Monitor del Sahel Marzo 2024

Análisis mensual de actividades yihadistas, conflictos armados y la situación bélica en la región

Pieter Van Ostaeyen
Counter Extremism Project

Desde el máximo histórico de 129 reivindicaciones al mes en enero de 2024, el número de reivindicaciones y declaraciones ha descendido, ligeramente. En marzo, Jama’a Nusrat ul-Islam wa al-Muslimin’ (JNIM) y las dos ramas del Estado Islámico activas en el Sahel publicaron un total combinado de 95 reivindicaciones. No obstante, la tendencia apunta a un probable aumento de nuevo en los próximos meses.

En general, parece muy poco probable que la oleada terrorista del año pasado en el Sahel vaya a ralentizarse. Mientras las fuerzas militares estadounidenses se ven obligadas a abandonar Níger, el emplazamiento de una de sus bases aéreas más importantes en el norte de África, no está claro cómo combatirá el nuevo gobierno la insurgencia yihadista-terrorista dentro del país o en la región en general. El 16 de marzo, un portavoz de la junta militar de Níger denunció el acuerdo militar con EEUU tras acusarlo de «actividad ilegal en el país y falsas acusaciones de un acuerdo sobre uranio con Irán».
(Source https ://x.com/SimNasr/status/1769105845923504551)

La trayectoria negativa de la seguridad en la región, acelerada con múltiples golpes militares en los últimos años, continúa. Los regímenes militares de nuevo gobierno en Malí, Burkina Faso y Níger pidieron a las fuerzas occidentales que se marcharan y están siendo sustituidas gradualmente por el Cuerpo África de Rusia (el antiguo Grupo Wagner). Más que un sustituto para las operaciones antiterroristas, la combinación de fuerzas de seguridad locales y mercenarios rusos participa regularmente en ataques aleatorios y masacres de la población local, con el pretexto de controlar los levantamientos yihadistas-terroristas. Es muy probable que esto radicalice aún más a parte de la población local y la haga susceptible al reclutamiento terrorista.

Estos ataques contra la población local también son explotados por la propaganda terrorista. Por ejemplo, el 2 de marzo, un ataque de este tipo de las fuerzas gubernamentales contra la población local fue publicado por az-Zallaqa Media bajo el título «continúan los ataques contra inocentes». En total, ocho civiles fueron asesinados por el ejército maliense y el Grupo Wagner / Cuerpo África.

Afirmaciones como éstas han sido confirmadas por investigaciones independientes realizadas por Human Rights Watch (HRW). El 28 de marzo, HRW publicó un artículo en su página web titulado Mali: Army, Wagner Group Atrocities Against Civilians – Investigations Needed Into Indiscriminate Drone Strikes, Summary Killings. Casi todas las denuncias anteriores del JNIM sobre ataques de las fuerzas militares locales contra la población civil fueron también confirmadas por HRW.

Imagen 1: az-Zallaqa Media: continúan los ataques contra inocentes.

Ataques en el Sahel – Tendencia general

Por segundo mes consecutivo, las reivindicaciones del JNIM superaron con creces a las de las dos ramas del Estado Islámico. El JNIM reivindicó nada menos que 50 incidentes, mientras que la Provincia de África Occidental del Estado Islámico (ISWAP) sólo 27 atentados, la cifra más baja desde octubre de 2023. Notable fue el nivel de producción del Estado Islámico en el Gran Sahel (ISGS); no menos de 18 reivindicaciones fueron publicadas a través de los canales mediáticos del Estado Islámico. Se trata del mayor número de incidentes reivindicados por ISGS desde que comenzaron los informes en diciembre de 2022.

En general, la situación sigue deteriorándose mes a mes. Los grupos yihadistas-terroristas no sólo están atacando continuamente a los ejércitos de toda la región, sino que cada vez se enfrentan más abiertamente. Tanto el JNIM como el ISGS luchan por el control de (partes de) Mali, Burkina Faso y Níger, y en varias ocasiones esta competición ha provocado incidentes de luchas terroristas internas. En cuatro ocasiones, el Estado Islámico reivindicó atentados dirigidos contra el JNIM. En el más significativo de estos incidentes, reivindicado en an-Naba’ el 15 de marzo, el ISGS afirmó haber matado a 16 combatientes de Al Qaeda y capturado a otros cuatro. Todos fueron interrogados y posteriormente ejecutados. Entre las víctimas se encontraba el líder del JNIM de la región de Intilit, Ilias Amadou Mousa; las ramas mediáticas del Estado Islámico publicaron imágenes de su ejecución.

Image 2: Mali – ISGS claims the execution of JNIM leader Ilias Amadou Mousa

Tabla 1: Atentados reivindicados (diciembre de 2022 – marzo de 2024)

Tabla 2: Atentados reivindicados por grupo (diciembre 2022 – marzo 2024)

Tabla 3: Atentados reivindicados por país (diciembre 2022 – marzo 2024)

Ataques por país

Mali

Mali volvió a sufrir la peor parte de los ataques; se reivindicaron no menos de 37 incidentes, 12 de ellos por ISGS, que causaron al menos 75 víctimas. En estos ataques, ISGS tuvo como objetivo a combatientes del JNIM, el ejército maliense, el grupo Wagner y la población cristiana. Con diferencia, los enfrentamientos con el JNIM fueron los más impactantes, ya que el líder de la rama local del JNIM, Ilias Amadou Moussa, fue capturado y asesinado.

Los medios de comunicación az-Zallaqa publicaron 25 reivindicaciones; cinco de ellas se referían a crímenes contra la población civil que tuvieron como resultado -según el órgano de propaganda terrorista- la muerte de un número importante de civiles, asesinados por el ejército maliense y mercenarios rusos.

Imagen 3: restos de un vehículo del ejército maliense tras un atentado con artefactos explosivos improvisados perpetrado por el JNIM.

Nigeria

Nigeria fue testigo de un total de 26 ataques registrados. Según las reivindicaciones, estos atentados iban dirigidos principalmente contra las fuerzas militares y causaron unas 100 víctimas. Una de las víctimas fue un miembro de la Comisión Electoral asesinado por militantes del Estado Islámico durante un ataque contra su casa en Jakana, provincia de Borno.

Burkina Faso

Burkina Faso fue golpeada 25 veces este mes, en dos ocasiones por ISGS; todas las demás fueron publicadas por JNIM. Estos ataques causaron aproximadamente 100 bajas. Los ataques se dirigieron principalmente contra el ejército y la milicia lealista.

Sin embargo, ISGS reivindicó un ataque contra cristianos en Essakane; 15 personas resultaron muertas. Un detalle importante es que en Essakane hay una mina de oro de la empresa IAMGOLD Corporation. Como afirma la empresa minera en su página web «Se espera que los gastos de capital de sostenimiento para 2024 sean de aproximadamente 215 millones de dólares (± 5%), de los cuales la mayor parte está relacionada con el desbroce capitalizado en Essakane y el desarrollo subterráneo en Westwood, con 5 millones de dólares (± 5%) adicionales en capital de expansión previstos en Essakane.» La propiedad de Essakane es en un 90% de IAMGOLD y en un 10% de Burkina Faso; un ingreso anual de aproximadamente 21,5M $ para el país. Aunque por el momento no existe ningún vínculo probado entre el ataque a la población cristiana y la mina de oro, cabe destacar que ISGS golpeó cerca de una importante fuente de ingresos para Burkina Faso (véase la imagen siguiente).

Imagen 4: Essakana y la mina de oro (GoogleMaps)

Níger

En Níger se reivindicaron siete ataques, la mayoría por ISGS (cuatro), seguido de JNIM con dos e ISWAP con un incidente reivindicado. Los ataques causaron al menos 50 víctimas, en su mayoría soldados nigerinos.

Reclamaciones por grupo armado

JNIM

Az-Zallaqa Media publicó un total de 50 declaraciones en marzo. En cinco de ellas, el JNIM denuncia los continuos ataques del ejército maliense y del Grupo Wagner ruso / Cuerpo África contra la población local. El resto, 45 declaraciones, se refieren a ataques contra diversos objetivos militares y de las milicias. En estos ataques se utilizaron al menos 13 artefactos explosivos improvisados (IED). Las reclamaciones afirman que en cada uno de estos ataques «murieron o resultaron heridos todos los que iban a bordo». Nunca se informó del número exacto de víctimas. El JNIM reivindicó 25 sucesos en Mali, 23 en Burkina Faso y 2 en Níger.

ISWAP

La Provincia de África Occidental del Estado Islámico reivindicó 26 atentados en Nigeria y uno en Níger. En ocho ocasiones se utilizaron artefactos explosivos improvisados. Dos de ellos fueron ataques suicidas con artefactos explosivos improvisados transportados en vehículos (SVBIED) que causaron al menos 20 víctimas. Ambos ataques SVBIED fueron probablemente llevados a cabo por lugareños. Su kunya (nombre de guerra) incluía el sufijo al-Ansari (el ayudante), un título dado a los miembros locales del Estado Islámico.

ISGS

Un total de 18 incidentes fueron reivindicados por ISGS, el número más alto desde que comenzaron los informes. Cabe destacar que aunque marzo tuvo el mayor número de reivindicaciones por parte de ISGS, algunas de estas reivindicaciones se refieren a ataques que se remontan a enero de 2024.

Se reivindicaron atentados en Mali (12), Níger (4) y Burkina Faso (2). Las operaciones llevadas a cabo en Mali tuvieron como objetivo a diversos enemigos del Estado Islámico: Los cristianos, el Ejército maliense, los mercenarios rusos y, sobre todo, el JNIM. Al menos 24 combatientes del JNIM murieron en tres incidentes diferentes reivindicados, uno de los cuales se remonta al 15 de enero. El 15 de marzo, el Estado Islámico publicó una amplia descripción de su enfrentamiento más reciente con el JNIM, que se saldó con la muerte de al menos 20 combatientes de Al Qaeda, entre ellos el líder local del JNIM, Ilias Amadou Moussa.

Conclusión

Marzo de 2024 fue otro mes en el que la violencia yihadista-terrorista generalizada se convirtió en «lo de siempre» en la región del Sahel. Desde que comenzaron los informes, no sólo ha aumentado drásticamente el número de atentados, sino que las zonas afectadas han seguido creciendo. Lo que una vez fueron bastiones locales del Estado Islámico y Al Qaeda se han convertido ahora en zonas de control mucho más amplias y casi permanentes. Mientras tanto, la amenaza que esta violencia terrorista representa para los países vecinos sigue aumentando. Las operaciones yihadistas-terroristas de Al Qaeda y el Estado Islámico nunca pretendieron ser locales, sino que forman parte del plan de acción global de ambas redes terroristas. Por desgracia, es muy probable que sólo sea cuestión de tiempo que esta violencia terrorista se extienda a más países de la región. El desarrollo de la violencia terrorista en Níger en los últimos meses es una ominosa advertencia para el resto de la región. La creciente influencia terrorista combinada con el aumento de la inestabilidad política en la región y la expansión de las operaciones de los mercenarios rusos han potenciado la inestabilidad y proporcionado cada vez más oportunidades tanto a Al Qaeda como al Estado Islámico no sólo para consolidar sus posiciones, sino para seguir creciendo.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel