Monitor del Sahel Febrero 2024

Análisis mensual de actividades yihadistas, conflictos armados y la situación bélica en la región

Pieter Van Ostaeyen
Counter Extremism Project

Por primera vez desde que comenzaron los informes en diciembre de 2022, las reivindicaciones de la rama de Al Qaeda en el Sahel, Jama’a Nusrat ul-Islam wa al-Muslimin (JNIM), son más del doble que las de ambas ramas del Estado Islámico. Desde octubre de 2023, se ha producido un aumento significativo de la actividad de JNIM, aunque los atentados de Al Qaeda nunca superaron los 60 al mes, cifra que alcanzó en enero de 2024. Ahora, en febrero, realizó no menos de 85 atentados y declaraciones.

El número total de atentados registrados disminuyó ligeramente desde el mes pasado, pero sigue siendo de 121. Como se predijo en el verano de 2023, es probable que el número total de reivindicaciones siga aumentando hasta alcanzar un nuevo máximo, que cabe esperar para el final del Ramadán, a principios de abril de 2024. Durante el mes de febrero se registraron al menos 57 atentados con artefactos explosivos improvisados, que causaron graves pérdidas humanas y materiales. Esto no augura nada bueno para la región. No sólo está aumentando el número de ataques, sino también su letalidad.

Atentados en el Sahel – Tendencia general

Como es habitual, a medida que aumenta el número de sucesos reivindicados, también aumenta el número de víctimas mortales. El Sahel central parece acercarse a un estado de caos absoluto, algo de lo que sacarán provecho tanto Al Qaeda como el Estado Islámico. Una vez más, como presenciamos en Siria e Irak hace una década, se está siguiendo la teoría de Idarat at-Tawwahush (La gestión del salvajismo). Esta teoría fue desarrollada a principios de la década de 2000 por Abu Bakr Naji, un ideólogo de Al Qaeda. Describe tres etapas cruciales que debe superar una insurgencia yihadista para alcanzar el objetivo de establecer un Estado islámico…

En la etapa uno, al-Nikayawal-Tamkin («vejación y empoderamiento»), se quebrará la «voluntad del enemigo» mediante la destrucción de «objetivos económicos y estratégicos vitales», lo que conducirá finalmente a la ruptura del orden público. La segunda etapa es el Idarat at-Tawwahush («administración del salvajismo»). Tras el colapso del orden general, prevalecerá la ley de la selva y los supervivientes «aceptarán cualquier organización, independientemente de si está formada por gente buena o mala». Los yihadistas pueden aprovechar este salvajismo para ganarse el apoyo popular, o al menos su aquiescencia. Según esta teoría, los yihadistas serán la organización que consiga la aceptación mediante la imposición de la sharia y la prestación de servicios básicos de seguridad, alimentos y medicinas. Las zonas que controlen servirán como bases para atacar a otros Estados que aún no hayan sido derrocados, para «saquear su dinero y colocarlos en un estado constante de aprensión».

La etapa final es Shawkat al-Tamkin («empoderamiento»), cuando los yihadistas establecerán un Estado islámico, gobernado por un único líder que unificará a los grupos y regiones difusos y dispersos del «salvajismo» dentro de un califato. A pesar del enorme sufrimiento y pérdida de vidas causados por las fuerzas de la yihad, éstas emplearán una mezcla de persuasión y coacción para ganarse los corazones y las mentes y obtener legitimidad y reconocimiento para el gobierno islámico.

Es exactamente esta teoría la que parecen seguir tanto Al Qaeda como el Estado Islámico en sus guerras por todo el Sahel. Sin embargo, las posibilidades de que establezcan un «califato» de alguna forma son bastante escasas, ya que África no tiene ningún significado ideológico específico para estos movimientos terroristas globales. El corazón tanto de Al Qaeda como del Estado Islámico es Oriente Próximo árabe. El sueño del califato en as-Sham (Oriente Próximo) persiste, aunque el Estado Islámico quedó físicamente desprovisto de su territorio en Siria tras la apocalíptica batalla de Baghuz hace cinco años. No obstante, está claro que tanto el ISIS como Al Qaeda están decididos a continuar su expansión en el Sahel y África Occidental, potencialmente como base para futuras operaciones en el extranjero.

Infografía 1: Violencia yihadista en el Sahel – 2023

(Fuente : Conflict Watchlist 2024 | El Sahel: Una nueva era mortal en el conflicto que dura décadas – ACLED (acleddata.com))

Tabla 1: Ataques reivindicados (diciembre de 2022 – enero de 2024)

Tabla 2: Ataques reivindicados por grupo (diciembre 2022 – enero 2024)

Tabla 3: Ataques reivindicados por país (diciembre 2022 – enero 2024)

Ataques por país

Mali

En febrero se registró el mayor número de siniestros en Mali desde que comenzaron los informes en diciembre de 2022. En algunas ocasiones en los últimos meses Malí superó a Nigeria en el número total de siniestros, pero ahora el número de siniestros de Malí duplica al de Nigeria. Los medios de comunicación Az-Zallaqa reivindicaron la mayoría de los sucesos, 50 de un total de 54. Los demás siniestros fueron publicados por Estado Islámico en el Gran Sahel (ISGS). Los objetivos de ambas organizaciones eran los mismos: el Ejército maliense, las milicias lealistas y el Grupo Wagner/Cuerpos Africanos.

