Artículo

Malí utiliza a Wagner para atacar a la población de Azawad

El conflicto de Malí y Azawad está adquiriendo una dimensión cada vez más crítica y compleja. Aunque la situación de seguridad ya era frágil antes del golpe de Estado de 2020, la llegada al poder de la junta militar dirigida por el coronel Assimi Goïta y el derrocamiento del primer gobierno civil marcaron un punto de inflexión importante.

Civiles asesinados, decapitados y atrapados por soldados malienses y el grupo Wagner en Ersane- (c) @APMA


Agence de Presse et des Médias de l’Azawad (APMA)

Rompiendo con los esfuerzos de mediación de la comunidad internacional y los acuerdos de paz firmados anteriormente con los movimientos de Azawad, las nuevas autoridades malienses adoptaron una línea suicida frente a los movimientos armados de Azawad. Esta estrategia se ha visto apuntalada por el uso indiscriminado del dron turco TB2 y el controvertido recurso al grupo paramilitar privado ruso Wagner, cuya creciente presencia en suelo maliense está suscitando serias preocupaciones en materia de derechos humanos.

Wagner, supuestamente cercano al Kremlin y sospechoso de actuar en favor de los intereses geoestratégicos de Rusia en África, está acusado de abusos y violaciones flagrantes de los derechos humanos en las zonas de conflicto donde opera. Su implicación junto a las fuerzas armadas malienses en la región norte y en la Macina hace temer una escalada mortal del conflicto y una limpieza étnica contra la población civil tuareg y árabe.

En este contexto explosivo, la junta de Bamako parece haber optado por una línea dura de represión, alimentando un círculo vicioso de violencia y represalias. Las consecuencias humanitarias ya se dejan sentir, con desplazamientos masivos de personas que huyen de las atrocidades.

Para ponerlo en contexto, el 24 de mayo de 2021, Malí sufrió otro golpe de Estado, el segundo en menos de un año. Un grupo de cinco coroneles «retomó» el poder, eligiendo esta vez al coronel Assimi Goita como Jefe de Estado. Assimi Goita ya era vicepresidente del depuesto presidente Bah N’Daw, que llegó al poder tras el golpe de agosto de 2020. Durante su mandato, N’Daw recibió a sus invitados en presencia de Goita, con total transparencia, pero esto no bastó para legitimar su poder a los ojos de los militares que estaban detrás del putsch que le colocó a la cabeza de Mali.

Tras el segundo golpe, los golpistas nombraron Primer Ministro civil a Choguel Kokala Maiga. Choguel, figura controvertida conocida por sus opiniones racistas, afirma ser el heredero ideológico del dictador Modibo Keita. A pesar de sus numerosas candidaturas presidenciales, siempre ha tenido un éxito electoral muy escaso.

Nada más asumir el cargo, Choguel mostró una clara hostilidad hacia los acuerdos de paz entre Malí y Azawad. También expresó el imperativo de expulsar a las fuerzas internacionales que mantenían una paz precaria y solicitar nuevos socios muy poco exigentes con los derechos internacionales para hacer la guerra en lugar de Malí.

A finales de 2021, varios medios de comunicación publicaron artículos advirtiendo de la inminente llegada de mercenarios de Wagner, una empresa militar privada rusa desplegada en varios países sumidos en la guerra civil. Las acciones de Wagner encubren los intereses militares ilegales de Rusia en el extranjero, financiados por el gobierno ruso y su aparato militar y de seguridad.

En enero de 2022, se informó de la llegada de varios centenares de mercenarios de Wagner a Bamako. Pocos días después, aparecieron imágenes de estos mercenarios con insignias de Wagner. Aunque Mali niega su presencia y habla de «instructores rusos», los mercenarios se enfrentaron rápidamente sobre el terreno.

Mercenarios del grupo Wagner en Africa – (c) WSJ

En un vídeo grabado por combatientes de Macina, se identificaron los restos de los cuerpos de hombres blancos acribillados por una explosión. Varios expertos en seguridad explicaron que se trataba de un convoy de Wagner acompañado por soldados malienses que operaban en la Macina.

El 31 de marzo de 2022, varias fuentes civiles y de seguridad informaron de una intervención terrestre y desde helicóptero de hombres blancos, acompañados por soldados malienses, en la aldea de Moura. Durante varios días, los testigos hablaron de atrocidades, sin poder aportar más detalles. Los mercenarios de Wagner y los soldados malienses, que habían partido de Mopti, permanecieron en la aldea durante cinco días. Tras su marcha, la página del ejército maliense en las redes sociales anunció que 203 terroristas habían muerto y más de 50 habían sido detenidos. Sin embargo, los civiles, los medios de comunicación y las fuerzas internacionales, incluida la MINUSMA, denunciaron más de medio millar de muertes de civiles en la aldea, así como 52 violaciones y saqueos perpetrados por los militares malienses y Wagner.

Las fuentes informan de que los mercenarios de Wagner se desplegaron junto al batallón de las fuerzas especiales malienses en cuanto llegaron. La misma fuente indica que el coronel Assimi Goïta, entonces jefe del batallón, aumentó los salarios de los miembros de esta unidad para garantizar su protección y facilitar su cooperación con los mercenarios. Al mismo tiempo que se desarrollaban estas operaciones militares, aumentaba el número de informaciones de los medios de comunicación soberanistas consideradas populistas. Los militares y su gobierno civil, dirigido por Choguel Maïga, adoptaron un nuevo modelo de comunicación, apoyado en una guerra de información en la que la televisión oficial y varias cuentas de medios sociales, a menudo consideradas afines a Wagner y otros activistas locales, difundieron ampliamente una nueva línea de comunicación centrada en la hostilidad hacia los antiguos socios occidentales y la «soberanía recuperada».

En el extranjero, varios inmigrantes africanos se posicionaron como panafricanistas y apoyaron a la junta de Bamako. Algunos de estos inmigrantes son acusados de ser empleados de Wagner y contaminan las redes sociales con mensajes y declaraciones racistas. Estos mensajes destacan la narrativa del continente negro legítimo y de los norteafricanos blancos como extranjeros, lo que galvaniza a sus oyentes. Junto a este discurso del África negra soberana, estos emigrantes también destilan otro que refleja su verdadera misión: ayudar a Rusia a combatir la influencia occidental en el África francófona.

Esta estrategia de comunicación pretende movilizar el sentimiento antioccidental y reforzar la imagen de un África negra independiente y soberana, justificando al mismo tiempo la presencia y las acciones de Wagner y de la junta maliense. El discurso destaca la lucha contra la influencia occidental como un imperativo para la libertad y la soberanía de las naciones africanas, que resuena entre muchas personas cansadas de las intervenciones extranjeras percibidas como neocolonialistas y, sobre todo, sin resultados.

Sin embargo, esta retórica enmascara las verdaderas intenciones y acciones de Wagner, que consisten en reforzar los intereses rusos en África, a menudo en detrimento de las poblaciones locales. Las actividades de Wagner incluyen exacciones extrajudiciales y masacres, presentadas en Moscú como éxitos contra el terrorismo, pero experimentadas por las poblaciones locales como actos de limpieza étnica y represión brutal.

Los esfuerzos de comunicación y propaganda en el extranjero contribuyen a mantener el apoyo a las acciones de Wagner, al tiempo que ocultan la realidad de la violencia y las violaciones de los derechos humanos sobre el terreno.

En febrero de 2022, las fuerzas europeas anunciaron su retirada de Malí porque los golpistas no habían cumplido los plazos electorales que habían prometido, pero también por la presencia de Wagner. Los mercenarios de Wagner se desplegaron inmediatamente en varios lugares, compartiendo los mismos campamentos que las fuerzas francesas y de la MINUSMA. En noviembre de 2022, las fuerzas francesas abandonaron Azawad después de que los golpistas de Bamako denunciaran su presencia y los acuerdos de seguridad que unían Barkhane y Malí. Las bases militares francesas pasaron entonces a manos de los mercenarios de Wagner, que no hicieron ningún esfuerzo logístico para mantener las infraestructuras y los refugios del mismo modo que los militares malienses. Wagner puso así en peligro los esfuerzos europeos que habían conducido a la creación de la fuerza Takuba. El campamento construido por esta coalición europea en Ménaka, que costó unos cien millones de euros en términos logísticos según fuentes diplomáticas, fue ocupado de facto por Wagner tras la partida de la fuerza Takuba.

A partir de agosto de 2023, la junta de Bamako lanzó operaciones ofensivas contra las ciudades de Azawad, donde se encuentran las fuerzas de los movimientos de Azawad. Esta ofensiva fue llevada a cabo por Wagner, utilizando drones turcos para apoyar a Wagner y a los militares malienses sobre el terreno, en violación de los acuerdos y alto el fuego firmados con los movimientos de Azawad.

Esta operación se saldó con la matanza masiva de civiles tuaregs y árabes, lo que provocó un éxodo masivo de población hacia Mauritania y Argelia. Tras hacerse con el control de algunas ciudades del centro, Wagner y los militares malienses patrullaron el campo asesinando y saqueando pueblos y campamentos. En el curso de esta bárbara campaña, se descubrieron varias fosas comunes, civiles decapitados, cadáveres de civiles atrapados, artefactos mortíferos en carreteras y vertederos, en casas causando bajas entre niños y mujeres, pero sobre todo el envenenamiento de puntos de agua, única fuente de supervivencia para hombres y animales. Esta barbarie ha creado una psicosis entre la población civil, que ha abandonado en masa las regiones de Tombuctú, Gao y Kidal, abandonando todas sus posesiones.

Esta tragedia, apenas cubierta por los medios de comunicación y las organizaciones internacionales, es una catástrofe que la región del Azawad nunca había vivido desde los tiempos del sanguinario Modibo Keita.

La última campaña de masacres llevada a cabo por Wagner y los militares malienses en las zonas de Tassik y Amassine, al sur de Kidal, atestigua la cruel intención de la junta de Bamako de llevar a cabo una limpieza étnica deliberada en la que treinta (39) aldeanos y campesinos fueron asesinados, algunos degollados delante de sus familiares, otros quemados vivos en sus coches.

Al igual que la línea de demarcación impuesta a la operación francesa Barkhane, que tiene prohibido llevar a cabo operaciones en las regiones legítimas de Malí como Ségou, Koulikoro, Kayes y Sikasso, la junta está obligando a Wagner a limitar sus operaciones a las regiones de Macina y Azawad. Y ello a pesar del aumento de la presencia de unidades de Al Qaeda en las regiones donde Wagner tiene prohibido operar. Con esta medida se pretende impedir que Wagner cometa masacres contra los civiles mandingos, que se presentan como susceptibles de protección. Esta restricción también se aplica al uso de ataques con aviones no tripulados. A diferencia de su uso excesivo, en detrimento de las normas de enfrentamiento, contra la población civil en Azawad, el uso de estos drones turcos está prohibido por la junta en las regiones supuestamente legítimas de Malí.

Wagner ha hecho de Libia su terreno de proyección en África y de Malí su aliado modelo en África Occidental. Cabe mencionar también las acciones de Wagner, una empresa privada de seguridad militar, que actúa sin mandato oficial ni jerarquía sobre el terreno, que lleva a cabo exacciones extrajudiciales contra civiles en Azawad y las presenta a Moscú como éxitos contra el terrorismo. Varias fuentes coinciden en que esta empresa se llama ahora «Africa Corps» y depende directamente del Estado Mayor del Ejército ruso. Las acciones de esta organización, calificada de terrorista por varios países, están patrocinadas por la junta en el poder en Bamako. Los dividendos de este engaño, a costa de la vida de civiles inocentes, sirven para beneficiar a los dirigentes de esta agencia de la muerte y a los golpistas en el poder en Bamako, que se reparten las ganancias, según fuentes bien informadas. Lo que se presenta al Kremlin como un éxito, la población de Azawad lo vive como una limpieza étnica contra los tuaregs, los árabes-maures y los peulhs.

Estas acciones terroristas de Wagner son presentadas por las juntas en el poder a sus partidarios locales como éxitos en materia de seguridad que supuestamente aportan estabilidad, mientras que varios observadores y organizaciones advierten del peligro de una inseguridad creciente y de la balcanización del Sahel. Esta empresa, al servicio de los intereses exteriores rusos en varios países, es conocida por patrocinar a poderes dictatoriales en detrimento de las poblaciones civiles.