Monitor del Sahel Febrero 2023

Análisis mensual de actividades yihadistas, conflictos armados y la situación bélica en la región

Pieter Van Ostaeyen
Counter Extremism Project

Este tercer informe analítico mensual sobre las observaciones de fuentes abiertas de las actividades yihadistas en todo el Sahel se centrará en los acontecimientos más significativos ocurridos en febrero de 2023.

En el mes de febrero de 2023 se produjo un aumento de las reivindicaciones de atentados por parte de todas las facciones yihadistas activas en todo el Sahel. Si se compara con el número de atentados de los meses anteriores, se aprecia un ligero aumento de los atentados reivindicados en diferentes países de toda la región. Jama’a Nusrat ul-Islam wa al-Muslimin’ (JNIM) parece haber aumentado significativamente su producción mediática y reivindicado algunos de los atentados más impactantes. El ISGS (Estado Islámico en el Gran Sáhara) o el ISSP (Estado Islámico en la Provincia del Sahel) hicieron una notable aparición reivindicando ataques contra el JNIM y contra las fuerzas gubernamentales tanto en Burkina Faso como en Níger.

Una de las historias más notables que surgieron a principios de febrero fue la detención en Benín y extradición a Bélgica de Jean-Louis Denis (alias Jean-Louis «Le Soumis»). Este ciudadano belga fue detenido en 2014 y condenado en 2016 a 10 años de prisión; su condena se redujo en apelación a cinco años de prisión por reclutamiento de combatientes terroristas extranjeros (FTF) belgas para la guerra en Siria e Irak. Denis fue nombrado probable sucesor de Fouad Belkacem, antiguo líder de Sharia4Belgium y uno de los principales reclutadores en Bélgica. Denis inició un proyecto al que llamó «Resto du Tawheed» cerca de una de las principales estaciones de ferrocarril de Bruselas. Él y su esposa distribuían comidas gratuitas a los necesitados. Al mismo tiempo, sin embargo, estaba construyendo una red de reclutas. Tras su salida de prisión en 2018, Denis declaró a la prensa que era más radical que nunca. A principios de enero de 2023, se especulaba con que Denis volvería a comprometerse en Molenbeek, Bruselas; en lugar de ello, optó por Benín. Según sus propias declaraciones, estaba participando allí en proyectos agrícolas financiados con donaciones. Lo más sorprendente es que Denis utilizaba la cuenta PayPal de su abogado para recaudar estas donaciones, un detalle que descubrimos durante nuestras propias investigaciones de sus cuentas en las redes sociales. Desde su extradición de Benín, regresó a Bélgica y participa activamente a través de los medios sociales. Hace proselitismo activamente tanto en Twitter como en YouTube.

Para Benín, éste podría ser un primer ejemplo de una nueva tendencia potencial de reclutadores yihadistas condenados que vuelven a sus actividades anteriores en países vulnerables al reclutamiento yihadista. Por tanto, debe vigilarse esta tendencia emergente de extremistas europeos que se trasladan a la región y agravan así una situación ya de por sí frágil.

Atentados en el Sahel – Tendencias generales

Como se ha señalado en informes anteriores, no sólo la amenaza yihadista plantea graves problemas a la comunidad internacional. Un hecho preocupante es que, siguiendo el ejemplo de Mali, cada vez más países de la región están cortando lazos con las fuerzas europeas y en su lugar confían en el contratista militar privado ruso Grupo Wagner.

Como señaló el Centro Soufan a mediados de febrero: «Rusia está buscando activamente influencia política en el Sahel a través de un apoyo ostensible a los esfuerzos de contrainsurgencia en medio de la retirada de las fuerzas antiterroristas francesas de larga data en esa región […] pero esto no ha conducido al éxito de la contrainsurgencia y, por el contrario, a menudo ha exacerbado la inseguridad.»

Después de que Mali rompiera lazos con Francia y otras fuerzas de paz europeas, Burkina Faso también decidió interrumpir la cooperación con las iniciativas europeas de mantenimiento de la paz. VOA News informó sobre la maniobra burkinesa: «Francia y Burkina Faso han marcado oficialmente el fin de las operaciones militares francesas en la nación de África Occidental, dijeron el domingo las fuerzas armadas burkinesas, tras una ceremonia de arriado de bandera en el campamento de las fuerzas especiales francesas un día antes.»

Según funcionarios de seguridad estadounidenses, el Grupo Wagner también participa activamente en Chad, donde el grupo supone una amenaza significativa para la estabilidad del país. Según el Wall Street Journal, «el Grupo Wagner está cooperando con los rebeldes chadianos para desestabilizar al gobierno y potencialmente asesinar al presidente». Por lo tanto, la influencia rusa también puede aumentar en Chad, otra antigua colonia francesa. Esto demuestra una tendencia continuada en todo el Sahel. El Financial Times también informó sobre el Grupo Wagner y publicó un mapa de lo más perspicaz, documentando las bajas de las actividades del Grupo Wagner en todo el norte y centro de África entre enero de 2019 y enero de 2023. Lo más interesante es la visualización de datos de la propaganda rusa distribuida a través de Twitter (2021). Actualmente, el Grupo Wagner está implicado en casi todas las zonas de conflicto del continente africano. Por lo tanto, cabe esperar que esta empresa militar privada rusa tan problemática pueda aumentar aún más su papel en la región.

En cuanto a los atentados en la región bajo observación, durante febrero de 2023 se han reivindicado al menos 42. La mayoría de las reivindicaciones del Estado Islámico proceden de nuevo de la Provincia de África Occidental del Estado Islámico (ISWAP). En total, 18 atentados fueron reivindicados por ISWAP.

ISWAP

Al igual que en enero de 2023, todos los atentados reivindicados por ISWAP son de pequeña escala, infligiendo daños pero sin causar un número significativo de víctimas. Una tendencia continua son los ataques centrados en localidades de la provincia de Borno, situada en la frontera de Nigeria, Níger y Chad.

ISGS

Más llamativas son las reivindicaciones más recientes de la Provincia del Gran Sahel o Sahel del Estado Islámico (ISGS o ISSP). En los últimos meses, la ISSP apenas ha publicado reivindicaciones. Ahora, sin embargo, se ha informado de ataques con un elevado número de bajas contra las fuerzas de Al Qaeda y las fuerzas armadas tanto de Níger como de Burkina Faso. Cabe destacar que al menos dos de estos sucesos se remontan a finales de 2022.

En Níger, el ISGS afirma haber matado al menos a 35 soldados y a dos miembros de Al Qaeda; otro ataque en Níger probablemente causó múltiples bajas. En Burkina Faso, el ejército y los miembros de al-Qaeda fueron también el objetivo principal, con un total de unos 100 muertos confirmados.

El ataque del 20 de febrero ha sido confirmado por el ejército burkinés en el siguiente comunicado:

El ataque fue reportado por The Defense Post, «Al menos 51 soldados murieron en una emboscada de presuntos yihadistas en el norte de Burkina Faso, dijo el ejército el lunes, añadiendo que 160 de los asaltantes murieron durante los contraataques. La emboscada tuvo lugar el viernes en la provincia de Oudalan, cerca de la conflictiva frontera con Mali y Burkina Faso.»

Casi todas las imágenes publicadas por Nashir News sobre estos ataques tenían un contenido extremadamente gráfico. Todos estos sucesos ocurrieron en la zona fronteriza nororiental entre Burkina Faso y Níger.

JNIM

Los ataques del JNIM tuvieron un número relativamente bajo de víctimas. Sin embargo, algunos de los objetivos son especialmente dignos de mención. JNIM llevó a cabo al menos dos ataques contra el Grupo Wagner en la provincia de Mopti, Mali. El segundo objetivo de alto valor fueron las fuerzas de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en Malí (MINUSMA), la fuerza de paz de la ONU en la región. Reuters informó de que al menos tres soldados de la ONU habían muerto y cinco habían resultado heridos, estas cifras fueron confirmadas por los medios de comunicación del Estado Islámico. El número de bajas del grupo Wagner no está documentado. No se atacó ninguna región específica, los ataques se produjeron en todo el país.

Conclusión

En febrero de 2023 se produjo un ligero aumento de los atentados reivindicados. En enero asistimos a un total de 34 atentados, 13 de ellos perpetrados por el JNIM en Mali y 21 por el ISWAP en toda Nigeria. Este mes registramos al menos 41 atentados reivindicados, la mayoría de ellos por ISWAP (18) y JNIM (18).

Los sucesos más impactantes fueron los reivindicados por el ISGS y el JNIM, con varios atentados con un alto número de víctimas por parte del Estado Islámico, como se vio en Níger y Burkina-Faso, y las operaciones del JNIM contra el Grupo Wagner y las fuerzas de la MINUSMA.

Es de esperar que sucesos como éstos aumenten en un futuro próximo. No sólo está aumentando el impacto de los grupos yihadistas en la región, sino que el Grupo Wagner está ampliando continuamente su zona de impacto y, por lo tanto, exacerbando significativamente una situación ya desestabilizada en la región. Además, se acerca el mes del Ramadán (del 22 de marzo al 21 de abril de 2023). Durante este periodo se produce un aumento de los atentados, ya que el Ramadán se considera un mes de batalla en la ideología yihadista. Cabe esperar un notable aumento de los incidentes en las próximas semanas.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel