Níger: La revocación inevitable de la cooperación con Estados Unidos

AP Photo/Carley Petesch, File

Wassim Nasr
Investigador principal del Centro Soufan
Soufan Center

Tras meses de negociaciones, Níger ha revocado su acuerdo de defensa de 14 años con Estados Unidos. Al tomar esta decisión, Washington cometió el mismo error que Francia en Malí y, en menor medida, en Burkina Faso. Cegado estratégicamente por los objetivos antiterroristas (CT) que compartía con Níger, Estados Unidos evaluó incorrectamente que, dado que su gobierno no estaba lastrado por la historia colonial de su aliado francés, Niamey podría estar dispuesto a seguir confiando en el ejército estadounidense tras la salida de las fuerzas militares francesas del país. Estos acontecimientos demuestran que Estados Unidos, Francia o cualquier país europeo que aún tenga activos militares en Níger deben reevaluar la nueva dinámica geopolítica del Sahel y darse cuenta de que el TAC y los agravios históricos no son las únicas cuestiones que guían a las juntas de la región. Para estos gobiernos no elegidos, las alianzas internacionales se basan en asegurar su poder adquirido de forma no democrática. Rusia está ampliando su influencia en la región y las facciones yihadistas están consolidando su control sobre vastos territorios a través de Malí, Burkina Faso y Níger tras cinco años de sangrienta guerra entre yihadistas. Diez años después de beneficiarse del auge regional de las milicias chiíes para luchar contra el Estado Islámico, Irán busca ahora, al parecer, el uranio de Níger, según una delegación estadounidense que visitó recientemente el Estado africano.

Tras dar sucesivos golpes de Estado en Malí y Burkina Faso, las juntas dirigidas por Assimi Goïta e Ibrahim Traoré, respectivamente, revocaron los acuerdos de defensa con Francia y se alinearon con Rusia. La empresa militar privada rusa conocida como Grupo Wagner llegó a Malí en diciembre de 2021, precipitando la salida de las fuerzas francesas en 2022 y de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas (MINUSMA) en 2023. En Burkina Faso, Traoré intentó implicar a Francia y Estados Unidos en el armamento y la financiación de la milicia «Volontaires pour la défense de la patrie» (también conocida como Voluntarios para la Defensa de la Patria, o VDP) antes de volverse completamente hacia Moscú. En julio de 2023, la junta de Níger siguió el mismo camino que sus vecinos, tranquilizando a sus socios occidentales antes de poner a los habitantes locales de Niamey en contra de la presencia francesa y revocar los acuerdos de defensa con París, lo que condujo a la salida total de las fuerzas francesas del país el pasado diciembre. Francia se negó a restaurar militarmente el gobierno del depuesto presidente electo de Níger, Mohamed Bazoum, principalmente debido a la oposición de Estados Unidos y a la falta de voluntad de Francia para llevar a cabo una misión de este tipo sin alianzas internacionales.

Días después del golpe, los nuevos gobernantes de Niamey se pusieron en contacto con Wagner en Bamako, la capital de Malí. Unas semanas más tarde, una delegación diplomática y militar oficial rusa se reunió con una delegación nigerina encabezada por el general Salifou Mody en la capital maliense, el mismo día en que Estados Unidos reanudaba su actividad militar en Níger. Esto supuso un claro acto de desafío, o al menos de falta de consideración, por parte de la nueva junta hacia sus socios estadounidenses. Según una figura local bien informada, «desde ese día, la nueva junta gobernante estaba esperando una oportunidad para expulsar a las fuerzas estadounidenses del país, ya que [hacerlo] era la prerrogativa para cualquier implicación rusa directa o indirecta». Aunque la dinámica interna de los cinco golpes fue bastante diferente, cada junta intentó justificar su toma del poder señalando el deterioro de la situación de seguridad del país. Sin embargo, a diferencia de sus vecinos antioccidentales, antes de su golpe, Níger había adoptado un amplio enfoque de lucha contra el terrorismo que había ido dando sus frutos. Este delicado progreso -fruto de la combinación de negociaciones directas y a través de canales indirectos, desmovilización de militantes y potencia de fuego militar- se vio truncado por el golpe, como ocurrió en Burkina Faso tras su golpe de 2014.

Desde entonces, las fuerzas armadas malienses han matado a un negociador de Inarabane, bastión histórico de la Provincia del Sahel del Estado Islámico (ISSP), y han detenido a una destacada figura religiosa que actuaba como negociador clave con la Jamaa’t Nousra’t al-Islam wal Muslimin (JNIM), afiliada a Al Qaeda, que más tarde murió en prisión. Aunque Níger intentó, sin éxito notable, reactivar los canales de negociación creados bajo la presidencia de Bazoum, fuentes locales afirman que «algunos yihadistas desmovilizados siguen vagando por el desierto sin saber a quién recurrir». Al igual que Malí y Burkina Faso, Níger está creando milicias locales en las zonas de actividad yihadista. Mal equipados y sin formación, los civiles enrolados en estas milicias son masacrados regularmente en sus propias aldeas por el PSSI y su rival el JNIM. Los ejércitos sahelianos se han vuelto ineficaces sin el apoyo de Francia y Estados Unidos, sobre todo porque los pilotos nigerinos han volado en misiones de apoyo a la guerra de Malí contra los rebeldes tuareg utilizando medios aéreos donados a Níger por Estados Unidos. Incluso después de que Estados Unidos renovara su política de trabajar con la junta y mejorar la cooperación sobre el terreno, esto no impidió que se revocara el acuerdo de defensa.

El número de ataques tanto del JNIM como del ISSP ha aumentado en Níger desde el golpe. No obstante, la junta parece seguir beneficiándose de los dividendos políticos del gobierno de Bazoum, en contraste con las caóticas situaciones de los vecinos Malí y Burkina Faso. En Níger, tanto el JNIM como el ISSP intentan adquirir el mayor territorio posible antes de verse obligados a enfrentarse entre sí. En Malí y Burkina Faso, el gobierno ha perdido un importante control territorial, lo que ha provocado la expansión del JNIM y la consolidación territorial del ISSP en Ménaka, donde el grupo ha luchado contra facciones locales, el ejército maliense y el JNIM. El PSSI ha impuesto un asedio a Ménaka, mientras que la región está sitiada por el JNIM, que intenta privar al PSSI del acceso a los bienes y de cualquier beneficio financiero otorgado por la actividad económica de la región.

Los comandantes del JNIM parecen concentrar sus esfuerzos en objetivos militares, mientras el grupo se posiciona como «el defensor de los oprimidos» frente a los abusos incontrolados de los ejércitos locales, las milicias y los mercenarios rusos. El JNIM se ha concentrado en la administración de la región maliense de Ménaka, y ha logrado crear un santuario en la región situada entre las fronteras compartidas de Malí, Burkina Faso y Níger. El JNIM y AQMI han emitido declaraciones públicas en las que enmarcan su guerra contra Francia, tanto en el Sahel como en África en general. El jefe del JNIM, Iyad Ag Ghali, también ha hecho su primera aparición grabada en vídeo desde 2017 centrándose en la lucha contra las juntas africanas y los rusos. A falta de fuerzas militares permanentes y de control territorial gubernamental, las poblaciones locales se han visto obligadas a elegir un bando en la rivalidad yihadista.

A pesar de los comunicados de victoria diarios, el TAC ha quedado por detrás de las demás prioridades de las juntas. El mayor esfuerzo militar llevado a cabo por los malienses, coordinado con mercenarios rusos, tuvo como objetivo los territorios en poder de las facciones rebeldes tuareg del norte. El éxito de la campaña militar conjunta se materializó con la toma de Kidal, lo que supuso un éxito político para la junta maliense. Una fuente afirmó que «la pérdida de Kidal abrirá los ojos de la población local [a] la división entre facciones y la arrastrará a unirse a las filas yihadistas». Pocas semanas después de ese comentario, un destacado líder rebelde árabe y antiguo coronel de la Guardia Nacional maliense se unió a las filas del JNIM.

El objetivo final de las nuevas juntas del Sahel es aferrarse al poder, un objetivo que Rusia está dispuesta a conceder y obviamente es capaz de hacerlo a un coste político, diplomático y militar bajo. Otros países africanos como Chad podrían recurrir a Rusia, incluso sin instigar un golpe, con el mismo propósito. Tras la guerra en curso en Gaza, la evolución de los panoramas iraquí y sirio con el protagonismo de las milicias chiíes, otrora socias en la «guerra contra el terror», debería recordar a los responsables de la toma de decisiones de los gobiernos occidentales que las potencias regionales y los actores locales tienen otras prioridades además de los objetivos de Occidente en materia de lucha contra el terrorismo.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel