegan a Nigeria, ¿cómo será el nuevo escenario? Lo que la AES parece estar haciendo es digno de mención y encomiable. La AES se ha embarcado en la transformación económica, haciendo especial hincapié en la agricultura; implicando a los jóvenes y abordando sus problemas; y situando a África en el lugar que le corresponde en la política mundial.

Otra cuestión planteada por la AES es la pretensión de Francia de no reconocer a la junta militar de Níger. La explicación de Francia es que el Presidente Mohammed Bazoum no dimitió de su nombramiento como Presidente, a diferencia de lo que ocurrió en Mali. Si el problema es la no dimisión, ¿cómo se explica el nombramiento del hijo de Idris Déby cuando éste murió en el frente de guerra? ¿Por qué Francia no permitió que el Presidente de la Asamblea Nacional asumiera el poder y organizara después elecciones, como exige la Constitución chadiana?

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel