Monitor del Sahel Abril 2023

Análisis mensual de actividades yihadistas, conflictos armados y la situación bélica en la región

Pieter Van Ostaeyen
Counter Extremism Project

Este quinto informe analítico mensual basado en observaciones de fuentes abiertas sobre las actividades yihadistas en todo el Sahel se centrará en los acontecimientos más significativos ocurridos en abril de 2023. El mes de abril coincidió en parte con el mes sagrado del Ramadán (del 23 de marzo al 20 de abril).

Durante el Ramadán se produce generalmente un fuerte aumento de las operaciones de los grupos yihadistas en todo el mundo. Este año, sin embargo, la campaña del Ramadán obtuvo resultados que distaron mucho de ser impresionantes. En el corazón del llamado Estado Islámico (EI) en Siria e Irak sólo se produjo un número limitado de atentados durante el Ramadán, con 15 atentados en marzo y 36 en abril. Se trata de menos de un tercio de los atentados reivindicados en el Ramadán de 2022 y equivalen a tan sólo el 14,8% de los atentados que se produjeron durante el Ramadán de 2020. Esta tendencia es visible, no sólo en el corazón del EI, sino también en la mayoría de sus Wilayat (provincias) en todo el mundo.

Atentados en el Sahel – Tendencias generales

En el Sahel, sin embargo, la situación es diferente. Aunque el EI y sus afiliados en la región no anunciaron oficialmente este año una campaña terrorista global de Ramadán a través de sus canales en las redes sociales, se produjo un ligero aumento en el número de atentados reivindicados durante este periodo. En marzo, el número de reivindicaciones pasó de 41 a 52, mientras que en abril se elevó a un total de 68, un aumento de casi un tercio. Por tanto, más que una campaña extraoficial del Ramadán, el aumento de los atentados forma parte de una tendencia continuada de aumento de la insurgencia en todo el Sahel, lo que indica que la desestabilización regional persiste sin cesar.

Los atentados terroristas de la rama de Al Qaeda Jama’a Nusrat ul-Islam wa al-Muslimin’ (JNIM) y de las dos ramas del IS -el Estado Islámico en la Provincia de África Occidental (ISWAP) y el Estado Islámico en la Provincia del Sahel (ISSP, también conocido como Estado Islámico en el Gran Sahel o ISGS)- siguieron aumentando durante el mes pasado. El Sahel se está convirtiendo en un atolladero que está agotando lentamente los recursos y las capacidades de la mayoría de los gobiernos regionales. Varias zonas están siendo sustituidas lentamente por grupos yihadistas, bandidos o fuerzas del Grupo Wagner como principal agente de poder. En una entrevista exclusiva con Wassim Nasr para France24, Abu Obeida Youssef al-Aanabi, actual líder de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), describió el Sahel como el «epicentro»de la actual «yihad».»

(Source: http s://twitter.com/Wamaps_news/status/1644270838684823553?s=20)

Durante el periodo que abarca el informe, se perpetraron los siguientes atentados:

Tabla 1: Atentados reivindicados durante el Ramadán (23 de marzo – 20 de abril)

Llama la atención que durante el periodo del Ramadán no se publicara ni una sola reivindicación en nombre de ISGS / ISSP.

Cuarenta y ocho de las 70 operaciones reivindicadas durante el Ramadán son de ISWAP, y la mayoría son ataques a escala relativamente pequeña en Nigeria (41). Sin embargo, hay una excepción de un ataque en Dikwa en el que, según los informes, murieron aproximadamente 35 individuos, calificados de «espías» y «miembros de la milicia» por ISWAP.

Cuatro atentados fueron reivindicados por ISWAP en Níger y tres en Camerún.

Veintidós atentados (también a escala relativamente pequeña) fueron reivindicados por el JNIM. La mayoría de estas operaciones se llevaron a cabo en Mali (19), y sólo tres fueron atribuidas por el grupo a acciones en Burkina Faso.

Esta estadística demuestra que la región no experimentó un aumento significativo de las operaciones terroristas asociadas a las campañas del Ramadán por parte de los afiliados al EI y el JNIM en años anteriores. A modo de comparación, a continuación se muestra el número de atentados del IS durante el Ramadán desde 2020, documentados por el investigador francés Damien Ferré.

Sin embargo, la tendencia continuada de aumento mensual de las operaciones terroristas en la región que se aprecia entre finales de marzo y finales de abril forma parte de operaciones estratégicas más amplias y a largo plazo de estos grupos terroristas. Su objetivo parece ser aumentar su intensidad operativa y seguir desestabilizando aún más la región.

Atentados por países

Nigeria experimentó el mayor número de atentados durante el periodo del informe. Treinta y nueve de un total de 68 atentados reivindicados en la región afectaron a objetivos dentro de Nigeria. La mayoría de las reivindicaciones se refieren a ataques en la provincia de Borno. En general, los ataques tuvieron un impacto relativamente bajo. Las excepciones son los ataques reivindicados en Adamawa, Kirinowa y Jigawa. En Adamawa y Jigawa, los ataques se dirigieron contra la población cristiana local y, según los informes, mataron a 11 personas. Todos los ataques fueron reivindicados por ISWAP.

En Mali, 17 ataques fueron reivindicados por el JNIM. La mayoría de estos ataques fueron de menor escala. Sin embargo, dos de los atentados reivindicados iban dirigidos contra objetivos de alto perfil. El 18 de abril, el jefe del Estado Mayor maliense, Oumar Traore, fue asesinado en una emboscada. El 22 de abril, el JNIM atacó el aeropuerto de Sévare y el aeropuerto internacional de Mopti Ambodédjo, donde, según los medios de comunicación, se encontraban varios combatientes del Grupo Wagner.

En Burkina Faso, el JNIM reivindicó cinco ataques contra el ejército burkinés. Ninguno de ellos fue de envergadura significativa. A pesar de la continua violencia terrorista, algunos civiles parecen temer ahora más a las fuerzas de seguridad de Burkina Faso. La población local las ha acusado de ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzosas de un número importante de personas que, según las fuerzas de seguridad, apoyaban a grupos terroristas. Dada la disminución de la confianza de la población en sus fuerzas de seguridad y el aumento de las operaciones terroristas, parece probable que el Grupo Wagner llene este vacío de seguridad cada vez mayor.

En Níger, el ISWAP reivindicó la autoría de cinco atentados. Dieciséis soldados nigerinos fueron presuntamente asesinados y al menos 10 resultaron heridos; otros dos fueron capturados.

En Camerún, ISWAP reivindicó dos atentados en los que supuestamente murieron 11 soldados.

Ataques por afiliado

ISWAP

ISWAP reivindicó la mayoría general de los atentados en la región durante el periodo del informe. En total, ISWAP reivindicó 46 operaciones en Nigeria, Níger y Camerún. La mayoría de estos ataques iban dirigidos contra fuerzas del ejército y milicias en la zona de Borno. Unos pocos ataques esporádicos se dirigieron contra la población cristiana en las zonas de Adamawa y Jigawa. El impacto global de estos ataques es relativamente bajo, con un máximo de ocho muertos declarados en una sola operación.

ISGS/ISSP

ISGS/ISSP no reivindicó ningún ataque.

JNIM

El JNIM, afiliado de Al Qaeda, reivindicó 22 atentados, todos ellos ocurridos en Malí. Los atentados más significativos fueron el asesinato del jefe del Estado Mayor maliense el 18 de abril y una operación a gran escala dirigida contra el aeropuerto de Sévare, donde JNIM afirmó haber matado a decenas de soldados malienses y mercenarios del Wagner Group.

Conclusión

Aunque parece que este año no hubo campaña oficial de Ramadán, el número de operaciones terroristas en todo el Sahel siguió aumentando. Esta tendencia es claramente perceptible a pesar de que el seguimiento diario de estos atentados para este proyecto comenzó en diciembre de 2022. Esta desestabilización regional cada vez mayor representa un desafío creciente no sólo para las autoridades locales sino también para la región en general. Las ambiciones de JNIM, ISWAP e ISGS/ISSP no están limitadas geográficamente. Por lo tanto, si la región se desestabiliza por completo, habrá efectos indirectos para el continente africano en general y hacia la Unión Europea.

Atentados reivindicados, diciembre de 2022 – abril de 2023

Atentados reivindicados, diciembre de 2022 – abril de 2023 (por grupo)

Atentados reivindicados, diciembre 2022 – abril 2023 (por país)

Aunque casi todas estas operaciones terroristas fueron de una escala relativamente pequeña, la tendencia es persistente. Nigeria sigue siendo el país más atacado de la región, ya que el ISWAP reivindica operaciones allí casi a diario. La mayoría de los atentados reivindicados en abril fueron efectivamente reivindicados por ISWAP, con 46 operaciones reivindicadas en Nigeria, Níger y Camerún.

Veintidós atentados fueron reivindicados por la filial de Al Qaeda JNIM. Mali sigue siendo la principal zona de operaciones del JNIM. Entre ellas, las más significativas fueron el asesinato del jefe del Estado Mayor maliense el 18 de abril y una operación a gran escala en el aeropuerto de Sévare, dirigida contra el ejército maliense y las fuerzas del Grupo Wagner.

La situación en el Sahel parece deteriorarse de mes en mes. Las fuerzas occidentales se están retirando del atolladero. A partir del 3 de mayo, las tropas alemanas en Mali, que operaban bajo el mando de la MINUSMA, comenzaron a retirarse. La retirada de Francia y la reducción de sus actividades en la región significa que el vacío de seguridad resultante será ocupado por entidades terroristas, por Wagner o, en algunas zonas, por ambos. El Sahel sigue siendo un polvorín, y parece que la mecha se ha encendido… y aún no se ha producido todo su impacto.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel