Mantener a raya el terrorismo en Mauritania, un reto para el gobierno y la población civil del país

El extremismo violento sigue siendo uno de los retos más importantes para la paz y la seguridad en el Sahel. Los grupos islamistas militantes han demostrado un notable poder de resistencia a pesar de su derrota militar en el norte de Malí en 2013 tras el despliegue de la Operación Serval (ahora Operación Barkhane) dirigida por Francia. De hecho, los grupos extremistas violentos en el Sahel han crecido en número, tamaño y letalidad, concentrándose ahora en el centro de Mali, el noreste de Burkina Faso y el oeste de Níger.

Un Embraer A-29B Super Tucano de la Fuerza Aérea de Mauritania. (Foto: Julian Herzog)

Anouar Boukhars
African Center for Strategic Studies

Mauritania está prácticamente ausente de este relato. La historia de la transformación de Mauritania, que ha pasado de ser el eslabón más débil de este vecindario asolado por la crisis a uno de los más resistentes, es instructiva. El país fue el primero del Sahel en sufrir atentados terroristas en 2005. Sin embargo, desde 2011 ha evitado la amenaza creciente y diversificada de los grupos islamistas militantes. El hecho de que las amenazas a la seguridad en el Sahel se caractericen por capas de intereses entrelazados y transversales a nivel local, nacional y regional hace que el ejemplo de Mauritania sea aún más ilustrativo. Es importante destacar que el gobierno ha conseguido restaurar su autoridad y control sobre las regiones fronterizas, que los grupos islamistas militantes del Sahel han explotado a menudo en su beneficio.

En el punto de mira del terrorismo

(Image: CIA World Factbook)

Bajo la creciente presión del aparato de seguridad argelino, los extremistas argelinos buscaron refugio en las regiones poco pobladas del Sahel, al sur de Argelia, en la década de 2000. Buscando establecer su presencia mediante la lucha armada continuada, el Grupo Salafista Argelino para la Predicación y el Combate (GSPC) atacó un cuartel del ejército en Lemgheity, Mauritania, cerca de la frontera con Malí y Argelia, el 4 de junio de 2005, matando a 15 soldados mauritanos. Durante el resto de la década, Mauritania se enfrentó a un aumento de los actos de terrorismo, convirtiéndose en un punto caliente para el secuestro de ciudadanos occidentales en el Sahel. Mauritania parecía un objetivo fácil para que el GSPC penetrara, reclutara y operara en sus grandes extensiones de territorio subgobernado. Mauritania reunía todos los ingredientes: un país empobrecido aquejado de una política frágil, faccionalismo militar, tensiones étnico-raciales, creciente inseguridad económica y elevados niveles de desempleo.

Los mauritanos también representaban un número desproporcionado de ideólogos extremistas violentos y de terroristas de alto rango. Los mauritanos eran influyentes y estaban sobrerrepresentados en la rama sahariana del GSPC, que en 2007 pasó a denominarse Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI). De hecho, los mauritanos constituían la segunda fuente de combatientes e ideólogos de AQMI después de los argelinos. El atentado de Tourine en 2008, en el remoto y desértico norte de Mauritania, en el que 12 soldados fueron secuestrados y luego decapitados, subrayó de forma escalofriante la amenaza terrorista que AQMI suponía para el país.

Esta masacre de soldados revivió amargos recuerdos de la Guerra del Sáhara Occidental (1975-1978), cuando la guerrilla del Polisario, apoyada por Argelia, humilló a un ejército mauritano débil y mal equipado, y estuvo a punto de poner en peligro la soberanía de Mauritania. Tres décadas después, la superior movilidad de AQMI puso de manifiesto la persistente fragilidad de las fuerzas armadas mauritanas. Sin embargo, a diferencia de la primera lucha existencial, que terminó cuando Mauritania redujo sus pérdidas y se retiró de la mitad sur del Sáhara Occidental, la llegada de los grupos islamistas militantes en la década de 2000 presentó una nueva serie de circunstancias. Aunque no se ignorarían las oportunidades de diálogo si se presentaran, era poco probable que se produjeran, dado el escaso poder de negociación de Mauritania. Las probabilidades de imponerse en el campo de batalla o en un acuerdo eran inexistentes si el gobierno no conseguía invertir la marea insurgente.

Sin embargo, para superar a los insurgentes era necesario realizar importantes inversiones en la modernización del ejército. Mauritania no podía aspirar a igualar el tamaño y el avanzado arsenal militar de sus poderosos vecinos, Argelia y Marruecos. Tampoco tenía por qué. Los requisitos de la guerra asimétrica en el desierto no requerían la adquisición de armamento sofisticado cuya compra y mantenimiento habrían resultado prohibitivos. Lo que más necesitaba el ejército mauritano eran reformas estructurales y un programa de modernización adaptado a las nuevas realidades de la guerra no convencional.

Revisión del ejército

La masacre de Tourine hizo saltar las alarmas en las altas esferas militares. El ataque había revelado un ejército mal pagado, mal armado y con la moral baja. En este contexto turbulento, el general Mohamed Ould Abdel Aziz tomó el poder en un golpe militar en 2008.

Aprovechando un entorno económico favorable marcado por el auge de la minería, Abdel Aziz (presidente de 2009 a 2019) y su ministro de Defensa y actual presidente, el general Mohamed Ould Ghazouani, pusieron en marcha las reformas militares más importantes de la historia de Mauritania.

La reforma militar comenzó con medidas simbólicas y sustantivas para mejorar las infraestructuras de combate y la calidad de vida de los soldados. Las primeras respuestas simbólicas abordaron el problema de las instalaciones vacías y la baja moral mediante la restauración de los barracones de los soldados, la provisión de nuevos uniformes y el aumento general de los salarios y las compensaciones de todo el personal militar. Sustancialmente, el proceso de modernización militar comenzó a materializarse con aumentos sustanciales del presupuesto militar, que permitieron acelerar el adiestramiento militar, la adquisición de nuevo armamento y material, y la creación de capacidades para las Fuerzas Especiales. Además del aumento del presupuesto militar, que se cuadruplicó de 2008 a 2018 (hasta 160 millones de dólares), resultaron indispensables las decisiones estratégicas sobre las prioridades en las actividades de adquisición y compra de material militar.

En lugar de un costoso material militar que apenas podía permitirse, Mauritania favoreció las reformas estructurales y la adquisición de equipos adecuados a sus necesidades. Para potenciar sus capacidades aéreas, las autoridades seleccionaron aviones militares ligeros brasileños EMB-314 Super Tucano, diseñados para volar en condiciones de alta temperatura y humedad y en terrenos accidentados, como el desierto mauritano. Mientras tanto, para reducir el tráfico de drogas y cigarrillos, la armada adquirió buques nuevos y reacondicionados de España, China y la UE para patrullar sus 754 kilómetros de costa. En cuanto a las fuerzas terrestres mauritanas, fueron equipadas con modernas camionetas y equipos de posicionamiento global.

Un helicóptero de asalto Harbin Z-9 de fabricación china adquirido por Mauritania. (Foto: Fuerzas Militares y Policiales Mundiales)

El gobierno también invirtió en educación militar profesional, que llevaba mucho tiempo estancada. Las instituciones educativas de defensa del país necesitaban adaptarse para formar oficiales y comandantes capaces de contrarrestar amenazas asimétricas. En este sentido, Mauritania estableció varias asociaciones bilaterales y multilaterales para reforzar el aprendizaje militar a través de las operaciones y el mundo académico. En concreto, Francia proporcionó apoyo en métodos de decisión operativa y técnicas de comando, y Mauritania recibió asistencia de seguridad estadounidense fundamental como miembro de la Asociación Transahariana de Lucha contra el Terrorismo. En 2012, Mauritania también solicitó participar en el Programa de Mejora de la Educación para la Defensa (DEEP) de la OTAN para apoyar la transformación de su educación militar profesional. En 2018, en parte como reconocimiento a las notables mejoras de Mauritania en su educación militar, armamento y preparación, los socios regionales seleccionaron a Nuakchot como sede del G5 Sahel Collège de Défense.

Adaptación al campo de batalla

Mauritania también necesitó un drástico replanteamiento de doctrinas y operaciones. El éxito en la lucha antiterrorista exigía la transformación de una estructura de fuerzas militares mauritanas demasiado lenta, poco manejable y anclada en tácticas anticuadas. La organización clásica de las unidades era inadecuada para hacer frente a los grupos islamistas militantes más pequeños y ágiles y a los delincuentes organizados que deambulaban por el desierto.

La tarea de desarrollar una estrategia antiterrorista de éxito recayó en Ghazouani, que en 2009 asumió la dirección del Consejo Superior de Defensa Nacional. En primer lugar, Mauritania se embarcó en la creación de ocho Grupos Especiales de Intervención (GSI), pequeños equipos diseñados para ser versátiles tanto en su concepción como en su ejecución. Para reforzar la cohesión y la motivación del grupo, cada unidad de comandos está compuesta por unos 200 hombres que han servido juntos durante varios años. Es importante destacar que estos equipos de combate han sido bien equipados con vehículos y suministros, especialmente combustible, agua y munición, para operaciones antiterroristas independientes y sostenidas de varios días de duración en el remoto desierto. Desde 2015, la base de Lemreya, de reciente construcción, sirve de cuartel general y centro de operaciones para la GSI. La ubicación estratégica de Lemreya en un triángulo a caballo entre Mauritania, Malí y Argelia ha transformado esta zona desértica que antaño sirvió de base de retaguardia para grupos islamistas militantes y traficantes. En 2008, gran parte de esta región fronteriza escasamente poblada fue declarada zona militar en la que cualquier individuo sorprendido circulando era sistemáticamente detenido por los GSI.

El refuerzo del apoyo aéreo ha sido esencial para estas operaciones terrestres, aunque la coordinación fuera rudimentaria. Los aviadores mauritanos no disponen de las capacidades avanzadas de sus vecinos argelinos o marroquíes para poder proporcionar apoyo aéreo cercano, vigilancia y reconocimiento. No obstante, desde 2011, la Fuerza Aérea mauritana -impulsada por aviones de vigilancia Cessna donados por Estados Unidos y armada con los Super Tucanos brasileños y algunos helicópteros de asalto chinos- ha tenido capacidad suficiente para detectar vehículos sospechosos y guiar a la GSI sobre el terreno. De hecho, en 2011, los aviones mauritanos demostraron su capacidad para atacar presuntas posiciones de AQMI en el bosque de Wagadou, al otro lado de la frontera con Mali.

La inteligencia también ha desempeñado un papel fundamental en las operaciones antiterroristas. Bajo el gobierno de Adel Aziz, los servicios de inteligencia vieron aumentar sus presupuestos y ampliar sus capacidades. Durante muchos años, los servicios de inteligencia estuvieron insuficientemente formados y mal equipados, y muchas de sus misiones se centraban en atacar a adversarios y rivales políticos. La necesidad de renovar los servicios de inteligencia, vigilancia y reconocimiento de Mauritania se había hecho evidente tras los sucesivos fracasos en la detección y prevención de atentados terroristas. En consecuencia, los esfuerzos se dirigieron a desarrollar tanto las redes de inteligencia humana sobre el terreno como las capacidades técnicas. Éstas iban desde la revitalización efectiva de las capacidades y medios más básicos existentes, como el Grupo Nómada (GN) del ejército mauritano -unidades de camellos a la espalda, adaptadas para operar en las zonas remotas del desierto- hasta la adquisición de modernos radares de vigilancia.

Para los oficiales mauritanos, el GN proporciona dos beneficios al fusionar las actividades de recopilación de información con el desarrollo de infraestructuras. «Allí donde el Estado no dispone de infraestructuras en zonas remotas y aisladas, acudimos para ayudar en materia de saneamiento y educación», declaró el comandante de la GN, el coronel Abderrahamane El Khalil. En otras palabras, el GN está mejorando las condiciones de vida de las poblaciones para fomentar la lealtad al gobierno, lo que a su vez reporta dividendos en términos de recopilación de información sobre cualquier movimiento sospechoso de tráfico y grupos armados.

Esta estrategia de compromiso comunitario en zonas remotas del desierto ha sido un componente fundamental del enfoque antiterrorista adoptado por el gobierno mauritano. Para mejorar la seguridad y la prestación de servicios públicos, el gobierno estableció pequeñas ciudades nuevas en zonas rurales remotas vulnerables a la infiltración de grupos extremistas, con el fin de concentrar a la escasa y dispersa población rural en asentamientos más grandes. Ciudades como N’Bekeit Lahwach, en el este de Mauritania, han propiciado la reagrupación de familias en función de sus necesidades sociales y económicas. La intención no es abolir el nomadismo -los hombres siguen viviendo en un entorno seminómada en torno a su rebaño mientras sus familias se asientan en un lugar, beneficiándose de los servicios educativos y otros servicios básicos- sino crear focos y posiciones defendibles en las inmediaciones de la frontera maliense. En las zonas vulnerables donde ya existen asentamientos de población, la política ha consistido en mejorar la seguridad y las condiciones de vida de la población para mantenerla allí.

El desierto mauritano. (Foto: Ammar Hassan)

Diálogo con los extremistas

Paralelamente a estos esfuerzos por reforzar la capacidad coercitiva del Estado y la estrategia de desarrollo, se ha llevado a cabo una política de compromiso con los actores extremistas. Hoy en día, la idea de dialogar con grupos extremistas violentos está ganando credibilidad en algunos países del Sahel. En Mauritania, el régimen ha perseguido una doble estrategia: reforzar su postura de disuasión y defensa, y mantenerse abierto al diálogo con los extremistas. La segunda parte de esta estrategia ha alimentado las sospechas de que el régimen ha concluido un pacto de no agresión mutua con grupos extremistas violentos, la misma acusación que en su día se lanzó contra el ex presidente maliense, Amadou Toumani Touré, derrocado en un golpe militar en marzo de 2012.

Los defensores de esta tesis apuntan a los documentos de 2011 que fueron confiscados en el momento de la muerte de Osama bin Laden y que hacían referencia a intentos de acercamiento entre el Gobierno mauritano y Al Qaeda en 2010. También destacan como prueba tanto la liberación en 2015 por parte de Mauritania de Sanda Ould Bouamama, antiguo portavoz de Ansar Dine, vinculado a Al Qaeda, que había sido detenido en virtud de una orden de detención internacional, como la curiosa decisión de 2015 del Estado Islámico (EI) de no incluir a Mauritania en su wilayat (provincia) de África Occidental. El hecho de que Mauritania haya salido indemne del terrorismo desde 2011 y de que su ejército haya evitado en gran medida atacar a grupos extremistas violentos alimenta aún más las especulaciones sobre la posibilidad de que exista un pacto de no agresión.

Los mauritanos justifican su postura como defensiva y necesaria. Después de todo, Argelia, que tiene el ejército más grande y mejor equipado de la región, ha seguido una estrategia similar de abstenerse de enfrentarse militarmente a actores armados fuera de su territorio, mientras que amnistía y dialoga con extremistas violentos. Algunos observadores afirman que uno de los ingredientes de los éxitos de Mauritania en materia de seguridad podría ser la apertura de canales de comunicación y contacto con los grupos armados y los traficantes. Otros sostienen que esto es miope y socava los esfuerzos regionales para hacer frente a los grupos extremistas violentos transnacionales. Como miembro de la alianza G5 Sahel, las promesas de buena voluntad del país son a veces cuestionadas por sus socios, que reprochan a Nuakchot el incumplimiento de su compromiso de proporcionar un batallón a la Fuerza Conjunta.

Continuar la batalla

El cambio en la situación de la seguridad en Mauritania revela que los Estados frágiles pueden ser resistentes y adaptables cuando se enfrentan a grupos extremistas violentos. Durante gran parte de la década de 2000, una Mauritania asediada se tambaleó ante los desafíos políticos y económicos. Desde 2011, gracias a la reforma estructural, las adquisiciones estratégicas, la formación y la educación militar, un enfoque centrado en la población y la priorización de la movilidad militar y las capacidades de las fuerzas especiales, el ejército de Mauritania ha pasado de estar a punto de verse abrumado por los grupos extremistas violentos a deshacerse de sus garras.

El gobierno mauritano realizó inversiones estratégicas para mejorar las infraestructuras fronterizas y priorizó la capacidad del gobierno para asegurar su presencia en zonas consideradas remotas e inaccesibles durante mucho tiempo. Otras reformas de los servicios de seguridad mauritanos reorganizaron eficazmente las fuerzas armadas, proporcionándoles equipos modernizados, formación estratégica y mejores condiciones salariales y de vida para los soldados mauritanos.

Aunque Mauritania sigue gobernada por un hombre fuerte militar, las reformas que emprendió no estaban en función de su sistema político cerrado. Más bien, estos cambios proporcionan lecciones relevantes para otros gobiernos del Sahel que se enfrentan a grupos extremistas. Los notables avances logrados en Mauritania son reconocidos incluso por los numerosos críticos internos del gobierno.

Sin embargo, el éxito general de Mauritania no significa que esté fuera de peligro. Los avances en materia de seguridad son frágiles y reversibles. Para mantenerlos es necesario mejorar la gobernanza política, económica y de seguridad, así como la cooperación regional. Los esfuerzos continuados de la actual administración para mejorar la cohesión militar, la gobernanza de la seguridad y la gestión de los recursos humanos y financieros del ejército seguirán siendo cruciales para que Mauritania siga teniendo éxito frente a las amenazas terroristas.

Suscríbete a nuestra newsletter – El observatorio del Sahel