Infografía 2: Situación de la seguridad en Malí

(Source: http s://x.com/julesdhl/status/1768619466571571469?s=20)

Foto 1: Muyahidines del JNIM antes de la batalla con el ejército maliense en Ansongo

Burkina Faso

Por primera vez desde que comenzaron los informes en diciembre de 2022, se reivindicaron más atentados en Burkina Faso que en Nigeria. Todas menos una de las 28 reivindicaciones fueron ataques contra el ejército burkinés reivindicados por az-Zallaqa Media. En 12 ocasiones diferentes, JNIM afirmó haber detonado no menos de 39 artefactos explosivos improvisados contra diversos objetivos en Burkina Faso. JNIM informó de una masacre llevada a cabo por el régimen burkinés contra la población local en Ouhiguya, que causó 223 víctimas.

(Source: http s://x.com/julesdhl/status/1768270358656733372?s=20)

Nigeria

Por alguna razón, las reivindicaciones del Estado Islámico desde Nigeria descendieron de 66 reivindicaciones en enero a sólo 27 atentados este mes. Sin embargo, algunos de estos atentados fueron de gran impacto y en ocasiones causaron un número significativo de muertos. La Provincia de África Occidental del Estado Islámico (ISWAP) reivindicó 11 atentados con artefactos explosivos improvisados en Nigeria a lo largo del mes.

Níger

En total, se publicaron siete reivindicaciones desde Níger, cuatro de ellas de az-Zallaqa Media, las tres restantes de ISGS en Tillabéri y de ISWAP en Diffa, cerca de la frontera con Nigeria.

Camerún

ISWAP reivindicó dos atentados en Camerún, en los que murieron y resultaron heridos unos 11 soldados cameruneses.

Benín

Los medios de comunicación Az-Zallaqa reivindicaron un atentado en dos declaraciones diferentes en Benín, cerca de la frontera con Burkina Faso, lo que demuestra una vez más el avance de la violencia yihadista en toda la zona.

Atentados por grupo armado

JNIM

Una vez más, como viene siendo habitual, se publicaron seis reivindicaciones en las que se acusaba a los ejércitos de Malí y Burkina Faso de ejercer una violencia indiscriminada contra la población local, matando al menos a 278 personas. Las otras 79 reclamaciones restantes se referían a operaciones terroristas en Malí (45), Burkina Faso (27), Níger (4), Benín (2) y Togo (1). Se reivindicaron 46 explosiones de artefactos explosivos improvisados; una en Níger, cuatro en Malí y el resto en Burkina Faso. El JNIM utilizó un total de 39 artefactos explosivos improvisados en 12 atentados diferentes; en dos ocasiones se utilizaron diez artefactos explosivos improvisados en un solo atentado. Una vez más, el Grupo Wagner/Cuerpo África fue uno de los objetivos.

Foto 2: Parte del equipo personal de un miembro del Grupo Wagner

ISWAP

El ISWAP reivindicó sólo 31 atentados, más de la mitad que en enero (66). Casi todas las reivindicaciones se referían a operaciones terroristas en Nigeria, con pocas excepciones. Cuatro atentados fueron reivindicados en Camerún o en la frontera camerunesa-nigeriana, dos en Níger, cerca de Diffa.

Se registraron 11 atentados con artefactos explosivos improvisados, algunos de los más letales. En un caso, 19 milicianos leales murieron en un solo ataque con artefactos explosivos improvisados.

ISGS

Una vez más, como se ha visto en todos los informes anteriores, el ISGS está claramente infradeclarando sus operaciones. Sólo se reivindicaron cuatro operaciones en Mali y una en Níger. Según ISGS, el ataque de Níger cerca de Tillabéri fue su ataque más letal, matando e hiriendo a más de 25 milicianos.

Conclusión

Aunque el número de reivindicaciones de las filiales del Estado Islámico descendió de forma bastante repentina por razones desconocidas, el número total de atentados terroristas yihadistas reivindicados en el Sahel supera los 120 por segundo mes consecutivo. Está claro que tanto la rama de Al Qaeda como el Estado Islámico tienen cada vez más a Malí y Burkina Faso como objetivos., Además, cabe destacar que el número de atentados con artefactos explosivos improvisados en la región está aumentando de forma evidente. Se reivindicaron 57 detonaciones de IED en Burkina Faso, Malí, Nigeria y Níger. Un total de 10 atentados con artefactos explosivos improvisados en Nigeria fueron reivindicados por el ISWAP y 19 operaciones diferentes con artefactos explosivos improvisados fueron reivindicadas por el JNIM en Burkina Faso, Malí y Níger.

Por decimoquinto mes consecutivo, sólo podemos concluir que toda la situación va de mal en peor. En diciembre de 2022, cuando comenzó esta investigación, apenas se publicaron 38 comunicados del JNIM de Al Qaeda y de las dos ramas del Estado Islámico en el Sahel: ISWAP e ISGS. 15 meses después, ¡se ha producido un aumento de la violencia yihadista reivindicada de más del 320%!

Sin embargo, esta creciente amenaza terrorista islamista en el Sahel no está recibiendo la atención que merece en los medios de comunicación internacionales ni entre los principales responsables políticos. Por desgracia, fuera de la región, esta creciente amenaza terrorista sigue pasando desapercibida, a pesar de ser la situación de seguridad más precaria que ha vivido la región en décadas. Es casi seguro que este elevado nivel de violencia terrorista se extenderá a los países vecinos a corto y medio plazo. Sin embargo, queda por ver en qué momento el JNIM o los afiliados del ISIS en la región podrían decidir utilizar sus crecientes recursos financieros y humanos, así como su creciente control territorial y de los recursos naturales, contra objetivos en Europa y Occidente.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel