Monitor del Sahel Septiembre 2023

Análisis mensual de actividades yihadistas, conflictos armados y la situación bélica en la región

Pieter Van Ostaeyen
Counter Extremism Project

Este décimo informe mensual de seguimiento de las actividades de las ramas de Al Qaeda y del Estado Islámico en todo el Sahel se centrará en la producción propagandística de estos grupos en septiembre de 2023.

Una primera observación es que el número de atentados reivindicados se mantiene al mismo nivel que en agosto. Se han registrado 57 incidentes distintos. Pero quizás el hecho más destacable es que ISGS fue mencionado por última vez en an-Naba’ 405 y no reivindicó ni un solo atentado a pesar de que está muy claro que siguen siendo muy activos en la insurgencia yihadista en Mali y Níger. Esto da lugar a la observación un tanto extraña de que Jama’a Nusrat ul-Islam wa al-Muslimin’ (JNIM) es ahora más activa que ambas ramas del ISIS en toda la región. Al igual que en meses anteriores, la mayoría de los atentados de los que ha informado el Estado Islámico en la provincia de África Occidental (ISWAP) son de impacto relativamente bajo, con un menor número de víctimas por atentado. El atentado más mortífero se registró el 8 de septiembre en el número 407 de an-Naba’, con un balance de 15 muertos y heridos. Aunque está claro que el Estado Islámico en el Gran Sahel (ISGS) es con diferencia más letal e impactante en sus atentados, sus medios de propaganda no informaron en absoluto de ninguna operación terrorista este mes y, por tanto, no hay ningún resultado que pueda analizarse para este informe. El silencio estratégico del ISGS es ensordecedor. Queda por ver si el grupo está preparando o no una operación o campaña a mayor escala, lo que explicaría su actual silencio.

Ataques en el Sahel: tendencia general

Dado que ISGS no ha publicado ni una sola reivindicación, la tendencia constante al aumento del número de ataques a lo largo de los meses se ha detenido. Los medios az-Zallaqa y an-Naba’ sólo informaron de 57 incidentes. Como ya se ha mencionado, la mayoría de los incidentes fueron reivindicados por el JNIM, con un total de 35. La mayoría global de estos ataques fue reivindicada en Mali, con un total de 20 ataques. Burkina Faso sufrió al menos 14 ataques diferentes del JNIM, uno de ellos con el resultado reivindicado de la muerte de más de 50 soldados burkineses el 4 de septiembre. Por primera vez desde que comenzó el seguimiento sistemático a finales de 2022, Benín fue golpeado por el JNIM.

Aunque el ISGS no reivindicó ni un solo ataque en sus medios de propaganda, hay fuertes indicios procedentes de otras fuentes de que el grupo estuvo implicado en varios ataques de gran impacto en todo Malí y Níger en septiembre.

Mali se está sumiendo rápidamente en un nuevo caos general. El 4 de septiembre, el JNIM llegó a comunicar a través de az-Zallaqa Media que el grupo está sitiando toda la ciudad de Tombuctú, la mayor del norte de Malí.

El 7 de septiembre, 64 civiles fueron asesinados por el JNIM en un transbordador en la zona de Mopti. Curiosamente, los medios de propaganda del JNIM negaron posteriormente la implicación del grupo.

Otro acontecimiento preocupante que se puso de manifiesto ya a finales de agosto es el supuesto alto el fuego entre el ISGS y el JNIM. En los últimos meses, el ISGS había atacado repetidamente a los combatientes del JNIM en un aparente conflicto por el territorio y la influencia. Sin embargo, en la actualidad, parece que ambos grupos han llegado a algún tipo de acuerdo y parecen centrarse en sus enemigos comunes: el Ejército maliense y el Grupo Wagner. Por lo tanto, actualmente no cabe esperar un debilitamiento mutuo de estos dos grupos terroristas.

Este acuerdo parece ser un alto el fuego estratégico, ya que tanto el JNIM como el ISGS están dividiendo Malí en zonas de control separadas.

El accidente al que se refiere Pawel en su último tweet anterior se refiere a un accidente importante en el que un avión Iliouchine76 TZ98 sobrecargado sobreestimó la pista y se estrelló y explotó fatalmente, matando al menos a 16 mercenarios wagner y a tres soldados malienses, entre ellos un coronel de las fuerzas aéreas.

A la vista de los acontecimientos e incidentes descritos, está claro que, en general, se mantiene la tendencia a un aumento de la intensidad de las operaciones terroristas en la región, a pesar de que los medios de propaganda de los grupos terroristas no reivindiquen más atentados este mes en comparación con agosto. Será importante ver si el ISGS continúa o no con su silencio estratégico más allá de septiembre. Es innegable que el grupo sigue desempeñando un papel central en el deterioro de la situación de seguridad en Mali y Níger.

Tabla 1 : Atentados reivindicados (diciembre 2022- septiembre 2023)

Tabla 2 : Atentados reivindicados por grupo (diciembre 2022 – septiembre 2023)

Tabla 3 : Atentados reivindicados por país (diciembre 2022 – septiembre 2023)

Ataques por país

Aunque el ISGS guardó silencio y ha llevado a cabo, sin reivindicarlos, atentados en Níger en el último mes, los únicos atentados que los medios de propaganda de los otros grupos terroristas reivindicaron se llevaron a cabo en Nigeria (20), Mali (20), Burkina Faso (14), Camerún (2) y Benín (1). El atentado de Benín fue la primera vez que alguna de las redes terroristas que operan en la región reivindicaba una operación en ese país. En la actualidad, se trataba claramente sólo de un desbordamiento de la violencia terrorista hacia Benín. Sin embargo, dada la intensidad general de la violencia terrorista en Burkina Faso y el aumento de la violencia terrorista en Níger, Benín corre el riesgo de sufrir más intrusiones terroristas en su territorio. Se trata de un hecho significativo, ya que Benín es uno de los estados costeros del Golfo de Guinea y hasta ahora no se había visto afectado por la violencia terrorista.

Mapa 1: Frecuencia y distribución espacial de los afiliados a Al Qaeda y al Estado Islámico (enero de 2013 – julio de 2023)
Fuente: https://twitter.com/J_LuengoCabrera/status/1707313287921107049/photo/1

Mapa 2: Frecuencia y distribución espacial de los incidentes por tipo de violencia

Source: https://x.com/J_LuengoCabrera/status/1707777866484625901?s=a fu20

Mali

La situación en Mali ha alcanzado un estado crítico. El acuerdo entre el ISGS y el JNIM significa que ambos grupos terroristas ya no desviarán recursos a su competencia, sino que están dividiendo el país en zonas de operaciones separadas. Dado que tanto el ISGS como el JNIM han podido aumentar significativamente sus zonas de operaciones en el país en los últimos meses, una desestabilización completa del país es ahora una clara posibilidad.

Fuente: (Vídeo aún JNIM Bamba) https://x.com/SimNasr/status/1701977739887059227?s=20

El 14 de septiembre, otro helicóptero Wagner fue derribado por el JNIM.

El 17 de septiembre Mali, Níger y Burkina Faso establecieron la llamada alianza de seguridad del Sahel: «Nuestra prioridad es la lucha contra el terrorismo en los tres países», declararon, «cualquier ataque contra la soberanía y la integridad territorial de una o más partes contratantes se considerará una agresión contra las otras partes.»

Nigeria

En Nigeria se reivindicaron veinte atentados que tuvieron un impacto relativamente pequeño. La información facilitada por los medios de propaganda terrorista sobre el número de víctimas de estos atentados fue relativamente vaga, pero quedó claro que sólo se produjo un número relativamente pequeño de víctimas por atentado. Una tendencia constante desde que comenzó el seguimiento a finales de 2022 es la estrategia de atentados de menor nivel pero muy persistente de ISWAP en Nigeria. La violencia de ISWAP en sus ataques es relativamente pequeña en escala, pero los ataques se producen con regularidad, creando una constante sensación de inseguridad en la zona de operaciones de ISWAP.

Burkina Faso

En 14 ataques diferentes, unos 100 soldados y milicianos burkineses fueron asesinados por el JNIM. El ataque más impactante fue el del 4 de septiembre, cuando el JNIM invadió una base del ejército, mató a más de 50 soldados burkineses y capturó un número significativo de armas y municiones.

Níger

Ninguno de los medios de propaganda vinculados a las redes terroristas que operan en la región reivindicó un solo atentado en Níger. Sin embargo, otras fuentes creíbles informaron de que el ISGS sí atacó al ejército nigerino durante el mes de septiembre.

«Níger: 55 soldados muertos en dos días.

«Elementos de las Fuerzas Armadas nigerinas cayeron en una emboscada del Estado Islámico en el Gran Sáhara (EIGS) en Imbalagan, 4 km al norte de Ezza (frontera con Mali). Un primer balance no oficial informa de 33 muertos, 12 heridos, 6 vehículos destruidos y 5 sustraídos. El pasado jueves 28 de septiembre, en la región de Tillabéri (oeste), «una unidad de la operación Almahaou en misión de seguridad en Kandadji, fue violentamente atacada por varios centenares de terroristas», según el ministro y general Salifou Mody, nombrado por el régimen militar resultante de un golpe de Estado. Si el primer balance daba cuenta de 7 soldados muertos, en las últimas horas ha aumentado, ahora a 22. Estos dos ataques mencionados elevan ahora a 55 el número de soldados de las fuerzas armadas nigerianas muertos en 48 horas. Según fuentes nigerianas, 3 terroristas fueron neutralizados, entre ellos Goumbi, Abu Harouna».

Camerún

Se registraron dos incidentes en la frontera entre Nigeria y Camerún. En total, el ISWAP mató a 30 soldados cameruneses.

Togo

No se reivindicó ningún incidente en Togo.

Benín

En un único ataque en la frontera con Benín, el JNIM mató a 3 soldados benineses.

Ataques por afiliado

JNIM

Durante el mes de septiembre, un total de 35 atentados fueron reivindicados por el JNIM. En múltiples ocasiones los objetivos fueron el ejército maliense y el Grupo Wagner. Los ataques de mayor impacto en todo el Sahel en septiembre fueron llevados a cabo por JNIM.

ISGS

Como ya se ha señalado, ni un solo ataque fue reivindicado por ISGS.

ISWAP

Un total de 22 incidentes fueron reivindicados por ISWAP. Los ataques en la frontera entre Nigeria y Camerún fueron de un impacto relativamente alto, con el resultado de la muerte de 30 soldados cameruneses.

Conclusión

Desde los últimos meses, la evolución de la violencia terrorista yihadista en el Sahel no ha dejado de aumentar y se acerca a niveles críticos. Esta situación se debe a varios sucesos y tendencias preocupantes. En primer lugar, el acuerdo de alto el fuego entre el ISGS y el JNIM libera recursos de ambas redes terroristas que ahora se dedican contra las fuerzas de seguridad malienses y las tropas de la Alianza. Ambos grupos terroristas están dividiendo Mali en zonas operativas diferenciadas, lo que probablemente aumentará el impacto operativo de ambos grupos. El primer atentado terrorista en Benín es un claro recordatorio de los riesgos estratégicos que se desarrollarán si las redes terroristas son capaces de alcanzar el Golfo de Guinea. El golpe militar en Níger y la retirada de las fuerzas francesas y de otros países occidentales del país, así como la suspensión de la cooperación de la UE en materia de seguridad, significa que un centro de seguridad regional clave para frenar la violencia terrorista ya no está operativo. Este vacío de seguridad en desarrollo es llenado continuamente por el Grupo Wagner, que está aumentando su huella en la región. El pacto de seguridad tripartito entre los regímenes golpistas de Malí, Burkina Faso y Níger no está orientado principalmente hacia una mayor cooperación contra la violencia terrorista, sino que pretende claramente servir de disuasión contra otros países de la región que pretendan restaurar un régimen civil y democrático en estos tres países. La combinación de estos diversos factores significa que las perspectivas de seguridad regional se están deteriorando aún más.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel