Monitor del Sahel Abril 2024

Análisis mensual de actividades yihadistas, conflictos armados y la situación bélica en la región

Pieter Van Ostaeyen
Counter Extremism Project

A pesar del ligero descenso del número de reivindicaciones en febrero y marzo, el número de incidentes reivindicados por grupos yihadistas-terroristas en el Sahel ha vuelto a aumentar hasta alcanzar la cifra récord de 129, alcanzada por primera vez en enero de 2024. Esto confirma la tendencia general detectada por primera vez en junio de 2023. En ese momento, los algoritmos predijeron que el número de reivindicaciones superaría fácilmente las 100 al mes, algo de lo que hemos sido testigos en tres de los cuatro últimos meses. A juzgar por el número de siniestros y el impacto global de los atentados reivindicados por el JNIM y ambas ramas del Estado Islámico, es obvio que la situación de la seguridad en la región sigue deteriorándose.

Abril es el tercer mes consecutivo de este año en el que el número de reivindicaciones de JNIM supera al de ambas ramas del Estado Islámico. En total, 66 reivindicaciones fueron publicadas en abril por az-Zallaqa Media, mientras que ambas ramas del Estado Islámico publicaron un total de 63 reivindicaciones (50 ISWAP y 13 ISGS). Sin embargo, al igual que en meses anteriores, es probable que ISGS, en particular, continúe infradeclarando sus operaciones.

Una vez más, el JNIM publicó varias declaraciones en las que acusaba al ejército maliense, al Cuerpo Ruso de África (el antiguo Grupo Wagner) y al ejército burkinés de cometer atrocidades entre la población local. Una y otra vez, el JNIM se presenta como el protector de las comunidades locales. De hecho, una investigación independiente realizada por Human Rights Watch a finales de marzo parece confirmar que los regímenes militares de Malí y Burkina Faso, con el apoyo de mercenarios rusos, han cometido atrocidades contra la población civil:

«El gobierno militar de transición de Mali, respaldado por Rusia, no sólo está cometiendo abusos horribles, sino que está trabajando para eliminar el escrutinio sobre su situación de derechos humanos», Ilaria Allegrozzi, investigadora principal sobre el Sahel en Human Rights Watch, [dijo] en un comunicado el jueves.

El 25 de abril, Human Rights Watch también confirmó una reivindicación de az-Zallaqa Media que se remontaba al 28 de febrero de 2024. El número exacto de víctimas que el medio de propaganda vinculado al terrorismo az-Zallaqa había reivindicado en relación con un ataque del ejército burkinés contra la población local fue confirmado de forma independiente por Human Rights Watch. Nada menos que 223 civiles murieron en un ataque aleatorio contra una aldea del norte de Burkina Faso el 25 de febrero de 2024. Este hecho fue destacado por primera vez por el estudiante de máster polaco Pawel Wójcik y algunos otros investigadores, así como por un informe de Human Rights Watch.

Ataques en el Sahel: tendencia general

Abril marca el tercer mes consecutivo en el que las reivindicaciones publicadas por az-Zallaqa Media superan a las de las dos ramas del Estado Islámico en la región. Aunque la diferencia en el número de reivindicaciones entre ambas redes terroristas ya no es muy significativa, la situación general indica que la capacidad operativa del JNIM sigue aumentando. El número de atentados contra el Cuerpo Ruso de África también sigue aumentando. Doce ataques separados fueron reivindicados por JNIM, en nueve ocasiones se utilizó algún tipo de artefacto explosivo improvisado (IED). El número de bajas rusas sigue sin estar claro. Las declaraciones publicadas por los medios de propaganda vinculados al JNIM no incluían cifras precisas de bajas rusas. Además, no aparecieron informes independientes creíbles sobre el número de bajas rusas muertas en Mali.

Por otra parte, el ISGS reivindicó cuatro ataques contra el JNIM en los que murieron al menos 29 combatientes de Al Qaeda. El conflicto en curso entre el ISGIS y el JNIM refleja la continua competición entre ambos grupos terroristas por el control del territorio en Maili. Curiosamente, mientras que los medios de propaganda del ISGIS se centran en estos ataques, los medios de propaganda del JNIM parecen ignorar el conflicto entre ambos grupos. Las razones del silencio del JNIM sobre este asunto no están claras en la actualidad.

Por primera vez, todos los países afectados por la violencia terrorista en la región desde que comenzaron los informes fueron golpeados al menos una vez este mes. Esto demuestra claramente que la violencia yihadista-terrorista se está extendiendo a los países limítrofes del epicentro de las operaciones terroristas sahelianas. Los siete países afectados fueron Mali, Nigeria, Burkina Faso, Níger, Camerún, Togo y Benín. Como era de esperar, lenta pero constantemente el conflicto se está deslocalizando. Esto también aumenta el riesgo de que otros países se vean afectados por la propagación de la violencia terrorista.

La que podría convertirse en la mayor operación ideológica transnacional coordinada del Estado Islámico hasta la fecha fue reivindicada el 5 de abril en la revista an-Naba’. Según la propaganda del Estado Islámico, durante una operación de la Hisba (Policía Moral) del Estado Islámico, el grupo distribuyó no menos de 27.000 panfletos entre la población de Malí, Níger y Burkina Faso. Este tipo de campañas propagandísticas del Estado Islámico parecen ir en aumento (véase la difusión del material). Además de sus operaciones violentas, el Estado Islámico se centra cada vez más en difundir y profundizar su mensaje ideológico en toda la región.

Ataques por país

Nigeria

Nigeria vuelve a encabezar las estadísticas. Desde que comenzaron los informes en diciembre de 2022, sólo ha ocupado un puesto más alto en cuatro ocasiones: en agosto y octubre de 2023 y en febrero y marzo de 2024. Como en meses anteriores, la mayoría de los 46 atentados reivindicados fueron de escasa repercusión, con sólo un puñado de víctimas. En cinco ocasiones se reivindicaron ataques contra la población cristiana. En total, al menos dos cooperantes de la Cruz Roja murieron en ataques del Estado Islámico y, según los informes, uno resultó herido.

Mali

Mali apareció 41 veces en la propaganda terrorista en abril. 31 de estas reivindicaciones fueron publicadas por az-Zallaqa Media; y, como ya se ha mencionado, un número significativo de ellas se referían a masacres perpetradas por el ejército maliense y el Cuerpo Ruso de África. En un total de ocho mensajes publicados por az-Zallaqa Media se afirmaba que al menos 116 civiles habían sido asesinados por el ejército maliense y los rusos. Desde finales de abril, el número de ataques del JNIM contra la coalición maliense-rusa ha aumentado de forma espectacular. Sólo se reivindicaron dos ataques en la primera mitad del mes; los otros 10 se remontan a los días 16 y 17 del mes y, sobre todo, a la semana del 22 de abril.

Burkina Faso

Burkina Faso fue mencionada 27 veces, sólo por az-Zallaqa Media. La mayoría de los informes se referían a ataques a escala relativamente pequeña, que sin embargo causaron un total de al menos 130 víctimas. Se mencionaron dos incidentes en los que los civiles fueron blanco de ataques, una vez por parte del ejército burkinés, la otra por aviones no tripulados malienses que operaban sobre la zona fronteriza. En estas afirmaciones no se incluyó un número exacto de víctimas civiles.

Níger

Níger fue objetivo tanto del JNIM, con cinco reivindicaciones, como del ISGS en tres ocasiones. En una de ellas, ISGS mencionó un ataque del ejército nigerino contra la población local, en el que supuestamente resultaron heridos algunos civiles.

Camerún

Camerún fue golpeado cinco veces en el mes de abril. Un ataque del JNIM contra una milicia leal al gobierno causó 13 muertos. Los demás ataques fueron de escasa repercusión y todos fueron reivindicados por el ISWAP.

Benín

El 15 de abril, el JNIM atacó a las fuerzas armadas de Benín, causando cinco víctimas.

Togo

Se registró un único ataque contra Togo, reivindicado por az-Zallaqa Media. El ejército togolés fue atacado por el JNIM, pero no se informó de víctimas.

Reclamaciones por grupo armado

JNIM

az-Zallaqa Media publicó no menos de 66 afirmaciones a través de sus canales en Telegram, Element y su propio sitio web dedicado. Esto supone la segunda mayor cantidad de siniestros publicados en un mes, tras el máximo histórico de 85 siniestros publicados en febrero de 2024.

Se registraron 12 atentados contra las fuerzas armadas malienses y el Grupo Wagner. En total, az-Zallaqa Media mencionó nueve ataques con artefactos explosivos improvisados. El número de bajas rusas sigue sin estar claro, ya que az-Zallaqa Media rara vez informa sobre el número de mercenarios rusos muertos.

No menos de 10 publicaciones en los medios sociales se referían a ataques de las fuerzas armadas y del Cuerpo Africano/Grupo Wagner contra la población local en todo Malí y Burkina Faso. Según estas declaraciones, sólo en Malí fueron asesinados al menos 116 aldeanos desarmados.

ISWAP

El ISWAP reivindicó un total de 50 atentados. Todos ellos tuvieron como objetivo Nigeria, excepto cuatro entre finales de marzo y principios de abril de 2024, cuando se reivindicaron varios ataques contra el ejército camerunés.

Sin embargo, las declaraciones más notables se publicaron poco después del final del Ramadán para celebrar el Eid al-Fitr. Durante esta ocasión, los medios de propaganda vinculados al ISWAP publicaron docenas de imágenes, en un aparente intento de mostrar su influencia y su mano de obra en la región.

ISGS

El ISGS sólo publicó 13 declaraciones. La más importante se mencionó en an-Naba’ el 5 de abril de 2024. Esa declaración describía una gran campaña transnacional de propaganda ideológica de ISGS. El grupo afirmaba haber distribuido más de 27.000 panfletos en Mali, Burkina Faso y Níger. Además, se publicaron cuatro afirmaciones relativas a ataques contra JNIM, la primera de las cuales se remontaba al 17 de enero de 2024. Según estas cuatro afirmaciones, 29 combatientes del JNIM resultaron muertos.

Uno de los ataques, en el que murieron cuatro personas, iba dirigido contra la población cristiana de Mali. Sorprendentemente, an-Naba’ también mencionó un ataque del ejército nigeriano contra civiles, hiriendo a algunos. El 3 de abril, el ISGS afirma haber matado a dos miembros de las Naciones Unidas en Mali: «dos camiones y dos vehículos blindados de las Naciones Unidas Cruzados fueron quemados, dos conductores muertos». Se trata de una reivindicación curiosa, ya que la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en Malí (MINUSMA) finalizó sus operaciones en el país a finales de diciembre de 2023 y actualmente está reduciendo su participación en el país.

Conclusión

Como se señaló el mes pasado, el riesgo de que la violencia terrorista se extienda a otros países sigue siendo significativo. Abril de 2024 fue el primer mes desde que comenzaron los informes en el que no menos de siete países del Sahel fueron objetivo de las filiales regionales de Al Qaeda y el Estado Islámico. Los medios de propaganda vinculados a estas dos redes terroristas reivindicaron atentados en Nigeria, Mali, Burkina Faso, Níger, Camerún, Togo y Benín. Está claro, tanto por el número como por el impacto de estos atentados reivindicados, que la situación en toda la región sigue deteriorándose. Sabemos que las filiales regionales del Estado Islámico siguen sin informar sobre sus operaciones, lo que significa que la situación real sobre el terreno es aún más inestable de lo que refleja la producción propagandística terrorista. Además, al parecer, varios gobiernos de la región siguen atacando a su propia población civil, utilizando como pretexto las medidas antiterroristas. Es muy probable que esto provoque una aceleración de la radicalización de las comunidades y, en consecuencia, del reclutamiento de terroristas en la región. Hasta ahora sólo JNIM destacaba estos crímenes, cometidos por fuerzas gubernamentales apoyadas por mercenarios rusos. Sin embargo, en abril el ISGS parece haber comprendido el valor propagandístico de destacar tales incidentes y comenzó a mencionar explícitamente los crímenes contra civiles en su producción propagandística.

Aparte de la masiva producción mediática de az-Zallaqa Media en nombre del JNIM, quizá el acontecimiento más destacable de este mes fue el informe de la revista an-Naba’ del 5 de abril. Según este medio de propaganda vinculado al Estado Islámico, no menos de 27.000 panfletos fueron distribuidos entre la población de Malí, Níger y Burkina Faso en una operación de la Hisba (Policía Moral) del Estado Islámico. La información sobre esta notable operación de propaganda terrorista transnacional sobre el terreno tenía la clara intención de demostrar la amplitud del acceso del Estado Islámico a las comunidades locales de la región y su influencia sobre ellas. No sólo siguen proliferando los atentados terroristas, sino también el proselitismo. Ahora, tanto Al Qaeda como el Estado Islámico parecen estar implicados en la predicación y el reclutamiento activos a escala regional. Este énfasis en la divulgación ideológica y el énfasis continuado en la propaganda tanto de las redes terroristas de la región que detallan la violencia gubernamental como de los mercenarios rusos contra la población civil aumentará probablemente con el tiempo el reclutamiento terrorista y, por tanto, sus capacidades. Las posibilidades de revertir la volátil situación de seguridad de la región parecen cada vez más remotas.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel